Hay
historias que siempre hablan de fantasmas, brujas y demonios… pero solo a unos
cuantos les ha pasado lo que a mí en esta historia…


Las cosas
extrañas todo mundo las comenta, las sueña e incluso dicen vivirlas… invocan a
estos fantasmas, brujas y demonios con el fin de hacerlos real a la mente
humana, pero, como lograr escapar de
algo real?? Aquello que tu mente puede deshacer con pensar en cualquier cosa no
la puedes lograr con algo que te mira… como un títere..


Hace ya
algunos años, cuando cursaba la preparatoria, me fascinaba asistir a lugares
extraños, lugares poco concurridos por las personas, lugares tan extraños y
fantaseosos que solo unos cuantos se atrevían a ir, pero solo uno o dos
regresaban sin perder algo importante… su libertad… y aquella tarde que me
encontraba por el centro de la ciudad, tan curioso como siempre, mi mirada se
poso en todo lo que me rodeaba, pero de repente, se centro en un señor de
aspecto senil… por un momento nuestras miradas chocaron y una fuerte ráfaga
paso por mi cuello invocándome a seguirlo, susurrando mi nombre, como si me
conociera de por vida… no pude mas y
decidí confrontarlo, me habían hipnotizado aquellos ojos… llegue a el y
cortésmente lo salude, aquel viejo solo hizo una mueca y siguió con su camino como
invitándome a seguirle y así fue, llegamos a un pequeño carro donde tenia
varias bolsas… y algunas de ellas parecían moverse por voluntad propia…


“No te
espantes” alcance a oír por parte de aquel viejo, “solo son seres que quieren
conocerte y quizás jugar un rato”… quería correr pero mis pies no respondían,
mis ojos se convirtieron en dos cristales que grababan segundo a segundo
aquella escena… y por fin aquel secreto que me petrificaba salió a la luz… era
un simple títere de madera con apariencia infantil… un muñeco que parecía
observarme de manera fija…


“es solo un
títere viejo” le dije al señor “ no cree que es algo obsoleto venir acá a
venderlos? Y aquel me respondió con una ronca voz que me hizo perder el aliento


“no solo es
un títere, es un ser que puede ver tu alma y quizás devorarla” decía mientras
los ojos del títere parpadeaban…


“Vaya
estupidez, debería buscar a otro quien le crea, además, puedo ver que su mano
posa sobre el títere y creo que usted hizo que moviera sus ojos”


“Las
personas siempre buscan la manera de ver las cosas a su modo, y tomare tu
palabra joven… las personas estúpidas no son aquellas que creen en fantasmas o
demonios, sino aquellas que se burlan de lo real… como este títere… y aquel
viejo continuo:


“pero tu ingenuidad pesara mas que todo y
recuerda estas palabras los buenos títeres
son aquellos que tienen alma y se mueven tan naturales que luego sus
titiriteros pierden el control sobre ellos”


Y
quería correr, quería escapar, porque el solo hecho de ver esos ojos de aquel
muñeco de trapo me bastaban para huir de ahí, pero parecía que mi mente quería
burlarse de mi situación porque en lugar de correr le conteste:





“Me
esta maldiciendo o simplemente busca asustarme??” y aquel viejo de mirada
oscura me respondió de manera brusca, quizás pensando que realmente lo estaba
confrontando:


“Esto
es todo, no hay necesidad de decirte mas, este muñeco acaba de obtener aquello
que perdiste desde el momento en nuestras miradas se cruzaron… te hizo sellar
un pacto de por vida con los suyos, te has convertido en su juego, en su
victima… en su títere…”





Dos fuertes golpes
directos a mi rostro cegaron mis ojos, y en un instante me encontraba en el
mismo lugar donde miraba a lo lejos aquel señor de aspecto senil, pero ya ni
estaba, ni el ni su viejo carro…





Fue solo mi
imaginación? O fue real? Queria creer que fue solamente mi imaginación pero al
momento de tocar mi rostro notaba dos lagrimas rodando por mis mejillas, como
demostrándome que aquello realmente pasó, que aquella experiencia marco mi cuerpo
y mi mente al grado de romper la barrera psicológica de mi ser haciéndome
llorar… pero, al comentar esto, muchos se ríen, me llaman exagerado, fantasioso
e inclusive uno que otro me ha respondido con palabras obscenas… y eso me hace
callar y guardarlo en lo mas oscuro de mi ya corrompida mente…





Pero ahora que
saben mi historia, se darán cuenta que no todos los títeres son para divertir,
algunas personas se dedicaron a crear estos seres para hacer pactos con
nosotros y convertirnos en sus juguetes…. Y vaya que así ha sido conmigo,
mientras duermo en mi cama siento la mirada de aquellos de madera, siento su
respiración, siento sus deseos de jugar conmigo y en una que otra ocasión he
tenido la osadía de retarlos a que lo intenten mientras mis ojos miran
fijamente a los suyos, y solo me observan, miran a través de mis ojos mi alma y
se van… dejándome aterrado a mitad de la noche, sin lograr dormir, sin lograr
soñar, sin lograr nada…





Y he querido
demostrar a la gente la realidad de mi situación, paseándome en los mercados populares donde están
aquellos títeres…paseándome frente a ellos como si fuera su carnada y muchos se
impresionan como aquellos de madera me siguen, capaces de mover su cuerpo para
seguir mi presencia, algunos corren, otros miran incrédulos, otros callan y
otros mas solo bajan la mirada, quizás sabiendo que también han pactado con
ellos…





Y saben que es lo
peor?? Ese ruido incesante que hacen al caminar, ese golpeteo que hacen con sus
pies de madera, como un chasquido con los dedos… oyéndose mas común a la media
noche, viendo desde fuera de mi ventana como se acercan para de nuevo jugar
conmigo, y dándome cuenta que el silencio les fascina… el silencio los hace
fuertes, el silencio los hace reales… el silencio hace que estén atrás de ustedes
sellando un pacto de por vida y robándoles su libertad…