El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Historia de Euskadi Ta Askatasuna (ETA)

ETA,Organización
armada vasca de liberación nacional. Nació en diciembre de 1958 con
motivo del fracaso de los jóvenes del grupo Ekin por crear una
organización juvenil autónoma del PNV. El surgimiento de ETA supuso,
en pocos años, una transformación ideológica profunda dentro del
nacionalismo vasco. Conceptos como raza o confesionalismo fueron
transformados mientras otros como defensa del medio ambiente y liberación
social, ausentes hasta entonces de buena parte del nacionalismo anterior
a la Guerra Civil, aparecieron por primera vez en escena.

El nacimiento de ETA, o en su defecto de los grupos de estudio y formación
denominados Ekin, tuvo su origen en lo que algunos analistas han dado en
calificar como largas vacaciones del PNV. Acertada o no la expresión es
constatable que el período inmediatamente posterior a la Segunda Guerra
mundial fue el del desmoronamiento organizativo e ideológico jelkide.
Durante más de cinco años el PNV había estado llenando de documentos,
telegramas y mensajes en clave las sedes de los servicios secretos de
todo Occidente en la espera de que tal prestación fuese recompensada
por los aliados.

Pero todo fue en vano. Desde Washington confiaron más en Franco que en
un imprevisible consenso republicano. Juan Ajuriagerra se había
entrevistado con Dwight Eisenhower al final del conflicto mundial pero
eso no fue óbice para que el general y presidente norteamericano diese
el apoyo a Franco, llegando en visita oficial a Madrid el mismo año en
que nacía ETA. Obviamente no hubo relación causa-efecto pero sí
simbología generacional.

Historia de Euskadi Ta Askatasuna (ETA)


Si ETA en un principio fue reacción frente a la pasividad del PNV,
pronto se convertiría en símbolo de "renacimiento" o
"primavera" como han gustado en llamar algunos poetas al
reflejo de su intervención. ETA intentaba conjugar todas las formas de
lucha posible, convirtiéndose en un auténtico movimiento de liberación.
Las ikastolas, el euskara, el teatro, la música, el sindicalismo, las
escuelas sociales, etc. fueron producto de la sensación
dinámica que supo transmitir la organización armada al conjunto de la
sociedad vasca.
En los años sesenta la presencia de ETA sirvió para demostrar que el
pueblo vasco estaba vivo y que, sobre todo, al margen del franquismo, la
recuperación de las señas de identidad nacionales dependía en gran
manera de la propia iniciativa popular. Indudablemente ETA era un
movimiento políico, según ella misma lo apuntaba: "Nuestro
problema no consiste solamente en poder conseguir unas estructuras políticas
más o menos diferentes de las de los pueblos que nos circundan. Una
Euskadi con un poder político propio es una meta imprescindible a
alcanzar; sin embargo no bastaría con ello. Si este poder político
estuviese al servicio de una lengua y una cultura extraña a nuestro país,
podríamos decir con certeza que habríamos fracasado en nuestros
esfuerzos. Euskadi no sería Euskalherria sino una región española".

Para ETA, el alejamiento estratégico de la línea marcada por el
nacionalismo tradicional, si no tan notorio en esta primera época, si
fue más evidente al intensificarse la actividad armada y profundizar en
una teoría para la liberación de Euskal Herria. El paso de la Guerra
Civil, el lastre de los dirigentes históricos y la misma organización
del PNV, única con un mínimo de solidez en los últimos veinte años,
eran algunos de los elementos distorsionadores que hacían más precario
el alejamiento.

Aunque los primeros años de ETA estuvieron caracterizados por el
impulso de jóvenes dedicados a preparar grupos de estudio y a dotarse
de una ideología acorde con las nuevas coyunturas políticas, ya a
finales de 1959 manifestaron la intención de abrir un frente armado de
intervención política. Colocaron así las primera bombas en el
Gobierno Civil de Gasteiz, en el diario Alerta de Santander y en la
comisaría de Policía en Indautxu. Los comienzos, como todo movimiento
sujeto más a la necesidad que a la planificación, fueron desastrosos.
No tanto por errores propios sino porque en un breve lapso de tiempo
toda la organización sería desmantelada. Ahí tuvieron la oportunidad
de comprobar la fortaleza de un enemigo que había salido victorioso de
decenas de batallas históricas. La quema en Donostia de dos banderas
españolas el 18 de julio de 1961 sirvió para que más de un centenar
de militantes y simpatizantes de ETA fuesen detenidos y los que
sobrevivieron tuvieran que tomar el camino del exilio. La estructura
interna quedó deshecha.


En los años siguientes y durante una buena época la organización
vasca llenó las paredes de Euskal Herria de pintadas, colocó ikurriñas
en cables de alta tensión, amenazó a chivatos y destrozó centenares
de placas franquistas mientras en sus trabajos internos se daban las
razones para una guerrilla de montaña. Pero con el inicio de las
acciones directas ETA también sufriría sus primeras bajas. El 7 de
junio de 1968 Txabi Etxebarrieta caía muerto por la Guardia Civil en
Olarrain (Tolosa). Cuatro años después fallecía en Elizondo el
segundo militante de ETA muerto por el mismo Cuerpo, Jon Goikoetxea.
Desde entonces hasta hoy ciento ochenta militantes de ETA, deportados,
presos o exiliados han muerto en enfrentamientos, en acciones del GAL o
en circunstancias originadas por el conflicto. Entre ellos también
miembros de grupos que, como ETA, optaron por la lucha armada en EGI,
Iraultza, Iparretarrak o Comandos Autónomos.

Diez años después de la muerte de Txabi Etxebarrieta, José Miguel Beñaran
Argala definía el conflicto con la crudeza de una necesidad: "La
lucha armada es desagradable. No nos gusta a nadie, es dura. A
consecuencia de ella se va a la cárcel, al exilio, se es torturado; a
consecuencia de ella se puede morir, se ve uno obligado a matar,
endurece a la persona, le hace daño. Pero la lucha armada es
imprescindible para avanzar".

Así se llegó hasta la V Asamblea que marcó de manera estratégica el
futuro de ETA. Para ETA, en el plano interno, la consecuencia inmediata
de la Asamblea fue la asunción de una estructura frentista, reflejando
esa idea, entonces popularizada por el vietnamita Trung Chinh, de que
las áreas de enfrentamiento serían varias y diversas y de que la lucha
armada era el eje que las unía y llevaba hasta el triunfo: "Las
victorias en los campos de batalla de la economía, política y cultura
dan la victoria militar a la Resistencia Nacional". La organización
armada pretendía huir del reduccionismo de unas siglas para convertirse
en un movimiento integral: "No basta una conciencia de clase, no
basta una conciencia nacional, es necesaria una conciencia de clase
nacional, puesto que sufrimos tanto de las estructuras capitalistas como
las imperialistas".

Así de una organización activista se pasó a una organización
militar. La primera partida de armas fue comprada a Checoslovaquia,
precisamente cuando los tanques rusos entraban en Praga. Mientras
desembalaban estas armas, el Comité Ejecutivo de ETA redactaba una dura
crítica a la intervención soviética. La reacción no pudo ser más
clara: fue la primera y la última vez que ETA recibió ayuda del otro
lado del Muro de Berlín. Luego llegó el llamado Proceso de Burgos,
donde ETA realizó su primer secuestro en la persona del cónsul alemán
en Donostia, Eugen Beihl. El proceso fue, sin duda, el suceso colectivo
más importante en Euskal Herria desde el final de la Guerra Civil.


Hasta entonces, además, la solidaridad europea con relación a Euskal
Herria no se había manifestado con tanta intensidad, lo que sirvió
para que la prepotencia del Gobierno franquista fuese derrotada. Como
consecuencia directa, ETA se convirtió en la referencia organizativa
contra el franquismo, no sólo en Hegoalde, sino en el conjunto del
Estado español. Cuando en diciembre de 1973, ETA mató al presidente
del Gobierno español, el almirante Luis Carrero Blanco, demostró que
era la única organización dispuesta a atacar al corazón del sistema:
había ejecutado el golpe más osado de los años que siguieron al término
de la Guerra Civil.

Esta efervescencia supuso, también, una gran actividad interna. De ETA
salieron en diez años, varios grupos de distinta tendencia política.
En 1966, el grupo llamado de Los Cabras dejaría la organización y a
finales del mismo año lo dejarían los autodenomiandos ETA berri, bajo
el paraguas del maoísmo. También meses antes se habían ido los de
Branka desde planteamientos de socialismo autogestionario. En 1970 los
escindidos serían los trotskistas que darían lugar, un par de años más
tarde, a la Liga Comunista Revolucionaria. En 1974, parte del Frente
Obrero daría origen a un partido marxista leninista, LAIA y ese mismo año,
la organización polimili rompería con el Frente Militar, en lo que
consideraba una readecuación de la estrategia frentista. Tambión hubo
numerosas incorporaciones como la de EGI, las juventudes del PNV, que en
1971 entró masivamente en ETA.

En los años setenta, ETA se fue conformando como un Movimiento de
Liberación Nacional, al estilo de los movimientos del llamado Tercer
Mundo. Si bien ETA dejó constancia de solidaridad y apoyo hacia
respuestas armadas en diversos puntos del planeta (Kurdistán, Vietnam,
Uruguay, Argelia, etc.) no sería hasta mayo de 1972 que se presentaría
públicamente con otras dos organizaciones, manifestando un acuerdo común
con ellas. Ambas serían, como ETA, movimientos de liberación europeos:
el Frente de Liberación Bretón y el IRA.


En 1974, en los estertores del franquismo, ETA entendía que llegaba el
final de su modelo organizativo y el inicio de un accionar más intenso.
Hasta entonces, sólo el presidente del Gobierno español y el comisario
Manzanas habían fallecido como consecuencia de operativos de ETA.
Durante casi quince años, ETA, a través de un modelo organizativo que
presentaba graves problemas para su desarrollo, había pretendido
abarcar todas las facetas de la resistencia ante el franquismo, a la vez
que marcaba las pautas para el renacimiento nacional. Sobre la
organización de la actividad militar se producirían algunas novedades
importantes. Para ETA era imprescindible una compartimentación estricta
e inmediata entre los aparatos legal e ilegal que hiciese impermeable su
estructura general a la represión policial. Las cárceles y el exilio
estaban llenas de militantes de ETA que habían trabajado en todos sus
frentes. Nacieron así los comandos especiales, un nuevo concepto de célula
armada.

Paralelamente, la izquierda abertzale se iba reforzando con
organizaciones sectoriales que abarcaban desde la juventud hasta las
Gestoras por Amnistía. Surgió también KAS, en verano de 1975. En ese
mismo año se produjeron nuevos juicios y el Régimen mandó a los
militantes de ETA Txiki y Otaegi, así como a tres militantes del FRAP,
ante un pelotón de fusilamiento. Fueron intensas movilizaciones, como
cuando el Proceso de Burgos, que se extendieron por Europa. Una prueba más
de la vitalidad de los movimientos populares de la época.

El 20 de noviembre de 1975 murió Franco y un año después el nuevo
Gobierno de Suárez presentaba el proyecto de Reforma Política, que sería
refrendado por las Cortes franquistas con mayoría absoluta. Llegarían
las elecciones generales, las primeras desde la segunda República y un
nuevo proceso constitucional español. Los grupos abertzales, incluidos
ETA y el PNV mantuvieron en Txiberta (Angelu) unos encuentros para
abordar la nueva fase constitucional. El proyecto fue una especie de
Frente Nacional, con una primera piedra de toque para las elecciones.
Pero las conversaciones que el PNV y los polimilis mantenían
paralelamente con el Gobierno español provocaron el fracaso. La
Izquierda abertzale pidió la abstención a esas elecciones, mientras se
manifestaba en la calle por la consecución de la amnistía.

Ese junio de 1977, mes electoral, contó con una fuerte y desconocida
ofensiva de ETA, la mayor hasta entonces. En once días se sucedieron un
total de 34 acciones. Esta actividad militar dejó entrever diversos
nuevos métodos de la organización armada así como su capacidad
operativa. En Bizkaia, por ejemplo, ETA atentó contra las instalaciones
de la central nuclear en construcción, iniciando, de esa manera, una
campaña que provocaría en cinco años, más de una decena de muertos
entre varios centenares de sabotajes y el cierre definitivo del proyecto
de Lemoiz.


Esta fase constituyente contó con la redacción de la Carta Magna,
rechazada luego en referéndum en Hegoalde. Mientras, la reorganización
de ETA transformó su actividad. Nunca en la historia de la organización
armada sus engranajes internos habían funcionado como hasta entonces, a
pesar de que desde el Gobierno español, la ofensiva represiva tampoco
tenía parangón en relación con otras épocas. Estos logros en el
funcionamiento y marcha del conjunto se hicieron bajo mecanismos de
democracia interna y participación de la militancia que no correspondían
con esa imagen hermética que desde el exterior se ofrecía sobre la
organización armada. La participación de la militancia en la marcha de
su organización tuvo diversos puntos de inflexión en los Biltzar
Nagusi que fueron convocados en varias ocasiones en este período en
Iparralde.

El Biltzar Nagusi, entre otras funciones, elegía el Biltzar Ttipia, la
dirección de la organización armada. El Ejecutivo de ETA estaba en
manos de ocho militantes que representaban otros tantos aparatos, los
cuales funcionaban con plena autonomía. Los ocho aparatos eran:
Información, Propaganda, Comandos Legales, Comandos Ilegales, Oficina
Política, Economía, Relaciones Internacionales y Mugas. La información
que llegaba a la organización era clasificada y el propio Biltzar
Ttipia, según las circunstancias y escuchando al conjunto de los
delegados de los aparatos, decidía actuar en uno u otro sentido.

Los aparatos, por su parte, se estructuraban internamente en la medida
de sus necesidades. Así, algunos de ellos contaban con nuevas
subdivisiones producto de su propia dinámica. Este era el caso de las
Relaciones Internacionales, que incluía un sector estrictamente político-diplomático
y otro dedicado a tareas de aprovisionamiento armamentístico y logístico
con el que abastecer al resto de estructuras. Cuando la magnitud de
cualquiera de los temas que abordaba cada aparato desbordaba a éste,
era el Biltzar Ttipia quien decidía sobre su futuro tratamiento.


Después de la reorganización, ETA desplazó un comando permanente a
Madrid. La primera acción costó la vida a dos militares españoles del
Ejército español. Este salto cualitativo produjo también cambios de
espacios. ETA se convertía, peligrosamente para el Gobierno de Madrid,
en la única referencia de la opción rupturista, es decir en la
denuncia permanente del proyecto reformista auspiciado desde las esferas
franquistas. La respuestas represivas fueron, también, contundentes. La
muerte de Argala, un mito dentro de ETA, abrió una nueva etapa de la
actividad de los grupos parapoliciales en Iparralde. Los atentados
contra los refugiados, a los que se sumarán acciones parapoliciales en
Hegoalde, fueron parte de una estrategia represiva global que aglutinaba
otras áreas como las de las prisiones, las detenciones de exiliados en
suelo francés o el hostigamiento a la izquierda abertzale. Fue el
ensayo de lo que luego sería el GAL.

Paralelamente a la elaboración y aprobación del Estatuto de Autonomía
que separaba territorialmente Hegoalde, ETA ejecutó la mayor ofensiva
armada de su historia. En 1978, ETA, los polimilis y los Comandos Autónomos
realizaron atentados que costaron la vida a 75 personas. En 1979, 136
acciones produjeron la muerte de 71 personas, de ellas 21 guardias
civiles, 16 confidentes, 11 policías y otros tantos miembros del Ejército.
La tónica de 1980 fue la misma: 81 muertos.

Al año siguiente, en medio de una nueva ofensiva de ETA llegó el golpe
de Estado protagonizado por diversos mandos de la Guardia Civil y del Ejército.
El resultado fue la derechización de la Administración española,
nuevas legislaciones antiterroristas y la continuidad de un pulso frenético.
En marzo de 1982 se dio por concluido el modelo autonómico que
configuraba a Hegoalde en dos comunidades autónomas, finalizando de
esta forma, el proyecto iniciado a la muerte de Franco. El Amejoramiento
navarro quedaba definitivamente sellado, lo que significaba que el Viejo
Reyno contaría con una especie de estatuto uniprovincial dentro del
marco de la nueva Constitución española.

A estas alturas y con motivo de sus veinticinco años de existencia, ETA
hizo un pequeña valoración de su trayectoria: "Hoy en día, después
de 25 años de vida activa, de perfeccionamiento y consolidación de la
organización, ETA y el resto del MLNV, hemos alcanzado un grado de
enfrentamiento que demuestra que no estamos dispuestos a ceder en los
puntos mínimos de defensa de los derechos legítimos de nuestro pueblo.
Hace ya ocho años que ETA, haciendo gala de madurez y honradez políticas
viene ofreciendo reiteradamente y unilateralmente la posibilidad de un
alto el fuego en base a la negociación de los cinco puntos de la
alternativa KAS. Si la organización ofrece esta posibilidad es porque
somos perfectamente conscientes de que la paz es posible aquí y ahora.
Pero no cualquier paz, no la paz de los cementerios, ni la Pax Hispana,
sino una paz sin vencedores ni vencidos".


A partir de 1982 y de la victoria electoral del PSOE en las elecciones a
las Cortes madrileñas, la actividad y análisis de ETA no variaron un
ápice. Hasta enero de 1989, fecha del inicio de las conversaciones
entre el Gobierno español y ETA en suelo argelino, el enfrentamiento
saltó de tragedia en tragedia. Las cárceles españolas albergarían a
más de quinientos presos vascos, mientras que en las francesas los
encarcelados llegarían al medio centenar. Los muertos de ambos lados
también sufrieron un ascenso espectacular, ofreciendo el lado más dramático
del contencioso. ETA sufrió reveses de envergadura, de los que supo
salir airosa.

Fue precisamente con la asunción del PNV de la dirección del Ejecutivo
de Gasteiz y la escisión interna de los jelkides, que el enfrentamiento
histórico entre Euskal Herria y el Estado español, pareció variar de
coordenadas. ETA apuntaría, ante los ataques del PNV y el inicio de la
Ertzaintza en tareas represivas que: "En la actualidad el PNV,
después de haber abandonado la oportunidad de defender los derechos del
pueblo vasco y defender su soberanía, trata de descalificar la lucha
armada utilizando argucias metafísicas para condenar las muertes que ésta
produce. Sin embargo a nadie se nos olvida que en el 36 el PNV llevaba
al campo de batalla a los gudaris para matar al enemigo y morir por una
causa. Hoy, guardando algunas diferencias, las muertes tienen el mismo
sentido. Desde entonces a aquí, el valor de la vida no ha sufrido ningún
cambio. Entonces, como ahora, el valor de la vida era y es la liberación
y soberanía de Euskadi, así lo entendemos los que no nos hemos rendido
y seguimos combatiendo. ETA es una realidad histórica que corresponde a
las necesidades del pueblo vasco para liberarse de su opresor".

Después de diez años de tiras y aflojas en el terreno de los contactos
a través de terceros, ETA y el Gobierno español se sentaron en la
llamada Mesa de Argel, entre enero y marzo de 1989. Para ETA, la
negociación se situaba en el contexto de la estrategia de guerra
prolongada de desgaste. Frente a tesis insurreccionistas de su primera
época, habían entendido, ya desde 1978, la inviabilidad de la victoria
militar, adoptando la que llamaron "táctica de conquistas
irreversibles", mediante la creación de correlaciones de fuerzas
favorables para la negociación.


Pero las llamadas Conversaciones de Argel fracasaron y todo volvió a
quedar como al principio. En marzo de 1992, la dirección de ETA era
detenida en Bidarte, lo que le produjo una nueva restructuración
interna, en línea con otras de igual calado histórico. Su actividad
decreció en relación a otras fases históricas, mientras que, desde el
conjunto de la izquierda abertzale y la sociedad vasca se anunciaba la
culminación de una fase política y la apertura de una nueva, en la
cual ETA, como anunció en varios comunicados, estaba dispuesta a
aportar su intervención, marcada por el apoyo al proyecto de
reconstrucción nacional de Euskal Herria.

Las claves que marcó ETA después de su reestructuración interna, a
partir de 1994, fueron expuestas por un nivel de actividad más
selectivo, centrado en aspectos neurálgicos del propio sistema. Este
cambio táctico se produjo también con motivo de la debilidad de los
aparatos del Estado y la necesidad de remover la sociedad vasca después
del asentamiento en el Estado español de los códigos impuestos por la
llamada Reforma Política. Fruto de estos cambios llegaron algunas
acciones de envergadura en Madrid (en especial en julio de 1994 contra
el teniente general Francisco Veguillas, número tres del ministerio de
Defensa). Asimismo, Gregorio Ordoñez, hombre fuerte del PP en Hegoalde,
murió en un atentado de ETA en Donostia, ocurrido en enero de 1995 y
José María Aznar, presidente del PP, sufrió otro atentado en Madrid
el 19 de abril de 1995, del que salió ileso.

A lo largo de su existencia, la actividad de ETA ha estado marcada por
grandes convulsiones sociales en Euskal Herria. Las últimas décadas en
tensión política permanente ha propiciado experiencias inéditas en la
cronología centenaria del conflicto. A pesar de que las bajas mortales
en ambos lados han sido menores que en la confrontación anterior y a
pesar de que el exilio de la Guerra Civil acogió a más de 150.000
vascos a partir del 36, algunas características (saturación de
prisioneros, guerra psicológica, presión internacional...) se
configuran como si fueran propias de una guerra abierta. Así, entre
diez y quince mil vascos han militado de manera más o menos intensa en
ETA. Los casi veinte generales del Ejército español muertos por la
organización armada en los últimos veinte años, es el mayor número
de bajas de este nivel producida en toda la historia del Estado español,
incluidas las guerras de liberación americanas.

Si en un principio la pasividad social tras la derrota de la Guerra
Civil llevó a ETA a convertirse en la chispa para prender el bosque,
los resultados obtenidos hicieron creer que la fase insurrecional estaba
cerca. La última fase, a partir del asentamiento de España en Europa,
llevó a modificar la estrategia de ETA para que una negociación política
reconociese la fortaleza de ambos contendientes y, con ambición,
pusiese fin dignamente al período más cercano.

Sin embargo, la modernización del Estado español llevó pareja la
asunción de los factores más retr&ógrados que los vértices de
las sociedades modernas expresan: intransigencia, uniformidad y reacción.
En esta onda la disidencia vasca fue el principal problema para la
normalización y legitimización, a la vez que su guerra pendiente. De
esta forma, la Administración transmitía una imagen externa de
fortaleza inequívoca. Por un lado aplicando los códigos bélicos al
uso (ejecuciones extrajudiciales, torturas, secuestros, chantaje, leyes
especiales, intoxicación, etc.) y por otra, y puesto que el sistema
politico lo permitía, acotando perfectamente la insurgencia y la
represión consiguientes. Es decir: guerra sí, pero camuflada.

La última fase ha estado caracterizada por diversas presiones. Para el
Gobierno español el elemento civil debe permanecer al margen para poder
mantener dentro de sus coordenadas su version particular del conflicto,
es decir: Estado de derecho contra terrorismo.

Tras esta constatación, la estrategia de ETA a partir de la ruptura de
las Conversaciones de Argel ha ido encaminada a romper los dos
principales moldes al margen del policial: el internacional y el civil,
para de esta forma presentar realmente el origen del conflicto: España
versus Euskal Herria.

En cuanto al apartado estadístico, y a lo largo de su historia, ETA ha
ejercitado toda suerte de acciones militares, supliendo en muchas
ocasiones con imaginacion la falta de recursos. Si la acción más
trascendental fue la muerte del presidente del Gobierno Español, Luis
Carrero Blanco (justo un mes despues del secuestro del embajador español
en la CEE, Alberto Ullastres) otro tipo de operativos fueron también
espectaculares. La colocación de artefactos por medio de submarinistas,
el ataque a la sede central del Ministerio de Defensa, la incursión del
centro de coordinación telefónica del Estado español o el uso de
francotiradores para hostigar tanto a miembros de las fuerzas de
seguridad españolas como a altos funcionarios del ejército han sido
algunas de las actuaciones más significativas de la organización
armada vasca.


La actividad de ETA fue, junto a la intensa y permanente respuesta
popular, la causa de la paralización de las obras de la central nuclear
de Lemoiz, así como en la década de los setenta, de la solución de
conflictos laborales enquistados por la intransigencia patronal. Como
también de parte de las transferencias otorgadas por el Gobierno Español
a las autonomías de Gasteiz e Iruñea, a pesar de lo complicado que
resulte para sus protagonistas el admitir esta tesis.

Durante los años de su existencia la organización armada vasca ha
actuado preferentemente y en consonancia con sus objetivos políticos en
el sur de Euskal Herria. Pero también lo ha hecho en todas las regiones
y nacionalidades peninsulares del Estado Español. Asímismo, la
organización vasca ha actuado en épocas recientes contra intereses
españoles en Alemania, Italia y Holanda, y en otras más lejanas en
Argentina, en donde llegó a asaltar la casa del entonces agregado
militar de la embajada hispana, Jaime Milans del Bosch.

El enfrentamiento ha originado casi un millar de muertos, algunos
reconocidos en los "partes de guerra" del régimen español y
otros, en cambio, no sumados en la estadística. Entre los no declarados
se encuentran esos doscientos ciudadanos vascos muertos por la Policia
Nacional y la Guardia Civil en Euskal Herria durante los últimos 25 años,
a los que habría que añadir los más de 2.000 heridos. La guerra ha
tenido también otros sucesos sangrientos y desgraciados, unos en mayor
medida que otros.


La supervivencia de ETA en un pulso contra el Estado a todas luces
desigual, se mueve precisamente en coordenadas sencillas. Así lo
explicaba la propia ETA en una de sus recientes entrevistas: "La
nuestra es una estrategia transparente y sin secretos, y no entiende de
maquiavelismos ni de la demagogia e hipocresía que hacen gala el
gobierno del PSOE y los partidos políticos adscritos a los pactos
antiabertzales. Nuestra estrategia tiene unos objetivos bien definidos y
claros: el reconocimiento por parte del Estado de los derechos políticos
y sociales que se le han arrebatado a nuestro pueblo por la violencia y
la fuerza de las armas".

3 comentarios - Historia de Euskadi Ta Askatasuna (ETA)

@xabier_95
gora euskal herria askatua!
@95nasty
Muy bueno.
Trás haber leido infinidad de cosas sobre el tema es la primera vez que me has aportado algo novedoso aunque veo algún fallo.

Gracias.