El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Mitos y leyendas

Introducción
Mitos y leyendas


Mitos

Del griego mythos (“cuento”), un mito refiere a un relato de hechos maravillosos cuyos protagonistas son personajes sobrenaturales (dioses, monstruos) o extraordinarios (héroes).MitoSe dice que los mitos forman parte del sistema religioso de una cultura, que los considera como historias verdaderas. Tienen la función de otorgar un respaldo narrativo a las creencias centrales de una comunidad.

informacion



Leyendas

Una leyenda es una narración oral o escrita, en prosa o verso, de apariencia más o menos histórica, con una mayor o menor proporción de elementos imaginativos.En la literatura oral tradicional es frecuente este tipo de narración, y en la literatura escrita aparece a veces en alguns tipos de escritos, tales como los cantares de gesta, en los romances y en las crónicas, para explicar algunas tradiciones piadosas o el nombre de un lugar, y en las narraciones genealógicas, para explicar el origen de algún apellido. Más tarde, en el siglo XIX, se configura como género del Romanticismo escrita bien en prosa (como las de Gustavo Adolfo Bécquer) o bien en verso (José Zorrilla).
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

leyendas:

Leyendas Noroeste Centro



El Ahó-Ahó
mitos Animal mítico de la región guaraní, de aspecto terrible. Es semejante a una oveja pero con grandes garras y devora a los que encuentra en el monte. La única salvación es subirse a una palmera, árbol sagrado que no se atreverá a profanar. Si el perseguido se trepa a cualquier otro árbol, el Ahó - Ahó lo derribará cavando con sus potentes uñas, para devorarlo no bien caiga. Ambrosetti sospecha que esta leyenda fue difundida por los padres jesuitas en las misiones del Alto Paraná, para evitar que los guaraníes se alejaran de las reducciones, por temor a que desertaran, se perdieran en el monte o fueran victimados por los tigres o los indios no reducidos, que siempre merodeaban por los alrededores.

El Cakuy

leyendas Este cucúlido, el Nyctibius griseus cornutus (Vieillot), es un ave de rapiña, nocturna, denominada Kakuy y Túray por los quichuas, Urutaú por los guaraníes, la Vieja y Mae da luna por los brasileños. Según Alberto Vúletin en “Zoonimia Andina” la pronunciación correcta es cácuy porque es onomatopeya del canto de esta ave de la familia de las Caprimulgidae. Cuenta la historia que dos hermanos vivían en el monte. La hermana era mala y el hermano era bueno. El le traía frutos silvestres y regalos, pero ella le correspondía con desaires y maldades. Un día él regresó de la selva cansado y hambriento, y pidió a su hermana que le alcanzara un poco de hidromiel. La mala hermana trajo el fresco líquido, pero antes de dárselo lo derramó en su presencia. Lo mismo hizo al siguiente día con la comida. El hermano decidió castigar su maldad. La invitó una tarde a recoger miel de un árbol que estaba en la selva. Fueron allí y el hermano logró que ella trepara a lo más alto de la copa de un quebracho enorme (para algunos era un mistol, para otros un algarrobo). El, que subió por detrás, descendió desgajando el árbol de modo tal que su hermana no pudiera bajar. El muchacho se alejó. Allí quedó la joven, en lo alto, llena de miedo. Cuando llegó la noche, su miedo se convirtió en terror. A medida que pasaban las horas, comenzó a ver, horrorizada, que sus pies se transformaban en garras, sus manos en alas y su cuerpo todo se cubría de plumas. Desde entonces, un pájaro de vuelo aplumado, que sólo sale de noche, estraga el silencio con su grito desgarrador -¡"Turay", "Turay" !- : ¡"Hermano", "Hermano" !. Otra leyenda (Lehmann-Nitsche) nos habla de que el dios Sol, personificado en un gallardo mancebo, enamora a Urutaú, hermosa doncella. Luego de seducirla se va. Convertido en el astro viajero se instala en el firmamento. Desesperada en su dolor y en su abandono, Urutaú sube a un árbol muy alto, y allí se queda para mirarlo siempre. Cuando el sol desaparece por el horizonte, Urutaú llora con desesperación su ausencia, y lanza gritos desgarradores. Recupera su calma cuando su amado surge nuevamente por el oriente. El nombre kakuy ha sufrido varias evoluciones, así cacuy, kacuy, etc., nosotros hemos adoptado la utilizada por Bernardo Canal Feijóo en su trabajo Mitos perdidos (1938).


El Lobizón

descripciones Esta leyenda podría ser anterior a la llegada de los españoles, dada la existencia de otros hombres-animales en el área guaraní (p. e. el Yaguareté Abá). Está muy extendida en el litoral, especialmente en las provincias de Corrientes y Misiones. El lobisón es siempre el séptimo hijo varón seguido de una pareja,así como la séptima hija mujer seguida, será bruja. Su representación más frecuente es la de un perro negro y corpulento, de orejas desmesuradamente grandes que le cubren la cara y con las que produce un fuerte chasquido. Sus patas se parecen a pezuñas y sus ojos son fulgurantes. Su color suele ser bayo o negro, según la piel del individuo.También es común representarlo como un animal en el que se combinan las naturalezas del perro y la del cerdo. Con menor frecuencia se lo describe como aguará guazú (lobo de crin), una oveja, un cerdo o una mula. La transformación ocurre en la medianoche del viernes y, a veces, también del martes. Un tiempo antes, el hombre que padece esta enfermedad experimenta una sensación extraña y luego una acuciante necesidad que lo lleva a apartarse de sus semejantes para ganar la intimidad del monte, donde a la hora señalada se quitará la ropa y dará tres vueltas carnero, de derecha a izquierda, mientras reza un credo al revés. Se produce así la metamorfosis y sale entonces de correría, hasta que el canto del gallo lo vuelve a su condición humana. Durante esa noche los perros aúllan enloquecidos, debido a su presencia. Va a los chiqueros, gallineros y corrales, en busca de excremento, su comida preferida. También suele vérselo en cementerios, revolviendo tumbas en búsqueda de carroña. Cada tanto, balanceará esta inmunda dieta comiendo un niño no bautizado ya que parece despreciar la carne de los adultos. Si alguien lo hiere con un cuchillo, el lobisón recobrará su forma humana pero el heridor se expone así a ser muerto por el monstruo. Lo mejor es matarlo con una bala bendita. El impacto que lo mate, lo volverá así, a su apariencia humana. Si sólo lo hiere, huirá en búsqueda de su casa. El hombre que se transforma en lobisón suele ser alto, flaco, escuálido. Se lo reconoce por el tono amarillento de su rostro y su mal olor, que a veces llega a la pestilencia. Es descuidado en el vestir y tiene carácter huraño, intratable. Todos los sábados cae en cama enfermo del estómago, debido a lo que comió durante la noche anterior.


El Yasí-Yateré

Mitos y leyendas El Yasi-Yatere estal vez un pajaro de silvido penetrante y atemorizador que alerta a las madres que an descuidado a sus niños.Acerca del Yasi-Yatere circula una leyenda muy difundida entre los yerbateros de las provincias de Corriente y Misiones.Segun cuenta la historia, el silvido que se escucha no proviene de un pajaro sino de un duendedillo rubio y agradable. que corre el mundo con un sombrero de paja sobre su cabeza y un vaston de oro en sus mano,en que produce un sonido estremecedor adviertiendo de su presencia.

El oficio de este bonito duendecillo es de robar niños a la hora de la siesta los lleva al espeso monte,los lame y se divierte co ellos. Una vez que termina su juego los abandona alli enbolviendolos en una erredarera.Atraidos por el llanto,los padres llegan hasta los pequeños y comprueban que estan sanos,pero cada año,cuando se cumple el aniversario del rapto el niño subre ataques de epilepsia.

Hay otros que afirman que el duende rubio se lleva a los pequeños para enceñarles su oficio de raptor.A veces se apoderan de jovenes hermosas para ssatifacer sus apetencia sexuales,con quienes engendra hijos que seran Yasi-Yateres


La Flor del Ceibo

informacion Cuenta la leyenda que en las riberas del Paraná, vivía una indiecita fea, de rasgos toscos, llamada Anahí. Era fea, pero en las tardecitas veraniegas deleitaba a toda la gente de su tribu guaraní con sus canciones inspiradas en sus dioses y el amor a la tierra de la que eran dueños… Pero llegaron los invasores, esos valientes, atrevidos y aguerridos seres de piel blanca, que arrasaron las tribus y les arrebataron las tierras, los ídolos, y su libertad. Anahí fue llevada cautiva junto con otros indígenas. Pasó muchos días llorando y muchas noches en vigilia, hasta que un día en que el sueño venció a su centinela, la indiecita logró escapar, pero al hacerlo, el centinela despertó, y ella, para lograr su objetivo, hundió un puñal en el pecho de su guardián, y huyó rápidamente a la selva. El grito del moribundo carcelero, despertó a los otros españoles, que salieron en una persecución que se convirtió en cacería de la pobre Anahí, quien al rato, fue alcanzada por los conquistadores. Éstos, en venganza por la muerte del guardián, le impusieron como castigo la muerte en la hoguera. La ataron a un árbol e iniciaron el fuego, que parecía no querer alargar sus llamas hacia la doncella indígena, que sin murmurar palabra, sufría en silencio, con su cabeza inclinada hacia un costado. Y cuando el fuego comenzó a subir, Anahí se fue convirtiendo en árbol, identificándose con la planta en un asombroso milagro. Al siguiente amanecer, los soldados se encontraron ante el espectáculo de un hermoso árbol de verdes hojas relucientes, y flores rojas aterciopeladas, que se mostraba en todo su esplendor, como el símbolo de valentía y fortaleza ante el sufrimiento. (Tomada de la narración oral).




Noroeste Puna



EL Familiar

Las grandes empresas azucareras de Jujuy, como las de Salta y Tucumán, lograron su riqueza y rápida prosperidad gracias a “El Familiar”. Así dice la leyenda, y así lo han oído todo aquellos que trabajan en los ingenios, peones o profesionales, empleados o capataces. Con la avanzada de la invasión perpetrada hace 500 años los pueblos originarios fueron arrasados y desculturizados a esto se sumo con el tiempo en Argentina la llamada conquista del desierto, el ejército argentino exterminó a muchos pueblos originarios, lo que antes fuera justificado por la “evangelización” la posterior estaba justificada por la “civilización”, los que quedaron fueron utilizados como mano de obra esclava, para las nuevas actividades que surgían en un aparentemente floreciente país, muchos de estos damnificados de su tierra fueron a parar a los grandes ingenios azucareros del norte argentino. El origen del mito es paralelo con el desarrollo industrial del noroeste Argentino, pero el numen argumental deriva del primer pacto que el hombre celebra con Satanás, en otras palabras “El Familiar” es Satanás. Los dueños de las grandes fabricas han cedido a la tentación y le prometieron el alma a cambio de la riqueza. El «familiar», un diablo que tenía trato con los dueños, quienes le ofrendaban vidas humanas a cambio de la prosperidad del ingenio. "Casualmente" aquellos que desaparecían eran quienes cuestionaban al sistema de explotación extrema a que eran sometidos. La historia es seguramente larga, triste y aberrante. No nos ocuparemos de esta historia, sino del mito que se desprende de la consolidación del personaje diabólico en cuestión, consolidación que se da cuando el fenómeno pasa de ser una historia creada en este caso con fines determinados y perversos a un ser que convive con los desafortunados obreros, y se convierte en real cuando el incubo es visto por una gran cantidad de personas, hecho que se refleja en los demás ingenios de la zona y provincias distintas. Parece ser según versiones de algunos trabajadores que el Familiar es el demonio mismo, de el se tiene conocimiento real en los establecimientos fabriles o ingenios aunque algunos aseguran averlo visto en los propios pueblos. Si bien su leyenda nace en el noroeste argentino (Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca), su dominio se extendió hasta San Luis, Mendoza, San Juan, La Rioja, en zonas de grandes fabricas y viñedos. Su descripción mas notable es la de un gran perro negro con algunos rasgos humanos, de grandes garras prensiles como manos con las que destroza a sus víctimas, de grandes ojos color rojo o de fuego, pelos duros como jabalí, a veces camina en dos patas, se siente cuando anda cerca un fuerte olor a azufre y el sonido de grandes cadenas arrastrándose, a veces este gran perro aparece sin cabeza, también adquiere la forma de un viborón con pelos, o con cabeza de perro, similar al “Teyúyaguá” de Corrientes, puede mutarse en persona, mulita, cerdo, o toro negro, en este caso puede balar, en todos los casos parece coincidir las pesadas cadenas, elemento siempre relacionado a los seres de bajas vibraciones y/o condenados o a emisarios del demonio, recorre los cañaverales en línea recta y en caso de cruzarse con alguna construcción las atraviesa, nada lo detiene ni hiere. Esta oculto por el dueño o la persona que hizo el pacto en algún sótano oculto, es aquí a donde se envía a la víctima en busca de alguna herramienta, además de comer hombres, se alimenta con leche, menudo de vaca, especialmente carneadas para él o grandes tachos de locro, gime durante las noches como niño al estar encadenado, y adquiere su mayor ferocidad al salir liberado por el dueño, cruza los campos rugiendo de forma escalofriante, en busca de nuevas víctimas. Los peones que conocen la forma de enfrentarlo con un puñal y un rosario en algunas oportunidades logran salvarse, la tradición dice que hay que llevar una gran cruz colgada en el pecho, un rosario y un puñal en la cintura, el rosario y la cruz, cumplirán la función de quitarle su cualidad sobrenatural y el puñal servirá para enfrentarlo cuerpo a cuerpo, de cualquier manera en caso de salir con vida, puede ser considerado una suerte o bendición especial. Las historias de campo cuenta con algunos valientes que pudieron sobrevivir a la lucha con el Familiar, también se dice que estas personas recibieron fuertes sumas de dinero por parte del patrón con el fin de comprar su silencio y su alejamiento. Cuando el propietario del ingenio muere y no pasa el secreto a un heredero también desaparece el Familiar, ya que nadie lo alimenta, de igual manera también la fortuna se irá, pero solo por un tiempo ya que el maligno en sus múltiples formas vera de recuperar su territorio y expandirlo, para beneficio de algunos pocos y desdicha de muchos otros. El diablo acepta el negocio pero se quedara cerca, escondido en oscuros sótanos o siniestros galpones, para vigilar el estricto cumplimiento de las cláusulas del contrato. Una de ellas establece la obligación por parte de los propietarios, de entregarle un obrero por año que será devorado sin compasión por “El familiar”, que para ese menester, habrá adoptado la forma de una enorme serpiente a quienes todos conocen como el “Viboron”. Únicamente lo ven por primera y ultima vez aquellos que serán devorados. Es común en los Ingenios, que con la ultima molienda de caña de azúcar, se arroje a los trapiches un muñeco que representa al obrero que los propietarios del Ingenio deben entregarle a Satanás, para así conformarlo y no llevarse a nadie más. En otras versiones, El Familiar toma el contorno de un feroz y enorme perro negro sin cabeza que como el Viboron aguarda se cuota de carne humana agazapado en los tenebrosos rincones del ingenio. Entre los miles de zafreros (Cosechadores de la Caña) que año tras año dejaban los ocres pueblos de la puna para levantar la cosecha en los ingenios del Ramal, no faltaban uno, dos o más desaparecidos por mil razones distintas, que servían para avivar el recuerdo terrífico del Familiar y aumentar el resentimiento del obrero misérrimo para con los patrones rodeados de opulencia. Las condiciones del trabajo fueron cambiando con el tiempo y esta leyenda fue perdiendo adeptos. Hoy en día el Viboron es un capataz odiado o un jefe de sección arbitrario.


La Luz Mala

Extensos paisajes de nuestro país dan a quienes habitan el campo la posibilidad de vivir en paz y armonía, en las “soledades” de sitios donde el tiempo es más lento y la vida es felizmente intrascendente. Quizá por eso las tradiciones religiosas, velorios y supersticiones hacen a la monótona vida del gaucho un poco más divertida. Y así el hombre de campo se inquieta y preocupa por la luz mala, también conocida como “farol de mandinga” o “farol del diablo”. Se trata de fuegos fatuos, “la inflamación de ciertas materias que se elevan de las sustancias animales o vegetales en putrefacción, que forman pequeñas llamas que se ven andar por el aire (…) especialmente en pantanos o cementerios”, según la Real Academia Española. Pero ningún genuino hombre de campo haría caso a definiciones científicas, cuando se puede vivir aterrado por la luz mala. Y no es para menos, si se trata de un alma en pena de un difunto abandonado, que emerge al mundo de los vivos clamando justa venganza, porque sólo las ánimas que murieron en mala ley vagan en reclamo de justicia. El gaucho ignoraba su origen, la consideró sobrenatural y le dio el nombre de “luz mala”, creyendo que era un ánima en pena. Según las creencias, se trata del espíritu de un difunto que murió injustamente o que reclama por haber sido enterrado en el cementerio. Y no es para menos: antes, los difuntos solían ser velados en sus casas y enterrados en la Iglesia del pueblo. ¿Cómo no salir “embuchao” si a uno lo entierran en el deshonroso cementerio? Así como los hombres que han engañado a sus difuntos amores deben cuidarse de la Viuda Negra, el gaucho debería temer al “farol de mandinga” si tuvo algo que ver con muertes injustas, o bien si tenía relación con un difunto que todavía no purgó sus penas. Personajes cotidianos de la vida rural, como esos hombres de avanzada edad que cuentan historias en los fogones, siempre llevan consigo alguna anécdota en la cual se las tuvieron que ver con la luz mala, algún “trance fiero”del cual se puede salvar -y vaya tomando nota- con la promesa de prenderle una vela a su memoria. El escritor Juan B. Ambrosetti explica en su libro Supersticiones y Leyendas que el día propicio para ver la luz mala es el 24 de agosto. En este día, que es el de San Bartolomé, el haz de luz que se desprende del suelo parece estar más brillante que de costumbre. Expertos aseguran que ese día la influencia maligna causa estragos y por eso el brillo, porque ese día es el único en el año en que el mismísimo Lucifer está libre de los detectives celestiales y sale a armar lío e infundar el temor de todos, con total impunidad. En general nadie se anima a cavar donde sale la luz mala por el miedo que esta superstición infunde en las personas. Los pocos valientes que se animaron a hacerlo, siempre encontraron objetos metálicos o alfarería indígena - muchas veces urnas funerarias con restos humanos-, lo que aumentó el terror. Y como al cavar debajo de la luz se desprende un gas a veces mortal, se recomienda hacerlo con un poncho o alguna manta gruesa de lana, para que no respirar el olor. Inclusive, una pequeña ayuda de un texto de Hipólito Marcial ayuda a la tarea de sacar la luz del diablo de la tierra: "La luz blanca que aparece en la falda del cerro es buena, donde entra hay que clavar un puñal y al otro día ir a cavar... va a encontrar oro y plata. De la luz roja huyan o recen el Rosario, se dice que es luz mala, tentación del diablo". ¿Qué se debe hacer para librarse de la luz mala? Fácil, rezar y sacar de nuestro cinturón la vaina del cuchillo y morderla, dicen.
Fuente: minutouno.com


Cosakait(Palo Santo)

En esta leyenda que circula entre los tobas, se cuenta que durante la época embrionaria del mundo, cuando los seres humanos formaban una pequeña minoría, Cosakait, el más apuesto y virtuoso de los varones de aquel grupo se había enamorado de una joven doncella. Apuesto y ejemplar, estas virtudes no le alcanzaron para enamorar a la joven doncella que tanto amaba. Su tristeza y desventura lo condujeron por el sendero de la enfermedad, de la que nunca regresó. "Decidle que no quiero morir. Mas Yago (Dios) me quita la vida. Pero estaré siempre con ella. Adornaré su cabeza de flores perfumadas. Ahuyentaré los parásitos de su lado. Daré fragancia al agua que beban sus labios y laven sus ojos. Iré al cielo en el humo aromado de su ruego en la ceremonia del NAREG. Y estaré donde ella se encuentre y le dare lo que pida..." Tras estas palabras, la fiebre abrasó su cuerpo y murió invocando el nombre de su amada. La tierra que lo sepultó engendró el árbol cosakait (Palo Santo), apreciado por sus aromáticas flores y perfumada madera. Apenado por su dolor, su dios le dio vida eterna en la forma de aquel árbol que luego se expandió por toda la selva, cumpliendo con las promesas del joven enamorado. Los tobas consideraron al palo santo como un árbol venerable por su nobleza y le concedieron el honor de llamarlo cosakait.


El Cardón

La leyenda cuenta que la flor es la transformación de la hija de un cacique que se había enamorado de un humilde indio. El padre se opuso tenazmente a que se vieran y que se unieran en matrimonio. Los enamorados resolvieron fugarse. Y una mañana, antes que el sol iluminara los cerros, emprendieron camino para esconderse en los más intrincado de la montaña: Cuando el cacique advirtió la ausencia de la hija y se dio cuenta que huía del hogar con aquel indìo plebeyo que él aborrecía, salió en su persecución. Muchas horas de delantera le llevaban los fugitivos, pero él estaba empeñado en darle una buena lección a su hija y al indio. . . no sabía todavía el castigo feroz que le iba a aplicar. Cuando ya los tenía a la vista y los iba alcanzando, los enamorados pidieron ayuda a la Pachamama, quien les abrió el pliegue de su manto y los recogió en su regazo. El cacique al verse soprendido por la desaparición de los enamorados quedó allí a la espera, sin saber qué hacer, pero obstinado, no dejaría que se burlaran de él, siguió vigilando noche y día, mientras que ellos, con el tiempo, se convirtieron en cardón. Cuando las nubes se tornan oscuras y los cerros retumban en cada trueno, la india enamorada, convertida en una blanca flor se abre sobre el pecho verde de su amado y asoma la cara para ver la tarde sin sol y la lluvia que comienza, mientras Pachamama sonríe en lo alto del cerro, observándolo al cacique burlado en su orgullo.


El Zonda

Cuentan los viejos sabios que habia un indio que era el mas fuerte y agil de su tribu, que trepaba facilmente los cerros con sus piernas musculosas y cazaba sus presas saltando como el puma y disparando sus flechas con asombrosa punteria sin errar jamas. Los dioses le habian proporcionado un gran fisico, y todo esto hacia que Gilanco, tal era su hombre, fuera muy admirado y seguido por todos. Solo para distraerse, Gilanco, trepaba las montañas de la cordillera hasta sus cumbres mas altas, y en su camino arrasaba con cuanto animal cruzaba, aun sus crias mataba, cosa que los demas indios respetaban. Corria como el viento destruyendo todo. Lo que enojaba a Yastay, máxima divinidad, era que Gilanco no mataba para comer ni para vestirse, pues cazaba por pura diversión. Un dia se tendio a dormir la siesta debajo de un albarrobo, no sin antes haber exterminado a una familia de guanacos, y fue entonces cuando escucho unos suaves pasos con su fino oido de cazador.. - ¿Quien interrumpe mi siesta? - grito muy irritado. No hubo respuesta. Luego escucho un ruido brusco y seco. - ¡Yastay!...- murmuro mientras reconocia al dios en los signos de natura. El soberbio, el cruel que mataba sin piedad, por placer, temblaba como una hoja al viento. Frente a el estaba Yastay, mostrando su rostro de dios mirándolo duramente. Gilanco estaba lleno de miedo, sentimiento desconocido asta ese momento, y que lo tenia paralizado. Sabia que Yastay era implacable cuando castigaba. Yastay dijo Gilanco, escucha atentamente porque solo esta vez hablare. Pachamama no aprueba lo que haces, esta muy dolida y enojada. Utiliza tu habilidad para el bien y no para asesinar mis criaturas o recibiras un gran castigo - Yastay habia hablado, acto seguido desaparecio como un remolino. Gilanco se asusto, pero no por mucho tiempo, pues pronto volvio a hacer de las suyas y con mas crueldad. No habia transcurrido mucho tiempo cuando Pachamama se le aparecio esta vez. Gilanco acababa de disparar una flecha que quedo suspendida en el aire y una voz trono en toda la montaña. -¿Dónde estas?- gritaba desesperado mientras buscaba aca y aculla la voz que lo hacia temblar. Pero no podia verla porque nubarrones de polvo arenoso se habian levantado como desde las entrañas de la tierra. Y Pachamama dijo: -Gilanco, has tenido tu oportunidad que has desaprovechado siendo muy despiadado y cruel. Aquellos que hagan lo que tu recibiran el mismo castibo. Y el polvo empezo a levantarse de los suelos mientras las criaturas y los habitantes buscaban refugio invadidos de terror. De pronto se formo un remolino que atrapo a Gilanco y comenzo a elevarlo hacia los cielos. Luego el viento caliente comenzo a alejarse atravesando las distancias y llevando su mensaje: No se debe ir contra Pachamama, aquellos que lo hagan terminaran envueltos en un remolino originado por su propia maldad y se levantara un viento que arrasara con todo lo que haya sobre la tierra.


La Umita

Este asustador está muy arraigado en el noroeste argentino y en Santiago del Estero. Dicen por allá que es una cabeza humana sin cuerpo que anda flotando a ras del piso por los caminos solitarios, o aparece en taperas (ranchos abandonados). Tiene una larga y desprolija cabellera, ojos desorbitados, dientes desparejos y salientes. Cuando se desplaza emite un llanto lastimero. Se cree que se acerca a los caminantes, no para agredirlos, sino para pedirles ayuda, que consiste en elevar oraciones a fin de lograr la redención, y descansar en paz. Nadie ha contado el motivo del horrendo sufrimiento, aunque sí se acepta que pena por un castigo. Por supuesto, no consigue su objetivo, porque el terror que despierta la cara desencajada y los horrendos gritos que emite, espanta a los caminantes. Si algún hombre vence el miedo y la pelea, debe hacerlo durante toda la noche. Nadie ha conseguido vencerla. Afirman los paisanos que en todos los casos, al llegar la madrugada se convierte en un toro o ternero, y allí le cuenta el motivo de su sufrimiento. El mortal que escucha la confesión se vuelve mudo, y de esa manera se conserva el secreto para siempre. También creen los norteños que si alguien se anima a soportar el asco y miedo que produce el rostro desencajado, será amigo de la Umita. En ese trance, ella lo acompañará en su camino haciendo de guía, protegiéndolo de los malos espíritus y de los peligros que acechan al caminante. La constante migración interna que se produce en nuestro país, difundió esta creencia allí donde se radican los provincianos. Es decir que la presencia de la Umita se comenta en una superficie muy amplia que podemos medir desde el Río colorado en el sur, hasta la Quiaca en el norte, aunque sin el predicamento del noroeste o Santiago del Estero. Según una recopilación de Wenceslao Sierra Arbayza, en el Perú, la Uma o Quequi es una mujer joven, que sale a pasear con la cabeza separada de su cuerpo. La bruja se divide en dos: la cabeza voladora, donde se concentra toda su vida, y el cuerpo, que permanece inerte mientras dura el hechizo, pero mantiene una vida latente que se manifiesta en el burbujeo que hace la sangre en el cuello. Sus salidas son siempre de noche, para algunos las noches de luna llena, para otros algunos días especiales (viernes, martes, jueves). Su grito más frecuente es waq... waq..., parecido al pato. Come excrementos humanos que confunde con manzanas. Tiene los cabellos largos y enredados. Normalmente en sus salidas encuentra a un hombre solo, comenzando un verdadero combate en el que cada cual utiliza los puntos débiles del contendor para obtener ventaja. El hombre puede atacar a la cabeza o al cuerpo, que están separados. Si ataca el cuerpo inerte de la bruja (que entonces no se puede defender) lo podrá matar poniéndole sal o cenizas en el cuello, donde la sangre hierve. Si la bruja logra pasar por entre las piernas del hombre, lo mata. Si la bruja constata que ya no puede pegarse a su propio cuerpo (porque su cuello tiene ceniza), vuelve al ataque buscando prenderse del hombro del hombre, apropiándose así de su cuerpo, que tendrá en adelante dos cabezas. Contra la Uma en vuelo el hombre tiene un arma fundamental: las espinas, con las cuales se recubre los hombros y la entrepierna para protegerse, o que utiliza como arma para atrapar la cabeza. Existe también la posibilidad de esconderse o escapar, pero entonces la cabeza tiene las posibilidades de ganar, porque es muy rápida y tiene buen olfato. Quien soporte su presencia también puede obtener riquezas prometiendo a la Uma liberarla. Ella conoce los sitios donde se esconden los tesoros minerales de la tierra, de los cuales es dueña y los puede regalar. Ella pertenece a esta vida, es una mujer mala, castigada por Dios de esa manera.


El Basilisco

Dice la Real Academia Española (Diccionario Karten ilustrado, abril 1975): m. Animal fabuloso al que se atribuía la propiedad de matar con la mirada - Ec. Reptil del tamaño de una iguana pequeña, de hermoso color verde. [El Basilísco] Era muy utilizado por nuestros padres y abuelos el término "Esta hecho un basilisco", o "Es un basilisco", en referencia a cuando alguien está como endiablado, enloquecido, enfurecido. Este reptil es un animal muy extraño, semejante a una lagartija con un solo ojo en la frente redondo y sin párpados. En otros casos lo representan como una animal con cabeza de gallo y cuerpo de serpiente (seguramente proveniente de la mitología europea). [El Basilísco] Dice la leyenda que nace de los huevos pequeños y sin yema que ponen algunas gallinas y en algunas regiones se comenta que de los huevos puestos por gallos viejos. Paleari completa este concepto diciendo que nace de "un huevo sin yema puesto por un gallo y empollado por un sapo sobre el estiércol". El basilisco puede esconderse en cualquier recoveco de la casa y la persona que lo vea al ojo puede morir de inmediato o quedar ciega. Una forma de combatir a este prodigio es lograr que se observe en un espejo y muera del espanto. [La muerte del basilisco] Hay que tener cuidado de destruir los huevos antes de que el animal nazca, pues su gestación dura alrededor de un día. Nos dice Antonio Paleari, en su completísimo Diccionario mágico jujeño, que el término proviene del griego "basiliskós", que significa reyezuelo, rey con menguado reino. Es interesante la relación que hace el mismo Paleari entre este extraño ser y los animales de la mitología azteca, maya o chibcha; quizá estableciendo alguna relación primitiva entre las distintas civilizaciones y sus mitos. En la zona de Jujuy y parte de la puna el reptil es semejante a cualquier lagarto, pero en la zona de los valles y parte de Tucumán, Santiago y Catamarca, muchos paisanos aseguran que tiene un solo ojo en la frente, como hemos referido anteriormente. Así como un espejo mata al basilisco, Paleari nos dice que el monstruo también muere si es visto antes por un hombre.


El crespín

Era un matrimonio de campesinos que vivía de la labranza de una pequeña heredad. El marido se llamaba Crespín: era laborioso y apegado a la vida simple y sobria de la casa. La mujer, en cambio, era haragana, despreocupada, y sobre todo, amiga de los bailes y de las bebidas. Mientras el uno vivía contento con su tarea y con su suerte, la otra, siempre malhumorada y triste, le amargaba los días. Un año en que la cosecha era más abundante que nunca, Crespín segaba su trigo. Bajo el sol del verano, trabajaba más horas de las que puede resistir un hombre. Debía hacerlo todo solo. Su mujer no era capaz de atar una gavilla. Un día enfermó. La mujer tuvo que ir al pueble cercano, para traerle algunos remedios. El le recomendó que volviera cuanto antes: necesitaba sanar pronto para terminar la siega y comenzar la trilla. La mujer marchó hacia el pueblo. En uno de los ranchos que encontró en el camino, estaban de fiesta. Llegó sólo para descansar un rato, pero, poco a poco, se fué dejando ganar por la alegría, y comenzó a beber, a cantar y a bailar. La aloja (1), las vidalas (2) los gatos y las zambas (3) despertaron en ella su afición de siempre. Cuando más entretenida estaba, vinieron a llamarla, Crespín se había agravado. Déjenlo, dijo ella, la vida es corta para divertirse y larga para sentir, y se quedó. Al día siguiente volvieron para decirle que Crespín estaba moribundo. Ella constestó como la primera vez, y siguió bailando. Cuando le anunciaron que Crespín había muerto, dijo: - La Vida es corta para divertirse y larga para llorar.- Y siguió divirtiéndose, como si nada hubiera sucedido. Unos vecinos piadosos velaron y enterraron a Crespín. Cuando la mujer regresó a su casa, se encontró en la más horrible soledad. Comprendió su desgracia, y su arrepentimiento la torturó sin tregua. Lloró y llamó por todos los rincones de la casa, y llorando y llamando cruzó el trigal y salió al campo. Días y noches, los pastores y campesinos la oyeron llamar a Crespín hacia todos los rumbos. Enloquecida de dolor, pidió a Dios que le diera alas para seguir su búsqueda, y se convirtió en ave. Desde entonces, fué el pájaro huraño y solitario que en la época de la siega llama al compañero, con su silbo tristísimo: ¡ Crespín!...¡Crespín!...¡Crespín!... (1) Y llamará por siempre, porque jamás encontrará el que busca.


La Ciudad del Esteco

La ciudad de Esteco era, según la leyenda, la más rica y poderosa de las ciudades del norte argentino. Se levantaba en medio de un fértil y hermoso paisaje de la provincia de Salta. Sus magníficos edificios resplandecían revestidos de oro y plata. Los habitantes de Esteco estaban orgullosos de su ciudad y de la riqueza que habían acumulado. Usaban un lujo desmedido y en todo revelaban ostentación y derroche. Eran soberbios y petulantes. Si se les caía un objeto cualquiera, aunque fuese un pañuelo o un sombrero, y aun dinero, no se inclinaban siquiera para mirarlos, mucho menos para levantarlos. Sólo vivían para la vanidad, la holganza y el placer. Eran, además, mezquinos e insolentes con los pobres, y despiadados con los esclavos. Un día un viejo misionero entró en la ciudad para redimirla. Pidió limosna de puerta en puerta y nadie lo socorrió. Sólo una mujer muy pobre que vivía en las afueras de la ciudad con un hijo pequeño, mató la única gallinita que tenía para dar de comer al peregrino. El misionero predicó desde el púlpito la necesidad de volver a las costumbres sencillas y puras, de practicar la caridad, de ser humildes y generosos, y todo el mundo hizo burlas de tales pretensiones. Predijo, entonces, que si la población no daba pruebas de enmienda, la ciudad sería destruida por un terremoto. La mofa fue general y la palabra terremoto se mezcló a los chistes más atrevidos. Pedían, por ej., en las tiendas, cintas de color terremoto. El misionero se presento en la casa de la mujer pobre y le ordenó que en la madrugada de ese día saliera de la ciudad con su hijito en brazos. Le anunció que la ciudad se perdería, que ella sería salvada por su caridad, pero que debía acatar una condición: no volver la cabeza para mirar hacia atrás aunque le pareciera que se perdía el mundo; si no lograba dominarse, también le alcanzaría un castigo. La mujer obedeció al misionero. A la madrugada salió con su hijito en brazos. Un trueno ensordecedor anunció la catástrofe. La tierra se estremeció en un pavoroso terremoto, se abrieron grietas inmensas y lenguas de fuego brotaban por todas partes. La ciudad y sus gentes se hundieron en esos abismos ardientes. La mujer caritativa marchó un rato oyendo a sus espaldas el fragor del terremoto y los lamentos de las gentes, pero no pudo más y volvió la cabeza, aterrada y curiosa. En el acto se transformó en una mole de piedra que conserva la forma de una mujer que lleva un niño en brazos. Los campesinos la ven a distancia, y la reconocen; dicen que cada año da un paso hacia la ciudad de Salta. De: Cuentos y leyendas populares de la Argentina. Selección e Berta E. Vidal de Battini. Bs.As., Consejo Nacional de Educación, 1960. Vagos indicios recuerdan, en el campo asolado, el asiento de la opulenta ciudad de Esteco tragada por la tierra en castigo de sus soberbios habitantes. La primitiva ciudad de Esteco estuvo situada en la margen izquierda del río Pasaje, ocho leguas al sur de El Quebrachal, en el departamento de Anta, Salta. Cuando Alonso de Rivera en 1609 fundó la ciudad de Talavera de Madrid, los antiguos pobladores de Esteco - que en parte vivían en la población próxima que la reemplazó, Nueva Madrid de las Juntas - vinieron a ella y comenzaron a llamarla la Esteco Nueva, nombre que se impuso sobre el oficial. Pronto se enriqueció por ser un centro de intenso comercio. Según el famoso padre Bárzana. El P. Techo dice que fue destruida por un gran terremoto en 1692. Sobrevive su nombre en un topónimo, la Estación de Esteco, en la comarca en que existió la ciudad antigua. La leyenda popular mantiene vivo, al cabo de siglos, el recuerdo de la ciudad de Esteco, una, entre otras, de las ciudades fundadas por los españoles que por causas diversas desaparecieron en la época de la colonización. Probablemente fue destruida por los indios y sus habitantes buscaron un nuevo emplazamiento: Esteco la Nueva, a la que según Juan Alfonso Carrizo, en su "Cancionero de Salta", se refiere la leyenda, ya que tuvo un rápido enriquecimiento, y algunas crónicas y tradiciones mencionan la posibilidad de fuertes movimientos sísmicos en el lugar, Ricardo Molinari y Manuel Castilla han dedicado sendas elegías a la ciudad de Esteco. La copla admonitoria recuerda a los que perseveran en el mal: "No sigas ese camino / no seas orgulloso y terco / no te vayas a perder / como la ciudad de Esteco."


La Viuda

Hace muchos años, sin fecha estimada o probable, en tiempos en que la seguridad en el laboreo minero en interior de mina, era escasamente precaria, los derrumbes y accidentes eran frecuentes, en esa época sucedió lo que hoy relatamos:

Un día comenzó a “llover el cerro”. Las vigas o puntales que sostenían el “techo” no soportaron la soberbia presión del cerro, ocasionando un derrumbe. Cada vez que algo así sucedía, en el mejor de los casos era solo uno el que moría, un minero, un compañero. Es de imaginar la desesperación que rodeaba a la familia, cada vez que un minero, padre, marido tenia que ir a “sacar el turno”.

Así ocurrió lo inevitable. La muerte arrebata desde el vientre de la tierra un hombre minero, la esposa que lo esperaba en el hogar, al no verlo regresar a la hora habitual, temiendo lo peor se abrigo y fue a buscarlo hasta la misma boca de mina, donde los compañeros de su marido, comentaban acongojados los detalles del accidente, sin advertir la presencia de la mujer.

Ella, presa del miedo, angustia y llanto se adentra en la mina para rescatar a su esposo, o quizás para tener la certeza ante lo evidente. Un segundo derrumbe sorprende la vida de la mujer mientras hurgaba las toscas que pudieran ocultar el cuerpo de su amado.

De allí en mas, una sombra con forma de mujer suele aparecer en interior de mina. Dicen que es el espíritu de ella en busca de su esposo. Se presenta siempre a los mineros cuando se encuentran solos.

Algunos sostienen, que esas apariciones “presagian” accidentes, desgracias, muerte en el lugar de trabajo.

Lo cierto es, se crea o no, que este relato mítico vive en la memoria y la palabra de nuestro pueblo, dándole forma y hasta un nombre propio: “La viuda negra”.

Leyendas Patagonico


La Niña encantada del Domuyo

En la cima del Domuyo vivía una hermosísima joven encantada, custodiada por un toro colorado y por un caballo de lustroso pelo negro. Nadie podía llegar hasta ella pues el bravísimo toro escarbaba con sus poderosas patas arrojando enormes piedras monte abajo, y el potro salvaje resoplaba desatando tormentas de viento y nieve, truenos y rayos. Más arriba había un tronco enorme de oro purísimo y reluciente, guardado por espíritus celosos y vengativos. Sucedió que un valiente cacique, ansioso por conocer personalmente lo que había escuchado, comenzó a escalar las sagradas laderas del Domuyo. Durante la ascensión comenzaron a caer piedras por la pendiente, que rodaban hasta el abismo. De repente vio con sus propios ojos al negro potro salvaje pasar a su lado dando furiosos resoplidos y desatando un remolino de nubes negras y una tremenda tormenta. El caballo negro pasó varias veces a su lado envuelto en torbellinos de nieve. Ante tan grande peligro rezó a Futa Chau (Dios) para que le diera coraje y lo ayudara. Dios escuchó su ruego, y de pronto cesó el viento y la nieve. Siguió entonces subiendo con sumo cuidado, pues el blanco manto de nieve había tapado las huellas. Finalmente llegó a una explanada donde descubrió una laguna cuyas aguas relucientes exhalaban un suave perfume; sus orillas estaban adornadas con totoras de oro, y vio, asombrado, a la joven de la leyenda de hermosura celestial que peinaba sus cabellos con un peine de oro.
El cacique quedó hechizado al contemplar sus ojos negros, sus rojos labios, su elegante talle y sus pequeñas y graciosas manos. Quiso acercarse para preguntarle por qué estaba allí y saber su historia, pero de entre las totoras salió un toro colorado dando un bramido que estremeció la montaña, sacudiendo furioso la cabeza y la cola como para embestirlo. Huyó el cacique rápidamente subiendo más arriba, logrando escapar del furor del toro. Llegó finalmente a la cumbre, donde con inmensa alegría encontró un gran tronco de oro, tan brillante a la luz del sol, que no podía mirarlo de frente. Lo tocó tembloroso e intentó con su cuchillo romperle un pedazo para llevarlo consigo. Vano fue su intento: era macizo y durísimo.
Escarbó, entonces, con su cuchillo junto al tronco y pudo sacar algunos pedazos que guardó entre sus ropas, emprendiendo el regreso. Ya empezaba a oscurecer y corrió pendiente abajo para que no lo sorprendiera la oscuridad en plena montaña. De pronto sintió que le arrojaban piedras desde atrás y escuchó gritos y maldiciones. Una piedra le dio en la espalda y le hizo caer al suelo. Pensó entonces que quizás sucedía esto por los troncos de oro que llevaba y los tiró lejos de sí con gran pena. Inmediatamente cesaron las piedras y los gritos. Corrió entonces desesperadamente pendiente abajo, llegando exhausto al pie del cerro, donde se tiró a descansar y se durmió. En sueños vio a un anciano que severamente le amonestaba: - “Has sido muy temerario y dale gracias a Dios porque aún estás vivo. Pero para que no enseñes a otros el camino y corran peligro de muerte, despertarás en otro lugar”.
Sintió que lo llevaban por el aire y cuando despertó, se halló en un lugar desconocido totalmente y no pudo encontrar sus huellas por ninguna parte. Volvió a su tribu por otro camino contando lo que había sucedido. Poco tiempo después murió a consecuencia de las pedradas recibidas, aconsejando a todos que no intentaran nunca subir a la encantada cima del Domuyo.

DOMUYO: Este cerro es un volcán apagado, que se halla en la Cordillera del Viento en el norte de la provincia de Neuquén. Tiene 4.709 metros de altura sobre el nivel del mar, y es la mayor altura del sur argentino.

mitos
El pehuén(araucaria)

Desde siempre Nguenechén hizo crecer el pehuén en grandes bosques, pero al principio las tribus que habitaban eses tierras no comían los piñones porque creían que eran venenosos. Al pehuén o araucaria lo consideraban árbol sagrado y lo veneraban rezando a su sombra, ofreciéndole regalos: carne, sangre, humo, y hasta conversaban con él y le confesaban sus malas acciones. Los frutos los dejaban en el piso sin utilizarlos.

Pero ocurrió que en toda la comarca hubo unos años de gran escasez de alimentos y pasaban mucha hambre, muriendo especialmente niños y ancianos. Ante esta situación los jóvenes marcharon lejos en busca de comestibles: bulbos de amancay, hierbas, bayas, raíces y carne de animales silvestres. Pero todos volvían con las manos vacías. Parecía que Dios no escuchaba el clamor de su pueblo y la gente se seguía muriendo de hambre.

Pero Nguenechén no los abandonó... Y sucedió que cuando uno de los jóvenes volvía desalentado, se encontró con un anciano de larga barba blanca.

- ¿Qué buscas, hijo? -le preguntó

- Algún alimento para mis hermanos de la tribu que se mueren de hambre. Por desgracia no he encontrado nada.

- Y tantos piñones que ves en el piso bajo los pehuenes, ¿no son comestibles?

- Los frutos del árbol sagrado son venenosos, abuelo -contestó el joven.

- Hijo, de ahora en adelante los recibiréis de alimento como un don de Nguenechén. Hervidlos para que se ablanden, o tostadlos al fuego y tendréis un manjar delicioso. Haced buen acopio, guardadlos en sitios subterráneos y tendréis comida todo el invierno.

Dicho esto desapareció el anciano. El joven siguiendo su consejo recogió gran cantidad de piñones y los llevó al cacique de la tribu explicándole lo sucedido. Enseguida reunieron a todos y el jefe contó lo acaecido hablándoles así: - Nguenechén ha bajado a la tierra para salvarnos. Seguiremos sus consejos y nos alimentaremos con el fruto del árbol sagrado, que sólo a él pertenece. Enseguida comieron en abundancia piñones hervidos o tostados, haciendo una gran fiesta.

Desde entonces desapareció la escasez y todos los años cosechaban grandes cantidades de piñones que guardaban bajo tierra y se mantenían frescos durante mucho tiempo. Aprendieron también a fabricar con los piñones el chahuí, bebida fermentada.
Cada día, al amanecer, con un piñón en la mano o una ramita de pehuén, rezan mirando al sol:"A ti de debemos nuestra vida, y te rogamos a ti, el grande, a ti nuestro padre, que no dejes morir a los pehuenes. Deben propagarse como se propagan nuestros

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mitos:

Mito Cuyana



leyendas
La Quebrada del Zonda

En la quebrada del Zonda (San Juan)hay una roca extraña en forma de niño que dio origen al la leyenda que contaremos a continuacion.

Dicen que hace muchos años existio en la reguion una mujer muy pobre que tenia un solo hijo, y vivia de lo que le daba la venta de cocho(maiz tostado y molido)quer ella misma preparaba.

Todas las tardes se sentaba al frente al morteroy molia las flores del maiz;pero por las noches el hijo le robaba el cocho para comerselo.Lo que no comia lo tiraba,para que su madre no se diera cuenta.La pobre mujer lo reprendia ,aunque solo le queria es hacer comprender que lo que el comia por gulaera el unico sustento que tenian solo para sobrevivir.

El chango, en lugar de escuchar a su madre, cada vez se portaba peor .Uns mañana,junto para salir para el mercado,el hijo robo parte del cocho,con tanata mala suerte qque derramo el resto sobre el piso de tierra del rancho.

ya sin saber que hacer para detener las correrias del pequeño,doña Glauca prefirio un terible grito:

"-¡Amalhaya, chango`e porra!¡Siquiera viniera mandinga y te llevar lejos, a`nde ya no te viera mas pa`que mes dejaras trabajar y ganarme la vida tranquila!."

No habia terminado de decirlo, cuando un viento caliente, como el infierno misto se levanto del suelo, llevandose al muchacho al otro lado de los cerros.

Al ver aquello la madre, arepentida de lo que habia dicho para asustar al niño, salio corriendo detras del viento que se se llevaba a su peuqño.Sigiuo hacia los montes,rogando a dios que de le devolviera a su hijo,vivo o muerto...y asi fue como despues de un largo rato vio que en la Quebrada del Zonda estaba el cuerpo de su niño,pegado en la pared del monte transformandose poco a poco en piedra.

Dicen que el mismo dia en que aparecio en la quebrada la piedra con forma de chango, nacio el viento Zonda arrazador del monte.Cuentan tambien que por las tardes, a la misma hora en que la madre maldijo al pequeño,empìeza a "zondear" en la region.

La Laguna del Cobre

Cuenta esta leyenda araucana, que apenas se atraviesa la Cuesta de la Totora, en Calingasta, dentro mismo del corazón de la cordillera, a 5.000 metros de altura, se encuentra la Laguna de Cobre. Rodeada por los cerros, sus aguas tiene un color verde intenso con algunos espacios rojos formados por algas. Aquí, cuenta esta vieja leyenda, hace muchos años un indio araucano raptó a la hija de un cacique de la región de Calingasta, escapándose con ella. Hacían camino de noche. De día se ocultaban en las cuevas de los cerros. Así llegaron hasta la laguna. Extenuados después de recorrer una distancia enorme, se durmieron profundamente. Esto imposibilitó que pudieran oir la llegada furtiva de un grupo de hombres de guerra enviados por el padre de la joven, en seguimiento de la pareja. Esta fue sorprendida y el indio que robó a la joven fue herido gravemente de un flechazo. La muchacha, que se había enamorado de su captor, comenzó a correr pidiendo a su amado, que se encontraba herido, que la siguiera. Pero ese movimiento era imposible. El araucano se encontraba a merced de los hombres enviados por el padre de la joven. La laguna era la única salida posible para la huida. Y mientras el la seguía, cayendo varias veces y volviendo a levantarse, ella alcanzó la orilla de la laguna y comenzó a penetrar en el agua, imaginando que podía llegar caminando a la orilla opuesta. Pero pronto perdió pie y desapareció bajo el agua. El la llamó infructuosamente desde la playa, pero finalmente cayó herido de muerte por un sinnúmero de flechas. Los lugareños, que conocen esta leyenda, advierten que no hay que pasar de noche por la laguna. Pues allí, en el corazón de la cordillera, anda el alma del indio que procura vengar a su amada y entonces ocurren toda clase de calamidades.

descripciones
La Iguana

Conocida entre los indios Huarpe como la Kjalchak, la iguana era era venerada dentro de la cosmogonía de esta cultura(especialmente la tribu milkayac)como deidad protextora de las tejedoras y las alfareras.En muchos de los antiguos acentamintos de estas tribus,se han encontrado piezas de ceramica y madera tallada con la figura de este animal.

No hibamos a dejar de presentar el nacimiento de la leyenda relacionada con la iguana.que tambien tiene su historia en la tierra cuyana...

En epoca de la tribu Milkayac cuando los animales eran personas ,habia una bella niña(hija y nietos de jefes de la tribu)que era sobervia y altanera por haber sido beneficiada por la naturaleza con su veldad.Sus namos eran motivos de asombros,hermosas y habiles como numca se habian visto.Dotada de estos atributos, la pequeña de dedicaba al arte del tejido y la alfareria,tareas encomendada a la mujes en aquellos tiempos.Este era todo su trabajo:teler y coser ropa para ella misma; en nada ayudaba a madre y hermanasera aragana y despresiativa.Su padre,cansado de estas actitudes,la echo de la casa,dejendole solo lo que se habia puesto.

Comenzo a saber que era la pobreza;vivia en una choza dormia en un viejo catre y solo tenia una manta raida para abrigarse.Pero estos contratiempos no hicieron que cambiara su actitud;siguio siendo olgasana.Cada noche,al irse a dormir y notar que el frio podia matarla prometia levantarse temprano para tejer una manta nueva y coser un vastido...Pero dormia mucho por la manaña, y el calor de la tarde,sentada ensu casa de su choza tomando sol, se olvidaba la promesa de la noche anterior.

Pasaron haci los dias, hasta que su ropa se destruyo por completo y solo fueron jirones de tela los que la cubrian.Abergonzada de su desnudez uyo a buscar refugio en las cuevas donde duermen los animales.Al dia siguiente, la encontraron muerta de frio cubierta por la escarcha.

tatadios no quiso que su mal ejemplo y su aganareria quedaran en el olvido.fue haci que la combirtio en iguana:ese animal feo que sale de su cueva en verano y se tienda al sol para calentarse, igualito cuando era persona.

Ya que en su vida habia sido virtuosa en los tejidos y alfaferia,solo las bellas manos le permitio dios conservar,por eso tiene manitas que parecen de mujer.Los anillos de su larga cola son los que dejaron sus padres al enterrarla y aun hoy conserva.


Mitos y leyendas
El Señor de la Renca

Es un pueblo de la provincia de SAn Luis nque se encuentra al noroeste de du territorio.El Rio Conlara Lo atravieza y de ahi toma el nombre de renca.

Esta en una de la leyendas que se confunden con la historia;especialmente cuando investigamos el nacimiento de su nombre.La tradicion cuenta que en el pueblo de renca (en chile)vivia un hombre que habia quedado ciego a causa de la viruela.El ciego se ganava la vida tocando el violin que el mismo habia hecho con la madera de un cardon

Lo llamaban para que tocase en las fiestas,en los bautismos, en los casamientos,pero nunca pedia limosna a cambio.

Cuando las fiestas se espaciava y el no podia ganas dinero con su musica,trabajaba como leñador.Vendiendo en el pueblo la leña que cortaba.Cierta vez llego una mala epoca,las sequias y los pastos quemados pululavan por toda la region.El popre ciego siguio insistiendo en la dificil tarea de trozar leña y cargarlas sobre sus hombros,para luego vender en el pueblo.Se hizo acompañar por un lazarillo que indicava donde dar el primer hachazo para luego seguir golpeando.La lluvia se negava aparecer y las tardes eran como infiernos en los desolados montes.

El ciego y su compañero se dirigieron hacia el monte,que estaba completamente ralo,casi no quedaban arboles para talar.Un espinillo en el medio de la planicie era el unico ejemplar que esperaba el hachazo mortal.El azarillo le hizo tocar el gruezo tronco para que no errara el hachazo inicial.sono el primer golpe,pero el filo del hacha no irio la corteza del arbol;lo mismo sucedio con cada hachazo posteriores cansado,el pobre ciego se sento a descansar,elevando una plegaria al cielo para que le permitiera,con esa leña,subsistir.

Volvio al espinillo y con toda su fueza dio un golpe sertero que hizo seder la corteza,una gota se sangre salio de la herida del arbol y callo en sus ojos ciegos,se quito el liquido con sus manos y...se dio cuenta de que habia recuperado la vista.otra vez sus ojos tenian vida.Veian luz y colores,y al fijarse en el espinillo vio en el lugar de la herida del arbol habia un cristo tallado...

El milagro se difundio en todo el pueblo;llegaron de todos lados para ver al ciego que habia recuperado la vista y al espinillo con el cristo tallado

los debotos de renca en chile quisieron extender los dones de esta sagrada imagen y un dia tomaron la cenda hacia el cuyo.La imagen tallada en el espinillo iba cargada sobre una mula serrana, y todos esperaban la señal del santo para dejalo en el lugar que el pidiera.Haci llegaron a este pueblo, y al cruzar el rio con Lara,la mila se hecho y nadie le pudo levantarla.Esto se interpreto como señal,entonces ahi se construyo la capilla.

Todo sucedio el tres de Mayo de 1745,fecha en que el pueblo onrra a su patron, el señor de la renca de quien tomo su nombre.


informacion
mitos
El Puente del Inca

Cuenta la leyenda que hace muchísimos años, el heredero del trono del imperio inca se debatía entre la vida y la muerte, siendo víctima de una extraña y misteriosa enfermedad. Las plegarias, rezos y recursos de los hechiceros nada lograban y se desesperaban por no poder devolverle la salud. El pueblo amaba intensa y entrañablemente a su príncipe, invocaba a sus dioses y realizaba sacrificios en su honor. Fueron convocados los más grandes sabios del reino, quienes afirmaron que sólo podría sanarlo el maravilloso poder del agua de una vertiente, ubicada en una lejana comarca. Los habitantes partieron en numerosa caravana, vencieron infinidad de dificultades, marcharon durante meses en que veían agotadas sus fuerzas, y un día se detuvieron ante una profunda quebrada, en cuyo fondo corrían las aguas de un río tempestuoso. En el lado opuesto, estaba el codiciado manantial, pero... ¿cómo hacer para llegar a ese inaccesible lugar? Meditaron durante mucho tiempo, tratando de buscar una forma de arribar hasta las milagrosas aguas, pero todo fue en vano. Cuando ya la desesperación los dominaba, aconteció un hecho extraordinario: de pronto se oscureció el cielo, tembló el piso granítico y vieron caer, desde las altas cimas, enormes moles de piedra que producían un estrépito aterrador. Pasado el estruendo y más calmados los ánimos, los indígenas divisaron asombrados, un puente que les permitía llegar sin dificultades hasta la fuente maravillosa. Transportaron hacia ella al príncipe, quien bebió de sus aguas y muy pronto recuperó la salud. La omnipotencia del dios Inti, el sol, y de Mama–Quilla, la luna, habían realizado el milagro. Así surgió, según la leyenda, ese arco monumental de piedra que recibió el nombre de Puente del Inca, que se levanta custodiado por el Aconcagua, rodeado por la imponente belleza de los Andes.



El Niño Moro

Cuentan que en cierto lugar en la región cuyana existía, hace muchos años, un bosque impenetrable donde habían hecho su guarida unos temibles bandoleros. Un día, pasó por las cercanías del bosque un matrimonio de paisanos que iban haciendo un largo viaje a caballo y llevando consigo un niñito de pocos meses. El niñito era moro, es decir, todavía sin bautizar. De improviso, fueron sorprendidos los viajeros, por cuatro forajidos, los que sin hacer caso a las súplicas del matrimonio, dieron fin con ellos asesinándolos bárbaramente. En los últimos instantes la madre les había rogado que respetaran la vida del niño, pues era moro, sin lograr conmoverlos. Al contrario, tomando uno de ellos al niño por las piernitas lo estrelló contra un árbol. Entonces se oyó desgarrador, un ¡ay! que lanzó al expirar el niñito. Internáronse los bandoleros en el bosque y al comenzar a repartirse el botín, vieron aparecer entre las sombras de la tarde que caía un enorme pájaro negro, totalmente desconocido para ellos y el que, luego de describir enormes círculos sobre sus cabezas, lanzó un grito que era como el de un ser humano, repitiendo por tres veces el ¡ay! desgarrador del niñito que acababan de ultimar. Paralizados de espanto quedaron los bandoleros. Y cuando quisieron reaccionar, ya el pájaro había desaparecido. Cuentan que los bandidos ya no tuvieron sosiego: que a toda hora los perseguía el ¡ay! del niñito moro. Y que, enloquecidos, fueron muriendo uno tras otro, agotados por la sed, el hambre y los remordimientos sin atinar a otra cosa que a taparse los oídos con sus manos para no oír el grito del niñito sin bautismo al que, junto con sus padres, tan bárbaramente asesinaron.


leyendas
El Llajtay

Es el hijo de la Pachamama y por encargo de ella debe cuidar los animales silvestres. Se lo representa como un hombre viejito de barba larga y cuernos como los de un carnero. Los que desean cazar deben dejarle ofrendas, de esta manera aparecerán las aves y la actividad será propicia; dice Coluccio que antes de salir a cazar se hace una junta de gentes o kachakuna, en el cual se invoca la protección del Llastay (parecida a la corpachada de la Pachamama). El Llastay acepta los pactos y los respeta si uno no los da a conocer. Antonio Paleari en su Diccionario mágico jujeño, representa un texto de Juan B. Ambrosetti: "Malos también son los númenes propicios cuando se los irrita. La Pachamama y el Llastay, entidad única en su origen y duplicada más tarde por la necesidad de antropomorfosear a los dioses, innata en el género humano, brindan al hombre los frutos de la tierra, pero éste ha de usarlos con mesura y según las legítimas necesidades, de lo contrario estas divinidades hacen pagar bien caro el despilfarro". Según el profesor Félix Coluccio en su imperdible Diccionario Folklórico Argentino, el Llastay tiene casi la misma importancia que la Pachamama en las zo

8 comentarios - Mitos y leyendas

@mas10_mas10 +1
muy bueno..soy de misiones. y es cierto lo del yasi yatere... cuando eramos chicos teniamos que dormir la siesta si o si. porq si no es yasi yatere nos iva a llevar.. simpre se escuchaba su silbido los mediodías misioneros...viejos recuerdos.. ha es un pajarito amarillo con negro. es impresionante como silva esta muy bueno..
@giulianopuma98
Yo soy de San Luis! Y La historia de Renca es Hermosa.. Muy bueno lo tuyo! +3 (que son todos los puntos que puedo dar) y a Favoritos! Te sigo..
@hurkaway
Es buena la intención pero no tiene fuentes. En Mendoza no hay iguanas y esa leyenda que cuentas pertenece al Litoral, no a la zona cuyana. No es una leyenda Huarpe.
@ZickArio
Moi bueno... A Favoritos!
@mandanguilla
POR LOS PODERES DE SAN CIPRIANO Y DE LAS 3 ALMAS QUE VIGILAN SAN CIPRIANO_________ VENDRA AHORA DETRAS DE MI ________________, VA A VENIR ARRASTRANDOSE Y ENAMORADO LLENO DE AMOR,DE DESEO PARA VOLVER Y PEDIRME PERDON POR MENTIR Y PARA PEDIRME EN NOVIAZGO Y MAS TARDE EN BODA LO MAS RAPIDO POSIBLE.

SAN CIPRIANO TENDRE ESE PODER QUE EL OLVIDE Y DEJE DE UNA VEZ CUALQUIER MUJER QUE PUEDA ESTAR EN SU CABEZA Y VUELVA A ASUMIRME Y DECLARARSE PARA QUE TODOS VEAN.

SAN CIPRIANO ALEJE DE __________________ CUALQUIER MUJER, QUE EL ME BUSQUE EN TODO MOMENTO HOY Y AHORA,DESEANDO ESTAR A MI LADO,QUE EL TENGA LA CERTEZA QUE SOY LA MUJER PERFECTA PARA EL, QUE_________ NO PUEDA VIVIR SIN MI Y QUE ____________________ SIEMPRE TENGA MI IMAGEN EN SU PENSAMIENTO EN TODOS LOS MOMENTOS.

AHORA DONDE ESTE CON QUIEN ESTE,EL ME BUSCARA PORQUE EL PENSAMIENTO DE EL ESTA EN MI.

Y AL ACOSTARSE QUE SUEÑE CONMIGO Y AL DESPERTAR QUE PIENSE EN MI Y ME DESEE,AL COMER PIENSE EN MI, AL PISAR QUE PIENSE EN MI,EN TODOS LOS MOMENTOS DE SU VIDA PIENSE EN MI.
QUE QUIERA VERME,SENTIR MI OLOR,TOCARME CON AMOR,QUE_______ QUIERA ABRAZARME,BESARME,CUIDARME,PROTEGERME,AMARME LAS 24 HORAS DE TODOS SUS DIAS HACIENDO ASI, QUE EL ME AME MAS Y QUE SIENTA PLACER SOLO POR OIR MI VOZ.

SAN CIPRIANO HAGA A _______________________ SENTIR POR MI UN DESEO FUERA DEL NORMAL, COMO NUNCA SINTIO POR OTRA PERSONA Y NUCA SENTIRA. QUE HAYA PALCER SOLO CONMIGO,QUE HAYA DESEO SOLAMENTE POR MI Y QUE SU CUERPO SOLO A MI PERTENEZCA, QUE SOLO TENGA PAZ SI ESTA BIEN CONMIGO.

TE AGRADEZCO A TI SAN CIPRIANO POR ESTAR TRABAJANDO A MI FAVOR Y VOY A DIVULGAR TU NOMBRE EN PAGO DE AMANSAR A__________ Y TRAERLO ENAMORADO,CARIÑOSO,DEVOTADO,DEDICADO,FIEL Y LLENO DE DESEO A MIS BRAZOS.

REZAR 3 DIAS Y DIVULGAR EN 3 SITIOS DIFERENTES... YA VERAS LOS RESULTADOS... TEN FE!!!!!