Grandes y exitosos papeles... rechazados por famosos actores

La actriz británica Keira Knightley ha dicho no al 'remake' de My Fair Lady, la película musical que dirigió George Cukor en 1964, y que protagonizaron Rex Harrison y Audrey Hepburn. Lo cual recuerda a otras ocasiones en que grandes papeles fueron rechazados, y luego resultaron ser obras maestras del séptimo arte, taquillazos, o el punto de inflexión para un actor, o actriz. O todo ello a la vez.
Grandes y exitosos papeles... rechazados por famosos actores
Tarde o temprano, en la vida de una estrella de Hollywood siempre llega ese momento en el que hay que decidir si aceptar o no un determinado papel para cierta película. Las razones para no aceptarlo son variadas: no lo consideran importante -o no aciertan a ver esa importancia-, están mal aconsejados -principalmente, por sus agentes-, tienen otros proyectos entre manos y no los quieren abandonar -aunque luego no consiguen triunfar con ellos- o, simplemente, no saben elegir bien sus personajes; lo cierto es que muchos intérpretes han dejado pasar verdaderas oportunidades de oro.

Esto es más habitual de lo que nos pueda parecer, y alguno ha desdeñado verdaderas joyas, que luego han sido auténticos 'bombazos' de taquilla y un caramelo para los actores que finalmente los han interpretado. En este sentido, Sean Connery se lleva la palma. El actor escocés ha dicho no a encarnar a Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos, a Morpheo en Matrix, o a Gandalf en El Señor de los Anillos, por poner sólo los ejemplos más llamativos. Es curioso, porque Connery se hizo famoso por ser el mejor James Bond de la historia, y no fue la primera opción para encarnar a 007: Cary Grant no quiso hacerlo.

La película de Peter Jackson, El Señor de los Anillos, no tuvo en la de Sean Connery la única negativa: Daniel Day-Lewis y Stuart Townsend no quisieron hacer de Aragorn, lo que benefició, y mucho, a la carrera de Viggo Mortensen; y Uma Thurman y Kate Winslet rechazaron ser Eowyn, a quien dio vida Miranda Otto.
hollywood

Después de Sean, el que peor ojo ha tenido para escoger sus trabajos ha sido John Travolta, que rechazó Chicago, Oficial y caballero y American Gigoló -todas las acabó interpretando Richard Gere-, y, posteriormente, también se negó a actuar en La milla verde, Apollo 13, Forrest Gump y Splash -todas hechas por Tom Hanks-. Otra sonora renuncia: Atracción Fatal, agradecido trabajo que acabó haciendo Michael Douglas.


El que fuera rescatado para el cine por Tarantino también le dijo no, en un principio, a Quentin: éste le ofreció el papel de Michael Madsen -Señor Rubio- en Reservoir Dogs; y cuando iba a rodar Pulp Fiction, el que dijo no fue Michael Madsen -problemas de agenda, en este caso-, con lo que John Travolta entró en el proyecto. ¡Qué paradojas tiene la vida!

El actor falla más que una escopeta de feria a la hora de elegir los papeles que le ofrecen. Bueno, él o sus managers (más de uno ha acabado de patitas en la calle por no haber sido buen consejero a la hora de encaminar su carrera). Exagerando un poco, Travolta podría tener más prestigio mencionando los papeles que ha rechazado que los que ha aceptado, sin contar para los que fue considerado, pero que finalmente no le ofrecieron (Acorralado, El expreso de medianoche, Mejor... imposible, The Doors, Donnie Brasco, World Trade Center...).

Rechazos míticos

Bela Lugosi, conocido por interpretar a Drácula, declinó ser Frankestein. Sylvester Stallone pudo haber sido el protagonista de Seven y Único Testigo. Richard Dreyfuss nos habría privado del enorme Jeff Goldblum en La mosca. Toni Curtis reemplazó a Frank Sinatra en Con faldas y a lo loco. Michelle Pfeiffer rechazó ser Clarice en El Silencio de los Corderos, y Jeremy Irons, al igual que Connery, no quiso hacer de Hannibal Lecter. Clint Eastwood no habría sido Harry, el Sucio si John Wayne o Sinatra hubieran aceptado el papel antes.
actores
Mel Gibson no quiso ser Gladiador. Tom Cruise no entendía el personaje de Eduardo Manostijeras. Marlon Brando no quiso poner cara a Lawrence de Arabia. Robert Redford no dio vida a El Graduado. Y Tom Selleck no abandonó su serie Magnum por ser Indiana Jones. Gary Cooper pudo ser Rhett Butler en Lo que el viento se llevó, y Sandra Bullock y Ashley Judd se negaron a hacer el papel de Hillary Swank en Million Dollar Baby. Meg Ryan y Demi Moore rechazaron Pretty Woman, al igual que Gwyneth Paltrow no quiso el papel de Rose en la película Titanic. Este lo acabó interpretando Kate Winslet, y lo agradeció, porque, a su vez, ella había rechazado el de Bridget Jones.

Como se puede ver, hay infinidad de casos como estos, pero no es cuestión de eternizar este artículo. ¿Qué habría sido de esas películas si los protagonistas hubieran sido otros? Nadie lo puede saber, y es inútil preguntárselo. En principio, la mayoría de las películas han ganado con los cambios. O quizá es que ya no nos podemos imaginar esos personajes con otras caras.

Fuentes de Información - Grandes y exitosos papeles... rechazados por famosos actores

Dar puntos
2 Puntos
Votos: 1 - T!score: 2/10
  • 0 Seguidores
  • 10.794 Visitas
  • 1 Favoritos

5 comentarios - Grandes y exitosos papeles... rechazados por famosos actores

@GuilleCOD Hace más de 4 años
@Openkore Hace más de 4 años +1
famosos
@cuervomvd Hace más de 4 años -1
@randowell Hace más de 10 meses
jiji mia cuando yo quiera
@jonhlennon123 Hace más de 4 meses
alto pelotudo travolta eh