El samurái solitario que bombardeó EUA


Entre las más extravagantes aventuras de la II Guerra Mundial está la del aviador japonés Nobuo Fujita, que, despegando desde un submarino, trató de incendiar con bombas los bosques de Oregón en el único ataque aéreo que ha sufrido el territorio continental de EUA hasta el 11-Sep. Los resultados no fueron lo que se dicen espectaculares.
El samurái solitario que bombardeó EUA
Cuando aquella mañana del 9 de septiembre de 1942 el sargento especialista y aviador de la Armada Imperial japonesa Nobuo Fujita, de 31 años, trepaba a la carlinga de su aeroplano, con cierta dificultad, pues portaba una espada de samurái, era muy consciente de que estaba haciendo historia. Fujita estaba a punto de despegar para bombardear por primera vez desde un avión territorio continental de Estados Unidos. En concreto, los bosques de Oregón.
samurai
En realidad en esta agresión no murió ni fue herido nadie, solo fue una representación audaz, e incluso se puede calificar de romántica. Por que el objetivo era provocar grandes incendios forestales con sus bombas, pero había llovido y los bosques estaban húmedos.

Era una operación arriesgada: hacer despegar un avión desde la cubierta de un submarino tras haber navegado desde Japón hasta la costa oeste de EUA y sobrevolar en solitario 80 kilómetros de territorio enemigo hasta los grandes bosques del parque nacional del monte Emily. Iba a ser una respuesta al osado bombardeo de Tokio en abril.

El ataque lo había ideado el propio Fujita en su tiempo libre, aunque su proyecto original era atacar el canal de Panamá. Asombrado quedo cuando en julio de 1942 fue requerido por el cuartel general de la Armada para una reunión secreta en torno a su plan en la que estaba presente nada menos que el hermano del emperador Hiro Hito.

"Fujita, vamos a enviarle a bombardear el continente americano", le dijeron. A lo que el piloto contestó doblándose por la cintura con un lacónico y marcial: "¡Hai!".

Aquel 9 de Septiembre en la costa de Estados Unidos, tras colocarse las goggles típicos de los pilotos japoneses en forma de ojos de gato, despego con el buen augurio del sol naciente que se espejeaba en sus alas y escuchando los "¡banzai!" de rigor de sus compañeros. Voló entre neblina y lanzo sobre un denso bosque la primera de las seis bombas de 76 kilos, que dispersaban al detonar 520 bolitas incendiarias en un área de 90 metros cuadrados. Vieron el brillo de la explosión y llamas. Vecinos del pueblecito de Brookings y guardabosques siguieron con lógica preocupación las evoluciones del avioncito japonés, y se dio la alarma, incluso al FBI. Los fuegos se extinguieron por sí mismos. Fujita volvió a atacar el día 29, esta vez de noche, con el mismo resultado.
eua
Nobuo Fujita

Mucho tiempo después de terminar la gran guerra, en 1962, el viejo piloto reconvertido en comerciante de metales recibió una invitación para viajar a Brookings. Temiendo que fuera para juzgarle por crímenes de guerra, se llevó su espada, por si había que hacerse el seppuku. Con gran sorpresa por su parte, le recibieron con simpatía. Tanta, que decidió regalar al pueblo el sable de su familia (por mas de 400 años) el mismo que llevó en sus vuelos, y que ahora se exhibe en el Ayuntamiento de la localidad.

norteamerica

Sus palabras fueron:
El modo más noble que tiene un samurái de desear paz y amistad es entregar su espada a su antiguo enemigo.

Fujita regresó varias veces al pueblo, del que fue nombrado ciudadano honorario, e incluso volvió a volar sobre los parajes de su ataque y plantó un árbol en el lugar exacto donde cayó una de sus bombas. En 1997, cuando Fujita murió de cáncer de pulmón, su hija Yoriko enterró parte de sus cenizas entre los bosques que el samurái aviador quiso un día incendiar.


Fuente:
1- http://yakuzaboys.com/2009/05/13/el-samuri-solitario-que-bombarde-eua/
2- http://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?f=4&t=545