Es importante saber que, para lograr una mayor limpieza, los productos exfoliantes deben aplicarse de la siguiente manera:

*Con un suave masaje sobre todo en las áreas más secas y ásperas.
muchos consejos de belleza
*Con la piel húmeda, ya que facilita que los productos se deslicen mejor y puedan arrastrar todas las impurezas tanto las hidrosolupes y liposolubles.

*Una o dos veces por semana solamente.

*Otro aspecto importante a tomar en consideración es que la exfoliación de la cara se debe realizar sólo a partir de los dieciocho años.

La frecuencia dependerá del tipo de piel. Si es grasosa, habrá que hacerla dos o tres veces por semana, mientras que si es seca, bastará con hacerla una sola vez a la semana.



La exfoliación facilita la regeneración celular y activa la circulación. Con ella, un cuerpo suave y luminoso está asegurado.

Para eliminar impurezas, activar la circulación, aportar tersura a la piel... Éstas y muchas más son las funciones de la exfoliación, un proceso que consiste en hacer desaparecer las células muertas de la superficie de la epidermis y, como consecuencia, estimular la renovación celular. Y es que ésa es la capa en la que se hacen visibles todos los defectos de la piel y, por lo tanto, los beneficios de los productos que utilicemos.

Por ello, y porque con el paso del tiempo y los agentes externos se pierde elasticidad y suavidad, hay que echar mano de los exfoliantes. Éstos permiten retrasar la aparición de los signos de envejecimiento y, a la vez, facilitan una mayor penetración de los principios activos de los productos que se apliquen posteriormente.

Limpieza a fondo

Todo ello es posible gracias a un proceso sencillo. Los exfoliantes, por lo general, se presentan en gel o en crema, aunque todos tienen un elemento en común: se componen de unos gránulos que serán, en definitiva, los encargados de que la limpieza se haga a fondo. Para ello, con el cuerpo húmedo, se debe extender el producto mediante movimientos circulares para, de este modo, activar la circulación. Al entrar en contacto con la piel y el agua, los gránulos se transforman en una emulsión que, al masajear por todo el cuerpo, arrastraría las células muertas. Es conveniente insistir, sin embargo, en las zonas más secas y ásperas, como codos y rodillas, donde se acumulan más impurezas.

Una vez realizado el masaje exfoliante, hay que aclarar el cuerpo con abundante agua tibia y aplicar el gel de baño. En este sentido, es importante diferenciar bien entre la función de los productos exfoliantes y los de limpieza: mientras los primeros se aplican para eliminar células muertas, los segundos se usan para ejercer una limpieza superficial y frecuente. Por ello, no se deben sustituir unos por otros con el fin de mejorar la higiene. No hay que olvidar que los exfoliantes son sólo un complemento, no un sustituto, aunque ya existen en el mercado geles con propiedades exfoliantes de uso frecuente.

¿Cuándo?

Los objetivos y propiedades de los productos exfoliantes han quedado claros. Pero, ¿cada cuánto tiempo es conveniente aplicarlos? Si nunca nos hemos aplicado uno, lo normal es que durante el primer mes se exfolie el cuerpo una vez a la semana. Sin embargo, es el tipo de piel el mejor indicador para saber la frecuencia en la que deberíamos hacerlo. En una piel grasa, por ejemplo, pueden realizarse dos exfoliaciones semanales. Las pieles secas, en cambio, deben moderar su aplicación y necesitar, incluso, sólo una exfoliación cada quince días.

Ahora bien, el mercado cuenta con una gran variedad de productos que permiten hacer uso de la exfoliación más de una vez por semana. Se trata de exfoliantes suaves indicados para todo tipo de piel, pero sobre todo para las secas y sensibles.

La época del año también influye en la periodicidad del tratamiento. En verano, por ejemplo, la piel está más expuesta a los agentes externos y sus repercusiones, haciéndose casi obligatoria la reducción de la periodicidad en la que se aplique el exfoliante (una vez por semana). En invierno, al estar más resguardada, este período se puede prolongar a quince días.

Sin irritaciones

Existe la creencia de que la exfoliación puede irritar la piel, sobre todo las secas o sensibles. Esto no tiene por qué ser así si se aplican con suavidad, con la frecuencia adecuada y, sobre todo, si se recurre a los productos que más convienen a cada tipología. Así, mientras una piel sensible necesita una o, como mucho, dos exfoliaciones al mes, una grasa podría aplicarse dos a la semana.

Por el contrario, no es recomendable hacer uso de exfoliantes en el caso de pieles con algún tipo de enfermedad dermatológica, ya que pueden afectar a ésta.

Primer paso para un cuerpo perfecto

Con la exfoliación, la piel se oxigena mejor y queda lista para recibir mejor los productos que a continuación se apliquen. Por eso, se puede considerar como el primer paso para conseguir un cuerpo diez.

Es conveniente que, después del exfoliante, se hidrate la piel, ya que los activos hidratantes penetran mejor cuando no hay células muertas que se interpongan entre ellos y la epidermis. Ésta también es la razón por las que todas aquéllas que sigan un tratamiento anticelulítico y reafirmante deben echar mano del exfoliante: aumenta la eficacia de sus propiedades drenantes y tensoras y se hacen notar con mayor rapidez.

En el rostro, también

Al estar más expuesta que la piel del cuerpo a los efectos nocivos de los agentes externos, la del rostro requiere una exfoliación más precisa y, a la vez, más cuidada, pues es más fina que la del resto del cuerpo.

Los pasos que deben seguirse son similares a los de la exfoliación corporal: debe humedecerse el rostro para aplicar el exfoliante en movimientos suaves y circulares evitando, en este caso, el contorno de los ojos. Después hay que aclarar muy bien la piel con agua tibia y aplicar el tratamiento hidratante específico.

Para cada tipo de piel

A pesar de que en las pieles jóvenes la regeneración celular es más frecuente, es conveniente exfoliarlas, ya que por lo general son más grasas. Si se trata una piel joven con acné -y, por lo tanto, más sensible que el resto-, la exfoliación debe dejarse de lado, pues puede llegar a irritarla. En este caso, puede recurrirse a productos específicos.

La regeneración en el caso de las pieles maduras es, en cambio, más lenta, por lo que las exfoliaciones deben ser más frecuentes. Ahora bien, con independencia de la edad y como ocurre con el cuerpo, el tipo de piel da todas las pistas sobre el tratamiento que debe aplicarse:

- Seca: al acumular una mayor cantidad de pieles muertas, requiere una o dos exfoliaciones semanales. Es preferible optar por los productos en crema que, además de limpiar, ayudan a hidratar.

- Sensible: el exfoliante debe aplicarse con la mayor suavidad posible con productos específicos que retiren las células muertas sin agredir a la vez que calmen la piel. En este caso, los productos en crema son también la opción más acertada.

- Normal: como en casi todo, es la que menos problemas ofrece. Por lo general, basta con una exfoliación por semana.

- Grasa: el exfoliante ocupa, en este caso, un papel esencial, pues este tipo de piel es la que más y mejor limpieza requiere. Por eso, habría que exfoliarla dos veces a la semana con un producto en gel, que además de limpiar refresque el rostro.

economia
Un cutis bello comienza por una cara limpia, por eso hábitos como limpiarla es una rutina que debemos seguir a diario tanto por higiene como para conseguir una piel más joven y luminosa.

Cuando limpias tu piel eliminas células muertas, sudor, los restos de maquillaje y bacterias, manteniendo los poros libres de impurezas. Esto hace que a la piel esté lista para recibir un aporte extra de hidratación y nutrición, penetrando mucho mejor el tratamiento que apliques a continuación, como tu crema hidratante.

Te recomiendo

Para conseguir esto tienes que exfoliar tu piel una vez a la semana aproximadamente para lograr un acabado espectacular, además de limpiarla dos veces al día con los productos de usa diario, como los desmaquilladores, de esta forma la piel queda fina y libre de "pielcitas", eliminando celular muertas de manera que queda renovada, más fina, lisa y bonita.

Puedes usar Swept Away de Origins, exfoliante facial de textura granulada, para todo tipo de pieles. Es a base de productos naturales, se usa como un gel.

belleza
suavidad
Un truco para sentirte sexy es resaltar tus labios haciendo que estos sean apetecibles, sin que sea necesario que los maquilles demasiado. Sigue algunos truquitos:

Exfolia tus labios

Puedes exfoliarte los labios con cualquier exfoliante facial

Labios jugosos y con volumen

Si lo que quieres conseguir es dar volumen, aplica un gloss. Además cuando exfolias los labios, estos quedan más rojos, y con un toque de gloss te quedarán perfectos.


Exfoliar

exfoliacion
muchos consejos de belleza
Para comenzar es importante hacer una limpieza profunda en la piel con la ayuda de un exfoliante, eliminando las células muertas y posibles descamaciones. Esto permitirá estrenar una piel nueva y mucho más fina, suave y luminosa.

Una o dos veces a la semana crea tu “minispa” en casa:

• Exfolia tu piel con un exfoliante suave. Me encanta el de Le Mer, es todo un lujo, pero dura y dura.

• Ahora en invierno, cuando tengo la piel tan seca, me decanto más por las mascarillas hidratantes. Si tengo poco tiempo, utilizo el Express Flower Gel de Sisley, que hidrata, tonifica y da firmeza en tan sólo tres minutos…

Hidratar

Una vez hecha la exfoliación, tu piel está preparada para recibir el tratamiento hidratante. Una piel hidratada resulta mucho más luminosa y radiante.

También puedes realizarte cualquier otro tratamiento corporal, ya que la mayoría son hidratantes pero también pueden tener efectos reafirmantes o nutritivos.

Consejos

Si tu piel está muy necesitada de una cura de belleza te recomiendo que acudas a un centro de estética para hacerte el tratamiento completo.

Si prefieres hacerlo tú misma en casa puedes hacerlo utilizando un guante de crin o un gel exfoliante. Para la hidratación puedes usar tu crema corporal habitual. Es recomendable realizar este tratamiento una vez por semana.

Pasos complementarios, una vez por semana:

Además de los productos básicos que se deben usar a diario, para mantener la piel limpia de impurezas y prevenir la aparición de espinillas, se debe realizar un tratamiento más profundo. Es conveniente seguir unos pasos específicos una vez por semana.

Debes exfoliarte una vez por semana, para esto puedes usar un gel exfoliante de efecto granulado, eliminando en profundidad la suciedad de los poros. Después del exfoliante es el momento adecuado para aplicar una mascarilla de tratamiento adecuada para tu piel. Esta puede estar compuesta a base de arcilla si lo que quieres es absorber la grasa y evitar la aparición de granos y espinillas, o bien hidratante, antiedad, relajante… Una vez que haya reposado la mascarilla unos 10 minutos, la retiras y aplicas el tónico y la crema hidratante.

Productos complementarios:

• Gel exfoliante

• Mascarilla de tratamiento adecuado para tu tipo de piel.



economia
belleza
Lo primero que debes hacer es elegir un día en el que puedas seguir este ritual. Necesitarás una noche y un día completo para que realmente funcione. El viernes es un día perfecto, de hecho, si hoy no vas a salir, ¿por qué no lo pruebas?

Este ritual combina tanto alimentación, como belleza así que empecemos por lo más importante, los cuidados internos:

Baño relajante

Antes de cenar, date un baño relajante: te pondrá de buen humor para empezar con este ritual. Enfúndate en una bata de baño calentita y prepara una cena ligera.

Cena

Empezaremos el ritual de recuperación con una cena ligera. Puede ser una ensalada con gambas o pescado con verduras. Puedes comer la cantidad que quieras, pero siempre con moderación, claro. Lo importante es que evites el pan, el arroz, la pasta... Acompaña la cena con un gran vaso de agua y, si quieres, ponle una rodaja de limón.

Después de cenar, tómate una infusión relajante. A mí me encantan las infusiones de la marca Yogi Tea, pero puedes también tomarte una manzanilla o un poleo menta (pruébalos sin azúcar y sin sacarina).

Deja la tele por hoy y vete a la cama a leer una novela relajante, acuéstate pronto.

Antes de acostarte...

Antes de acostarte, desmaquilla tus uñas --tanto de los pies como de las manos-- y aplícales crema con un suave masaje: es hora de dar un respiro a las uñas también.

Si usas un tratamiento para el cuidado del cabello durante la noche, ponte un poco más de producto para que al día siguiente junto con el tratamiento capilar se vea mucho mejor. Me gusta el tratamiento de noche con aclarado de John Frieda, es como una mascarilla superintensa.

Al día siguiente...

Levántate por la mañana, tómate un zumo de naranja natural (de nuevo, sin azúcar ni sacarina), prepárate un desayuno ligero (por ejemplo, unos huevos revueltos con una tostada de pan integral) y vete a dar un largo paseo.

Cuando vuelvas, es el momento de empezar con el ritual de belleza:

Exfolia tu piel

Métete en la ducha y exfolia toda tu piel. Pon especial cuidado en zonas como las rodillas y los codos. Me gusta el Exfoliante de Lavanda de Origins: es súper hidratante y deja la piel muy suave.

Mascarilla

Lávate bien la cabeza y cuándo salgas del baño, aplica una mascarilla súper hidratante en el cabello húmedo (sécalo bien sin frotar con la toalla antes de aplicar la mascarilla para que penetre mejor), enróllate la toalla y deja que la mascarilla actúe durante veinte minutos ¡verás la diferencia! Me encanta la mascarilla Time Renewal de Pantene: ¡hace maravillas!

Rostro...

En el rostro, sigue los mismos pasos... Aplícate un exfoliante suave, ahora estoy usando el exfoliante de La Mer (por fin he encontrado un exfoliante que me limpia la piel sin irritarla). Después aplica una mascarilla hidratante o calmante, según tu tipo de piel. Yo, como tengo la piel bastante sensible, cuando la tengo cansada suelo tener rojeces, por lo que uso la mascarilla del Dr. Weil para Origins. Para las pieles mixtas me gusta la de Té Blanco de Origins, y para las secas desvitalizadas Espirulina de Alqvimia. Si todavía no tienes una mascarilla, ya es hora de que te hagas con una, es una buena inversión para el nuevo año. Recuerda usarla una vez a la semana.

Manos...

Continuamos con las manos: es hora de exfoliarlas e hidratarlas. Uso desde hace años un truco que no recuerdo quién me lo contó--probablemente mi abuela--, y que consiste en mezclar un poco de azúcar con aceite de oliva virgen. Usa esta mezcla para exfoliar tus manos con cuidado. Después, límate las uñas de manos y pies, y maquíllalas con un brillo ligero o con la manicura francesa (deja las uñas oscuras para otra ocasión).

Autobronceador

El siguiente paso es utilizar un autobronceador en cuerpo y rostro al completo, para devolver un poco de color a la piel. Yo uso el de Lavera, tanto para la cara como para el rostro: es el único que no me deja manchas y el color es supernatural.

Maquillaje

Si vas a salir esa misma tarde, realízate un maquillaje muy ligero: aplica un toque de corrector en la zona de la ojera. Después, aplica base de maquillaje con una esponja húmeda para conseguir un acabado muy ligero y no recargar. A continuación aplica polvo bronceador en todo el rostro y el escote, poniendo especial cuidado al aplicarlo sobre las zonas que normalmente se broncean (recuerda que quieres conseguir un aspecto natural).

Después, date un toque de colorete rosa justo en el centro de la mejilla. Seguidamente, aplica lápiz marrón sobre las pestañas superiores y difumina. Riza las pestañas y aplícate doble capa de máscara. Para terminar, usa un brillo de labios hidratante y no olvides dar un toque de iluminador sobre el pómulo.

Si no sales, sigue con tu descanso, cena ligero, no te acuestes muy tarde y relájate... Verás como el domingo estás totalmente recuperada y como nueva.

Las manchas son una coloración en la piel que no tiene relieve. Normalmente aparecen por alteraciones externas como puede ser el sol, un uso de algún producto inapropiado… O también por alteraciones internas como los cambios hormonales o el organismo.

¿Cómo se tratan las manchas?

Hay muchos tratamientos exfoliantes y despigmentantes. Lo mejor es exfoliar la piel. Limpiarla y tonificarla por la mañana y la noche con productos clarificantes que te haya recomendado previamente un dermatólogo. La crema protectora es básica, si utilizas maquillaje debe tener también factor de protección. El sol es el peor enemigo para las manchas.

No todos los tratamientos son buenos: Existe un tratamiento de cremas con efecto “dermoabrasión” muy fuerte. Si tienes la piel sensible debes privarte de estos productos... Además no es recomendable someterse a un tratamiento muy duro y regenerador si tus manchas son muy claras, no funcionará… Es muy importante consultar con el dermatólogo, cada tipo de mancha tiene un tratamiento.

Lo más importante: Sobre todo chicas, utilizar una crema hidratante con protector solar alto, exfoliar suavemente la zona e hidratarla bien. Para el maquillaje es muy importante también utilizar un corrector para difuminar suavemente.


Me encanta este tratamiento, porque es realmente efectivo. Yo tengo la piel mixta, pero sufro mucho de puntos negros. Y de verdad, es un ritual fantástico.

Para eliminar los puntos negros que suelen concentrarse en la nariz, la barbilla y otras zonas del rostro, este tratamiento casero deja el rostro limpio y tonificado. Para preparar el ungüento solo hay que poner 1/4 de litro de agua al fuego con dos bolsitas de té de manzanilla. Cuando el agua empieza a hervir se utilizan sus vapores para hacer vahos (con la ayuda de una toalla) y así abrir los poros.Cuando los vahos empiecen a menguar se retiran y se pasa a la limpieza de los poros frotando el rostro suavemente con medio limón y un puñado de azúcar. Estos dos ingredientes exfolian la piel y la dejan limpia y tonificada.Finalmente, para cerrar los poros y evitar que se vuelvan a ensuciar (y aparecer los puntos negros) se limpia la cara con abundante agua fría, cuanto más fría esté el agua mejor.Este tratamiento se puede realizar una vez por semana y es recomendable hacerlo por la noche puesto que el jugo de limón puede dejar manchas si le toca la luz solar.


Antes de que el sol empiece a estar más agresivo de la cuenta, es el momento perfecto para hacerse un peeling. Pero ¡ojo!, no nos referimos a los exfoliantes mecánicos (que llevan granulitos y se pueden hacer en casa), sino que al hablar de peeling me refiero concretamente a los químicos: que actúan mucho más profundamente y que SIEMPRE debe realizarlo un especialista. Existen varios tipos de peelings que se clasifican según la profundidad donde actúan (superficial, medio o profundo). Será el profesional (esteticista o médico, dependiendo de la concentración de ácidos que lleve el peeling) quien adaptará el tipo y el número de sesiones a realizar.

Pero para una solución aún más personalizada, Mesoestetic, el especialista en Cosmética Médica, lanza una nueva generación de peelings combinados. Una innovadora y amplia línea de 6 peelings para tratar específicamente cada problema (fotoenvejecimiento, manchas, cicatrices,...)


¿Te has dado cuenta de la cantidad de exfoliantes que están sacando casi todas las marcas? Me asusta el saber que hay peelings casi “estéticos” al alcance de cualquiera ¿por qué? porque si tienes la piel tan sensible como yo, si usas uno de estos exfoliantes o peelings un poco más agresivos, conseguirás que tu piel no solo elimine las células muertas, sino que arda también. Si te salen rojeces, se te rompen los capilares y tienes la piel rosada en general, es muy probable que tu piel sea sensible y debes tener cuidado de qué productos utilizas para hidratarla, tratarla y sobre todo para exfoliarla.

No me entiendas mal, me encantan los exfoliantes, son perfectos para dar luminosidad a la piel, dejarla tersa y “limpiar” todas esas células muertas que se van quedando sobre nuestro rostro y que hacen que la piel se vea grisácea y apagada, pero como con todo debes usar tu cabeza antes de hacer algo de lo que te puedas arrepentir.


¿Cuál es el secreto?...

• Si tienes la piel sensible asegúrate de que utilizas productos para tu tipo de piel, normalmente estos son naturales, o libres de alcohol y sobre todo para pieles sensibles.

• Prueba siempre el producto en la cara interna de tu brazo para asegurarte de que no te irrita o da alergia.

• En lo que a exfoliantes se refiere no utilices aquellos que son agresivos, o que son mecánicos (los que tienen partículas para exfoliar la piel) ya que estas partículas pueden romper pequeños capilares. Siempre que utilices un producto exfoliante (independientemente del tipo de piel que tengas) evita exponerte al sol y sobre todo usa protección solar.

• Si además tienes alergia a algún ingrediente asegúrate de leer las etiquetas.

Mi favorito…Si quitas los exfoliantes mecánicos, y los más fuertes, la verdad es que no quedan muchos para elegir, yo utilizo este de REM, me gusta porque además de dar luminosidad es un producto libre de parabem (preservantes) colorantes y derivados del petróleo, y además no irrita mi piel.


Te habrá sucedido que en la búsqueda de una piel extrasuave para exhibir en bikini, habrás acudido a un exfoliante que te de esa textura tan deseada. El problema es que muchas veces nos excedemos, y como resultado tenemos una piel completamente roja, muy lejos de nuestra idea original. Que hacer cuando esto sucede? Sigue los siguientes pasos:

Aplica un gel refrescante lo antes posible, preferentemente con Aloe Vera. También son buenas las máscaras descongestivas que puedes hacerte en los centros de estética, o que consigues en los mercados. Nosotros te recomendamos Hydrapore Máscara Mousse, de Lidherma.

Recuerda además que por ningún motivo deberás tomar sol en las próximas 24 hs.


Es importante que tengas en cuenta que aunque algunas personas lo recomienden nunca exfolies le piel del rostro con cepillo de dientes o similares.

Tambien debes considerar que se recomienda no usar mascarillas de limon en el rostro porque puden dejar manchas y debes usarlo siempre de noche.

El exfoliante más eficaz se encuentra en la naturaleza, el agua del mar.

En casa para exfoliar tu cara y el cuello, añade 2 cucharadas de sal yodada a 1 vaso de agua templada, frota con los dedos dibujando círculos, evitando el contorno de lo ojos y enjuaga con abundante agua fría.

Para el cuerpo, aplica lo mismo con la ayuda de un guante de crin. Después aplica tu loción corporal o tu crema facial habitual. Es tan eficaz como el exfoliante más caro y sofisticado que te puedan ofrecer las marcas de cosméticos


Al menos una vez por semana debes exfoliar la piel de tus manos de la misma manera que haces en el resto del cuerpo. Puedes hacerlo con un exfoliantes específico para esta zona o con el mismo que exfolias tu cuerpo, aunque te proponemos dos recetas caseras:

Añade a tu loción corporal una cucharada sopera de azúcar y masajea con esta mezcla las manos hasta que se disuelvan los granos de azúcar. Aclara con agua.

Otra opción es mezclar dos cucharadas de azúcar con un poquito de zumo de limón, extender la mezcla a modo de mascarilla y dejarla actuar durante 15 minutos.


Me encanta ir a que me den un masaje o a hacerme un peeling o limpieza facial, ¿a quién no? Pero este lujo no nos lo podemos permitir todas las semanas, así que tengo mis pequeños rituales para hacer en casa.

Uno de mis favoritos y que sigo religiosamente cada semana, es exfoliar manos y pies con un poco de azúcar y aceite de oliva. Las uñas se endurecen e hidratan por el aceite de oliva y la piel queda muy suave por la exfoliación con el azúcar. Además es un remedio casero barato y fácil de realizar.


Muchas veces, las mujeres de hoy en día dejamos de hacernos algunos tratamientos de belleza por falta de tiempo para acudir a un salón de belleza. Os sorprendería saber todos los trucos y productos beneficiosos que podemos encontrar en casa.

Para realizar un tratamiento de belleza facial en casa solo necesitas:

1. Para comenzar el tratamiento es necesario que la piel este desmaquillada.

2. Para favorecer la eliminación de células muertas y que el tratamiento sea más efectivo se recomienda hacer un exfoliante facial, existen diferentes métodos, el más rápido es los geles granulados. En el caso de no tener podemos hacerlo mezclando gel desmaquillador y sal fina de mesa. Aplicar con agua y realizando movimientos circulares, aclarar con agua abundante.

3. Pondremos a hervir agua con unas bolsitas de infusión de manzanilla, la manzanilla ayudará a calmar la piel y prevenir posibles irritaciones, además de aportar una terapia aromática relajante.

4. Una vez hierva el agua, apagaremos el fuego y con el vapor de esta agua haremos vahos, podemos usar una toalla para que el vapor de agua se dirija mejor al rostro y conserve la temperatura, recuerda que no debe de quemar.

5. Ahora es el momento de eliminar posibles espinillas, cuando hagamos la extracción, es importante usar un clínex para mantener la higiene en todo momento, no usaremos las uñas, sólo se debe empujar con los laterales de la yema de los dedos. No intentes eliminar granitos que no tengas el orificio de salida abierto, de lo contrario solo conseguirás dejar marcas.

6. A llegado el momento de aplicar al mascarilla, como ya debes saber existen diferentes tipos, tantas como pieles, las mascarillas más efectivas para cutis con tendencia grasa son las de arcilla.

¿Cómo combatiremos las pieles cansadas?

Un buen remedio para las pieles cansadas es aplicar finas láminas de pepino natural, este además tiene un gran efecto descongestivo y reafirmante.

¿Cómo hidrataremos las pieles más secas?

1. Usaremos una mezcla de yogur y miel, con el que aportaremos gran cantidad de nutrientes.

2. Una vez aplicada la mascarilla, la dejaremos reposar unos 10 o 15 minutos, retirar.

3. Aplicar tónico para cerrar el poro, tonificar y refrescar la piel.

4. Después de haber realizado el tratamiento podemos aplicar la crema de día o noche.

¿Qué trucos caseros de belleza tenemos para el cuerpo?

Y para el cuerpo exfoliante de café natural.

Actualmente estamos viendo que en muchos centros de belleza se realizan multitud de tratamientos naturales como pueden ser los tratamientos de café o la chocolaterapia.

Estos tratamientos tienen multitud de beneficios. A nivel cosmético el chocolate es hidratante y nutritivo para la piel, tiene una acción drenante y anti celulítico, mejora el estrés y da elasticidad a la piel. Estimula los sentidos, hidrata, nutre y da elasticidad a la piel, aumenta la circulación sanguínea y linfática, es relajante y produce un bienestar general.

Cualquier ocasión es importante para lucir una piel fresca y limpia, así que olvídese de mostrarla seca y sin vida. Para deshacerse de la acumulación de células muertas en la capa superior de la piel no hay nada mejor que someterse a un tratamiento de exfoliación.

Los granos de café son un antioxidante extraordinario como exfoliante, porque además de todos sus beneficios naturales ayudan a prevenir la celulitis y a disminuirla.

La exfoliación consiste en aplicar los productos con partículas arenosas a través de masajes.

La exfoliación corporal o cutánea elimina las células muertas y proporciona a la piel un aspecto más suave y luminoso. Las células muertas quedan depositadas, junto a las impurezas, sobre la capa superficial de la piel. La importancia de las exfoliaciones radica en que remueven todas esas células muertas del rostro y de partes del cuerpo que el baño diario no llega a eliminar por completo.

Cuanto más pequeño sea el grano, menos posibilidad existe de dañar el rostro, por eso para la piel del rostro se debe de usar un grano más suave.

Antes de aplicar cualquier exfoliante, es importante humedecer la piel, de lo contrario puede dañarla y dejar rotos los vasos capilares.

¿Qué zona es más sensible?

Los movimientos más suaves se deben realizar en senos y cuello.

Se recomienda realizar este tipo de tratamiento, para mayor comodidad en la ducha, a continuación para terminar el tratamiento se hidratará la piel con crema o aceite corporal


Muchas veces la piel del cuerpo la puedes notar apagada, seca e incluso áspera, para esto puedes acudir a un centro de belleza para que te hagan un tratamiento corporal, casi siempre se trata de un exfoliante y una hidratación completa.

Pero no siempre tenemos tiempo de ir a estos centros, aquí tienes unos consejos para que te puedas hacer este tratamiento tu misma en casa.

Regenera la piel de tu cuerpo con trucos caseros

Lo primero que tienes que hacer es el exfoliante, hay varios productos caseros que puedes usar, yo te recomiendo el café molido, sí, el café que usas en casa, además de exfoliar por su granulado, la cafeína tiene efectos adelgazantes. Para que sea más cómodo y no ensucies nada puedes hacerlo en la ducha, mezclando el café con agua y realizando un masaje en todo el cuerpo.

Una vez que salgas de la ducha aplica una crema o aceite corporal hidratante.

Cómo conseguir una piel perfecta con recursos naturales para hacer una exfoliación en casa

En la actualidad es cada vez más fácil recurrir a productos naturales y sencillos de conseguir para el tratamiento de la piel.

La exfoliación es necesaria para reactivar la circulación, suavizar la piel, fortalecerla y tonificarla.

“Es importante que las mujeres se sometan a una exfoliación profesional o casera, pero no más de una vez a la semana y debe realizarse de manera muy suave ya que la piel es un órgano muy delicado y fácil de dañar”.

Consejos para exfoliar tu piel

- Si la piel es muy seca o sensible se debe practicar una exfoliación suave y no más de una vez a la semana.

- Aplicar crema hidratante tras cada exfoliación.

Recetas caseras:

cuidado que hay que tener, sobre todo, con las repeticiones. En verano es nocivo para la piel realizar exfoliaciones con químicos, ya que los mismos poseen ingredientes fotosensibles que al exponerse al sol actúan dañando nuestro cutis, produciendo machas y marcas que duran de por vida.
1-Exfoliante de azucar y crema hidratante

Preparación de la mascarilla:

coloca en un recipiente dos cucharas soperas de azúcar, con dos cucharas soperas de aceite de oliva y dos cucharas soperas de crema humectante ( cualquiera).Una vez que mezcles la preparación, aplícala en tu rostro realizando movimientos circulares hacia arriba, dejándola actuar por lo menos 15 minutos.

Es increíble como con esta sencilla mascarilla tu piel lucirá perfecta y sin daños. Recuerda realizar este procedimiento solo una vez por semana.

2-Mascara de miel y limon.

Limpia la piel y equilibra los niveles de aceites naturales en la piel (que la engrasan)
Preparación de la mascarilla:

Mezcla una cucharada de azúcar, una de miel natural y el jugo de 1 limón.

Mezclar los ingredientes y Aplicala dando un suave masaje en el rostro o la piel del cuerpo durante 5 minutos y enjuagar con abundante agua.

Recuerda que las mascarillas y tratamientos a base de limón deben usarse de noche, ya que el sol puede provocar en un rostro con restos de limón manchas en la piel.

3-Mascara de azúcar y gel de baño.

Preparación de la mascarilla:

Mezclar una cucharada de azúcar con tu gel de baño habitual o jabón líquido.

Mezclar ambos ingredientes y se obtendrá un muy buen exfoliante.Aplica este exfoliante en la zona a tratar con un guante . En general aplicarlo en zonas rugosas del cuerpo.

4-Exfoliante de fresas

La fresa tonifica la piel y dilata los poros. Sirve como exfoliante casero.
Preparación de la mascarilla:

Mezclar 4 o 5 fresas y añadir el zumo de 1 limón.

Se aplica en la cara masajeando.

Aclaramos la mascarilla cuando se seque.

5-Máscara Exfoliante y limpiadora:

Preparación:

Mezclar 1/4 de taza de avena y una cucharadita de miel.Puede agregar 2 cucharadas de yogur sin saborni azúcar.

Aplicar sobre la piel libre de maquillaje y ligeramente húmeda dando suaves masajes durante 10 minutos o hasta que la piel se empiece a secar y enjuagar con abundante agua.

A veces no le sacamos todo el jugo a las duchas diarias. Es uno de los pocos momentos que tenemos única y exclusivamente para dedicarnos a nosotras mismas. Aprovecha este momento a tope, puedes limpiar a fondo tu rostro, e incluso hacer una exfoliación del mismo, al igual que en el resto del cuerpo .Comienza por no usar agua demasiado caliente, y llevarte al baño un jabón y un exfoliante especifico para el rostro y otro para el cuerpo. Mientras lavas e hidratas tu cabello, deja que haga efecto y pasa a limpiar y exfoliar tu rostro. Luego haz lo mismo con el resto del cuerpo, quitaras todas las células muertas de la piel y te será más fácil eliminar luego todo esto con el agua de la ducha. Pasate un gel suave, calmante, adecuado a tu tipo de piel, y aprovecha para limar las durezas de los pies que estaran blanditas. Si además tienes manchas en la piel frotalas con limón, déjalo actuar un rato y acláralo bien. Es importante que se aclare pues el zumo de limón en contacto con la luz del sol puede provocar manchas. Después aclarate el pelo y el cuerpo, y antes de secarte empapate en un aceite, que hidratara tu piel al máximo, los hay de todo tipo, (spa, bifasicos, con aloe vera, etc.)Empapate bien con el todo el cuerpo y enfúndate en una bata de baño y deja que el aceite penetre en tu piel. Luego hidrata tu rostro, que después de la ducha tendrá los poros dilatados y sera así más efectivo el tratamiento. Y ya esta. Después solo te queda ponerte guapa. Ya tienes una buena base. Si usas mascarillas para el pelo, después de aplicarla, usa un gorro de ducha plástico, esto hará que el calor abra la cutícula del pelo y la mascarilla haga más efecto. Otro truco es que el ultimo aclarado del cabello lo hagas con el agua casi fría, quedara mucho mas brillante y estimulara el riego sanguíneo del cuero cabelludo. Ah!!no olvides hidratar bien los labios, codos y rodillas y aplicar una generosa capa de aceite en esas zonas mas secas del cuerpo. Con un pequeño masaje, quedaras nueva!!!

En verano, las piernas cobran especial importancia. Para que estén bonitas es imprescindible cuidarlas. Además, siguiendo algunas rutinas se pueden minimizar las posibles molestias ocasionadas por el calor, como la pesadez, los hormigueos, los calambres y la posible aparición de las temidas varices. ¡Empezar con una ducha!!Una ducha tonificante es la mejor forma para comenzar el día. La temperatura del agua no debe ser demasiado caliente. Lo ideal es ir enfriándola poco a poco, hasta terminar con agua completamente fría. Un masaje enérgico con un guante de crin relaja las piernas cansadas y alivia la fatiga. Realizar una exfoliación para retirar las células muertas. Si no se retiran periódicamente se van acumulando y restan suavidad y brillo a las piernas. El momento idóneo para exfoliar es durante la ducha. Humedece la piel y a continuación masajea con un producto exfoliante, hasta que arrastre las escamas e impurezas cutáneas. Es importante incidir sobre las zonas más ásperas, como tobillos y rodillas. Si se tienen varices, elegir un peeling con textura suave y poco granuloso. Algunas frutas: manzana, uva, limón, naranja, melocotones y arandanos, añaden eficacia a los exfoliantes, por ello sus principios activos forman parte de muchos exfoliantes naturales. Mantener una buena hidratación es necesario para disfrutar de una piel sana, suave y elástica. El uso diario de una buena crema hidratante es imprescindible. El masaje debe darse trazando pequeños círculos en dirección ascendente, en sentido contrario a la gravedad, para favorecer la circulación de retorno. Comienza por los pies y ve ascendiendo progresivamente por las piernas hasta llegar a las ingles, ejerciendo una presión lenta y profunda. No olvides una buena depilación, de ser posible con ceras de baja temperatura y con agentes hidratantes. Añade estos cuidados a tu rutina diaria y veras el resultado en tus piernas!! Un poco de color y fantásticas!!!





El chocolate tiene muchas propiedades antioxidantes, por eso se utiliza tanto en tratamientos corporales.

También se utiliza para los pies, el primer paso es exfoliar las piernas y los pies con un exfoliante suave. Seguidamente se da un masaje terapéutico en el que se utiliza base de Mouse de chocolate y por último se aplican distintos productos de chocolate para luchar contra los radicales libres. La duración del masaje es de 45 minutos.

Deja una sensación de relax y suavidad en tus pies.