el mito del lobizon

En la Argentina el primer caso de Hombre Lobo ocurrió en los pagos de Chivilcoy (Pcia. de Buenos Aires) en el año 1877 cerca del almacén "La Colorada".- En 1973 el presidente Perón decretó que todo séptimo hijo varón nacido en Argentina fuera apadrinado por el Presidente de la Nación y que el estado se ocupe de becar su crianza y todos sus estudios"


El Lobizón de Chivilcoy

Según una extensa investigación realizada por el relator y sociólogo popular Angulino, el primer caso de Hombre Lobo que se tenga registro en la Argentina, ocurrió en la ciudad de Chivilcoy, Pcia. de Buenos Aires, cerca del almacén “La Colorada” (aún hoy está funcionando este almacén), en el camino que une Chivilcoy con Moquehuá. Esto fue alrededor del año 1877.

La familia que tuvo siete hijos varones seguidos (el más chico que se transformaba en Lobo tenía en ese entonces 19 años), malvendió su campo y se fueron a vivir a la provincia de Mendoza. Los que saben el apellido de esa familia dicen que trae muy mala suerte mencionarlo. Contaba el peluquero José Elías (1903 / 1991) que él en su juventud abrió una peluquería en Henry Bell (cerca del almacén “La Colorada”) y llegó a cortarle el pelo al Lobizón, ya que éste en su vejez regresó a Chivilcoy para conocer el lugar donde había nacido. El ex “Hombre Lobo” le contó al peluquero Elías que se convirtió en Lobo por más de tres años las noches de luna llena (primero en Chivilcoy y después en Mendoza), hasta que su padre (que era ateo) aceptó rebautizarlo en siete iglesias distintas y que el padrino sea su hermano mayor.

Según el equipo de antropólogos NAyA, en Argentina la costumbre de que el hermano mayor sea el padrino, se cambió luego por el padrinazgo presidencial. Se sabe a través de relatos orales, ya que los archivos se quemaron a mediados del siglo pasado, que en 1907 se realizó el primer bautismo con padrinazgo presidencial para revertir el maleficio, en la localidad de Coronel Pringles. Un inmigrante ruso padre de un séptimo hijo varón importó una tradición que cumplían rigurosamente los zares. En 1973 el presidente Perón legalizó a través del decreto 848 una costumbre que ya se había generalizado en la práctica. Según el decreto los padres pueden optar por el padrinazgo "moral" (ya que raramente concurren) del Presidente de la Nación. Asimismo, los integrantes de la División de Padrinazgos de la Casa de Gobierno se encargarán de hacerle llegar una medallita de oro y un diploma conmemorativo. También tendrán una beca para sus estudios primarios y secundarios.
El decreto aclara que "el padrinazgo no crea derechos ni beneficios de naturaleza alguna en favor del ahijado ni de sus parientes".
Actualmente hay en Argentina un promedio de 300 padrinazgos anuales, de los cuales sólo el 30 por ciento corresponde a mujeres.Se trata de una superstición de origen europeo, según la cual el séptimo hijo varón al llegar a la adolescencia se transforma en Lobizón los viernes de luna llena.

Para romper el hechizo hay que bautizar al niño en siete iglesias distintas, bautizarlo con el nombre de Benito o que lo apadrine el mayor de los siete hermanos. En Argentina se corta el hechizo si lo apadrina el Presidente. En nuestro país, según la leyenda, uno de los primeros casos de Lobizón ocurrió en los pagos de Chivilcoy alrededor del año 1877.El Lobizón es el lobo-hombre en Argentina. El origen de la leyenda es las leyendas de Werewolves de Alemania. Los inmigrantes trajeron las leyendas de sus países. Las leyendas se mezclaron con las de los Indios y forma una leyenda nueva.

El séptimo hijo varón en una familia, cuando llegara a la adolescencia se transforma en un Lobizón. Es necesario que la familia no tenga hijas. El mito le atribuye solo dos noches para transformarse martes y viernes. Para cumplir con este proceso se revuelca en algún elemento desintegrado. Por ejemplo arena, ceniza o la suciedad de un animal.

Recupera la forma humana durante el día. Su muerte solo se garantiza con una bala de plata.

Para romper la maldición; es necesario bautizar el niño en siete iglesias diferentes, bautizado con el nombre Benito, y el mayor hermano es su padrino. En 1907, muchos parientes mataron o abandonaron sus séptimos hijos por miedo de la leyenda. En 1973 Presidente Perón decretó el decreto 848. mediante el cual el 7 hijo era becado para todos sus estudios, incluido colegio o universidad y el presidente es su padrino.

Esta es parte del mito, pero de donde surge esto existe una enfermedad patológica llamada licantropía. El que sufre esta enfermedad está plenamente convencido de que es un animal salvaje. Suele andar a cuatro patas, desea devorar carne cruda y aúlla como un lobo. Es, pues, posible que muchas de las historias especificas sobre el hombre-lobo sean casos de verdadera licantropía, que era bastante común en los siglos XVI y XVII. Por ejemplo el caso de Jean Grenier, un enfermo mental que confeso muy orgulloso haber dado muerte a muchas jovencitas y luego haberlas devorado, por lo cual fue juzgado y condenado rápidamente, ya que los tribunales lo creyeron a pies juntillas. Seguramente no era cierto ya que esta dolencia de licantropía da al que la sufre la alucinación de que se ha metamorfoseado de veras, y que sus dientes y garras han crecido.
El folklore de la mayoría de las naciones ofrece muchas y variadas historias de hombres-lobo. También nos relatan de qué manera un hombre lograba en convertirse en lobo y pactar con el diablo. Algunos procedimientos son semimágicos y no implican ningún diabolismo directo.
Según las creencias populares de Italia cualquiera concebido en luna llena se convertía en hombre-lobo, sin más ceremonias. Lo mismo le ocurría a quien durmiera a la intemperie en un viernes bajo la luna. En los Balcanes sólo hay que comerse cierta flor y, según el folklore, sólo con comer cerebro de lobo ya es suficiente, se hagan tales cosas con intención o sin intención de ser lobo.
Por el simple hecho de hacerlas se sufría la metamorfosis. Pero si alguno tenia verdadero interés de ser hombre-lobo en España no sé tenia que fiar de cosas tan sencillas y tenía que acudir al “Usan Lupus” un escrito de la época de los Aquelarres, el describe unas ceremonias muy complicadas, y ritos muy especiales. Uno de los que describe es una clara ceremonia de magia negra. El aspirante a lobo debe ir a un bosque solitario o a la cima de una montaña durante la noche de luna llena. A la media noche debe trazar un circulo mágico en el interior del cual se encenderá una hoguera y en ella pondrá a hervir un caldero conteniendo ingredientes tales como cicuta, opia, adormidera y perejil.

Entonces se pronuncia un conjuro con versos invocando al demonio para que le mande la gran sombra gris, que hace temblar a los hombres. Luego se quita la ropa y se unta con el ingrediente preparado y se pone un cinto de piel de lobo. A continuación se arrodillará y esperará y si lo ha hecho todo bien vendrá el demonio y le concederá el poder de transformarse.
Son muchas las historias de hombres-lobos, y sus actividades durante la noche son aterradoras en todas las historias del folklore. La más escalofriante, sin duda es la de la Alemania del XVI: el caso de Peter Stubb, un supuesto hombre-lobo. Asesino a muchas personas que le habían ofendido, pero no se las comió porque eran adultas. En especial violaba, mataba y devoraba a muchachas y niñas de tierna edad. Se dice que tuvo un hijo de su propia hija y que se lo comió después de asesinarlo.
Dicen que, perseguido en su forma animal por muchos hombres y perros, Stubb trató de desorientar a sus perseguidores quitándose el cinto y recuperando su forma humana. No le valió para nada ya que sus perseguidores sospecharon que era eso lo que había ocurrido y lo llevaron bajo su forma humana a los magistrados que lo declararon culpable. Lo torturaron de forma horrible y lo ejecutaron; su cabeza fue empalada a las puertas de la ciudad de Bedbug.
Se ve que algunas veces atrapar a un hombre-lobo era lo más sencillo. Pero el folklore dice como defenderse del hombre-lobo. El centeno, el muerdago, la ceniza, son una buena protección. El hombre lobo sólo puede ser matado con una bala de plata que esté bendita, según las leyendas. El hombre-lobo según los relatos se cura de su licantropía si cuando tiene forma de lobo alguien lo llama por su nombre de humano.bueno es mi segundo post espero que les aya gustado y asutadojajaj

7 comentarios - el mito del lobizon

@pijafeo -2
cualquiera sorete qe lobizo ni lobizon anda a hacerte cojer chino jaaj lobizon jaja ajajajajaj un re mito sorete ajaja libzon yo soy el lobizo putooo gay sorete ijo de una galacxia llena de putas
@alemannes10
pijafeo dijo:cualquiera sorete qe lobizo ni lobizon anda a hacerte cojer chino jaaj lobizon jaja ajajajajaj un re mito sorete ajaja libzon yo soy el lobizo putooo gay sorete ijo de una galacxia llena de putas

no le robes las frases al guachon el lobizon existe se tapa con un sombrero la cara y si se lo tocas es lo ultimo q ases
@VideosHD
no hay fotos, todo es cuento, y dicen que.. ya no creo el cuento