La Justicia anuló un fallo

que autorizó un aborto

que ya fue realizado



La decisión de la Cámara del Crimen de Bariloche sólo tendrá efectos "precautorios" porque el aborto se hizo hace 11 días. El fallo cuestionó al juez que autorizó la intervención a una adolescente que había denunciado violaciones de su padre y de un tío.Los jueces de la Cámara del Crimen de San Carlos de Bariloche anularon un fallo de un juez de instrucción penal que autorizó un aborto a una adolescente que había denunciado violaciones por parte de su padre y un tío. Pero la resolución sólo tendrá efectos "precautorios", según aclaró uno de los magistrados, porque la intervención quirúrgica se realizó hace once días.

La decisión de la Cámara se conoció ayer y destacó en sus fundamentos que el expediente por la apelación le fue remitido al mediodía del 8 de abril, horas antes de que la joven de 17 años fuera intervenida en el hospital Ramón Carrillo. Por eso el fallo tiene severos cuestionamientos al juez de instrucción penal Martín Lozada, el que autorizó el aborto, por no haber ordenado a la clínica que suspendiera la operación mientras se tramitaba la apelación.

http://www.clarin.com/diario/2010/04/17/um/m-02183011.htm

Los camaristas, además, cuestionaron los argumentos de Lozada para permitir el aborto en un caso no contemplado como excepción en el Código Penal, dado que la salud de la adolescente que denunció las violaciones no corría peligro. Y sostuvieron que la medida generó "una violación del debido proceso con afectación a la garantía de defensa" porque no se tuvo en cuenta los reclamos en contra de la intervención que hizo la defensora oficial de la menor de edad, Paula Bisogni. Para la Cámara, el juez "violó los derechos de la persona en gestación".

El aborto fue practicado el 8 de abril y el juez Lozada pidió a los médicos del hospital que guardaran muestras de ADN del feto destruido para poder identificar al padre del bebé no nacido y presunto violador de la adolescente. Según el expediente, la defensora oficial concurrió al hospital local dos días antes del aborto para advertir que el fallo de Lozada no estaba firme y recomendar que no se hiciera el aborto. Para los camaristas, "si la autoridad sanitaria hizo caso omiso de la presentación, parece evidente que tuvo la autorización expresa o tácita del juez que concedió el recurso de apelación en carácter suspensivo a sabiendas de que el destino del mismo iba a devenir en abstracto, pues la intervención médica ya se había programado y ejecutado el aborto".

Previsiblemente, el caso desató la polémica en Bariloche. El ex concejal, directivo del Colegio de Abogados local y miembro de la organización no gubernamental Grávida Diego Breide reclamó la renuncia del juez que autorizó el aborto, al que acusó de un "error que costó la vida de un inocente".

Uno de los camaristas sostuvo que, de aquí en más, a la Justicia no le resta hacer "nada" porque "el bebé ya murió". Según explicó, el tribunal dictó sentencia pese a que el aborto se había concretado por una cuestión precautoria.