Bueno Taringa este es un trabajo que hice para el último año de la secundaria acerca de el modelo económico de la presidencia de Carlos Menem. Como me pareció que quedó bastante bien, y completo, y tuvo buenas críticas, pensé que podía ser un buen aporte para la comunidad. Sin más palabras que decir, gracias por su tiempo!

¿Por qué puede afirmarse que las políticas económicas del presidente Menem fueron de corte neoliberal?


Carlos Menem y el Neoliberalismo - Megapost!

Índice
 Introducción
 Lo que hay que saber sobre neoliberalismo
• Liberalismo
• Neoliberalismo
 Contexto histórico
• En el mundo
• En la Argentina
 Medidas tomadas por el gobierno de Menem
• Apertura Económica
• Convertibilidad
• Privatizaciones
 Conclusión
 Bibliografía


Menem


Introducción
Durante el desarrollo de este trabajo intentaremos desentramar la relación entre las políticas económicas implementadas durante las dos presidencias de Carlos S. Menem y las ideas neoliberales que se encontraban en auge a fines del siglo pasado.
Como primer paso, expondremos en el próximo apartado las teorías económicas precedentes al gobierno menemista. En el capítulo siguiente nos centraremos en los hechos concretos de la Historia mundial y argentina recientes que hayan puesto en práctica o configurado el panorama para la puesta en marcha de postulados neoliberales. En Argentina, éstos se vieron reflejados en tres medidas económicas de la década pasada, a saber: modelo económico aperturista, un plan de privatizaciones, y la Ley de Convertibilidad. Las tres serán llamadas al análisis en el desarrollo de esta monografía.
Antes de partir a lo concreto, cabe mencionar que el ideario neoliberalista se presentó como respuesta al crack del ’29, y como una serie de postulados que le daban un revés más realista al liberalismo del siglo XVII, adaptando sus ideas al nuevo orden que el capitalismo debía afrontar. El neoliberalismo entonces criticó algunos aspectos del viejo laissez faire, y los reformuló de manera que sean factibles en la práctica.
El apogeo de estas ideas en la década del ’80 teniendo como respaldo a los gobiernos de Reagan en Estados Unidos y Thatcher en Gran Bretaña por citar ejemplos, mas la aceptación del Consenso de Washington, llevaron a que las administraciones de muchos países de América Latina aplicaran estas ideas en el marco económico de sus gobiernos.
En nuestro caso nos interrogaremos acerca del origen del plan económico ideado por el gobierno de Menem en la Argentina. Para ello desarrollaremos en el cuerpo del trabajo la puesta en práctica de los objetivos neoliberales planteados, y en la conclusión si los objetivos fueron alcanzados, y cómo esto afectó para bien o para mal a la sociedad de entonces y a la actual. He aquí el fruto de horas de investigación.

cavallo


Lo que hay que saber sobre neoliberalismo

Liberalismo
Al hablar de liberalismo nos referimos a una teoría económica cuyo fundador fue el inglés Adam Smith, quien expuso sus principales conceptos sobre Economía en su obra “Investigación sobre la Naturaleza y Causa de la Riqueza de las Naciones” (1776).
Los factores que más influyeron en el pensamiento Smithiano fueron la evolución de la economía de la época (el Reino Unido gozaba del auge de la industrialización ) y el sistema capitalista con su modo de producción especifico . Así, las necesidades del capitalismo industrial ingles fueron observadas y sintetizadas en forma de doctrina por Adam Smith.
Para Smith, la competencia sin restricciones, libre concentración del trabajo para aumentar la producción, la libertad de mercado y la no interferencia estatal eran objetivos a alcanzar por los industriales ingleses, cuya nación era la más industrializada del mundo. Según estos principios, los intereses egoístas e individuales eran conducidos por una mano invisible a promover el interés general, por lo tanto el beneficio individual llevaría al progreso conjunto.
Además, los liberales tomaron la noción “dejad haced” de la expresión de los fisiócratas franceses del siglo XVIII "laissez faire, laissez passer" , según la cual los hombres no debían contraponerse al orden natural, para darle al estado un papel abstencionista desde el que debía custodiar el funcionamiento sin trabas del mercado y sostener la propiedad privada, reduciendo sus funciones a preservar la seguridad interior y exterior, emitir moneda y encargarse de las relaciones exteriores.
En síntesis los 6 principios del liberalismo económico eran los siguientes:
1. propiedad privada de los medios de producción y de cambio
2. libertad de mercados en régimen de competencia
3. libre contratación de trabajo
4. desarrollo del comercio exterior bajo un sistema de libre cambio
5. libre circulación de capital para asegurar el desarrollo de la producción
6. estado mínimo; se ocupa de todo aquello que no pueda realizar el sector privado


Neoliberalismo económico
En general, no se habla en la actualidad de neoliberalismo como doctrina, ya que los descendientes ideológicos de Adam smith han vuelto a adoptar la denominación de liberales sin aditamentos. Este último ideario económico había caído en un progresivo desprestigio debido a la ineficacia que fue demostrando la doctrina del laissez faire desde fines del siglo XIX hasta la Gran Depresión de los años ’30; y es que la realidad económica de la época, con el dominio de los grandes monopolios y trusts , daba a entender que el modelo de competencia perfecta era solo una teoría.
El institucionalismo estadounidense atrajo a numerosos economistas de la década del ’20. En Inglaterra por ejemplo, “The Economic Journal” publicó en 1926 un artículo elaborado por el economista Piero Sraffa donde se afirmaba que la realidad de los mercados distaba de ser una competencia perfecta, y que se debía distinguir en el plano práctico muchas formas de mercado. Ese fue el inicio de una revisión crítica a la teoría liberal. En tanto, Robinson y Chamberlin, otros autores de la época, hablaron en sus libros de competencia imperfecta y monopolística, respectivamente. John Keynes, por otra parte, difundió en los períodos de entreguerras y posguerra sus ideas en los principales países del mundo, y junto con las ideas institucionalitas, constituyó la base del New Deal de Roosevelt. Las teorías keynesianas aún conservan vigor y constituyeron una descalificación al laissez faire liberal, que confirmó su fracaso y la imposibilidad de mantener la eficacia del sistema capitalista en la crisis del ’30. De todas formas el keynesianismo operó en la realidad como un salvavidas del sistema, pues las ideas de este pensador se referían a la intervención del Estado durante las épocas de crisis, y efectivamente se utilizaron en respuesta a la crisis del ‘29.
Los economistas liberales de entreguerras reformularon sus teorías y establecieron que era imposible regresar al laissez faire sin una intervención del estado. Así es que en 1938 los neoliberales de Europa occidental se reúnen en el denominado coloquio de Walter Lippmann (escritor crítico de las grandes sociedades anónimas, calificándolas como “monopolios que obstaculizaban el funcionamiento del mecanismo de precios en un mercado libre”). Este coloquio, que reunió a economistas de la escuela de Viena, reafirmó las posiciones antidirigistas neoliberales, sostuvo la vuelta a la economía de mercado (aunque sin especificar cuál de ellas) y no descartó una intervención del estado en el plano económico.
Sin embargo en esta reunión no se produjeron definiciones de neoliberalismo, y existieron opiniones muy contradictorias entre autores de esta misma doctrina. Ludwing von Mises pregonaba el reestablecimiento del mercado sin el cual no puede haber equilibrio ni cálculo económico; Wilhelm Röpke afirmaba que el estado debía garantizar un mundo de competencia y de pequeñas empresas y se oponía a la redistribución del ingreso y la política ocupacional; y Friedrich von Hayek no se mostró partidario a una economía dirigida a una reestructuración racional de la competencia. Jaques Rueff, por último, admitió la intervención del estado en tiempos de guerra y para el control de la oferta y la demanda; y hasta Meade y Harrod preconizaron la mano del estado para evitar oscilaciones y cuidar la prosperidad del sistema capitalista.
Los neoliberales ortodoxos al liberalismo económico fundaron en 1950 la sociedad Mont-Pélerin, de donde proviene el concepto de “economía social de mercado”, que nació como reacción en contra de la teoría de Keynes (en boga durante la 2º posguerra).
Cabe destacar en última instancia la formulación de la teoría monetarista, de gran influencia en el pensamiento liberal, y cuyos pensamientos fueron usados por gobiernos como los de Ronald Reagan y algunas dictaduras de países latinoamericanos.

apertura


En síntesis, la gravitación de estas teorías sobre jefes de estado y sobre la marcha de la economía mundial, en donde se observa una creciente oligopolizacion de los sectores productivos principales, hace que ya no se pueda designar al neoliberalismo como una teoría económica eficaz para limitar el poder de los monopolios y para asegurar que los precios se formen en un mercado libre de interferencias privadas o estatales, simplemente porque no ha conseguido en buena forma (y como hubiesen deseado Lippmann y otros letrados) dichos objetivos.

Neoliberalismo


Contexto histórico

Contexto mundial
El contexto mundial anterior a los años de Carlos Menem como presidente de los argentinos estuvo marcado por el aumento de las tensiones de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, hacia finales de los ‘80. La amenaza nuclear se hace más potente que nunca, por lo que a mediados de la década se produce un acercamiento entre los dos bloques, que se ve favorecido principalmente por las políticas conocidas en Occidente como Glásnost y Perestroika, del mandatario soviético Mijaíl Gorbachov.
En el plano económico, el presidente de Estados Unidos electo en 1981, Ronald Reagan, presenta una serie de medidas económicas de libre mercado, popularmente conocidas como “Reaganomics”, que sientan las bases de la economía neoliberal de los años venideros.
privatizaciones


En 1982 se desencadena la Guerra de Malvinas, un conflicto armado que tuvo lugar en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y enfrentó a la Argentina, en donde reinaba un gobierno de facto, y al Reino Unido, que en esos años estaba bajo el mandato de la primera ministra Margaret Thatcher. El país europeo resultó vencedor.
Luego en 1983 asume el candidato radical Raúl Alfonsín a la presidencia de la Nación Argentina. En 1985 se condena en el recordado Juicio a las Juntas a los represores militares de la dictadura, siendo Argentina el primer y único país de Latinoamérica en hacerlo.
En América Latina y tras quince años de dictadura militar, los chilenos vuelven a las urnas en 1988 para decidir la continuidad del general Augusto Pinochet en el gobierno. El plebiscito le fue adverso y la democracia vuelve en 1990, marcando un hito en la historia política latinoamericana contemporánea.
En 1989 la URSS y el bloque soviético en general se encuentran más debilitados que nunca. En noviembre el muro de Berlín que encarnaba la división de dicha ciudad desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, fue demolido por los propios berlineses, dando con ello el golpe de gracia a la era soviética. Mientras tanto, en Occidente asumía George Bush padre como presidente de los Estados Unidos; y mientras algunos países asiáticos como Corea del Sur, Taiwán y Singapur experimentaban un rápido desarrollo industrial que no se detendría durante el resto del siglo.
En 1992 se celebra el Tratado de Maastricht que da lugar un año más tarde a la Unión Europea (UE), dando al mundo un nuevo bloque político económico fuerte que se coloca paulatinamente como una fuerza predominante en Europa.
Los Estados Unidos conocen bajo el gobierno de Bill Clinton (que asume en 1993) un crecimiento económico sin precedentes.
Paralelamente y gracias a los últimos avances en tecnologías de la información y la comunicación, la "globalización" comienza a alcanzar niveles nunca antes imaginados. El Consenso de Washington (ver apartado al final del capítulo), acuerda un paquete de políticas económicas para reformular y ajustar todas las economías nacionales del mundo. En 1994 se crea la Organización Mundial del Comercio; junto con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial desempeñarán un papel central durante la década. Además se realiza la puesta en marcha de zonas de libre comercio europeas y norteamericanas.
Además, se produce una grave crisis financiera en México denominada “efecto tequila” (también conocido en México como el “error de diciembre”, con graves repercusiones en la economía Argentina y en muchos países latinoamericanos).
La República Popular China empezó a ver los beneficios de su política de transformación económica iniciada a finales de los años 1970, que hicieron que el país abandonara poco a poco los principios de la economía comunista clásica desarrollando una particular economía de mercado.
América Latina es la región que aplica en forma más disciplinada las políticas económicas del Consenso de Washington. Los presidentes Carlos Menem (Argentina), Fernando Collor de Mello (Brasil), Carlos Salinas de Gortari (México), y Fujimori (Perú), resultan los principales exponentes de esas políticas. Se crea el Mercosur (1991). México entra al TLCAN(Tratado de Libre Comercio de América del Norte), con EE.UU. y Canadá. En Chile tras 17 años, termina el gobierno militar (denominado dictadura por grupos de izquierda) y se inicia un largo gobierno de la Concertación entre socialistas y demócrata-cristianos que excederá la década. En Paraguay finaliza una de las dictaduras más largas de la historia y se abre una prolongada etapa democrática.

EL CONSENSO DE WASHINGTON
Se entiende por Consenso de Washington un listado de políticas económicas consideradas durante los años 1990 por los organismos financieros internacionales y centros económicos con sede en Washington DC, Estados Unidos, como el mejor programa económico que los países latinoamericanos debían aplicar para impulsar el crecimiento. A lo largo de la década el listado y sus fundamentos económicos e ideológicos, tomaron la característica de un programa general.
En realidad el Consenso de Washington fue formulado originalmente por John Williamson en un documento de noviembre de 1989 ("What Washington Means by Policy Reform" que puede traducirse como "Lo que Washington quiere decir con política de reformas". Fue elaborado como documento de trabajo para una conferencia organizada por el Institute for International Economics, al que pertenece Williamson.
El propio Williamson cuenta que en ese histórico borrador incluyó "una lista de diez políticas que yo pensaba eran más o menos aceptadas por todo el mundo en Washington y lo titulé el Consenso de Washington". Originalmente ese paquete de medidas económicas estaba pensado para los países de América Latina, pero con los años se convirtió en un programa general.
1. Disciplina fiscal
2. Reordenamiento de las prioridades del gasto público
3. Reforma Impositiva
4. Liberalización de las tasas de interés
5. Una tasa de cambio competitiva
6. Liberalización del comercio internacional (trade liberalization)
7. Liberalización de la entrada de inversiones extranjeras directas
8. Privatización
9. Desregulación
10. Derechos de propiedad
Hay que puntualizar que por el término "Washington", Williamson se refería a un complejo político-económico-intelectual que tiene sede en Washington, a saber: los organismos financieros internacionales (FMI, BM), el Congreso de los EEUU, la Reserva Federal, los altos cargos de la Administración y los institutos de expertos económicos.


Contexto en Argentina
Partiendo del contexto argentino de los años de la ultima dictadura militar(1976-1983), el llamado Proceso de Reorganización Nacional entrego formalmente los ministerios económicos a las asociaciones empresariales mas conservadoras que impulsaron una política económica abiertamente desindustrializadora y neoliberal, con máxima expansión de deuda externa . El ministro de economía José A. Martínez de Hoz modificó radicalmente el sistema financiero, mantuvo una política de dolar barato y produjo la apertura acelerada de la economía. Durante esta época el país gozó de un bienestar entre los sectores altos y populares, pero a costa de un endeudamiento del estado, la destrucción de la industria nacional, la suba de la inflación, y a finales de la dictadura una evidente alza en el desempleo.
El fin de la Guerra de Malvinas y el fracaso del proyecto político del Proceso de Reorganización Nacional precipitaron el fin de la dictadura militar. Y fue así que en 1983, la democracia representaba para la mayoría de la población civil la ilusión de reanudar una práctica de participación en la soberanía del país, en desuso desde que había empezado el gobierno de facto.
En las elecciones de ese año, Raúl Alfonsín llegó a la Presidencia como candidato de la UCR, venciendo al justicialista Ítalo Luder, y a Oscar Alende, del Partido Intransigente. El panorama político incluyó además la participación en las elecciones del ingeniero Álvaro Alsogaray con la Unión de Centro Democrático (UCeDe), representaba a una posición de derecha liberal.
Alfonsín representaba para las nuevas generaciones un modelo a seguir, por su carisma y su discurso entusiasta, además de su notable poder de oratoria. En cuanto a la sociedad, poco a poco fue teniendo una mayor participación, luego de ir superando miedos como el “no te metas” o “por algo será”. Siguiendo con esta línea, el gobierno radical crea la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).
En el plano económico, la situación se iba deteriorando paulatinamente hacia el fin del mandato, siendo un problema recurrente para la administración de Alfonsín si hacer valer el poder de las instituciones o gobernar por encima de ellas. De esta manera tuvo que hacer pactos con grupos corporativos y de poder, que eran cinco y se configuraron como grupos de presión: la Iglesia católica, los medios de comunicación masiva, las Fuerzas Armadas, los grandes grupos empresariales y los sindicatos.
convertibilidad

En este contexto de crisis económica, deuda externa arrastrada desde el último gobierno militar, hiperinflación (que en mayo-junio del ’89 alcanzó un 200%) y presión de los grupos corporativos, la situación del país a fines del gobierno radical era de inestabilidad e irritabilidad social, que impulsó al Alfonsín a entregar el poder 6 meses antes.
De esta manera, el 14 de mayo de 1989 se realizaron elecciones presidenciales, en las cuales el candidato peronista fue el gobernador de La Rioja Carlos Saúl Menem, y Eduardo Angeloz para el partido radical, imponiéndose el peronismo por el 47% de los votos contra el 32% de la UCR. El traspaso apresurado de gobierno se hizo el 8 de junio de ese mismo año para apaciguar el clima social, cuando tendría que haberse realizado el 10 de diciembre del corriente.
El presidente Menem rápidamente implementó una estrategia económica: el Plan BB o Bunge & Born, de corte neoliberal e impulsada por promesas como un “salariazo ”. Se otorgaron anticipos de sueldos, se fijaron topes para algunos productos de la canasta familiar, se buscó un acuerdo de precios, se devaluó por enésima vez al austral, etc. El ejecutivo envió al Congreso la Ley de Emergencia Económica, que autorizaba al gobierno a disponer medidas sin recurrir al Congreso, y la Ley de Reforma del Estado, que posibilitaba la desregularización y venta de empresas en manos del Estado (privatizaciones). A pesar del apoyo que recibió el plan económico, la situación volvió a desbordarse y, a fin de año, había vuelto la hiperinflación.
Menem dedicó la primer etapa de su gestión a controlar este problema, que sorteó tras algunos intentos fallidos estableciendo la Ley de Convertibilidad, impulsada en el año 1991 por Domingo Cavallo y basada en la equivalencia entre el peso argentino y el dólar, y disponiendo la desaparición del austral.

economica


Medidas tomadas por el gobierno de Menem

hiperinflacion


Apertura Económica
Es la decisión de una nación de insertar su economía en el concierto internacional facilitando la inversión extranjera, la libertad de comercio, la introducción de tecnologías extranjeras, la liberación del tipo de cambio, etcétera, para lo cual elimina las restricciones y reglamentaciones existentes al respecto hasta el momento.

En sintonía con la coyuntura internacional y el auge de estos nuevos conceptos, el ministro de economía de Menem, Néstor Rapanelli, anunció el 17 de julio de 1989 un plan de drásticas reformas para el sector público, un acuerdo con 300 empresas líderes para congelar los precios por 90 días y una convocatoria para la realización de negociaciones paritarias entre empresarios y sindicatos. Al día siguiente, el Poder Ejecutivo envió al Congreso los proyectos de leyes de Reforma del Estado y de Emergencia Económica, que marcaron un claro distanciamiento con el peronismo histórico. Por el primero, se le otorgó al Poder Ejecutivo amplias facultades para la ejecución de un plan de privatizaciones, y por el segundo, el Poder Ejecutivo podía disponer medidas en el plano económico sin recurrir al Congreso. En este sentido, el gobierno suspendió por el período de 6 meses toda clase de subsidios. Las dos leyes fueron aprobadas el 17 de agosto y el 1º de septiembre, respectivamente.
En 1991, el ministro de economía Domingo Cavallo recurrió a la paridad del peso argentino con el dólar estadounidense (Ley de Convertibilidad) debido en parte a la acuciante inflación que sufrió el país a fines de los ‘80. Comenzaron a registrarse así altas tasas de crecimiento entre 1991-1998. Sin embargo, en 1995 la Argentina se vio afectada por el llamado “Efecto Tequila ” (México), que provocó un crecimiento negativo del PBI, y demostró cómo un hecho externo podía afectar a la economía nacional a causa de la globalización.
Las privatizaciones, contempladas en la ley de Reforma del Estado, no se hicieron esperar, e incluyeron en septiembre de 1989 la venta de ENTEL, OSN (Obras Sanitarias de la Nación) SEGBA (Servicios Eléctricos de Buenos Aires), emisoras de radios y canales de TV del Estado y la desregularización de la actividad petrolífera.
En ese mismo mes, la empresa Texaco anunció su regreso al país, y Estados Unidos informó a la Argentina que tendría acceso al Plan Brady, con lo que podría reducir sustantivamente la deuda externa, mientras el Secretario de Estado americano James Baker felicitó a la Argentina por el nuevo plan económico.
En el plano internacional y emulando el tratado de Maastrich, la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay constituyeron mediante la firma del Tratado de Asunción (1991) el Mercado Común del Sur (Mercosur). El objetivo fundamental del Mercosur, que entró en vigencia en 1995, fue lograr la integración mediante una unión aduanera, siguiendo con la corriente de formación de bloques económicos regionales que protegían la producción nacional y facilitaban el comercio regional para un crecimiento conjunto.


Convertibilidad

Se denomina así a la posibilidad que la moneda de un país pueda ser cambiada, o convertida, libremente por las monedas de otros países. Para que este mecanismo funcione con plenitud, se requiere un expreso compromiso oficial de la autoridad monetaria emisora de la moneda convertible, que implica su aceptación de cambiarla cuando así se lo requiera, por otras divisas extranjeras.
Hoy, para que una moneda sea convertible, basta con que pueda cambiarse libremente por otra. Esto puede realizarse de diferentes maneras, en el caso de la Argentina de los noventa, con un tipo de cambio fijo establecido por la autoridad monetaria emisora de la moneda que desea convertir.
Con respecto a la convertibilidad se señalan ventajas y desventajas. Entre las primeras, las más notorias son la facilidad que implica para el desarrollo del comercio internacional, pues posibilita que se compren bienes baratos allí donde se produzcan, y el libre movimiento de capitales entre países distintos, con los que se promueve la inversión. Entre las desventajas, la más importante es la posibilidad de desequilibrios en la balanza de pagos como consecuencia de los movimientos de capital a corto plazo de un país a otro.

Carlos Menem y el Neoliberalismo - Megapost!


En este sentido, el 19 de febrero de 1991 Cavallo asumió la dirección del Ministerio de Economía y envió su proyecto de Ley de Convertibilidad al Congreso. A partir de enero de 1992, comenzó a circular la nueva moneda: el peso, que equivalía a un dólar.
El Banco Central debía contar con una reserva de divisas igual a la moneda en circulación, y se prohibió emitir moneda sin respaldo. El alza de precios se desaceleró y continuó así, y la clase media vivió una cierta euforia económica. Volvieron las compras en cuotas y comenzó el boom de las tarjetas de crédito.
El plan permitió alcanzar la ansiada estabilidad; con ésta retornaron las ventas a crédito y la economía se reactivó.
La convertibilidad no sólo ocasionó el derrumbe de los salarios, sino un masivo ingreso de capitales que produjo una desconocida liquidez (disponibilidad de dinero), a partir de la cual apareció una sensación de riqueza disfrutada por los sectores medios que no volvería a repetirse.

Privatizaciones

El término privatización alude a la acción de un gobierno que tiende a transferir, a la actividad privada, empresas que hasta el momento integran el patrimonio del Estado y, en consecuencia, son explotadas por el poder público. Los procesos de privatización se desarrollan en los países en los que las principales empresas que dominan los sectores primario y de servicios principalmente, son administradas por el Estado. La política económica mencionada implica entonces, el traslado de la administración de empresas públicas a manos privadas.
El paso previo a la privatización es la estatización, que puede ser originaria cuando el Estado inicia una actividad económica sin precedentes para luego realizar el traspaso de la administración de las empresas al sector privado, como en el caso del Japón de la revolución Meiji (mediados a fines del siglo XIX); o puede ser secundaria, tipificada por el traspaso de empresas del sector privado al estatal, como en la Argentina de la década del ’40. Sin embargo, mientras que en el caso de Japón el proceso de modernización de la economía y de industrialización se desarrolló de una manera coherente y planificada, en Argentina, el proceso privatizador siguió un curso errático

Menem


En la Argentina, los servicios públicos fueron prestados por empresas de propiedad estatal a partir de la década del ’40 (históricamente, las prestaciones y explotaciones como el gas, la energía eléctrica, aerolíneas, fábricas militares y la petroquímica, estuvieron en Argentina en manos del Estado). Paulatinamente estas empresas fueron perdiendo eficiencia y aumentando sus déficit, debido a malas administraciones y por la fijación de políticas de tarifas, muchas veces para atemperar el impacto de la inflación.
En la presidencia de Carlos S. Menem, el Estado se fue desprendiendo de la gestión de estas tantas empresas deficitarias: en algunos casos hubo ventas de activos (Aerolíneas Argentinas, adquirida en 1990 por la estatal española Iberia; YPF , fábricas militares) y en otros, concesiones de los servicios por un cierto lapso (electricidad, gas, agua, ferrocarriles). Esto produjo fuertes inversiones privadas (el Estado recibió 20.000 millones de dólares por las privatizaciones) y relativas mejoras en los servicios, además del hecho de que ahora se tendrían las manos y el presupuesto libres para ocuparse de los temas que justifican el proceso: salud, educación, asistencia y previsión social y seguridad. Sin embargo, debido a la falta de transparencia, los aumentos de tarifas y las irregularidades denunciadas, las privatizaciones no hicieron más que alimentar un sólido incremento del gasto público.

Más info de la venta irregular de YPF aquí

cavallo


Conclusión

Al comenzar este trabajo nos planteamos revisar teoría e historia para poder asegurar que las políticas económicas del gobierno de Carlos Menem eran neoliberales. Analizando entonces doctrina y práctica de la década pasada llegamos a encontrar similitudes entre los postulados de Walter Lippmann y los planes económicos llevados a cabo en Argentina por Domingo Cavallo y compañía, en conjunto con algunas disciplinas del Consenso de Washington puestas en práctica por ejemplo en la Ley de Reforma del Estado. A las claras está entonces que los conceptos empleados por Menem & Cavallo tenían una fuerte influencia neoliberal.
Vale aclarar por otra parte que para esos años este ideario estaba en pleno apogeo tras la crisis del keynesianismo con exponentes como Reagan y Tatcher, y lo que hizo el gobierno menemista fue acatar esos postulados y ponerlos en práctica, en sintonía con el orden mundial.
La Argentina gozó entonces de un período de prosperidad y fuerte crecimiento económico, como deja ver nuestro anexo de recortes peridísticos de la época, pertenecientes al diario Ámbito Financiero, en una publicidad: “Nada más confiable para sus dólares que su propio banco: el Nación”, en claro respaldo a la Ley de Convertibilidad. En ese entonces la clase media pudo comprar su primer 0 km, o por lo menos cambiar el auto, equipar su casa con electrodomésticos de moda (microondas, freezers, minicomponentes) y hasta tomarse unas vacaciones en Miami, lo que no hubiese sido posible en los años anteriores. Sin embargo, estamos viviendo en estos días las consecuencias de aquel despilfarro, y como se puede comprobar si cuestionamos a los adultos que vivieron la década pasada, aseguran que fueron años mozos pero reniegan del propio presente.
En conclusión a nuestra pregunta las ideas planteadas en el Consenso de Washington y el resto de los postulados neoliberales se llevaron a cabo, y que la población supo gozar de los beneficios de este sistema; pero por otro lado aquella clase media que soñó Perón fue perdiendo su vigor hasta casi desaparecer.
Aprendimos en la práctica a trabajar con material de investigación, a acordar o discernir también con lo que se lee, pero además en el plano de nuestro trabajo, nos dimos cuenta que el neoliberalismo fue útil en el corto plazo, pero para la buena salud de nuestro país, que quede en la Historia.

Bibliografía
 Adrián Piccolo, “Historia Argentina”, Editorial Betina, 1996
 Victor A. Beker y Francisco Mochón, “Economía”, Mc Graw Hill, 2001
 Felipe Pigna, Marta Dino, otros, “Historia, la Argentina Contemporánea”, Editorial A-Z, 2000
 Julio César de la Vega, “Diccionario Consultor de Economía”, Ediciones Delma, 1991
 Clarín, “Enciclopedia Visual de la Argentina, Clarín, 2002
 www.wikipedia.org


apertura


Glosario
• Austral: moneda de curso legal de la República Argentina desde el 15 de junio de 1985, cuando el entonces presidente Raúl Alfonsín firmó el decreto 1.096, anunciando un nuevo plan económico (llamado Plan Austral) del entonces ministro de Economía Juan Vital Sourrouille para contener una inflación que venía siendo creciente. Su símbolo era una A con el detalle de que la línea horizontal era doble. El austral se llegó a depreciar un 5.000% anual con respecto al dólar hacia 1989. En 1992 fue reemplazado por una nueva unidad monetaria, el Peso convertible, a razón de 10000 australes por peso.
• Competencia imperfecta: Situación en el mercado en la que un comprador o vendedor es lo suficientemente grande como para tener un efecto notable en el precio.
• Competencia monopolística: tipo de competencia en la que existe una cantidad significativa de productores actuando en el mercado sin que exista un control dominante por parte de ninguno de estos en particular.
La cuestión clave en este caso es que se presenta una diferenciación del producto, mercancía no homogénea; es decir, un producto en particular, dependiendo del productor, puede tener variaciones que le permitan ser, en algún aspecto, diferente a los demás productos similares hechos por otras empresas. La competencia, entonces, no se dará por precios sino, por ejemplo, por la calidad del producto, el servicio durante la venta o postventa, la ubicación y el acceso al producto, la publicidad y el empaque, etc.
• Competencia perfecta: mercado con muchos compradores y vendedores, en el cual ningún comprador o vendedor individual ejerce influencia decisiva sobre el precio. Es decir, compradores y vendedores son aceptadores de precios. Se requiere, además, un perfecto conocimiento de las condiciones generales del mercado y libre movilidad de los recursos productivos.
• Déficit fiscal: describe la situación en la cual los gastos realizados por el Estado u otras entidades públicas en un determinado periodo de tiempo, normalmente un año, superan a sus ingresos.
• Deuda externa: es la que contrae el país, tanto el sector público como el privado, con acreedores externos, entre los que cuentan organismos internacionales (Banco mundial, FMI, etc.), gobiernos, sindicatos de bancos o bancos en forma individual.
• Economía de mercado: economía en la cual las preguntas qué, cómo y para quién se responden con las acciones de individuos y empresas en el mercado, y no por el gobierno.
• Economía social de mercado: fue el principal modelo económico usado en Europa Occidental durante la Guerra fría. Fue ideado e implementado originalmente en la República Federal Alemana.
El modelo sostiene que el sistema económico más eficiente y que genera mayores niveles de riqueza es la economía de libre mercado, pero para que esta funcione bien, necesitaría mantener un alto nivel de competitividad, de tal manera que toda la sociedad resulte beneficiada del libre comercio; para cumplir con ese rol, el Estado debería tener una activa política contra los cárteles, monopolios y oligopolios, ya que esas deficiencias del mercado atentarían contra la economía libre, y por ende contra el bienestar y la estabilidad social. En el terreno social, la ESM defendía una política en ayuda de los ciudadanos más vulnerables socialmente, pero enfocada sólo a paliar las situaciones cambiantes de la vida y como mecanismo de reintegrarlos a la economía de mercado, que sería la responsable de devolverles el bienestar.
• Efecto Tequila: crisis iniciada en México de repercusiones mundiales. Fue provocada por la falta de reservas internacionales, causando la devaluación del Peso durante los primeros días de la presidencia de Ernesto Zedillo. A unas semanas del inicio del proceso de devaluación de la moneda mexicana, el entonces presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, solicitó al Congreso de su país la autorización de una línea de crédito por $20 mil millones de dólares para el Gobierno Mexicano que le permitieran garantizar a sus acreedores el cumplimiento cabal de sus compromisos financieros denominados en dólares.
• Estabilización económica: es la aplicación de mecanismos monetarios, fiscales, políticas de crédito, y seguridad social, con el fin de evitar una duración prolongada de la inestabilidad de las variables de la economía que producen desequilibrios y tensión.
• Estatización: conjunto de disposiciones y operaciones mediante las cuales el Estado asume, en forma variada, la administración de empresas privadas, de grupos de empresas o de la totalidad de ciertos sectores económicos manejados con anterioridad por particulares. La estatización es lo opuesto a la privatización.
• Gasto público: flujo que configura el componente negativo del resultado económico-patrimonial, producido a lo largo del ejercicio por las operaciones conocidas de naturaleza presupuestaria o no presupuestaria, como consecuencia de la variación de activos o el surgimiento de obligaciones, que implican un decremento en los fondos propios.
• Glásnost: política llevada a cabo junto a la perestroika por Mijaíl Gorbachov. Mientras que la perestroika se ocupaba de la reestructuración económica de la Unión Soviética, la Glásnost pretendía liberalizar el sistema político, que sus detractores acusaban de estar férreamente controlado por el Partido Comunista. Los medios de comunicación obtuvieron mayor libertad para criticar al gobierno. El objetivo expreso de la Glásnost era crear un debate interno entre los ciudadanos soviéticos, y alentar una actitud positiva y entusiasmo hacia las reformas que se encaraban.
• Gobierno de facto: es aquel que, si bien en la práctica ejerce como tal, no está reconocido oficialmente por ninguna norma jurídica.
Puede haber diversos motivos para que exista un gobierno de facto:
o El gobierno que se forma tras haber tomado el poder tras un golpe de Estado. En este caso, durante un tiempo, y hasta que se aprueba una nueva constitución el gobierno que se forma es un funciones, y no es oficial.
o Por ocupar un vacío de poder. En este caso, el gobierno oficial no es operativo por algún motivo (exilio forzado, incompetencia, o cualquier otro motivo) y, por necesidades prácticas, surge algún sistema de gobierno no oficial que toma las riendas.
• Hiperinflación: en economía, la hiperinflación es una inflación muy elevada, fuera de control, en la que los precios aumentan rápidamente al mismo tiempo que la moneda pierde su valor.
Definiciones formales varían de una tasa de inflación de 100% a lo largo de tres años, a inflación mayor de 50% al mes, según Philip Cagan. En uso informal, el término con frecuencia se aplica a tasas mucho más bajas. Como regla general, la inflación normal se anuncia cada año, pero la hiperinflación con frecuencia se anuncia para periodos mucho más cortos, como cada mes.
• Monetarismo: cuerpo del pensamiento que tiene sus raíces en la economía clásica y que rechaza la mayor parte de la teoría general de Keynes. De acuerdo con el monetarismo, el factor determinante de la demanda agregada es la cantidad de dinero. La economía es fundamentalmente estable si el crecimiento de la oferta monetaria es estable, y, por lo tanto, las autoridades económicas deben seguir una norma para el crecimiento estable de la cantidad de dinero.
• Perestroika: se traduce como reestructuración; proceso de reforma basado en la reestructuración de la economía puesto en marcha en la Unión Soviética por Mijaíl Gorbachov, con el objetivo de reformar y preservar el sistema socialista, pues quería dar a la sociedad soviética un cierto espíritu de empresa e innovación.
El propósito fundamental de la Perestroika era la descentralización en las actividades productivas y la puesta en marcha de un mercado socialista al que deben concurrir las empresas de propiedad social mixta.
• Plan BB o Bunge & Born: plan económico, que incluía entre otras medidas, la reducción del desequilibrio externo y fiscal, subas en las tarifas públicas y combustibles y una fuerte devaluación del Austral. Este plan fue elaborado por ejecutivos de Bunge & Born y fue nombrado para llevarlo adelante a Miguel Ángel Roig, quien fuera un alto ejecutivo de ese grupo agro industrial.
• Plan Brady: estrategia adoptada a finales de la década de 1980 (1989) para reestructurar la deuda contraída por los países en desarrollo con bancos comerciales, que se basa en operaciones de reducción de la deuda y el servicio de la deuda efectuadas voluntariamente en condiciones de mercado. Los esquemas de reducción de deuda se sustentaban en el hecho de que existe un exceso de deuda en las economías de los países en desarrollo que merma la posibilidad de inversión, por lo que la reducción en el saldo adeudado (extensión de los plazos junto con periodos de gracia) debería generar un cierto nivel de inversión productiva que se traduciría luego en un incremento de la capacidad de pago.
• Tratado de Maastricht: conocido así por haber sido firmado el 7 de febrero de 1992 en la localidad holandesa que lleva dicho nombre, es un Tratado que modifica los Tratados fundacionales de las Comunidades Europeas (Tratado de París (1951), los Tratados de Roma de 1957 y el Acta Única Europea de 1986). Constituye un paso crucial en el proceso de integración europeo, pues se sobrepasaba por primera vez el objetivo económico inicial de las Comunidades y se le da una vocación de carácter político. Con este Tratado se crea la Unión Europea, que engloba en sí las tres Comunidades Europeas anteriores, aunque con modificaciones sustanciales sobre todo de la Comunidad Económica Europea, que pasa a llamarse Comunidad Europea. Es también el Tratado por el que se anuncia la introducción del euro.

Neoliberalismo


Bueno eso fue todo, espero les haya parecido útil la info y sepan valorar el esfuerzo, y con un comentario me alegran el día asi que los espero!


link: http://www.youtube.com/watch?v=mymbv_SPHtU