El fútbol tiene origen en reducciones jesuitas guaraníes.

El diario L’Osservatore Romano publicó, en plena celebración de la Copa Mundial Sudáfrica 2010, un artículo que presenta a los indígenas guaraníes como los inventores del fútbol.

En “Los guaraníes inventaron el fútbol”, el autor Gianpaolo Romanato sostiene que el fútbol nació en el siglo XVII, en el territorio que hoy conocemos como Paraguay. Su fuente –según reproduce Religión en Libertad (ReL)- es el relato de un jesuita catalán llamado José Manuel Peramás, que vivió varios años en la Reducción de San Ignacio de Miní, al sur de la ciudad de Asunción, una de las 30 reducciones que había en el Paraguay colonial.

El Padre Peramás escribió en su libro «De vita et moribus tredecim virorum paraguaycorum», publicado en 1793, muchas de sus vivencias con los guaraníes y, entre ellas, las diversiones que solían tener en su tiempo de ocio.

“Solían también jugar con un balón, que, aun siendo de goma llena, era tan ligero y rápido que, en vez que lo golpeaban, seguía rebotando algún tiempo, sin pararse, impulsado por su propio peso. No lanzaban la pelota con la mano, como nosotros, sino con la parte superior del pie desnudo, pasándola y recibiéndola con gran agilidad y precisión”, sostuvo el sacerdote.

L’Osservatore Romano señala que “los guaraníes de hace tres siglos seguramente ya jugaban al balón con maestría. En el fondo son los descendientes de los verdaderos inventores del fútbol”. Los primeros en refutar esta versión, agrega ReL, “seguramente serán los ingleses”.

Fuente