Cómo perdió el sol su fiereza


Una noche, Aruna, diosa del amanecer y madre de Surya, dios del sol, se despertó en su cama agitada y sudando. Había escuchado una voz susurrándole que, si no tenía cuidado, su hijo la abandonaría y se iría en busca de lejanos horizontes. Si eso llegaba a suceder, el universo quedaría para siempre sumido en la oscuridad.

Por la mañana, Surya estaba muy inquieto. Sentía que tenía que hacer un largo viaje. De manera que anunció a su madre que se iba a dar una vuelta a caballo por el cielo. Aruna ocultó su miedo. En cambio, le dedicó una gran sonrisa y dijo: «Surya, hijo mío, ¡qué idea tan encantadora! Creo que voy a ir contigo. ¿Te gustaría que fuera tu auriga?».

Leyendas Hindues

Surya tenía mucho cariño a su madre. Además, sabía que se le daban muy bien los caballos. Así que aceptó su ofrecimiento, a pesar de que tenía muchas ganas de llevarlos él mismo.

El carro de Surya estaba arrastrado por siete caballos, todos ellos con pelajes como la seda marrón rojiza e iban adornados con guarniciones de oro. Surya subió al carro y Aruna se instaló en el asiento del cochero.

Restalló el látigo y los caballos empezaron a trotar. Pronto estaban galopando por los cielos. Con el viento agitándole el cabello, Surya experimentó una inmensa sensación de euforia. «Madre, ya no me siento tan inquieto», gritó, y Aruna le devolvió la sonrisa diciendo: «¡Lo sé! ¡Lo sé!».

La Diosa Ganga

La historia cuenta que el rey Sagara tuvo 60.000 hijos, todos ellos fueron asesinados y sus almas fueron condenadas a deambular por la tierra sin posibilidad de acceder al descanso eterno. La única forma de liberar estas almas era que la diosa Ganga descendiera del cielo y las purificara.

Finalmente Ganga desciende a la tierra (para cumplir con un castigo de otro monarca) y queda atrapada en los cabellos del dios Siva. Estos se representaron por mucho tiempo como las cumbres del Himalaya, desde donde provienen las aguas puras de deshielo que van hacia el mar.

De este modo la diosa Ganga purificó las almas de los 60.000 penitentes y los libró de su maldición.

Mitologia

Actualmente los hindúes se bañan ritualmente en este río porque creen que la diosa Ganga aún recorre sus aguas, y ella es quien purifica, limpia, libera y hasta cura. Allí se bañan juntos hombres y mujeres, familias, ancianos y niños de todas las divisiones sociales.

Con sólo bañarse en el río la persona queda completamente purificada de los males que pueda tener, queda limpia de sus errores y puede comenzar libremente de nuevo. La leyenda también dice que si se bebe el agua del Ganges se puede alcanzar la inmortalidad.

Dioses



Fuente:
http://www.elboomeran.com/obra/449/mitos-magicos-de-la-india/
http://viajealaindia.es/wp-content/uploads/2010/04/ganges2.jpg