Bomba de hidrógeno

Bomba de hidrógeno


En la bomba de Hidrógeno la explosión de una carga de fisión nuclear (bomba atómica) produce la temperatura y la densidad adecuadas para que una fusión pueda ocurrir. Esta fusión resulta en una repentina expulsión de grandes cantidades de energía que producen una explosión aún mayor.

Usada como arma de destrucción planetaria. La Bomba de Hidrogeno es una versión gigantesca de un arma nuclear, diseñada para producir la mayor cantidad posible de radiaciones y contaminación radioactiva. Va montada en un torpedo modificado y puede lanzarse desde cientos de millones de Km. de distancia. La gran velocidad que llega a alcanzar durante su recorrido, hace prácticamente imposible su detección e interceptación.

Este tipo de arma alcanza la atmósfera del planeta a tan alta velocidad, que se funde por la fricción en las capas superiores de la atmósfera, entre los 60 y los 100 Km. de altura. La explosión a estas grandes alturas, no obstante, hace que el efecto del proyectil se intensifique, dispersando cenizas radioactivas sobre una enorme cantidad de terreno.

Una docena de estas bombas, pueden contaminar la superficie de un planeta durante miles de años, destruyendo toda clase de vida. Con el tiempo, la contaminación se disipa, y el planeta puede ser habitado de nuevo.
El primero de marzo de 1954 los EEUU lanzaron en las Islas Marshall (compuestas por dos archipiélagos y algunos arrecifes que suman 1.152 islas sobre el Pacífico, al noroeste de Australia) una bomba de hidrógeno, 1.000 veces más potente que la bomba de fusión lanzada sobre Hiroshima.

Los efectos fueron devastadores. 15 megatones de energía desintegraron tres islas por completo e hicieron elevar la temperatura del mar a unos 55.000 grados, destruyendo por completo los atolones cercanos y dejando un gigantesco cráter de dos kilómetros de diámetro y 73 metros de profundidad.

A más de medio siglo del ensayo nuclear, un equipo de investigadores ha viajado a Bikini a estudiar la biodiversidad de la zona. Lo que hallaron fue verdaderamente fascinante.

Lo que esperaban era un verdadero paisaje lunar, pero en cambio se toparon con que un 70% de los corales de Bikini se había sobrepuesto completamente a la devastación provocada por la bomba de hidrógeno.

Es verdad que al menos 30 especies han desaparecido, en comparación con diversos estudios realizados antes del estallido de la bomba de hidrógeno y de otras 22 bombas atómicas arrojadas allí entre 1946 y 1958. Sin embargo, al menos 12 especies se han identificado allí por vez primera.

Se cree que el milagro se debe a la contribución del vecino atolón de Rongelap, que ha donado parte de la biodiversidad que hoy habita en Bikini, gracias a la afluencia de potentes corrientes marinas que han arrastrado una gran diversidad de especies de uno a otro atolón.

Esto demuestra el particular poder de resilencia (capacidad de volver a su estado original) que presentan los corales. Que en sólo 50 años, existan en una zona de especial actividad nuclear, enormes brazos de coral de más de ocho metros de alto es algo verdaderamente asombroso.



IMAGENES

bomba


hidrogeno


grande

DEJEN COMENTARIO PLISSS!!!
explocion

5 comentarios - Bomba de hidrógeno

@niolaus
Te dejo un comentario interesante tema.