Los gatos son atletas felinos de pequeño tamaño, son delicados pero a la vez muy resistentes, tanto que seguramente muchos de ustedes han visto en noticias, curiosas anécdotas de gatos que han sobrevivido a peligrosas caidas.

Incluso caidas desde varios pisos de altura debido a un descuido del gato moviéndose por un bordillo de la ventana. Realmente los gatos tienen más posibilidades de sobrevivir a una caida de más de 3 pisos de altura que al abandono por parte de los humanos en la calle.

Los gatos tienen la capacidad de caer desde grandes alturas sin sufrir mucho daño y aunque parezca extraño, cuanto más altas, mejor, porque pueden prepararse para el impacto. Algunos gatos que han caido de pisos bajos, no lograron una caida perfecta debido a la rapida aceleración y falta de tiempo a ponerse en la postura correcta para amortiguar el golpe, en cambio, gatos que han caido de pisos mas altos, si bien sufrieron fracturas, traumatismos o daños en sus organos, al poder tener tiempo y prepararse para el golpe, consiguieron amortiguar la caida para no morir.

La caída de los gatos suele tener peores consecuencias si se produce desde un primer piso que si es desde un segundo o tercer piso. Cuando el gato nota la aceleración de la caída, adopta una postura encogido con las patas estiradas, que le permite, al llegar al suelo, amortiguar el efecto del impacto. Si la caída se produce desde un primer piso, el gato no tiene tiempo de adoptar la mencionada postura.

Desde qué altura puede morir un gato si se cae?


Parece lógico pensar que cuanto mayor sea la altura desde donde se cae el gato, mayor serán las consecuencias del choque contra el suelo. Sorprendentemente no es así. Los daños producidos por la caída aumentan con la altura hasta un cierto punto, a partir del que se produce una disminución de los daños, que ya no vuelven a aumentar aunque aumente la altura de la caída.

Estados de la caida de un gato
1. Caida libre
2. El gato trata de orientarse y desplaza su tronco y su cabeza hacia un lado
3. Sigue girando su tronco y cabeza, pero ahora gira totalmente su cuerpo
4. Trata de colocarse con la patas hacia abajo y las estira, ofreciendo más resistencia al aire
5. Cae como un plomo, pero sobre sus patas

caida


El gato adopta una postura diferente cuando nota la aceleración de la caída, en cuanto alcanza la velocidad límite, deja de haber aceleración y el gato relaja su postura que por ser menos encogida, ofrece mayor superficie de contacto con el aire, a mayor resistencia mayor reducción de la velocidad. Este aumento de superficie trae consigo una mayor resistencia frenando la caída y consiguiendo una nueva velocidad límite más pequeña, que deja unos segundos más al gato para colocarse sobre sus patas y no caer sobre el costado o el lomo.

Cat


Aunque los gatos pueden sobrevivir a estos peligrosos impactos, no significa que no debamos tener mucho cuidado y establecer precauciones, poniendo límites a la curiosidad de nuestro gato cuando se acerca a los bordillos de las ventanas o trata de salirse a la terraza.

Hay mucho gato paracaidista suelto.

fuente: http://www.besosdegato.com/2009/07/19/la-caida-del-gato/

Seguro se vienen los chistes con la Pradón...