Por primera vez en Europa, gracias al video de alta velocidad, un grupo de investigadores españoles ha podido detectar duendes y elfos. Pero no se alarmen. Se trata de duendes y elfos atmosféricos.

Elfos y duendes han sido grabados en video por primera vez


Por primera vez en Europa, gracias al video de alta velocidad, un grupo de investigadores españoles ha podido detectar duendes y elfos. Pero no os alarméis. Se trata de duendes y elfos atmosféricos.

Los llamados duendes del espacio son un fenómeno muy extraño que han podido contemplar pilotos de aviones estratosféricos. En su día fueron catalogados como OVNIs. Desde la distancia se parecen a emanaciones eléctricas ramificadas. Como una maraña de relámpagos enredados entre sí que sólo duran una décima de segundo.

Durante la noche, cuando el cielo oscuro recuerda a las profundidades marinas, estos chorros azules también se parecen a medusas azuladas o rojas. Parten de la cima de las tormentas hasta una gran altura, como si trataran de escapar hacia el espacio exterior: las descargas se forman a unos 70 kilómetros de altura y pueden ascender hasta los 95 kilómetros para luego caer hasta los 25 kilómetros.

Hasta 1989 no se consiguió echar la primera fotografía que probara la existencia de esta clase de rayos. La realizó John Winckler, profesor de la Universidad de Minnesota, que captó uno accidentalmente a través de una cámara de baja iluminación muy sensible.

A partir de entonces, los científicos que se dedicaron a estudiar este raro fenómeno lo bautizaron en 1994 como “duende”, año en el que se vieron más duendes azules que nunca en una intensa tormenta producida en Arkansas, Estados Unidos.

grabar


El 14 de septiembre de 2001, un grupo de científicos se trasladó al observatorio de Arecibo, en Puerto Rico (que se suele emplear para la captación de señales extraterrestres inteligentes) para capturar en fotografía estos efímeros duendes. Se sabe que en esta región hay más probabilidad de encontrarlos debido a que está frecuentemente afectada por potentes tormentas con mucho aparato eléctrico.

Este fenómeno también presenta diferentes colores y formas. En base a ellas, se clasifican entre duendes rojos (red sprites), chorros azules (blue jets) y elfos verdes (green elves).

Los duendes rojos recuerdan al tallo de una planta de zanahoria y se producen a media altitud en la atmósfera, en la región llamada mesosfera.

Los elfos verdes, por su parte, se originan a partir de los pulsos electromagnéticos producidos por la descarga de fuertes rayos. Son como los anillos en expansión que vemos en un estanque cuando lanzamos una piedra, pero en el cielo, y lumínicos, y expandiéndose a la velocidad de la luz.

Los resultados del equipo investigador del Departamento de Energía Eléctrica de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) serán publicados en el Journal of Geophysical Research.

Aquí puedes ver un video de la noticia:

http://plataformasinc.es/index.php/esl/videos/detalle/54380