Lenguas romances


Las lenguas romances (también denominadas lenguas románicas o neolatinas) son una rama indoeuropea de lenguas estrechamente relacionadas entre sí y que históricamente aparecieron como evolución del latín vulgar (entendido en su sentido etimológico de ‘hablado por el pueblo’ y como opuesto al latín clásico).

Historia de las lenguas Romances

Estas lenguas se hablaban y se siguen hablando en un territorio que recibe el nombre de Romània, y que cubre en su mayor parte el sur europeo del antiguo imperio romano. Los términos romano/a y Rumània proceden efectivamente del adjetivo latino romanus: se consideraba que sus hablantes empleaban una lengua tomada de la de los romanos, por oposición a otras lenguas presentes en los territorios del antiguo Imperio, como el fráncico en Francia, lengua de los francos perteneciente a la familia de las lenguas germánicas.

La evolución del latín vulgar hacia las lenguas románicas se fecha, grosso modo, de la siguiente manera:


1. Entre el 200 aec y el 400 aproximadamente: diferentes formas de latín vulgar.
2. Entre el 500 y 600: estas formas comienzan a distinguirse entre sí.
3. A partir del 800: se reconoce la existencia de las lenguas romances.

idioma


Características comunes

Aunque las lenguas romances representan evoluciones divergentes del latín, sus rasgos comunes de hecho se deben prácticamente siempre al resultado de retener algún aspecto lingüístico que ya estaba en latín, y en muchos menos casos al efecto de la influencia común de otra lengua sobre varias lenguas románicas. Las características principales presentes en todas las lenguas románicas son las siguientes:

* Las lenguas romances son todas lenguas fusionantes.
* El Alineamiento morfosintáctico dominante de estas lenguas es de tipo nominativo-acusativo
* El orden básico parece ser SVO, tienen preposición y los determinantes generalmente preceden al sustantivo (aunque en rumano el artículo es postpuesto).
* Presencia de un sistema de flexión verbal con numerosas formas y lleno de irregularidades. El verbo incluye las categorías de persona, número, tiempo y modo gramatical, variando en general la forma flexiva de acuerdo a qué valores de dicha categoría está expresando la forma verbal conjugada.
* Presencia de al menos dos posibilidades para el género gramatical (masculino / femenino), dos posibilidades para el número gramatical (singular / plural).
* Presencia de concordancias gramaticales de género entre el sustantivo y el adjetivo, y entre el número del sujeto y el número expresado en el verbo.
* Presencia de artículos desarrollados a partir de demostrativos del latín.


historia


Las razones de la diversidad de las lenguas románicas


Existen diversos factores sociolingüísticos para explicar la aparición de variedades lingüísticas diferenciadas en cada región geográfica, que con el tiempo darían lugar a lenguas diferentes, en algunos casos con muy poca inteligibilidad mutua.

Teoría de la evolución divergente

La evolución fonética natural de todas las lenguas —a la cual el latín estaba sujeto— explica en las importantes diferencias entre algunas lenguas romances, tras un periodo de evolución semindependiente de unos dieciocho siglos. A este proceso también se añade la diversidad léxica ya existente en lo que se denomina “latín vulgar”.

El tamaño del Imperio romano y la ausencia de cohesión lingüística estable que garantizara, una norma literaria y gramatical común, resultaron en evoluciones divergentes que acumulativamente dieron lugar a lenguas vernáculas no inteligibles entre sí.

Por esa razón, cada zona del imperio geográficamente conectada de manera fuerte sólo con las zonas adyacentes, utilizó una modalidad particular del latín vulgar (se debería incluso decir “de los latines vulgares”), como se ha visto más arriba, una lengua prefiriendo un término para decir “casa” (latín casa en castellano, catalán, italiano, siciliano, portugués, rumano), otra lengua prefiriendo un término diferente (mansio para el mismo sentido en francés maison) y otra prefiriendo el término “domo” (domus en latín y en sardo), por ejemplo.

Teoría del substrato

A la diferenciación por evolución divergente, se suma la hipótesis de que el latín hablado en diferentes zonas de origen tenía un acento y características propias, debido a que, inicialmente, fue una lengua aprendida por hablantes que previamente hablaban lenguas diferentes.

Este hecho se conoce como influencia de las lenguas substratos: lenguas habladas inicialmente en una zona y recubiertas por otra, no dejando más que trazas dispersas, tanto en el vocabulario como en la gramática o en la pronunciación en la lengua de llegada.


Así, el substrato galo en francés deja unas 180 palabras, como braies, char o bec y estaría en el origen del paso del sonido /u/ (de luna) latín a /y/ (de lune). Naturalmente, la influencia del galo no se limitó solamente a Francia: el portugués o los dialectos de la Italia del norte, por ejemplo, han tomado algunos términos.

Teoría del superestrato


Finalmente, el superestrato también ha jugado un papel importante en la diferenciación de las lenguas románicas: son las lenguas de pueblos, que habiéndose instalado en un territorio, no han conseguido imponer su lengua. Sin embargo, esas lenguas dejan trazas importantes.

latinas

Grado de diversificación

Se puede dar aquí los resultados de un estudio que compara el grado de evolución de las diversas lenguas respecto a su lengua madre; para las lenguas románicas más importantes, si sólo se consideran las vocales tónicas, se obtiene, respecto al latín, los siguientes coeficientes de evolución:

* sardo: 8%;
* italiano: 12%;
* castellano: 20%;
* rumano: 23,5%;
* occitano: 25%;
* portugués: 31%;
* francés: 44%.


Así es posible ver con facilidad el grado de variabilidad del conservadurismo de las lenguas románicas. La más próxima del latín fonéticamente (considerando únicamente las vocales tónicas) es el sardo, la más alejada, el francés.


Lenguas

Lenguas galorrománicas

* Francés
o Valón
o Picardo
o Normando
* Lengua franco-provenzal
* veneciano, emiliano-romañolo, lombardo, ligur y piamontés.


Dialectos retorrománicos
* Dialectos romanches
o Interromanche
* Dialectos ladinos (ladín)
* Friulano (furlan)

Catalán y occitano
* Idioma catalán:
o Catalán
* Occitano

Lenguas iberorrománicas
* Español o castellano
* Portugués
* Gallego
* Asturleonés

o Asturiano
o Leonés
o Mirandés
o Extremeño
* Aragonés
* Mozárabe (lengua muerta)


Sardo
* Campidanés (campidanesu)
* Logudorés (logudoresu)
* Nugorés (nugoresu)


Italiano, napolitano y siciliano
* Italiano
o Corso.
o Dialectos italiano-centrales como el romanesco de Roma.
* Napolitano y dialectos pulleses y calabreses del norte.
* Siciliano

o Occidental (Palermo, Trapani)
o Central-Occidental (Agrigento)
o Metafonetica central (Enna, Caltanissetta)
o Metafonetica sudorientale (Ragusa, comuna de la zona meridional de la Provincia de Siracusa)
o Non metafonetica orientale (Siracusa, Catania)
o Messinese (Messina)
o Reggino (Reggio, Calabria)
o Pantesco (isla de Pantelleria) influenciado por el árabe.
o Eoliano (Isla Eolia)

Lenguas románicas orientales
* Dacorrumano rumano
o Moldavo, en el norte.
o Valaco, en el sur.
o Transilvano, en el oeste.
* Istrorrumano
* Meglenorrumano
* Macedorrumano


Idioma dalmático
* Vegliota (veklisu), en el norte, que se extinguió en 1898.
* Ragusano, en el sur, desaparecido en el siglo XV.


Bueno eso es todo

espero que les haya gustado

portense bien!!!