Como ser un hombre loboEn la tradición rusa, como ya lo vimos anteriormente, existía una receta según la cual se creía que una persona podía convertirse en hombre lobo, esta receta formó parte del libro The Book of Were-Wolves (1865) donde Sabine Baring-Gould recogió las diferentes leyendas europeas relacionadas con los hombres lobo.

Sin embargo, no sólo la tradición europea es rica en leyendas sobre hombres lobo; Norteamérica ha mostrado también ser una gran fuente de información sobre estos seres y las distintas maneras de llegar a convertirse en un hombre lobo.

En este post queremos compartirles algunas de las leyendas, tanto de Europa como de América del Norte, más comunes según las cuales antiguos pobladores creían que una persona se convertía en hombre lobo:

La primera, universalmente conocida, es ser mordido por un hombre lobo o un lobo y sobrevivir al ataque.
Realizar distintos rituales donde se invoque al espíritu de un lobo
Los niños que eran dados a luz durante la noche de luna llena
Morir de forma violenta (asesinato) durante una noche de luna llena.
Vestir con la piel de un lobo, esta creencia es similar a las del norte de Europa
Tener relaciones sexuales con un lobo
Beber de ríos donde ha bebido una manada de lobos
La maldición del brujo de la tribu
Soñar con lobos
Oler o tocar una flor licantrópica
Comer la carne de un lobo salvaje
No confesarse durante 10 o más años
Ser el séptimo hijo
Notas relacionadas:

Hombres lobo en el Norte de Europa
Leyendas de hombre lobo en América del Norte
Receta rusa para convertirse en hombre lobo

recetaQuien desee convertirse en un oborot [hombre lobo en el folklore ruso], habrá de buscar en el bosque un árbol caído; deberá pincharlo con un pequeño cuchillo de cobre, y caminar alrededor del árbol repitiendo el siguiente hechizo:

Sobre el mar, sobre el océano, sobre la isla, sobre Bujan,
sobre los pastos vacíos luce la luna, sobre un tronco de fresno caído
en un bosque verde, en un oscuro valle.
Cerca del tronco vaga un lobo hirsuto,
en busca de ganado vacuno para sus agudos colmillos;
pero el lobo no entra en el bosque,
pero el lobo no se sumerge en el valle sombrío,
¡Luna, luna de cuernos de oro,
detén el vuelo de las balas, embota los cuchillos de los cazadores,
rompe los cayados de los pastores,
derrama un violento terror sobre todo el ganado,
sobre los hombres, sobre todo lo que se arrastra,
que no puedan coger al lobo gris,
que no puedan desgarrar su piel caliente!
¡Mi palabra es vinculante, más vinculante que el sueño,
más vinculante que la promesa de un héroe!

A continuación se salta tres veces por encima del árbol y corre al interior del bosque, transformado en lobo.