El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

el libro de los origenes (muy interesante) 5

hola a todos los taringueros vengo con la quinta parte de la revista muy interesante esta vez es sobre la ciencia!!


Cosas de la ciencia
El agujero de la capa de ozono

Sin lugar a dudas, el deterioro de la capa de ozono es hoy uno de los más
serios problemas ambientales con los que se enfrenta nuestro planeta. Los
primeros datos sobre el adelgazamiento de la capa de ozono, que nos protege
de las nociva radiación ultravioleta, se remontan al año 1982, cuando se
publicaron los valores sobre la columna de ozono obtenidos por la estación
japonesa de Syowa en la Antártida.
Los niveles de la capa de ozono registrados desde el año 1964 indicaban que a
partir del año 1975 está presente un debilitamiento evidente. Más tarde, otras
estaciones ubicadas también en el continente antártico confirmaron las
sospechas: un agujero en la capa de ozono. Posteriores mediciones revelaron
que el boquete atmosférico formado en la Antártida penetraba en el sur de
Argentina y Chile. La pérdida de ozono alertó a la comunidad científica, pues
sus consecuencias, de no frenarse el proceso, podían ser de un alcance
importante.
J. E. Lovelock, experto en el estudio de la dinámica de la alta atmósfera, dio
con un posible culpable, tras una intensa búsqueda de compuestos que
pudieran devorar la capa de ozono. Se trataba de los halocarburos (CFC),
sustancias volátiles que entonces se empleaban ampliamente en pulverizadores y disolventes, así como por las industrias del frío y de los
aislantes térmicos.

Los oncogenes

La existencia de genes específicos asociados con la transformación de células
normales en cancerosas fue deducida por Peyton Rous, en 1910. Este,
utilizando células de un tumor de gallinas conocido como sarcoma, inyectó
extractos libres de células de estos tumores en gallinas sanas e indujo la
formación de sarcomas. Rous postuló la existencia de un "agente infiltrante»
como responsable de la enfermedad tumoral.
Décadas más tarde, otros investigadores demostraron que su agente infiltrante
era un virus oncogénico conocido como virus del sarcoma de Rous (RSV). En
el material genético de ARN que este agente inyecta en la célula sana existe un
gen, llamado src, que es un oncogén.
Hoy, los oncólogos saben que en la iniciación del cáncer desempeñan un papel
fundamental dos clases de genes, que en conjunto constituyen una pequeña
fracción de toda la dotación genética del individuo. En sus versiones normales,
controlan el ciclo de vida de la célula, es decir, su crecimiento y división. Los
protooncogenes activan el crecimiento, mientras que los genes supresores de
tumores lo inhiben. Ahora bien, cuando por algún motivo sufren una mutación,
los protooncogenes pueden convertirse en oncogenes. Éstos son capaces de
dirigir una multiplicación celular desenfrenada que conduce a la formación de la
masa tumoral.

Las raíces cuadradas

La evidencia más antigua conocida sobre la extracción de raíces cuadradas ha
sido encontrada en la obra de recopilación china Nueve capítulos de arte
matemático, que data del siglo I a. de C. En ella se encuentra la extracción del
número 1.860.867, cuya raíz cuadrada es 123. El método propuesto es el de la
aproximación por decimales aumentados, que fue reinventado en 1819 por el
inglés W. G. Horner.
Las primeras soluciones a raíces cúbicas conocidas fueron propuestas también
en China por Wang Hsiao-tung, en el siglo VII.

La chatarra espacial

Desde que comenzó la era espacial, hace cuarenta largos años, los cohetes
han puesto en órbita más de 20.000 toneladas de material. En la actualidad, se
estima que aún permanecen allí cerca de 4.500 toneladas pertenecientes a
10.000 objetos fabricados por el hombre. De éstos, sólo un cinco por ciento son
naves operativas. El resto es simplemente chatarra.
La basura extraterrestre adopta multitud de formas: fragmentos de satélites,
cohetes abandonados, naves espaciales inoperantes, material de las
superficies desgastadas, partículas emitidas por los cohetes de combustible
sólido... "Aunque va se han lanzado más de 4.800 naves, sólo unas 2.400
continúan en órbita, las demás han vuelto a la atmósfera terrestre. De las
naves supervivientes, el 75 por 100 han concluido sus misiones y están
abandonadas", ha escrito Nicholas L. Johnson, experto de la NASA, en la revista Scientific American. Y añade acerca de los residuos espaciales: 'La
mayoría tiene una masa que va de un kilo a 20 toneladas; una notable
excepción es la estación espacial Mir, que pasa de los 115.000 kilos". Como
curiosidad, resta decir que la basura más antigua es el segundo satélite
estadounidense, el Vanguard I, lanzado en 1958, que funcionó sólo seis años.

Los biochips

Una de las mayores creaciones de la biotecnología moderna han sido los
biochips. Estos ingenios permiten analizar en pocas horas miles de secuencias
de ADN o ARN, lo que permite descubrir mutaciones y saber qué genes
responden a la acción de una molécula o están implicados en una enfermedad.
Debido a su tremendo potencial, los biochips, también conocidos como chips
de ADN, interesan cada vez más a los científicos y a la industria.
El principio de esta nueva tecnología fue descrito a finales de los años ochenta
por cuatro equipos distintos en Rusia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Los
biólogos moleculares saben que dos hélices de ADN complementarias se unen
entre sí como las dos caras de un velcro. Recordemos que la molécula de ADN
está formada por secuencias de cuatro bases nucleicas diferentes, que son las
letras de la vida: adenina (A), guanina (G), citosina (C) y timina (T). Estas
bases son complementarias, lo que significa que las bases A se emparejan
siempre con las bases T de la otra hélice y las bases G con las bases C. Y
recíprocamente.
En 1989, el ruso Andrei Mirzabekov y sus colegas del Instituto Engelhardt de
biología molecular de Moscú pensaron en la posibilidad de identificar una
secuencia nucleotídica -o lo que es lo mismo, una secuencia de bases de un
fragmento de ADN poniendo este último en presencia de miles de otras
cadenas de ADN de secuencias conocidas fijadas a una superficie. El sueño
ruso se hizo realidad dos años más tarde, cuando un equipo de investigadores
de Affymetrix, una joven sociedad californiana de biotecnología, logró crear el
primer chip de ADN. En 1996, Affymetiix comercializó un biochip creado para el
análisis de las mutaciones del virus del sida que se hacen resistente a
fármacos como la transcriptasa inversa y las antiproteasas.

El plástico

El desarrollo de los plásticos se inició en el año 1862 con la parkesina,
fabricada por Alexander Parker a partir de la mezcla de piroxilina, una especie
de celulosa nitrada, con alcohol, éter y alcanfor. De esta manera, obtuvo un
cuerpo sólido duro que, al calentarlo, se ablandaba y se hacía maleable.
Más tarde, en 1869, John Esley Hyatt, mientras intentaba obtener un substituto
del marfil para la fabricación de las bolas de billar, consiguió un material que
llamó celuloide. En 1872, el quimico alemán Adolf von Baeyer descubrió los
plásticos obtenidos a partir del fenol y el farmaldehído, aunque no profundizó
en su estudio. Finalmente, los químicos alemanes Krische y Spitteler
obtuvieron por primera vez la galatita, un plástico hecho de caseina.
A finales de la década de 1930, los químicos va conocían todos los
procedimientos para la síntesis de plásticos. Los tres métodos principales son
los siguientes: la polimerización, la policondensación y la poliadición. Mediante
el primero se obtienen plásticos como el polietileno (1933), el cloruro de polivinilo (1912) y el vidrio acrilico (1928). Las poliamidas y los poliésteres
(1929) son materias plásticas que se sintetizan por poficondensación, y el
poliuretano (1936) y la resina epóxica (1946) son producto de la poliadición,

El bit

El desarrollo de instalaciones de cálculo completamente electrónicas a medidos
de este siglo hizo que se implantase el cálculo binarío. El álgebra de Boole,
establecida hace más de un siglo, adquiere entonces una gran importancia. No
hay que olvidar que este tipo de álgebra trabaja con dos decisiones binarias de
tipo si/no o 0/1. En 1948, el matemático John W.Tukey bautizó este paso
binario con el nombre de bit, abreviatura de la expresión inglesa binary digit. De
este modo, el bit se transfornia en la unidad de información empaquetada en el
procesamiento de esta.

El pulmón de acero

En 1929, el ingeniero estadounidense Philip Drinker inventó un dispositivo de
respiración artificial que se conoce con el nombre de pulmón artificial. El
aparato ventila los pulmones inmovilizados de los pacientes completamente
paralizados. Básicamente está constituido por una cámara metálica que reviste
la totalidad del cuerpo del paciente hasta la altura del cuello. En el interior de
dicha cámara se produce, de forma alternativa, una alta'presión y una baja
presión. Esto permite comprimir y dilatar el pulmón para que el aire entre y
salga de la cavidad pulmonar como lo haría de forma natural.

Los desastres aeronéuticos

A finales del año 1783 dos hombres, Pilatre de Rozier y el marqués de
Arlandes, se convirtieron en los primeros seres humanos que volaron en una
máquina inventada y construida por el ser humano. Se trataba de un globo de
aire caliente que voló durante 23 minutos y depositó a sus ocupantes sanos y
salvos en tierra firme.
Tres años después de la primera travesía aérea, otra pareja de aeronautas,
uno de los cuales fue el inventor del paracaídas, cruzaron el canal de la
Mancha en globo por primera vez en la historia. El 15 de junio de 1785, Pilatre
de Rozier y su compatriota Jules Romain intentaron repetir la proeza cruzando
el canal en sentido contrario, pero tuvieron la mala suerte de que el fuego que
utilizaban para mantener caliente el aire del globo prendió la tela del aparato.
Éste se precipitó al vacío desde 1.500 metros de altura, accidente que ha
entrado a formar parte de la historia de la navegación aérea como el primer
desastre aeronáutico.

El microscopio electrónico

En 1923, el físico francés Louis-Victor de Broglie demostró que las partículas
de materia, como los electrones, presentan características de ondas. Este
descubrimiento inesperado y corroborado después por otros fisicos encontró
enseguida aplicación en las observaciones microscópicas. Los microscopios ópticos ordinarios pierden comple tamente su utilidad cuando
se quiere observar objeto extremadamente pequeños debido a que existe un
límite a partir del cual las ondas luminosas no pueden definirlo claramente, ya
que, por decirlo de alguna manera empiezan a contornearlos Asi, los
microscopios de luz corriente pueden distinguir dos franjas separadas a 1/5.000
de milímetro, mientras que la resolución de los de luz ultravioleta alcanza
1/10.000 de milímetro.
Al igual que el ojo humano ve amplificada la imagen de un objeto si los rayos
luminosos se manejan adecuadamente con la ayuda de lentes, una fotografía
puede
impresionar la imagen amplificada de un objeto si las ondas electrónicas se
manipulan de forma apropiada con campos magnéticos. Como las longitudes
de onda asociadas a los electrones son muchos más pequenas que las de la
luz ordinaria, resulta posible obtener con el microscopio electrónico una enorme
amplificación.
En 1932, los alemanes Ernst Ruska y Max Knoll construyeron un microscopio
electrónico muy rudimentario, pero el primero realmente utilizable fue diseñado
cinco años más tarde por Jamws Hillier y Albert F. Prebus, para la Universidad
de Toronto. El aparato era capaz de amplificar 7.000 veces un objeto. Años
más tarde, Hillier construyó uno 300 veces más potente.

El cero

Aunque la invención de esr te número se haya atribuido de forma insistente a
los árabes y a los indios, en tiemopos históricos existe una duda razonable
para pensar a que el cero fue inventado al mismo tiempo que el sistema
decimal por los aritméticos chinos, hace 2.800 años. Los cálculos se realizaban
entonces por recuento de bastoncillos sobre una tablilla cuadrada, y los chinos
parecen haber sido pioneros en representar el número 10 por un bastoncillo
aislado seguido de una casilla vacía. Esta bastaba para representar el cero y,
aunque no es del todo seguro que los chinos concibieran un signo especifico
para este número antes que otros, es indudable que inventaron el concepto.

La energia Q

La supersimetría es una de las muchas teorías que barajan los científicos para
unificar todas las fuerzas y partículas elementales del universo. Esta teoría
pone en escena unas particulas que harían las veces de partenaires
supersimétricos de cada particula conocida (fotón, electrón, quark ... ) y que,
además, estarían dotadas de propiedades totalmente inéditas. Hasta la fecha,
los científicos no han detectado la señal de una partícula supersimétrica, pero
no por ello pierden la esperanza de toparse algún día con ella.
De este modo, los físicos del Laboratorio Europeo de Fisica de Parlículas
(CERN) han imaginado que estas escurridizas partículas supersimétricas se
unirian, del mismo modo que lo hacen las particulas ordinarias, para formar lo
que se conoce como bolas Q. En su interior, según vaticinan los fisicos,
reinarían las nuevas fuerzas y fenómenos físicos. Según los científicos del
CERN, el encuentro de estas bolas Q con particulas comunes podría generar
una energía colosal que podía ser utilizada en nuestro beneficio.
Internet

La telaraña global Internet se creó a finales de los años sesenta, como parte de
un proyecto de defensa del Gobierno estadounidense. La idea era conectar
ente sí los principales ordenadores militares del pais para que, en caso de un
ataque nuclear contra algún centro de mando, sus informaciones pudieran
seguir siendo empleadas desde los ordenadores intactos. De este modo nació
la red ARPAnet o Advanced Research Proyects Agency Network, embrión de la
actual Internet. Más tarde, ARPA se transformó en DARPA para conectar a los
investigadores de diversos centros e instancias militares.
A principio de los años ochenta, ARPAnet se escindio en dos redes: ARPAnet y
MILNET. Sin embargo, éstas dos redes nunca dejaron de estar en
comunicación, gracias a una red intermediaria que se denominó Internet Darpa,
aunque más tarde se redujo a Internet.
El acceso a ARPAnet era bastante restringido. Al mismo tiempo, a finales de
los setenta, surgieron otras redes informáticas concebidas para dar servicio a
las comunidades universitarias. Diez años después, redes como BITNET y
CSNET, que no formaban parte de Internet, empezaron a dar cobertura a todo
Estados Unidos, siempre en el ámbito de las redes académicas y de
investigación.
Un paso importante en la historia de Internet se produjo en 1986, con el
nacimiento de NSFNET, que sustituía a ARPAnet en el campo de las redes de
investigación. Pero, poco a poco, otros ordenadores se fueron uniendo a esta
telaraña científica y académica. Primero fueron redes profesionales, más tarde
comerciales y, finalmente, ordenadores individuales. Y así hasta llegar a la
situación actual.
El desarrollo en 1989 de la World Wide Web -WWW o web- supuso una
revolución en el modo de comunicar con Internet. La web fue creada cuando el
belga Robert Cailliau y su colega, el británico Tim Berners-Lee propusieron al
Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) su modelo de enlace de
documentos basado en el hipertexto.

La anestesia

Todas las civilizaciones, sin excepción, han buscado sustancias anestésicas
para calmar el dolor. Los mesopotámicos, por ejemplo, conocían todo el
abanico disponible de drogas naturales: mandrágora, cáñamo indio, opio y
adormidera. Hubo, además, otros remedios analgésicos menos
convencionales: los galenos helenos recetaban para los dolores fuertes una
mezcla de polvo de mármol y vinagre, y siglos después en los campos de
batalla se administraba a los heridos alcohol con pólvora de fusil, llamada
pólvora negra. En el siglo XVIII, Franz Mesmer recurre a la hipnosis para
anestesiar a sus pacientes, una técnica que en la actualidad está siendo objeto
de interesantes investigaciones.
Pero la cadena de acontecimientos que conduce a los modernos anestésicos
arranca a finales del siglo XVIII. En 1799, el auxiliar de farmacia inglés
Humplirey Davy respiró accidentalmente protóxido de nitrógeno, un gas
descubierto por Joseph Priestley en 1772. Davy experimentó tal estado de
euforia que desde entonces organizó sesiones para colocarse con el que
rebautizó como gas hilarante. El fármacéutico descubre que una exposición prolongada al protóxido de nitrógeno inhibe el dolor, por lo que propone utilizar
el gas para insensibilizar a los pacientes antes de una cirugia. Sin embargo, la
propuesta no tuvo una gran acogida, porque el protóxido conlleva lesiones
orgánicas y porque, además, se encontró algo mejor. En 1806, el alemán
Frederic Sertümer descubrió la morfina, y, en 1842, el americano Crawford
Long realizó la primera intervención quirúrgica con éter como anestésico. Tres
años más tarde, el doctor Thomas Morton hizo una demostración pública en el
Hospital General de Massachusetts en la que consiguió la anestesia total
aplicando un tapón de éter en el rostro.
Pero el éter, que se conocía desde 1730 como vino vitriolo, es tóxico. En 1985,
el inglés James Young Simpson, después de haber experimentado en sí mismo
y en sus ayudantes todos los compuestos volátiles a su alcance, descubre las
maravillosas propiedades del cloroformo como anestésico general.

El radiotelescopio

Cunosamente, estamos ante el invento de un radioaficionado estadounidense
llamado Grote Reber, que se tomó muy en serio el informe de Karl Jansky
sobre las misteriosas ondas electromagnéticas procedentes del centro de la
Vía Láctea.
En 1932, este ingeniero estadounidense observó por primera vez ondas de
radio procedentes del espacio exterior. El hallazgo fue totalmente fortuito.
Jansky conectó una antena de radio a una instalación amplificadora con el fin
de estudiar las diversas cargas estáticas que se originan durante las tormentas
en las instalaciones de onda corta. Durante las mediciones observó la
presencia de un ruido de fondo uniforme y constante de origen desconocido.
Tras diversos experimentos con antenas direccionales, Jansky logró determinar
que el ruido en forma de ondas electromagnéticas procedía del firmamento,
concretamente de la constelación de Sagitario. Recordemos que en su
dirección se halla el mismo centro de nuestra galaxia. La publicación de este
descubrimiento no despertó el menor interés en la comunidad científica, pero si
la curiosidad de Reber.
Para estudiar el misterioso fenómeno, el radioaficionado construyó en 1937 el
primer radiotelescopio del mundo. Para conseguir una recepción direccional
óptima, dotó a su aparato de una antena parabólica construida por él. En la
actualidad, los radiotelescopios constituyen una de las herramientas esenciales
para la exploración del universo y la investigación astrofísica.

El tren bala

Hace más de medio siglo que se sabe que los trenes corrientes pueden llegar a
alcanzar velocidades superiores a 300 kilómetros por hora por el simple
procedimiento de aplicar más potencia de tracción. Pero estas enormes
velocidades se consideraron imposibles de alcanzar en la práctica,
principalmente por razones de amortización de gastos, ya que en los ensayos
se observó que los vagones dañaban seriamente las vias.
Sin embargo, los japoneses dieron con algunas soluciones para impulsar los
trenes hasta unos 200 kilómetros por hora. Entre ellas, cabe destacar la
construccióri de vías que evitasen las pendientes pronunciadas y las curvas cerradas. De este modo nació el primer Shinkansen o tren bala, que entró en
funcionamiento en 1964 entre Tokyo y Osaka.

El ADN basura

Se trata de uno de los grandes enigmas de la ciencia, Los biólogos saben que
sólo una pequeña fracción de la molécula de ADN porta la información para
fabricar las protemas, los ladrillos con los que está hecho nuestro organismo. El
funcionamiento coordinado de estos genes, que en el hombre superan los
100.000, determinan desde el color de los ojos y la forma de la nariz hasta la
aparición de determinadas patologias. El otro 97 por 100 del ADN es
considerado basura, ya que se desconoce cuál es su función, si es que la tiene.
Porque, ¿si carece de cometido, qué hace ahi, pasando de generación en
generación?
No son pocos los científicos que intentan explicar el sentido del ADN basura. El
doctor Eugene Stanley, de la Universidad de Boston, cree que si las
secuencias silenciosas de ADN no portan información para dirigir la síntesis
proteica, entonces es posible que lleven algún mensaje. ¿Pero cuál? No se
sabe. Utilizando técnicas prestadas de los lingüistas, Stanley y sus colegas han
comprobado que la basura genética tiene los rasgos de un lenguaje, pero hasta
la fecha ha sido imposible descifrar cómo trabaja.

La superconductividad
Los superconductores son materiales que, al ser enfriados a temperaturas
próximas al cero absoluto, es decir, -273, 16 grados centígrados, adquieren la
propiedad de conducir la corriente eléctrica sin ofrecer ninguna resistencia. El
primer superconductor fue descubierto en Holanda, en 1911, por Heie
Kamerlingh Onnes, un físico experimental de la Universidad de Leiden.

1 comentario - el libro de los origenes (muy interesante) 5

@skriptor -2
Me parece un poquitito de todo... o sea mucho de nada!!! esto es conformarse con lo breve berreta y cómodo que nos ofrecen en lugar de buscar la información nosotros mismos. La mitad de las noticias son irregulares, exageradas, subestimadas y por sobre todo: mal informadas!