¿Por qué Lionel Messi no rinde en la selección argentina?


¿Por qué Lionel Messi no rinde en la selección argentina?

La rompe en el Barcelona pero su luz se apaga con la camiseta nacional. A poco más de dos meses del Mundial, las dudas sobre "La Pulga" arrecian de este lado del continente

Ya no es aquel chico de cabeza gacha que jugaba y prometía. A los 22 años Lionel Messi es un futbolista hecho y derecho que se divierte en las canchas europeas y se pone al Barcelona al hombro. Pero sus estrellas dejan de brillar cuando se calza la celeste y blanca: le pasó con Alfio Basile -cuando todavía se decía que había que darle tiempo- y le pasa con Diego Maradona -cuando se dice que es el técnico quien no lo sabe llevar.

Las conjeturas son muchas pero el resultado, uno solo: Messi no rinde en la Selección como sí lo hace en el club catalán.

Allá, en España, hace goles, es el mejor de su equipo, los rivales no lo pueden parar y justifica no en cada partido sino a cada minuto las comparaciones con Diego Maradona que suelen hacer de él.

Mientras Pep Guardiola lo compara con Michael Jordan por su incidencia en el juego del equipo, Maradona no sabe cómo hacerlo rendir de cara al Mundial de Sudáfrica 2010, donde Messi puede explotar. Explotar para bien o para mal.

No es del todo coherente pensar que Diego le encontrará la vuelta a su juego en poco más de sesenta días; tampoco se puede esperar que Messi se ilumine en una selección en la que no lo hacen jugar como en el Barcelona.

Es que allá Messi se siente en su casa, pues Barcelona es su hogar. Lo miman, lo idolatran. En Argentina le sucede lo contrario. Él no se ha identificado jamás con el fútbol de este país y encima el argentino medio no le perdona una. Se quiere, más allá de razones, que repita en la Selección lo que hace en el conjunto catalán. Pero su suerte ya parece estar echada, pues le han puesto un mote de "pecho frío" para con la Selección que difícilmente se lo pueda sacar. Inclusive, muchos recordarán que tras su intervención en la victoria de su equipo ante Estudiantes, en la final del Mundial de Clubes, en La Plata aparecieron injustificadas pintadas que lo tildaban de traidor por darle la victoria a su equipo en detrimento de un conjunto argentino.

La Selección contará, para muchos, con las mejores individualidades, pero el Barcelona tiene lo suyo y juega mejor gracias a la mano de su entrenador, Guardiola. ¿Se le puede pedir, entonces, a Messi que juegue bien en un equipo como el argentino, que juega tan mal? Si en Barcelona le sirven todo en bandeja como para que él se destaque, cabe preguntarse si en la Selección le pasa lo mismo. Cualquiera sabe que la respuesta es no.

No hay que culpar sólo a Messi. Alcanza con ver que la mayoría de los jugadores convocados por Maradona no mantienen el mismo nivel que en sus respectivos clubes. "La Pulga" no tiene por qué ser la excepción.

Al fin de cuentas el fútbol es un deporte de equipo en el que se destacan algunos o uno en particular. Y colectivamente, cualquiera sabe que hoy en día la diferencia a favor del Barcelona por sobre la selección argentina es abismal.


FUENTE
http://www.infobae.com