Historia de lineage II(parte3)

Historia de lineage II(parte3)

Capítulo 5. El desafio de los Gigantes.

Los gigantes comenzaron a abrigar escepticismo en sus corazones. Gran kaín ya habia probado su propia estupidez creando una humilde criatura viviente llamada humao. Ademas, debido a la lasciva conducta de Gran Kain y a los celos de Einhasad, El Inframundo fue creado y varios demonios fueron creados. Debido a la debilidad e incompetencia de Eva el continente fue gravemente deformado. Las semillas de la duda comenzaron a brotar en las mentes de los gigantes. ¿Merecían estos dioses su adoración?

Los gigantes podían montar en carros hechos con sus propias manos y entrar y salir libremente del palacio de los dioses. Ellos podian usar la magia para elevar una isla por los aires y vivir en los cielos como dioses. Ellos podian prolongar sus vidas hasta parecer que vivían eternamente. Los gigantes comenzaron a pensar que su poder era equiparable al de los dioses. A pesar de su sabiduría, se hicieron demasiado arrogantes.

Y asi los gigantes comenzaron su intención de convertirse en dioses.

Comenzaron a experimentar modificando organismos vivos para crear nuevas formas de vida. Los Gigantes llamaron a la magia que hacia posibles tales milagros “ciencia”. Ebrios de poder, los gigantes organizaron una fuerte armada para combatir contra los dioses a pesar del error de Shilen, los seis dragones, y numerosos demonios que emprendieron esa misma tarea.

Los dioses observaron las preparaciones de los gigantes y encolerizaron. Einhasad, que había clamado el único derecho de poder crear vida, estaba ciega de ira. Juro destruir a todos los gigantes junto con el continente y el mundo entero. Gran Kain le suplicó para que mantuviera la calma.

“Al igual que eres la Madre de la Creacion” le replicó, “la destrucción es mi responsabilidad. Sabes muy bien que tuve que resignarme cuando envidiaba tu cometido. Yo castigare a los gigantes por su conducta arrogante. Si despues continuas deseando destruir el mundo, luchare contigo con todo mi poder.” Gran Kain no iba a permitir la destruccion del continente, no importaba como, y Einhasad estaba muy ofendida por la intervencion de Gran Kain. Aun asi, como ambos eran de un estatus similar, ella no podia detenerlo.

Finalmente Einhasad entro en razon. Para castigas a los gigantes, decidio tomar prestado el martillo de Gran Kain – conocido como el Martillo de la Desesperanza. Debido a su inmenso poder destructivo, ni siquiera Gran Kain habia usado jamas ese arma. Aun llena de furia, Einhasad levanto el martillo alto sobre su cabeza y lo arrojó hacia el centro de la ciudad de los gigantes.

Capítulo 6. El fin de las edades.


Solamente cuando llamas rojas comenzaron a caer desde los cielos los gigantes se dieron cuenta del tremendo error que habian cometido. Combinando todas sus fuerzas intentaron frustrar el furioso lanzamiento de Einhasad y el Martillo de la Desesperanza. Pero incluso con el poder de los gigantes, no pudieron mas que desviar ligeramente el trayecto del martillo, que seguia segando las ciudades mientras descendia a el mundo.
Fue suficiente para destruir a la mayor ciudad del mundo; incontables gigantes y otras razas fueron instantaneamente diezmadas. Un gran agujero fue creado en la tierra y inmensas olas cubrieron la superficie. Finalmente, casi todos los gigantes habian perecido.

Aquellos gigantes que consiguieron sobrevivir huyeron al este para evitar la ira de Einhasad. Su camino era similar al que habia tomado Shilen en su lucha. Einhasad continuo cazandolos uno por uno y quemandolos hasta la muerte con relampagos. Los restantes gigantes fugitivos temblaban de temor y rezaron a Gran Kain.

“Gran Kain, Gran Kain! Nos hemos dado cuenta de que nuestro camino era erroneo. Solo tu puedes detener la furia y la locura de Einhasad. No nos dejes perecer, nosotros que hemos sido nacidos del mismo lugar que tu mismo, nosotros que somos las criaturas mas sabias y poderosas en la tierra!”.

De repente Gran Kain sintio que le embargaba un sentimiento de piedad por esas pobres criaturas y reflexiono que los gigantes ya habian sufrido suficiente por su transgresion. Alzando las mas profundas aguas de los mares del sur bloqueó el paso de Einhasad.

Einhasad gritó de furia, “¿Qué es esto?! ¿Quién se atreve a interferir en mi camino?! Eva, mi querida hermano, librate del agua que bloquea mi paso ahora mismo o preparate para meterte en los pasos de tu hermana mayor!”

Eva temia a Einhasad e inmediatamente devolvio las aguas al oceano. Einhasad continuo persiguiendo a los gigantes, matandolos uno a uno. Estos lloraron a Gran Kain de nuevo.

“Gran Kain! El mas poderoso de los dioses! Einhasad continua acechandonos, determinada a exterminarnos! Te rezamos, por favor ten piedad y salvanos!”

Gran Kain levanto la tierra en la que se encontraban los gigantes. El gran risco impedia la persecucion de Einhasad y ella gritó en alta voz.

“¡Maphr, mi querida hermana! ¿Quién se atreve a interferir conmigo?! ¡Baja la tierra en este instante. O preparate para seguir el camino de tu hermana!”

Temerosa por estas palabras, Maphr trato de reducir la tierra, pero Gran Kain la detuvo.

“Einhasad, porque no lo dejas? Toda la tierra conoce de tu furia y tiembla ante tu ira. Los sabios pero estupidos gigantes sienten el mal que han hecho hasta lo mas profundo. ¡Miralo por ti misma! La raza de orgullosas y nobles criaturas – que una vez dominaron la tierra – esta escondiendose en una estrecha franja de tierra y temblando de miedo por intentar escapar de ti! Ya no pueden desafiar a los dioses. Este lugar sera la prision de los gigantes para toda la eternidad. Calma tu furia, tu venganza esta completada.”

Einhasad aun sentia ira, pero no podia actuar contra los deseos de Gran Kain – la fuerza que poseia era igual a la suya. Ella decidio eso, como habia dicho Gran Kain, seria mejor dejar a los gigantes en esa tierra estrecha y esteril para por siempre arrepentirse de sus pecados en lugar de matarlos a todos. Acabo su caza y volvio a su casa.

Despues de lo ocurrido, Einhasad rara vez interferia con los acontecimientos de la tierra, puesto que habia sido profundamente decepcionada por los seres de la Tierra. Gran Kain también estuvo de acuerdo en no mostrarse a si mismo en la Tierra. La edad de los dioses estaba llegando a su fin.


Capítulo 7. Un retorno al fuego del campamento

La extraña pausa en su historia.
Cautivados por el cuento, no nos habiamos movido mientras nos relataba la historia de nuestro mundo. Su voz, aunque suave, penetraba profundo en nuetras cabezas – como si fuera de naturaleza magica. El mito del que nos habia hablado era completamente diferente del que nosotros conociamos, aun asi nadie protestó. Nosotros, los mas curtidos guerreros en todas las tierras, estabamos cautivados por este estrangero, nerviosos, incluso temerosos de este mero hombre. Cuando un buho cercano alzo el vuelo nos estremecimos con el repentino batir de sus alas.

El extranjero solto unas risas, levanto la humeante pipa hasta sus labios, y continuo si historia.

“ No desecheis mi historia automaticamente solo porque sea diferente da aquella que conoceis de los dioses. No hay pruebas de que vuestros sacerdotes esten mas cercanos a la verdad que un poeta errante. La historia de los dioses es la voluntad de los dioses, no de los humanos. Y asi, ¿cómo pueden unos simples sacerdotes conocen la verdad? Oid de nuevo mientras continuo. Esta es la historia de la tierra despues de la desaparición de los dioses. Esta es vuestra propia historia.”

El mundo cayo en una gran confusión seguida de la repentina desaparicion de los gigantes. Acostumbrados al control de los gigantes, los elfos, elfos oscuros, enanos y humanos se encaraban con la cruda realidad de defenderse por ellos mismos. En lo mas alto de este temible nuevo desafio, el mundo en el que vivian presentaba los estragos del impacto del Martillo de la Desesperanza. Muchos murieron durante los desastres que trajo Einhasad, y muchos mas murieron en la consiguiente confusion y caos. Las razas de la tierra suplicaron fervientemente a los dioses por la salvación, pero los dioses no respondieron.
Los primeros en tomar control de la situación fueron los elfos, puesto que ellos fueron la raza responsable de la politica durante la era de los gigantes. Los elfos tuvieron éxito en la unificación de las razas y continuaron con sus vidas. Pero a medida que pasaba el tiempo, se mostraba evidente que los elfos no tenian las mismas capacidades para controlar la tierra que tenian los gigantes. Los primeros en alzarse ante los elfos fueron los orcos.

“¿Son los elfos mas fuertes que nosotros? No! ¿Tienen los elfos el derecho de dominarnos? No! ¡No podemos consentir que aquellos quienes son mas debiles se atrevan a levantarse sobre nosotros!”

La fuerza militar de los orcos era poderosa y, habiendo vivido solo en paz, los elfos no eran rival para el orgullo y temeridad de los orcos. La mayoria de la tierra se convirtio en territorio orco en un instante y los elfos fueron conducidos a una esquina del continente. Aqui los elfos solicitaron ayuda de los enanos, quienes, con su abundante riqueza y superiores armas, podian tener una posibilidad contra los orcos.

“Raza de la tierra,” lloraron los elfos, “Venid en nuestra ayuda. Las violentas hordas orcas nos persiguen con su absoluto poder. Venid – dejadnos combatir juntos.”

Pero los enanos rechazaron friamente ayudar a los elfos. Para sus ojos, el mundo habia cambiado en favor de los orcos. No habia razon para los pragmaticos enanos de unirse con el bando debil. Los elfos se enfurecieron, pero no podian influenciar en su decisión.

Los elfos decidieron entonces conseguir ayuda de la raza del viento – los arteias. Sus reconocidas habilidades y ataques aereos serian suficiente ayuda para que los elfos triunfaran sobre los orcos. Una delegacion elfa viajó hasta los confines de la tierra buscando la ayuda de los arteias.

“Raza del viento, venid en nuestra ayuda! Los bárbaros orcos nos oprimen con su absoluta fuerza. Dejadnos unirnos y enseñemosles su estupidez!”

Pero, al igual que siempre, los arteias no estaban interesados en las politicas o guerras de la tierra. Determinaron no tomar parte en ningun bando y esconderse en lo mas profundo de las tierras interiores. Los elfos se desesperaron.

“Alas, nadie nos ayudara! Es este el final de nuestra raza? Son los sucios orcos quienes tomaran las tierras y reclamaran toda la gloria y la riqueza?”

Capítulo 9. Una Nueva Alianza

Desanimados por los pragmaticos enanos y los neutrales arteias, los elfos estaban abandonados sin aliados que llevaran a cabo la guerra con los orcos. Abandonados para lamentar su destino, los elfos se sorprendieron con la aparicion de un extraño entre sus filas. El extranjero se arrodillo ante el rey elfo, que se acercó para descubrir que el extranjero era un representante de los humanos. El extranjero llevaba una corona hecha con ramas de arboles.
“¿Qué ocurre, lider de los humildes humanos?” pregunto el rey elfo, “¿Vienes a burlarte de nuestra desdicha?”

El humano hizo una reverencia con su cabeza y habló, “No, sabio rey. Venimos a ver si nuestras débiles fuerzas pueden ser de alguna ayuda.”

Los elfos se alegraron, puesto que aunque los humanos eran insensatos y debiles, su gran numero podia ser de ayuda en la batalla.

“Muy encomiable por vuestra parte, rey humano,” conformó el rey elfo. “Insignificantes seres podeis ser, pero vuestra devota lealtad y voluntad de sacrificar vuestras vidas por nosotros es admirable. Vamos, adelante a la batalla para la victoria y vosotros ganareis estar directamente entre los elfos.”

El rey humano hizo una gran reverencia ante el rey elfo, y levantando su cabeza, mirando a su homólogo elfo. “Muy noble rey elfo,” dijo, “Nosotros los humanos tenemos una petición que hacer antes de que combatamos for la gloriosa victoria de la raza élfica. Nuestro poder es insuficiente. Nuestros dientes no pueden siquiera arañar la piel de los orcos y nuestras uñas son inútiles frente a sus músculos. Os rogamos, dadnos el poder de enfrentarnos a ellos. Enseñadnos los secretos de vuestra magia.”

Esta atrevida proposición dejo a los elfos furiosos y conmocionados. ¿Enseñarle magia a los humanos? Jamas! Los elfos gestionaron, invocando hechizos para convertir al humano en un monton de ceniza, pero la lider elfica Veora intercedio. Ella sentia que la petición no era amenzante y debia ser honrada. Los humanos eran demasiado debiles y es muy dudoso que ellos pudieran vencer a los orcos sin ayuda. Y con sus mentes inferiores, los humanos no serian ninguna amenaza incluso si fueran capaces de aprender magia. Y asi, ella hizo un trato que mas tarde le costaria su vida.

Los humans absorvieron rapidamente los caminos de la magia, aprendiendo mucho mas rapido de lo que los elfos habian anticipado. Los cuerpos humanos, aunque no eran tan fuertes como los de los orcos, habian sido fortalecidos a traves de la labor constante y la lucha interior entre su clase. Eran adeptos con sus manos y podian manejar habilmente armas y casi cualquier cosa, su número incrementó de forma enorme e impresionante. En un corto periodo de tiempo, la armada humana se convirtio en una fuerza formidable.

Capítulo 10. Un aliado se vuelve enemigo

La alianza entre humanos y elfos comenzo a tomar la delantera a los orcos. Mientras las mareas de la batalla se volvian a favor de la alianza, los enanos cambiaron su alianza con los orcos y comenzaron a construir suminstros de guerra para los humanos. Con las armaduras mas fuertes y las armas mas afiladas de los enanos, los humanos podian ahora derrotar la armada orca sin la ayuda de las fuerzas elficas.
Aunque las victorias de la alianza crecian en numero, los elfos comenzaban a sentirse inquietos. Podian sentir que los humanos crecian en fuerza y mas haya de su control. Aun asi los elfos no permitian que su malestar se convirtiera en preocupación, puesto que ellos no podian imaginar que lo mas bajo de todas las razas – la basura humana – pudiera concevir una revolución. Y con la victoria final sobre los orcos al alcance de la mano, los elfos no tenian tiempo que gastar en preocupaciones con los humanos. Los humanos continuaron aprendiendo mayores formas de magia, y eventualmente la guera acabo con la victoria de la alianza entre humanos y elfos. Los orcos fueron forzados a firmar un humillante tratado de paz y rapidamente se retiraron a la seguridad de sus guaridas en las tierras mas al norte de Elmore.

El lider de los orcos rió mientras partia, “Estupidos elfos. Esta victoria no es vuestra, sino de los sucios humanos. ¿Cómo os proponeis controlar estos monstruos que habeis creado?”

Habia verdad entre esas palabras de resentimiento, los elfos ahora se encaraban a una nueva amenaza – los humanos. Pero despues de la larga batalla, los elfos estaban demasiado cansados y debilitados para luchar. Por el contrario, los humanos con sus nuevos poderes mágicos, se encontraban fortalecidos. Y asi, los humanos se alzaron contra la raza élfica.

Demasiado tarde, los elfos se dieron cuenta que ellos habian tomado bajo sus alas a la descendencia de los dragones. Una feroz batalla entre poderes magicos sacudio la tierra una vez mas. Pero los elfos estaban demasiado debilitados para contener a las fuerzas humanas. Los elfos fueron obligados a retroceder lentamente hasta que estuvieron forzados a refugiarse en la seguridad de sus bosques. Desde la seguridad de su posición, preparaban el choque final contra los humanos. La magia elfica era mas poderosa en estos bosques y buscaron usar esta ventaja para su victoria.

Los elfos cavaron profundas mazmorras por las que rapidamente se oian los ecos del chocar de las espadas y los gritos de la batalla. Pero la victoria final en un asedio que duró 3 meses fue para los humanos. Ni el orgullo de los elfos, ni los poderes mágicos de los bosques elficos, ni siquiera su superior magia podia hacer frente a la innumerable marea que formaban las armadas de los humanos. Los elfos sufrieron un gran daño y con el tiempo esparon a la profundidad de los bosques. En su retirada, conjuraron poderosas barreras mágicas alrededor de sus bosques para prevenir el paso de los humanos o cualquier otra raza.

Y asi, los humanos se convirtieron en los conquistadores de toda la tierra.

la ultima parte : http://www.taringa.net/posts/info/5060560/Historia-de-lineage-II%28parte-4%29.html

Fuentes de Información - Historia de lineage II(parte3)

Tags: lineage | historia | 2 | del | parte3

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 307 Visitas
  • 0 Favoritos

1 comentario - Historia de lineage II(parte3)