Genios de la Humanidad todos los tiempos.

Genios de la Humanidad todos los tiempos.


Stephen Hawking


A lo largo de la historia se han conocido muchos casos de personajes heroicos, quienes, a pesar de muchas adversidades y en contra de todas las probabilidades, han dejado una huella imborrable en la memoria de la humanidad. Una de estas leyendas, que hoy día sigue asombrando al mundo por su perseverancia y sus descubrimientos científicos, es el físico y cosmólogo Stephen Hawking, quien además de haber revolucionado el mundo de la física a través de sus sorprendentes teorías ha logrado vencer una difícil enfermedad que le impide hablar y moverse.

Por todo ello, Hawking, no solamente ha causado un fuerte impacto en el complejo mundo de las ciencias, sino que incluso ha trascendido los cerrados círculos científicos para convertirse en una personalidad admirada por el público en general, casi una estrella, hecho que incluso le ha llevado a aparecer en numerosos programas y series de televisión como Los Simpsons. Pero llegar hasta este estado excepcional de reconocimiento no ha sido tarea fácil, para ello ha debido superar numerosos barreras y obstáculos, entre ellas convencer a la comunidad científica de sus novedosas teorías y superar su enfermedad.

Revolucionando la ciencia

Su interesante historia comienza el 8 de enero 1942 en Oxford, Reino Unido. Quizás por una jugada del azar nace el mismo día que murió Galileo Galilei 300 años antes. A pesar de que durante el bachillerato nunca destacó por sus calificaciones, Hawking logró ingresar en la Universidad de Oxford de donde se graduó unos años después. Gracias a una beca, realizó un doctorado en la Universidad de Cambridge, donde se especializó en Física Teórica y Cosmología, campo por el que desde niño sentía fascinación. Después de obtener su doctorado trabajó como investigador y profesor asociado en la Universidad Gonville y Caius. Después de dejar el Instituto de Astronomía, en 1973, Stephen se incorporó al Departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica de la Universidad de Cambrigde, y desde 1979 es Profesor Lucasiano de Matemáticas, cargo que ejerció Isaac Newton.

Las investigaciones que ha desarrollado Hawking se centran en las leyes orgánicas que gobiernan el Universo. Junto con Roger Penrose, demostró que la Teoría General de la Relatividad de Einstein implicaba que el espacio y el tiempo tendrían un origen en el llamado "estallido inicial" o Big Bang y un final en los agujeros negros. Estos revolucionaros resultados indicaron que era necesario unificar la relatividad general con la teoría cuántica, dos de los conceptos científicos más importantes de la primera mitad del siglo XX. Una consecuencia de tal unificación es la sorprendente teoría que señala que los agujeros negros no son totalmente negros, sino que emiten radiación y eventualmente se evaporan y desaparecen. Esta radiación, tan potente que puede escapar de la atracción de los agujeros negros, fue bautizada con el apellido del científico. Otra conjetura que se desprende de los estudios de Hawking es que el Universo no tiene ningún borde o límite en el tiempo imaginario. Esto implicaría que el origen del Universo fue determinado totalmente por las leyes de la ciencia, lo cual descarta, según el investigador, cualquier intervención divina en la creación.

Los resultados de las investigaciones de Hawking han causado polémicas tanto en los círculos científicos como en los eclesiásticos. Precisamente el pasado mes de junio, el profesor presentó los resultados de uno de sus últimos estudios, según los cuales, el Universo es un ente sin principio ni fin que es autosuficiente, lo cual excluye la idea de un ser supremo que lo haya creado. Por supuesto, la teoría del científico causó diferentes opiniones entre la comunidad científica y la Iglesia.

A pesar de lo controvertido que han sido sus estudios, las investigaciones de Stephen Hawking han merecido destacados elogios por parte de académicos y expertos. Sus aportaciones a la ciencia le han permitido obtener decenas de premios a lo largo de su vida, entre los que se encuentran el Albert Einstein, en 1978, y el Príncipe de Asturias, en 1989, y es un firme candidato al Nobel desde hace años.

Pero Hawking también se ha convertido en uno de los escritores más vendidos de los últimos años. A través de sus tres libros, "Breve historia del tiempo", "Agujeros negros y Universos Bebés y otros asuntos" y su más reciente "El Universo en una cáscara de nuez" (que fue galardonado el pasado 25 de junio con el premio Aventis 2002), el científico ha logrado traducir en un estilo ameno el complejo lenguaje de la ciencia física. Es tal la recepción que sus obras han tenido en los lectores, que se han transformado en éxitos de ventas.

Venciendo una enfermedad

Una de las características de Stephen Hawking es su perseverancia, tanto profesional como personal. El investigador ha luchado desde hace 38 años contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), un mal que padecen 350.000 personas alrededor del mundo. En España se diagnostican 900 casos al año, y en total hay 4.000 afectados. El ELA es una enfermedad neurológica degenerativa, que progresivamente produce dificultades de coordinación en las extremidades, atrofia de manos, rigidez de piernas, calambres y problemas para hablar.

A los 21 años, cuando Hawking finalizaba sus estudios universitarios, le fue diagnosticado el ELA. Esta enfermedad le ha acompañado a lo largo de su vida y de sus investigaciones y no ha representado un impedimento para llegar al éxito profesional y personal (tiene tres hijos y un nieto). En enero cumplió 60 años de vida, ocasión que fue celebrada con diferentes actos especiales en el Reino Unido. Para llegar a su actual nivel de reconocimiento, el científico no solamente ha contado con su perseverancia, sino también con un notorio sentido del humor.

Con ese sentido del humor relata su lucha contra el ELA en su página web (http://www.hawking.org.uk), donde explica que "a menudo me preguntan: ¿Cómo se siente por tener ELA? La respuesta es, no siento mucho. Intento llevar una vida tan normal como sea posible y no pensar en mi condición, o lamentar las cosas que no puedo hacer, que no son muchas."

Al tiempo que comenzó a progresar en sus investigaciones, la lucha contra su enfermedad se fortaleció a través del desarrollo de una optimista filosofía de vida. Hawking explica que "antes de que diagnosticaran mi enfermedad, me sentía aburrido de la vida, me parecía que no había nada digno por hacer. Después de salir del hospital, comprendí repentinamente que había muchas cosas con mérito que podía hacer. De hecho, después descubrí que estaba disfrutando de la vida mucho más que antes." El científico incluso ha compaginado su visión de la vida con sus estudios, en una ocasión escribió que "la especie humana es tan insignificante comparada con el Universo que ser discapacitado no tiene mucha trascendencia".

El secreto de su silla

La silla de ruedas de Stephen Hawking no es cualquier silla de ruedas, es un instrumento fundamental para su trabajo que está equipado con lo último de la tecnología para ayudarle a desplazarse y comunicarse. En un pequeño examen a su silla se puede observar el progreso que ha vivido el campo de la informática en los últimos años. Hasta 1985, Hawking aún podía, con cierta dificultad, moverse y hablar. Sin embargo, ese año enfermó de pulmonía y tuvo que ser sometido a una traqueotomía. La intervención lo despojó permanentemente del habla. Como recuerda en su página web, "por esa época, sólo podía comunicarme dictando letra por letra o levantando mis cejas". Un tiempo después, un especialista en ordenadores de California escuchó del problema del científico y le envió un programa informático que él había desarrollado, llamado Equalizer.

A través de la tecnología, Hawking pudo volver a comunicarse oralmente con el mundo. El programa Equalizer transforma en voz las palabras que el científico selecciona de una serie de menús en la pantalla del ordenador, presionando un interruptor con sus dedos. También se controla a través de un interruptor sensible al movimiento de la cabeza o del ojo. Unos años después, el científico incorporó un potente ordenador portátil, cargado con una versión más avanzada del programa, a su silla de ruedas. Gracias a esta tecnología, Hawking no solamente ha podido recuperar el habla, sino que ha podido escribir tres libros, decenas de artículos científicos y dictar múltiples conferencias alrededor del mundo. En un alarde de su popular sentido del humor, Hawking afirma que lo único que le molesta del programa es que le obliga a hablar con acento estadounidense.


10



5


Albert Einstein

Tímido y retraído, con dificultades en el lenguaje y lento para aprender en sus primeros años escolares; apasionado de las ecuaciones, cuyo aprendizaje inicial se lo debió a su tío Jakov que lo instruyó en una serie de disciplinas y materias, entre ellas álgebra: "...cuando el animal que estamos cazando no puede ser apresado lo llamamos temporalmente "x" y continuamos la cacería hasta que lo echamos en nuestro morral", así le explicaba su tío, lo que le permitió llegar a temprana edad a dominar las matemáticas. Dotado de una exquisita sensibilidad que desplegó e el aprendizaje del violín, Albert Einstein fue el hombre destinado a integrar y proyectar, en una nueva concepción teórica, el saber que muchos hombres de ciencia anteriores prepararon con laboriosidad y grandeza.
Nacido en Ulm, Alemania el 14 de marzo de 1879. Antes cumplir dos años, su familia se trasladó a Munich, donde permaneció hasta 1895, período en el cual vio su vida trastornada cuando su familia se trasladó a Italia después del hundimiento de la firma eléctrica de su padre en Munich. Dejado en Munich para que terminara el año escolar, Albert decidió muy pronto abandonar el curso. y reunirse con su familia, cuando aún le faltaban tres años para terminar su educación media. El colegio no lo motivaba; era excelente en matemáticas y física pero no se interesaba por las otras materias. Así, a la edad de dieciséis años, Albert tuvo la oportunidad de conocer la gran tradición cultural italiana; admirar las obras de Miguel Ángel, que le impactara profundamente, y recorrer Italia pensando y estudiando por su cuenta. Durante este período empezó a contemplar los efectos del movimiento a la velocidad de la luz, un rompecabezas cuya resolución cambiaría para siempre la, física y la cosmología.
En Italia tuvo toda la libertad que quería y gozó por un tiempo de su vida, pero su padre lo obligó a pensar en la universidad. Regresó a Munich y luego se traslado a Zurich, en Suiza, para continuar sus estudios. En esta última ciudad no pudo ingresar a la universidad debido a no haber completado sus estudios secundarios. Alternativamente decidió incorporarse al Instituto Politécnico de Zurich, donde logró estudiar física y matemáticas con Heinrich Weber y Hermann Minkowski. Fue condiscípulo de Marcel Grossmann, que llegó a ser su gran amigo. Pero en la nación helvética, los caminos que tuvo que recorrer Albert Einstein no fueron fáciles. Llegó a conocer el hambre, la segregación académica - por no ser suizo - y también llegó a casarse con una joven matemática croata, Mileva Maric, luego de haber terminado sus estudios, en el año 1900, y de haber obtenido la nacionalidad suiza.
Con la graduación llegó el final de la asignación que le pasaba su familia, y Einstein tuvo que buscar trabajo. Sin recomendaciones -más tarde recordó que "no estaba en buenas relaciones con ninguno de sus anteriores maestros"-, no pudo encontrar ningún trabajo permanente y tuvo que arreglárselas de maestro para dictar clases particulares y/o a tiempo parcial. Después de dos años de empleos esporádicos, Einstein se volvió a beneficiar de la amistad de Marcel Grossmann, a quién había conocido en sus tiempos de estudiantes del Instituto Politécnico de Zurich, que por aquel entonces estaba enseñando matemáticas. A través de su contacto familiar, Grossmann consiguió para Einstein un puesto como experto técnico de tercera clase en la Oficina de Patentes suiza en Berna.
Trabajando en la oficina de patentes de Berna, Einstein pudo escamotear tiempo en su trabajo, gracias al dominio que había logrado en las funciones que desempeñaba, y dedicarlo para sus propios estudios sobre temas tales como las propiedades físicas de la luz. Por las noches trabajaba en ciencias o invitaba a algunos amigos a su apartamento para hablar de física, filosofía y literatura. Estas reuniones solían ser animadas y ruidosas duraban hasta altas horas de la noche, ante la irritación de sus vecinos. Aunque Einstein era esencialmente un solitario, la oportunidad de desarrollar ideas y probarlas sobre los agudos intelectos de sus amigos era valiosísima. Empezó a publicar los resultados de sus investigaciones en uno de los principales diarios científicos, y focalizó sus intuitivos análisis sobre las implicaciones de la cuestión que lo había intrigado años antes: ¿Cómo sería cabalgar en un rayo de luz?
A la temprana edad de veintiséis años, Einstein publicó cuatro trabajos científicos. En uno postula los cuanta de luz, para explicar el efecto fotoeléctrico. El segundo trabajo era acerca del movimiento browniano. Sin duda el trabajo más importante fue el titulado «Acerca de la electrodinámica de los cuerpos en movimiento», donde expone la relatividad especial. En él plantea dos postulados que tienen inmensas consecuencias:
Todos los observadores que se mueven entre sí con velocidad constante son equivalentes en lo que a las leyes de la física se refiere. Este es el principio de relatividad que excluye la noción de espacios y tiempos absolutos.
La velocidad de la luz en el vacío es la misma para todos los observadores, 299.792 kilómetros por segundo, y es independiente del movimiento relativo entre la fuente de luz y el observador. Este postulado explica el resultado negativo del experimento de Michelson y Morley. En esos primeros años Einstein plantea su famosa relación E = m x c2, el producto de la masa por el cuadrado de la velocidad de la luz dan la energía asociada a una masa m. Masa y energía son dos formas equivalentes. Esto produjo una revolución en nuestra comprensión de la física del Sol y las estrellas y constituye la base de la energía nuclear.
Hacia 1909, fue nombrado profesor del Instituto Politécnico de Zurich. Actividad docente que luego desarrolló en Praga y Berlín. Einstein trabajó afanosamente en una generalización de su teoría de la relatividad. En 1911, formula el principio de equivalencia entre un movimiento acelerado y un campo gravitacional.
Separado de su primera mujer, con la cual tuvo dos hijos varones, contrajo matrimonio con su prima Elsa Einstein en 1915, que también era separada y con dos hijas. Un año después, en 1916, dio a conocer su teoría general de la relatividad, en un periodo pleno de vivacidad y alegría. Escribió a uno de sus amigos: "En el curso de este último mes he vencido el periodo más excitante de mi vida y el más fructífero". En la relatividad general, geometriza la gravitación. Una masa deforma el espaciotiempo a su alrededor y Einstein proporciona las matemáticas que permiten calcular punto a punto la "geometría" en la vecindad de una masa.
Pese a ser de una concepción eminentemente de base de matemática abstracta, la relatividad general tenía un gran número de aplicaciones concretas. Por un lado, explicaba una desconcertante discrepancia en la órbita de Mercurio, el planeta más interior del sistema solar. El perihelio del planeta -el punto en el que está más cerca del Sol- avanzaba cada año en una cantidad significativamente más grande que la predicha por las leyes de Newton. En sus esfuerzos por explicar la diferencia, los astrónomos habían especulado durante algún tiempo en la existencia de un pequeño planeta que orbitara entre Mercurio y el Sol. Einstein demostró que ese cuerpo era innecesario. Su nueva teoría de la gravedad explicaba completamente el misterio de la órbita de Mercurio como una consecuencia del espacio intensamente curvado en las inmediaciones del Sol.
El éxito de esta primera aplicación de la teoría a la observación complació enormemente a Einstein: " Estuve fuera de mí por el éxtasis durante días", escribió a un amigo. La hazaña impresionó también a sus colegas científicos, pero después de todo era una explicación a hechos ya conocidos.
La primera comprobación empírica de la teoría de la relatividad ocurrió, cuando mediciones hechas durante el eclipse total de Sol de 1919 demostraron que sus cálcalos, sobre la curvatura de la luz en presencia de un campo gravitatorio, eran exactos. Cuando se dieron a conocer los resultados en la Royal Society de Londres, su presidente expresó emocionadamente: "No se trata en este caso del descubrimiento de una isla alejada del mundo, sino de todo un nuevo continente de nuevas ideas científicas. Es el más grande descubrimiento concerniente a la gravitación que se haya hecho después que Newton enunció sus principios".
Pero junto con la gloria también se hizo presente el dolor. En poco tiempo había perdido a su hijo Eduardo y fallecían dos de sus hijas: Ilsa y la que había tenido con su primera esposa.
Albert Einstein fue galardonado con el Premio Nobel de Física en el año 1921, por sus investigaciones sobre el efecto fotoeléctrico y sus grandes aportaciones en el terreno de la física teórica.
Desde comienzos de los años '30, y con el avenimiento en Alemania del nazismo, su vida se caracterizó por sus continuos viajes obligados, protegiéndose del régimen gobernante alemán, y por su decidida oposición a éste. Vivió en Coq, Bélgica, accediendo a una invitación de los reyes. Estuvo asimismo en Francia y Gran Bretaña, para finalmente echar raíces en Estados Unidos y, a contar de 1933, establecerse en Princenton. Allí falleció en 1936 su segunda esposa. En 1940, obtuvo la nacionalidad norteamericana y, hasta su muerte, acaecida el 18 de abril de 1955, Einstein trabajó por integrar en una misma teoría las cuatro fuerzas de la naturaleza: gravedad, electromagnetismo, y las subatómica fuerte y débil, las cuales comúnmente reconocemos como «fuerzas de campo».
Einstein escribió numerosos artículos de divulgación para revistas científicas, dictó conferencias que transcribieron, y algunos libros. Los títulos más destacados: Electrodinámica de los cuerpos en movimiento, Fundamentos de la teoría de la relatividad general, Sobre la teoría del campo unificado, Mis ideas y opiniones; La física, aventura del pensamiento, esta última obra escrita en colaboración con Leopold Infeld.
Einstein fue un científico que legó su preeminencia, hasta ahora, sin contrapesos. Genial y con la misma intuición física de Newton, pero con un carácter simpático; un visionario como Kepler, pero que siempre supo mantenerse aterrizado sobre la Tierra, recibió en vida, al igual que Newton, todos los honores y el respeto que un genio tan excepcional merece.


2


7


Mahatma Gandhi


(Mohandas Karamchand Gandhi; Porbandar, 1869 - Delhi, 1948) Pensador y líder del nacionalismo indio. Es la personalidad indígena más relevante de la historia india contemporánea. Domina la escena política y social de la India durante la primera mitad del siglo XX. Valioso legado de su actividad encaminada al bien de sus compatriotas y a la independencia de su país en el marco de una extraordinaria concepción filantrópica y humanitaria, ha quedado la obra titulada por él Historia de mis experiencias con la verdad (que en su primera redacción data de unos veinte años antes de su muerte), una mole ingente y varia de artículos publicados en revistas y periódicos, numerosos discursos oficiales pronunciados en la India y en Inglaterra y las abundantes alocuciones de carácter familiar y paternal dirigidas al pueblo y cuyo vivo y religioso recuerdo se mantiene todavía.
Pasó la infancia en un ambiente familiar ordenado y recogido que dejó en él una huella indeleble. Su padre era funcionario estatal de grado elevado y su madre conservaba una fe religiosa apasionada y operante que se remontaba a las antiguas y sagradas tradiciones brahmánicas e hindúes. Después de haber seguido en su patria un curso regular de estudios y cuando tenía cerca de veinte años, mantuvo durante tres años un primer contacto directo con la cultura occidental, viviendo en Londres, donde esperaba perfeccionarse en los estudios jurídicos.

Regresó después a la India; pero no permaneció allí mucho tiempo. Los ideales que guiaron toda su vida y que se identifican con un ardiente amor a la India (cuya antigua civilización y algunas épocas gloriosas de su historia trimilenaria se le aparecían como firmes bases para la deseada unión nacional) y una necesidad innata de llevar a cabo la difícil misión con un espíritu de amor y caridad hacia la humanidad entera, comienzan a revelarse públicamente con el generoso impulso con que Gandhi -habiéndose trasladado en 1893 al África meridional- se dedicó a realizar la obra de redención y de elevación moral y social de muchos millares de indios allí residentes.

Numerosas y variadas fueron sus iniciativas humanitarias; instituyó colonias agrícolas y hospitales, y, sobre todo desde entonces, trató de eliminar las castas y religiones que dividían a su pueblo. En sus relaciones y en sus inevitables choques con las autoridades gubernativas de Sudáfrica inauguró un método de lucha, o mejor de resistencia que mantenía el respeto a la persona humana y evitaba la revuelta armada; y ya en África, en 1906, puso en práctica el "satyagraha" ("obstinación por la verdad", conocido en Occidente con el nombre de "resistencia pasiva".

Regresó a finales de 1914 a la India, donde llevó una vida retirada hasta 1918, término de la primera Guerra Mundial. A partir de este año, Gandhi fue prácticamente el jefe del movimiento nacionalista. Su bandera, al principio la simple "autonomía", que toma su base de la "autonomía económica" a la que se llega mediante la "no colaboración" y después con la "desobediencia civil", pasa a ser en fin el símbolo de la "independencia nacional" ("svaraj".

1920 señala una fecha importante en la vida de Gandhi, porque fue precisamente en este año, en ocasión de la sesión extraordinaria del Congreso Nacional Indio en Calcuta y en la ordinaria celebrada poco después en Nagpur, cuando Gandhi obtuvo un gran éxito personal, por cuanto en la primera fue aprobada y en la segunda ratificada la puesta en práctica de una gradual resistencia pasiva, deseada y ardientemente propugnada por Gandhi.

Se convierte entonces en primerísima figura, no sólo en el seno del Congreso, sino en toda la India; y a este año se remonta el título de "Mahatma", que el mismo pueblo le confirió en un impulso espontáneo de entusiasmo y de devoción; y dicho apelativo, que significa literalmente "el magnánimo" y alude a sus dotes de "profeta" y de "santo" que las masas le reconocían, lo glorifica y lo señala para la posteridad.
Los períodos sucesivos de la vida de Gandhi muestran una ininterrumpida serie de episodios durante los cuales continuó su actividad política, con pausas más o menos largas pasadas en duras prisiones. De 1930 es una vigorosa llamada directa al pueblo, redactada por entero por Gandhi y sancionada por el Congreso; llamada en la que se siente vibrar toda la pasión y todo el amor de Gandhi por su tierra madre y su anhelo por liberarla de la dominación extranjera. De aquel mismo año es su valerosa actuación contra las leyes del monopolio de la sal y su memorable marcha de tres semanas, osada y simbólica al mismo tiempo, realizada en medio del entusiasmo irrefrenable de las muchedumbres a lo largo del recorrido que separa la ciudad de Ahmedabad de la pequeña localidad costera de Dandi.

A finales de 1931 participa en Londres en la segunda conferencia de la Mesa Redonda. Pero la conferencia marcó un fracaso para la causa india. Vuelto a su patria, Gandhi vivió durante algunos años apartado de la política oficial; pero dedicado a su apasionada atención a los problemas sociales, especialmente al concerniente a los "intocables". Reapareció en la escena política en 1940, durante la segunda Guerra Mundial, y con indómita constancia, continuó luchando -siempre inerme- por aquellos ideales de cuya fe nunca se apartó; y así mantuvo una esperanza inquebrantable hasta el día de su sacrificio.

Gandhi ha sido jefe y maestro de su pueblo y lo ha guiado a la consecución de la meta que había soñado ardientemente. Gandhi vio la India independiente, aunque no se haya verificado su deseo de fundir hindúes y musulmanes en unitaria convivencia. Y, ciertamente, ello constituyó una espina, a la que se añadieron las amargas desilusiones y dolores por las violencias y los estragos que acompañaron al nacimiento de la Unión India y del Pakistán.

Extraordinaria figura de asceta indio, Gandhi no pasó su existencia en el tradicional eremitorio solitario, sino que fue impulsado por su infinito amor a su tierra madre y a sus hermanos a vivir -excepto algunos breves paréntesis- en medio del mundo y a practicar sus virtudes ascéticas, aun permaneciendo en contacto con gobernantes y métodos políticos del pleno siglo XX. El amor ("ahimsa" fue su arma política, y se nos aparece totalmente dominado por aquel sentimiento de bondad y de afectuosa dulzura que es la nota dominante del Visnuísmo.

Sus repetidos y dolorosos ayunos (realizó dieciséis, el último de ellos pocos días antes de su fin en un intento de conseguir la paz religiosa de toda la India) eran la prueba de una completa entrega a su causa y consiguieron la devoción de las masas; su palabra apasionada las entusiasmaba, sus plegarias y sus invocaciones al dios Raro, recitadas en público, conmovían y arrebataban al auditorio. Actuó políticamente siguiendo medios que estaban en neto contraste con la práctica dominante, consideró despreciable el principio según el cual el fin justifica los medios, principio que muchos siglos antes, un maestro indio de política, Kautilya, había exaltado y puesto en práctica con un realismo sin escrúpulos.

Pero el método, diríamos evangélico, predicado y realizado por Gandhi consiguió el deseado triunfo. El desconsolado anuncio hecho a las gentes de que el padre ("bap" había muerto, el dolor del pueblo impresionado por la noticia del trágico fin, la consagración de sus cenizas, sumergidas religiosamente en numerosos ríos sagrados del inmenso país, revelaron al mundo que la India había perdido a su más grande santo de la Edad Moderna.

4


Charles Darwin

3


Charles Robert Darwin (12 de febrero de 1809, Shrewsbury, Inglaterra – 19 de abril de 1882, Kent, Inglaterra), biólogo británico. Sentó las bases de la moderna teoría de la evolución, al plantear el concepto de evolución de las especies a través de un lento proceso de selección natural.

Nació en Shrewsbury, en Inglaterra, quinto de seis hijos de Robert Darwin, medico generico de la alta sociedad con una positiva carrera profesional y financiero, y de Susannah Wedgwood; era nieto de Erasmus Darwin y de Josiah Wedgwood.

Después de graduarse en Cambridge en 1831, Darwin se embarcó como naturalista sin paga, a los 22 años, en el barco de reconocimiento HMS Beagle, merced a la recomendación del también naturalista John Stevens Henslow que había conocido en Cambridge, para emprender una expedición científica alrededor del mundo que duraría 5 años.

Durante el viaje Darwin estudió las aguas costeras, midió profundidades e indicó las grandes corrientes oceánicas. Abandonó el barco frecuentemente para realizar largas expediciones por tierra, durante las cuales pudo reunir gran cantidad de especímenes.
Viaje del Beagle

Además, contempló con asombro la diversidad de la fauna y la flora en función de los distintos lugares. Así, pudo comprender que era la separación geográfica y las distintas condiciones de vida la causa de que las poblaciones variaran independiente unas de otras.

A su vuelta al Reino Unido publicó su obra Diario del viaje del Beagle. Poco después, Darwin se había convertido en una celebridad científica. Fue elegido secretario de la Sociedad Geológica de Londres y se ganó el respeto y amistad de la élite intelectual británica: Charles Lyell, Thomas Henry Huxley y Joseph Dalton Hooker.

La selección natural y el origen de las especies
Artículo principal: Selección natural
El origen de las especies

La lectura del libro Ensayo sobre el principio de la población, del economista británico Thomas Malthus, permitió a Darwin completar su teoría. Según Malthus, el constante aumento de la población mundial que se estaba dando provocaría el agotamiento de los recursos naturales y una lucha por la supervivencia, que acabaría con el triunfo del más fuerte.

Para Darwin, ya no había duda. Inmediatamente desarrolló su teoría: La selección natural, en biología, es un proceso por el cual los efectos ambientales (falta de recursos, cambios geológicos, llegada de nuevas especies…) conducen a un grado variable de éxito reproductivo entre los individuos de una población de organismos con características, o rasgos, diferentes y heredables.

Esta era la causa de la variación de las especies en función de los climas y los recursos de cada lugar. Darwin argumenta que todos los seres vivos tienen una ascendencia común y las diferentes variedades y especies que se observan en la naturaleza son el resultado de la acción de la selección natural en el tiempo. La explicación propuesta por Darwin del origen de las especies y del mecanismo de la selección natural a la luz de los conocimientos científicos de la época, constituye un gran paso en la coherencia del conocimiento del mundo vivo y de las ideas evolucionistas presentes con anterioridad. Integra armoniosamente los avances contemporaneos en paleontología y geología; y sienta las bases que cerrarán el debate frente a las tesis alternativas de tipo fijista/creacionista como el catastrofismo de Georges Cuvier.

Darwin dedicó los siguientes años al desarrollo de su teoría evolucionista. Hubiera podido publicar antes, pero las dudas, el miedo a la polémica y su mala salud retrasaron la publicación, a pesar del apoyo constante que recibió de Huxley, Lyell, Hooker y su esposa Emma Wedgwood, con la cual había contraído matrimonio en 1839.

En 1858 recibió una carta de su compatriota Alfred Russel Wallace, el cual había desarrollado de un modo independiente la misma teoría que Darwin. Para evitar la polémica, decidieron publicar conjuntamente un artículo en la Sociedad Linneana titulado Sobre la tendencia de las especies a crear variedades; y sobre la perpetuación de las variedades y de las especies por medio de la selección natural.

El trabajo de Darwin tuvo una influencia decisiva sobre las diferentes disciplinas científicas, y sobre el pensamiento moderno en general. Recogió su teoría en su libro El origen de las especies, publicado el 24 de noviembre de 1859 y que se agotó el primer día en que salió a la venta. En 1871 publicó El origen del hombre, donde defendía la teoría de la evolución del hombre desde un animal similar al mono, lo que provocó gran controversia religiosa.

Otras de sus obras fueron: La variación de los animales y de las plantas bajo la acción de la domesticación (1868), La descendencia humana y la selección sexual (1871), y La expresión de las emociones en el hombre y en los animales (1872). Eran exposiciones detalladas sobre temas que sólo disfrutaban de un pequeño espacio en el Origen de las especies.

Darwin fue escogido miembro de la Royal Society (1839) y de la Academia Francesa de las Ciencias (1878).


1


Thomas Jefferson

8


Thomas Jefferson (13 de abril de 1743 — 4 de julio de 1826) fue el tercer presidente de los Estados Unidos de América, ocupando el cargo entre 1801 y 1809. Anteriormente también había ocupado los cargos de vicepresidente (entre 1797 y 1801) y de gobernador de Virginia (1779-1781), siendo conocido además por el hecho de ser el principal autor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y por fundar de la Universidad de Virginia.

Thomas Jefferson nació en Shadwell (Virginia) el 13 de abril de 1743, en el seno de una familia acomodada. Fue el tercero de los diez hijos (dos de los cuales nacieron muertos) del matrimonio formado por Peter y Jane Jefferson, dueños de una plantación que llevaba el nombre de la ciudad. En 1752, Jefferson comenzó a asistir a clase en una escuela local. A los nueve años de edad, empezó a estudiar latín, griego clásico y francés. En 1757, cuando tenía catorce años, su padre murió, con lo que él heredó unos 5.000 acres de terreno. Algún tiempo más tarde ingresó en la Universidad. En 1772, Jefferson contrajo matrimonio con una viuda, Martha Wayles Skelton (1748-1782). Tuvieron seis hijos, pero Martha falleció el 6 de septiembre de 1782, con lo que Jefferson quedó viudo y no volvió a casarse. Se asegura que, además, tuvo al menos siete hijos con Sally Hemings, una de sus esclavas.

Fue delegado continental del congreso, gobernador, secretario del estado y Presidente. Tras este último cargo, se retiró en su estado natal, donde falleció, en julio de 1826, a la edad de 83 años.

Thomas Jefferson consideraba que todos los hombres eran igualmente libres e independientes y tenían derecho a la vida, la libertad, los medios de adquirir propiedades y la búsqueda de la felicidad y la seguridad. Esto se desprende del primer artículo de la Declaración de Derechos de Virginia redactada por George Mason en 1776.

Aclaró en su autobiografía que, las razas blancas y negras, igualmente libres, no pueden vivir en un mismo gobierno.
La base de la democracia jeffersoniana consiste en:

democracia participativa
separación de poderes
separación Iglesia-Estado
mentor de la libertad de conciencia por antonomasia
el gobierno debe proteger la libertad de los individuos
libertades de expresión y de prensa
Claudio J. Katz argumentó que Thomas Jefferson formaba parte de una corriente del liberalismo que era anticapitalista (Thomas Jefferson’s Liberal Anticapitalism) llegando a proponer que los ciudadanos fueran autoempleados antes que aceptar el trabajo asalariado. Según Kantz, Thomas Jefferson, aún basándose en el iusnaturalismo de John Locke para definir el concepto de propiedad sobre la tierra, redefinió algunos argumentos para acabar enfocando su visión sobre la propiedad de la tierra hacia un modelo basado en la ocupación personal o familiar, haciendo una crítica a los sistemas agrarios basados en haciendas y latifundios pertenecientes a grandes terratenientes. Además cuestionó la especulación financiera y los derechos de patentes, apostando claramente por el minifundismo. Aún así, algunas veces los especialistas han definido a su modelo económico republicanismo agrario o liberalismo agrario, en la misma línea de la tradición del republicanismo federal y del capitalismo.

Por estas razones ha sido visto con simpatía por algunos anarquistas que lo han considerado una persona próxima a algunas de las ideas libertarias, y hasta un precursor del anarquismo. Otros, en cambio, prefieren valorar su contribución fundamental en la creación y consolidación del que hoy es el Estado más poderoso del planeta.

6


Leonardo Da Vinci


9


Genios de la Humanidad todos los tiempos.


En este libro se pudo encontrar la vida y obra del hombre más polifacético del mundo, cuyo ejemplo se nos recomienda seguir, con la finalidad de utilizar nuestra inteligencia de manera integral y abrirnos a lo universal y total, y de esa manera lograr ser capaces de crecer, evolucionar y llegar a convertirnos en seres extraordinarios. Si queremos desarrollarnos como un genio, quizás, lo mejor que podemos hacer es tomar como modelo al genio más grande de todos los tiempos, esto es al menos lo que el autor nos recomienda, y Yo estoy de acuerdo.

Para lograrlo, primero debemos entender que estamos viviendo en un mundo de cambios, en donde se presenta la complejidad, la cual debemos enfrentarla con inteligencia genial, capaz de aprender, adaptarse, pensar creativa e independientemente, para ser actores de nuestras propias experiencias y no dejar que lo hagan por nosotros. Nuestra capacidad va más allá de lo que podemos imaginarnos; Leonardo da Vinci nos invita a cambiar, a profundizar más en el significado de la belleza y la calidad de vida, de despertar el alma, la espiritualidad.

Esta lectura nos enseña a identificar puntos de conflictos internos en nuestros múltiples niveles de inteligencia y creatividad. Hace aflorar nuestra creatividad y creación y seguramente vamos a ser capaces de hacer muchas cosas con más habilidad y prestando mayor atención, de cómo lo hacíamos antes de haber tenido la oportunidad de conocer como lo habría hecho Da Vinci.

La vida de este maestro se puede definir como un misterioso tapiz, tejido de paradojas y teñido de ironía. No ha existido un ser que abarcara tantas áreas como él, fue, pintor, científico, chef, arquitecto, urbanista, músico, matemático, geólogo, botánico, ingeniero, etc.

Sus logros más resaltantes fueron:

La pintura (pionero del paisaje en la pintura)

· La mona Lisa

· La última Cena

· San Juan Bautista

· Entre otras.

Ciencia

· Estudio de la anatomía humana

· Planos de:

· Helicóptero

· Máquina voladora

· Paracaídas

· Escalera de extensión

Pionero de la automatización, ahorrando trabajo y aumentando la productividad.

Se dice que más que cualquiera de sus inventos, fue la perspectiva de cómo se acerco al conocimiento, y de cómo preparó la escena al pensamiento moderno.

En este libro “Inteligencia Genial”, su autor Michael J. Gelb ha desarrollado un sistema alrededor de los siete principios claves de Leonardo Da Vinci, principios que son concretos, medibles y por demás interesantes, que nos ayudan a desarrollar nuestra inteligencia y nuestro potencial.

Inspirados en la vida y obra de Leonardo da Vinci o principios Davincianos, estos son:

· Curiosità:

Este principio viene por la pasión de Da Vinci y su lealtad hacia la búsqueda de la belleza, la verdad y la vida, es decir el arte y la ciencia, ese interés por conocer todo de todo que lo llevó a mirar la realidad desde perspectivas inusuales y extremas.

Curiosità o Curiosidad, es la búsqueda continua del aprendizaje, es explotar o desarrollar en nosotros, como Da Vinci, ese deseo de saber, aprender y crecer, de entender la esencia de las cosas.

Aun cuando nacemos con la curiosidad a flor de piel, con ese impulso de querer conocer, averiguar y preguntar sobre todo, y como prueba de ello solo basta observar a un niño, en el transcurrir del tiempo tendemos a olvidarnos de las preguntas y a aceptar las respuestas que se nos imponen. La educación escolar no desarrolla la curiosidad ni la habilidad de hacer preguntas, se premia la capacidad de producir las respuestas que la persona que tiene el control, en este caso el maestro, conoce. En el hogar ocurre algo similar, en muchas ocasiones coartamos la curiosidad de nuestros niños cuando nos irritamos ante las continuas preguntas y lejos de responderlas y aprovechar ese momento para aprender junto a ellos, los despachamos con diversas excusas.

Si queremos evaluar cuan curiosos somos en nuestra vida diaria bien podríamos comenzar por ser nuestros propios observadores y determinar cuánto tiempo le dedicamos a la contemplación y la reflexión o desde cuando no aprendemos algo nuevo, cuánto nos gusta aprender o como nos comportamos ante momentos de decisiones importantes, si buscamos primero diferentes perspectivas o por el contrario actuamos sin mayor revisión e investigación sobre la materia. El autor de este libro nos presenta un cuestionario de 13 preguntas para ayudarnos en ese proceso de auto evaluación de manera de poder tener una idea de cómo estamos empleando la curiosità en nuestra vida diaria. Asimismo nos invita a realizar una serie de ejercicios para ayudarnos a desarrollar este principio Davinciano en nosotros y mantener viva la curiosidad natural de nuestros hijos.

· Demostrazione:

Leonardo Da Vinci es recordado también por sus múltiples errores, fracasos y frustraciones, sin embargo de todos ellos aprendió y continuó. Le dio mucha importancia a la experiencia y lo que le quedaba de cada uno de sus aciertos y desaciertos y sobre ella continuaba sus investigaciones y obras.

Demostrazione, significa eso, “Poner a prueba el conocimiento a través de la experiencia, la persistencia y la disposición a aprender de los errores”, este principio es la clave para aprovechar nuestra experiencia al máximo. Para ver las cosas diferentes debemos desafiar nuestras propias opiniones; aprendemos de nuestros fracasos, y de allí comenzamos a pensar diferente, pero solo si queremos afrontarlo, cuestionando nuestras propias opiniones, presunciones y creencias.

Este también es el principio de la autenticidad. El autor nos cuenta que Da Vinci fue el defensor de la originalidad e independencia del pensamiento, en todo momento manifestó su disposición a rechazar las imitaciones, cuestionar la autoridad y a pensar por sí mismo.

Como un ejercicio pudiéramos preguntarnos cuan propias son nuestras opiniones y creencias, echar atrás y revisar si alguna vez nos han decepcionado nuestras propias decisiones o si hemos sido capaces de cambiar una creencia fuertemente arraigada. El autor nos ofrece un cuestionario de auto evaluación con 11 preguntas que nos ayudan a observarnos y determinar cuan independiente de pensamiento somos y hasta que punto somos capaces de aprender de nuestros errores, asimismo nos ofrece una serie de aplicaciones y ejercicios para desarrollar este principio en nosotros mismos, en nuestros trabajos y con nuestros hijos.

· Sensazione:

Leonardo Da Vinci pensaba que los sentidos: vista, oído, tacto, gusto y olfato eran la llave para abrir las puertas de la experiencia. Una vez escribió: “Todo nuestro conocimiento proviene de nuestras percepciones” y éstas por supuesto se obtienen a través de los sentidos a quienes se refería como los ministros del alma. La vista para da Vinci era el primer sentido, que a través de él, podía admirar la belleza de la naturaleza y expresarlo en sus pinturas, luego venía el oído para componer, tocar, cantar.

Sensazione es el refinamiento continuo de los sentidos, no se trata de gozar del privilegio de tenerlos, sino de usarlos plenamente. Da Vinci reflexionaba al respecto y decía que el hombre promedio “mira sin ver, oye sin oír, toca sin sentir, come sin saborear, se mueve sin ninguna conciencia física, inhala sin percibir olores y fragancias y habla sin pensar” y cuan vigente es hoy ese pensamiento con la vida convulsionada que llevamos.

Para probarnos cuan conscientes somos de nuestros sentidos y su uso, preguntémonos algo tan sencillo como si ¿sabemos el color de los ojos de todos nuestros amigos?. O¿ cuan buenos somos describiendo una escena en detalle?, ¿Cuan sensible somos a los ruidos? o ¿cuánto disfrutamos del silencio?, ¿Reconocemos a nuestros amigos por su olor?, ¿Nos detenemos para sentir el aroma de las flores?, ¿Cuándo comemos somos conscientes del sabor de las cosas?, ¿Sabemos oír con las manos?. El autor nos presenta para este principio 6 cuestionarios con un total de 44 preguntas de auto evaluación que nos ayudarán a tomar conciencia de cuánto realmente usamos y aprovechamos nuestros sentidos. Asimismo nos ofrece ejercicios donde nos invita a dedicar un poco más de tiempo a la meditación, admiración de la belleza, la naturaleza, lo simple, los niños, a realizar una gimnasia mental para desarrollar y agudizar nuestros sentidos, percepciones y disfrutar de las sensaciones o en otras palabras, refinar nuestra inteligencia sensorial.

· Sfumato:

La palabra Sfumato puede traducirse como “volverse humo” o “esfumarse” y es utilizada por los críticos de arte para describir esa característica nebulosa que distingue a la pintura de Leonardo Da Vinci quien según nos indica el autor, tenía una gran habilidad para aceptar la incertidumbre, la ambigüedad y la paradoja.

El secreto más poderoso para darle rienda suelta a nuestro potencial creativo es mantener nuestra mente abierta a la incertidumbre, y el principio del sfumato, es la llave para esa apertura. Es aceptar la ambigüedad, lo incierto, lo claro y lo oscuro, lo bonito y lo feo, desarrollar la capacidad de aceptar que puede suceder cualquier cosa en cualquier momento, estar mentalizado a las fluctuaciones y a lo inesperado.

En este mundo tan cambiante y de tanta incertidumbre en que vivimos, debemos convertir la habilidad de aceptar la ambigüedad como parte de nuestra vida diaria, no solo para ser más eficientes y exitosos, sino por nuestra propia salud mental. Para lograrlo debemos ser pioneros del cambio y utilizar nuestros 2 hemisferios del cerebro.

Para evaluar como estamos en el manejo de incertidumbres podemos preguntarnos que tanto aceptamos el cambio en nuestras vidas, cuánto confiamos en nuestras intuiciones o cuán cómodos nos sentimos cuando tenemos ideas contradictorias, estas interrogantes forman parte de las 12 preguntas que componen el cuestionario de auto evaluación que el autor nos presenta como paso previo para adentrarnos en una serie de ejercicios diseñados para ayudarnos a fortalecer nuestros poderes de sfumato.

· Arte / Scienza :

Da Vinci combinó arte y ciencia en toda su obra, se le conoció como un científico estudioso del arte y un artista estudioso de la ciencia, que invitaba a estudiar la ciencia dl arte y el arte de la ciencia. Para él arte y ciencia eran indivisibles, pensaba que la habilidad del artista para desarrollar la belleza de la forma humana debía nacer de l estudio de la ciencia de la anatomía.

Arte / Scienza es como lo expresa el autor, “El desarrollo del equilibrio entre la ciencia y el arte, la lógica y la imaginación. Es pensar con todo el cerebro”. Es la combinación y utilización de los dos hemisferios del cerebro, desarrollando la lógica y la creatividad a la vez, profundizando en la verdad o sea la ciencia, para así plasmar, conocer, desarrollar, admirar y plasmar la belleza del arte y la naturaleza

En la búsqueda del equilibrio de los dos hemisferios, el autor nos recomienda el uso de mapas mentales a fin de utilizar todo el cerebro para generar y organizar ideas y utilizarlos en los procesos de fijación de metas personales, planificación diaria y solución de problemas interpersonales. La mayor ventaja del uso de esta práctica es que en sí misma, es un entrenamiento para convertirnos en pensadores mas equilibrados. En este libro el autor nos enseña algunas técnicas para utilizar la cartografía mental y al igual que en los demás principios nos ofrece un cuestionario de auto evaluación con 19 preguntas y aplicaciones y ejercicios que nos ayudan a desarrollar el equilibrio arte/ciencia.

· Corporalita:

Da Vinci poseía una espectacular apariencia, siendo un hombre apuesto y fuerte, quien recomendaba tener una dieta balanceada, hacer ejercicio, etc., a su vez recomendaba el desarrollo de la ambidestreza, pintaba con ambas manos, entrenaba más su mano derecha, debido a que era zurdo, y es por ello que logró utilizar ambos hemisferios.

Corporalita es eso, “El cultivo de la gracia, la ambidextraza, la condición física y el porte”. No solo debemos desarrollar nuestra mente, nuestro cuerpo debe estar en forma y con salud para que haya un equilibrio entre ambos y esto último es responsabilidad exclusivamente nuestra, por ello debemos aprender a cuidar nuestra salud y cómo. El autor nos presenta entre otras reglas, Cuidarnos del mal genio y evitar la tristeza, ejercitar nuestro organismo, consumir alimentos simples, masticar bien, descansar la cabeza y mantener la mente alegre.

Con el cuestionario de auto evaluación podemos revisarnos para observar cual es nuestra actitud personal hacia el cuidado de la condición física y el desarrollo de la coordinación mente/cuerpo. Con los ejercicios que nos ofrece el autor podremos desarrollar un programa de acondicionamiento físico, explorar nuestro propio mapa corporal, reaprender la postura corporal y cultivar la ambidextraza.

· Connessione:

No es más que el pensamiento sistémico, la conexión de los sistemas de todos los objetos, con los fenómenos y situaciones, con la finalidad de crear un pensamiento global y universal y de esa manera abarcar en su máxima expresión, la interpretación de lo que somos, los que nos rodea, y lo que podemos llegar a ser si queremos, creemos y trabajamos para ello, como lo hacía Da Vinci.

En la auto evaluación ofrecida por el autor nos preguntamos si con frecuencia vemos relaciones que otras personas no ven o si hemos formulado con claridad las metas y prioridades de nuestras vidas y estas a su vez se integran con nuestros valores y propósitos, dos preguntas de un conjunto de 9 que bien pueden ser el punto de partida para reflexionar sobre nuestra capacidad para observar lo que nos rodea con un pensamiento sistémico. Gelb nos ofrece en este principio aplicaciones y ejercicios para aprender a contemplar la totalidad, lograr un pensamiento original y pensar hasta el final.

En conclusión este maestro brilla como un faro de plenitud, recordándonos el verdadero significado de haber sido hechos a imagen y semejanza de nuestro Creador.

Los invitamos a leer tan hermoso libro para que se encaminen hacia lo inimaginable y extraordinario y conocer lo que puedan llegar a ser.

Resumen realizado por las estudiantes de Post-grado de Gerencia de la Universidad Tecnológica del Centro, Unitec

Lic. Isabel Carrero

Ing. Dubilú Rodríguez

Ing. Yunie Nieto

Material consultado:

Inteligencia Genial de Michael J. Gelb


10


Elizabeth, La Reina Virgen


5


Para Erving Goffman (1922-1982), figura de culto de la teoría sociológica y precursor empírico de la vida cotidiana (la Etnometodología), la personalidad no es una posesión del actor, sino un producto de la interacción entre el actor y su audiencia. La persona (actor y cuerpo) proporcionan simplemente la percha sobre la cual colgará durante cierto tiempo algo fabricado en colaboración.

Para exponer claramente este proceso, Goffman toma del teatro la denotación “dramaturgica” y adapta su connotación a la sociológica, según la cual: Dramaturgia implica todas las tècnicas que utilizan los actores para controlar a las audiencias, especialmente los elementos que de ella puedan ser destructores. Los actores esperan que la personalidad representada sea lo suficientemente fuerte, de modo que la audiencia defina a los actores tal y como ellos desean. La Fachada (El “look” y los Modales), El Medio Físico (o los medios en los cuales hará su representación) y Los Secretos (placeres incompatibles con la representación, errores cometidos en la preparación de la misma, el proceso de producciòn, el “trabajo sucio” para llegar a los resultados finales: tareas físicamente sucias, semilegales, crueles y/o degradantes; y otros criterios de actuación, como insultos, humillaciones o pactos realizados para seguir actuando) se convierten entonces en la tarea diaria a cumplir para la elaboración de nuestra personalidad.

Cuando se es un personaje público: líder o “celebridad”, cada uno de estos pasos es tan vital que entonces el actor en cuestión se hace rodear de asesores de imagen de todo tipo, por una sencilla razón: hay que construir la personalidad de acuerdo a lo que las audiencias necesiten. En resumen, un líder o una persona debe construir ante todo su personaje para luego poder manipular a antojo a las audiencias, esto es Dramaturgia.

Según la necesidad de estas audiencias, el actor construirá su carácter: si esperan un Mesías, será un Mesías; si esperan a un libertador, será un libertador; si esperan a un guerrero, será un guerrero… o una guerrera.

En el filme “Elizabeth: La Reina Virgen”, de Shekar Kapur, (Reino Unido, 1998) vimos como una joven, nerviosa e inexperta reina tuvo que echar a rodar, literalmente, la cabeza de unos cuantos que no la dejaban ser a plenitud, encontrando finalmente en el arquetipo de “La Virgen” su salvación: anglicana, enemiga declarada de la Iglesia Católica, con un pueblo por gobernar dividido entre protestantes y católicos; Elizabeth encontraría el traje perfecto para presentarse ante su audiencia: virgen, guerrera, Purísima, enamorada solo de sus fieles; la figura perfecta para amar. ¿Quien iba a odiar a una reina anglicana si parecía la mismísima Madre de Dios?

En el nuevo filme “Elizabeth: La Edad Dorada”, del mismo Shekhar Kapur, Elizabeth lidera a un ejército de hombres contra la españolìsima Armada Invencible y debe enfrentarse “en privado” a un rival mucho peor: su prima, María Estuardo. Otra cabeza rodaría. Pero, nuevamente, ¿quién podría juzgar a la reencarnación de la mismísima madre de Dios: La benevolente, la heroína del pueblo, la única que se atrevió a enfrentar al Imperio para construir el suyo propio, la que impulsó la mayor revolución cultural de la historia inglesa, la Madrina de Shakespeare, la “Reina de las Hadas”?

Elizabeth Tudor, la hija bastarda de Enrique VIII y Ana Bolena, la única mujer en la lista de los 10 personajes que cambiaron la historia (según Michael Jelb) supo actuar y manipular perfectamente: fue la Virgen-Guerrera (según el arquetipo de C.G. Jung no se refiere a la sexualidad, sino màs a la mujer independiente), aprovechó la mayor crisis atravesada por su pueblo para plantarse como heroína, supo ganarse el respeto, el amor y la admiración de su pueblo a costa de su sacrificio de permanecer sola en el poder y su apariencia y modales de alma impoluta: maquillarse como una estatua de mármol cubierta de velos, igual que las imàgenes de la virgen presentes en las iglesias y su continua “rezadera” en público. ¿Sus secretos? El espionaje, la violencia, el chantaje, algunos amantes de renombre, la compra de conciencias o la censura y en ùltima instancia, el echar a rodar la cabeza de cualquiera que pudiera echar abajo su fachada. Lo que nadie le pudo quitar: su gran inteligencia como estratega militar: desde la estocada a su prima, hasta el golpe mortal a la Armada Invisible; todo ello contado por ella misma con un humor ácido, casi sádico, que la hacía mucho màs adorable para su violenta audiencia.

Qué tiempos tan bárbaros… aquellos!


2


Platón


7

EL PLATONISMO Se ha interpretado tradicionalmente el Platonismo como una forma de dualismo metafísico, a veces referido como Realismo Platónico o Exagerado. De acuerdo a esto, la metafísica de Platón divide al mundo en dos distintos aspectos; el mundo inteligible —el mundo del auténtico ser—, y el mundo que vemos alrededor nuestro en forma perceptiva —el mundo de la mera apariencia—. El mundo perceptible consiste en una copia de las formas inteligibles o Ideas. Estas formas no cambian y sólo son comprensibles a través del intelecto o entendimiento – es decir, la capacidad de pensar las cosas abstrayéndolas de como se nos dan a los sentidos. En los Libros VI y VII de la República, Platón utiliza diversas metáforas para explicar sus ideas metafísicas y epistemológicas:las metáforas del sol, la muy conocida “alegoría de la caverna” y,la más explícita, la de la línea dividida. En su conjunto, estas metáforas transmiten teorías complejas y difíciles; está, por ejemplo, la Idea del Bien, a la que tiene como principio de todo ser y de todo conocer. La Idea de Bien realiza esto en la manera similar que el sol emana luz y permite la visión de las cosas y la generación de éstas en el mundo perceptivo (ver la alegoría del sol). En el mundo perceptivo, las cosas que vemos a nuestro alrededor no son sino una ligera resemblanza con las formas más reales y fundamentales que representa el mundo inteligible de Platón. Es como si viéramos una sombra de las cosas, sin ver las cosas mismas; estas sombras son una representación de la realidad, pero no la realidad misma (ver mito de la caverna en “La República”, libro VII). A pesar de muchas críticas sobre su supuesto ‘dualismo’, Platón se refiere a un único universo. A modo pedagógico desdobla el universo en dos y, como quien saca una foto de un paisaje, describe una realidad compleja en dos dimensiones: su línea donde asienta la parte del universo que el ser humano puede percibir por los sentidos y la parte del universo que actúa como causa del anterior y que el ser humano puede aprehender por medio de la hipótesis de la hipótesis superior. Así, quien mira el paisaje se dará cuenta que es imposible que el paisaje ’sea’ meramente lo que la fotografía muestra. En el primer segmento de esta línea asienta los objetos que son perceptibles por los sentidos y a la vez los divide en dos clases y refiere para cada tipo de objeto una forma (u operación) en que el alma conoce estos objetos. La primera son las imágenes o sombras que se desprenden de los objetos físicos imágenes de las que se puede obtener un conocimiento casi nulo, por tanto, el ser humano imagina qué pueden ser estas sombras. En la segunda división de este primer segmento asienta a los objetos físicos que tienen una doble papel, son generados por lo que llamará seres inteligibles inferiores y superiores a la vez que con otros elementos (i.e. la luz) generan las sombras. A estos corresponde la operación de la creencia porque al estar en constante cambio por estar sujetos al tiempo y al espacio nunca ’son’. En el segundo segmento de la línea Platón asienta los objetos que sin poderse percibir por los sentidos son percibidos por el alma y son los generadores de los que se encontraban en el primer segmento de la línea y también la divide en dos. En la primera parte de este segudo segmento asienta los seres inteligibles inferiores, los principios matemáticos y geométricos. Estos entes todavía guardan algún tipo de relación con la parte del universo sensible porque se los puede representar (i.e. un cuadrado, el número 4, lo impar respecto de lo par, etc.); la operación que realiza el alma para aprehender estos conceptos es el entendimiento. En la última parte, asienta los seres inteligibles superiores, aquellas ideas que solo pueden ser definidas por otras y que de ninguna manera pueden ser representadas para la percepción sensorial (i.e. la justicia, la virtud, el valor, etc.); para comprenderlos el alma se dispone hacia ellos utilizando la inteligencia. Así para la primera sección Platón entendió que la imaginación y la creencia, es decir, la mera descripción de lo que se percibe, puede dar como resultado una opinión. Sin embargo el entendimiento y la inteligencia son para Platón aquellas operaciones de las que se obtiene el conocimiento. La metafísica de Platón, y particularmente el dualismo entre lo inteligible y lo perceptivo, inspiró posteriormente a los pensadores Neoplatónicos, tales como Plotino y Gnostis, y a otros realistas metafísicos. Si bien las interpretaciones de las escrituras de Platón (particularmente la “República”) han tenido una inmensa popularidad en la larga historia de la filosofía occidental, también es posible interpretar sus ideas en una forma más conservadora que favorece la lectura desde un punto de vista epistemológico más que metafísico como sería el caso de la metáfora de la Cueva y la Línea Dividida (ahora bien, también hay autores importantes que hablan de la necesidad de realizar una interpretación fenomenológica sobre Platón para lograr ver al autor más allá de las capas históricas que lo incubren debido a sus otras interpretaciones menos afortunadas). Existen obvios paralelos entre la alegoría de la Cueva y la vida del maestro de Platón, Sócr

Fuentes de Información - Genios de la Humanidad todos los tiempos.

Tags: 10 | 5 | 2 | 7 | 4 | 3 | 1 | 8 | 6 | 9

Dar puntos
14 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 1 Seguidores
  • 7.342 Visitas
  • 7 Favoritos

19 comentarios - Genios de la Humanidad todos los tiempos.

@megakrak Hace más de 4 años
Yo fui un genio...
@fernandonn Hace más de 4 años +2
Te falto Tesla
@Yamabushi Hace más de 4 años
Te faltó peluq.
@naranjazero Hace más de 4 años
megakrak dijo:Yo fui un genio...

y ahora que sos ???
@thepolaco Hace más de 4 años
Yamabushi dijo:Te faltó peluq.

bue
@PabloTafiViejo Hace más de 4 años
Escribir un comentario...
fernandonn dijo:Te falto Tesla


y el "Gran Dantón"
@elquita Hace más de 4 años +1
eh y peluchin ???
@Kronos2007 Hace más de 4 años
Muy bueno, me gusto mucho. +10
@musicaesvida Hace más de 4 años
te falto copernico y freud entre darwin. esos tres si que fueron grandes
@Tururu Hace más de 4 años
Te faltó la fuente... Igual está bueno
@ellocopro99 Hace más de 4 años
¿Y Newton?
@lucho539 Hace más de 4 años +1
te falto tambien las Mellizas Xipolitakis
@edwinboss Hace más de 4 años
te falto ruterford
torriceli
onh
kirchok
@pablo382711 Hace más de 3 años
te falto Sartre!
@InuYashaDN Hace más de 3 años
Te falto El Dr. Emmett Lathrop Brown
4
@Lushoxd Hace más de 1 año
Te falto El Funes... :c