Cómo Ingresar a US Army para luchar por la Libertad

Cómo Ingresar a US Army para luchar por la Libertad



Hace como un año empezaron a llegar cartas a casa. Sucedió un poco después de completar la inscripción en los estudios. Las bases de datos se cruzan con notoria eficiencia en este país: al parecer, la Universidad de Estados Unidos le había provisto los datos al Ejército (The Army), que usa su poderoso sistema burocrático para enviar cartas para convencer a sus ciudadanos a ocupar las vacantes que van dejando sus distintas guerras por el mundo. No deja de ser una buena oportunidad de ascenso económico. Pero no era la primera vez que recibía esta información: la publicidad en televisión muestra cada tanto clips o videojuegos entrelazados donde se puede observar gente corriendo hacia adelante, disparando desde la cabina de un avión de combate o bien desde distintos lugares que podría usar un francotirador en una guerra. Después de esas imágenes, una frase sentencia: “We were waiting for you”, que en español es algo así como “Te estábamos esperando”. Es una forma bastante curiosa de unir el concepto de videojuegos con la idea bastante más concreta de ir a la guerra en algún oscuro rincón del mundo. No deja de ser asombroso que los jóvenes entre 17 y 35 años estén desaforados con los videojuegos aquí en Estados Unidos. La misma edad necesaria para ingresar al Ejército.

Las carreras universitarias son caras en este país: cuestan entre 12 y 25 mil dólares al año. Pero hay otra forma de estudiar: si ingreso al Ejército, éste ofrece entre 50 y 65 mil dólares para realizar la carrera universitaria que elija. Es decir: pagan la facultad a cambio de ingresar a un mundo de “Excitement and adventure”. Después de insistentes cartas personales, apareció en la Universidad un hombrecito sentado detrás de una mesa, ignorado por la casi totalidad de los estudiantes presentes. Sentado el reclutador (pongámosle Johnny), como esperando esos grillos que no se animan a acercarse, vestido de militar con una boina verde, pelo corto, camuflado, esperé que mis compañeros se alejaran del lugar y conversé con él: “Llevate mis materiales”, dijo. Así lo hice.

Uno de esos materiales era un CD-ROM verde llamado “Army Operations”. Funciona sobre Windows y Macintosh. Está diseñado como un campo de entrenamiento. Cada semana (en cada etapa) el jugador debe ir pasando etapas u obstáculos como el tiro al blanco, salto de helicópteros, etcétera. Probé primero con los tiros al blanco: tiraba, tiraba, tiraba y el objetivo (un hombrecito rojo) caía unas doscientas veces hasta cambiar de nivel. Pero (siempre hay un pero) si uno quiere pasar a nuevas y excitantes etapas debe conectarse para “cargar sus puntajes on-line”. Decidí no pasar de nivel. El Ejército, como también lo hacen las empresas privadas, usa el juego para acercarse a los usos y costumbres de quien lo utilice. Después de jugar un rato, observé que en el frente del juego decía “Defense freedom”, una frase que ya había escuchado en algún lugar. Ahh, sí. Ya sé donde: Bush suele decirla dos o tres veces por discurso. La dicen todos los voceros militares, la dicen sus ministros y superministros, y casi todos los medios de comunicación. La línea republicana de pensamiento basa los ataques a países que no son muy parecidos a ellos (o no quieren hacer lo que ellos decidan), en defender la libertad de los Estados Unidos. Lo repiten de modo goebbelsiano: “Defiende tu libertad”. Aparecen con esas pancartas hasta cuando hay movilizaciones en contra de la guerra.

Hace poco observé nuevamente unas publicidades en español (hechas para algunos de los hijos de los 30 millones de inmigrantes latinos que viven en Estados Unidos). En la tele se observa un joven mexicano hablando con el padre: el joven confiesa sus intenciones de ingresar al Ejército, y le sugiere que convenza “a mamá”, que está un poco reacia en el tema. “Te vamos a apoyar”, dice el padre también mexicano y la madre acepta con una sonrisa feliz. También el sitio web está traducido al español:www.goarmy.com cuenta con información, videoclips y jueguitos de fútbol americano.

Entonces llamo al 1-800-USA-ARMY para pedir el contacto del Centro de Reclutamiento Local. Hago una cita para dentro de unos días y allí estoy días más tarde, siendo atendido por dos reclutadores. Es una oficina con cuatro escritorios y en cada escritorio un reclutador. Pero no hay ni una sola persona queriendo ser reclutada. Tan sólo una cantidad oprobiosa de folletería que no deja bien en claro si se trata de papeles para ingresar al Ejército, o para comprar CD-ROM de dudosa procedencia. No suena el teléfono, no hay gente haciendo cola, nada. Conocía la imagen de los reclutadores: estaba en Farenheit 9/11 de Michael Moore. Pero esto es la absoluta desolación.

Me hago el perfecto desorientado para recibir un poco más de información. Además de saber que debo tener entre 17 y 34 años, estar sano, en buen estado mental, con una buena moral y una escuela secundaria (o equivalente) completa, querría saber algo más. “Vine aquí porque escuché que dan dinero para la Universidad y eso me interesó mucho”, digo. Entonces me explican el sistema: apenas uno ingresa recibe entre 1500 y 2400 dólares por mes, además de otros 1300 dólares para pagar el alquiler. Es decir: alguien que no tiene trabajo, ni preparación alguna, empieza ganando un mínimo cercano a los 3 mil dólares mensuales.

Una vez ingresado al Ejército, hay nueve semanas de instrucción básica. Pasado ese tiempo, se puede especializar en diferentes áreas de conocimiento (hay, se sabe, distintos tipos de conocimiento). Por los montos y los “bonus” que entrega el Ejército para aquellos que atraviesan sus cuatro, cinco o seis años de carrera mínima (para los que llegan vivos al final, claro), uno puede pagarse una de las mejores carreras universitarias de Harvard. Eso es lo que dice este hombre, que atiende con una amabilidad asombrosa. Y sigue –como quien está por adquirir una medicina prepaga– contando beneficios: “Tenés seguro médico cubierto, un alquiler seguro, un sueldo y tus posibilidades de crecimiento son ilimitadas”, entre sus carpetas, tomando un café no demasiado cargado.

El slogan de uno de los folletos espeta: “213 formas de ser un soldado”. Pareciera ser que la mejor manera de ingresar al Ejército no es por el frente sino más bien por detrás. Entre esas formas hay doce áreas como para hacer “Administrative Support”, nueve para “Arts & Medias”, 29 para “Combats”, 25 áreas del Ejército para ser mecánico, entre otras. En su web, el Ejército se encarga de aclarar que cada una de las tareas desempeñadas tendrá su consiguiente carrera “civil” para cuando salga, si es que no quiere seguir la carrera militar. Es fácil imaginar qué hará más tarde un bombero (Firefighter), un abogado o un periodista (son áreas que se ofrecen dentro de la carrera militar), lo difícil es entender qué hará un “Field Artillery Officer” (Oficial de Artillería de Campo) o un “Infantryman” (soldado raso). “Aunque no hay un trabajo directamente relacionado a Field Artillery Officer, el liderazgo que adquiere en la Armada le ayudará civilmente. El oficial de la Armada está muy relacionado con el cargo de manager”, dice la web. Sobre los soldados explica que “para la vida civil, el soldado aprende el trabajo en equipo, la disciplina, el liderazgo”.

En fin. Por suerte los beneficios de formar parte del Ejército más poderoso del planeta no se detienen en cuestiones vinculadas a la preparación. Otro de los reclutadores (pongámosle Tom), que no tiene demasiadas ocupaciones en esta oficina vacía, acerca su silla a nuestra mesa (dos reclutadores para un interesado es un verdadero lujo) y expone sus argumentos: “Podés conocer todo el mundo. Tenemos bases en Europa, Corea, Japón, Centroamérica y otros lugares. Si ingresás, podés elegir cualquiera de esos destinos y el Ejército te manda. ¡Es una forma de viajar gratis!”.Una vez dentro del Ejército, se puede elegir el área de interés, perfeccionarse en el área universitaria que uno guste. O... se puede probar con la zona llamada de “Excitement and adventure” (Un área de aventura y adrenalina), según dice el reclutador, que tiene que ver más “con la acción, el frente de la batalla y el combate”. Al fin lo dice. Después de media hora de conversación menciona que el Ejército también sirve para combatir. Ahh, por cierto... después de un rato preguntan de dónde soy:

–Are you american?

–Legal resident –contesto.

–Ahh, ohh, ok. No problem.

Siendo residente legal se puede ser del Ejército, no importa la ciudadanía que uno tenga. Podría ser un paquistaní o un afgano. O un coreano. O un chino. ¿Podría ser así? ¿Me van a dejar volar un avión, ya que tengo la residencia hace poco tiempo? Según dicen, sí, algo así puede suceder. Lo único que parece no estar permitido es el asunto de los trabajos de inteligencia y operaciones secretas. Hay un bonus track: si ingreso al Ejército (dice Johnny, que trabajó sólo en logística) podría obtener mi ciudadanía estadounidense en menos de un año, cuando normalmente tardan cuatro o más.

El reclutador con experiencia en logística prosigue: “Estuve en Irak y en Afganistán. En Afganistán, por ejemplo, tenía una oficina con aire acondicionado, con una heladerita y una computadora para mí”, dice. “El (señaló a Tom, el otro reclutador) estuvo en el frente. Pero si te interesa la carrera universitaria, no vas mucho allí.” Y no. “He viajado por todo el mundo, conozco casi todos los lugares del planeta gracias al Ejército, aunque estoy vivo de casualidad”, se le escapa a Tom. En eso, uno de los dos cuenta que apenas enrolado se reciben hasta 20 mil dólares de “prima” (además del sueldo y el alquiler). Esa es una de las novedades para incentivar a los muchachos, aunque ahora dan el dinero después de las nueve semanas de entrenamiento, porque algunos tomaban el cheque y se iban a vivir a Canadá.


FUENTE



link: http://www.youtube.com/watch?v=xzg3_LC3bGU


link: http://www.youtube.com/watch?v=1ytwvkio3FQ


link: http://www.youtube.com/watch?v=cq-ZVIZJaI8


link: http://www.youtube.com/watch?v=Ji_GlEcrR-M

37 comentarios - Cómo Ingresar a US Army para luchar por la Libertad

@hunterarg +4
yankees hijos de puta ¬¬
@xpanzax +3
Tags:
estados unidos - libertad - Neoliberalismo - democracia - pas mundial - us army
@Huizar666
Tengo 32 años y soy un asesino psicópata entrenado. Las únicas cosas que sé hacer es venderle a los jóvenes la idea de enrolarse en los marines y matar. Soy incapaz de conservar un trabajo. Para mí los civiles son despreciables, retrasados mentales, unos débiles, una manada de ovejas. Yo soy su perro pastor. Soy un depredador. En el Ejército me llamaban "Jimmy el Tiburón"».

Tengo muchos. Me los hice en el Ejército. En la mano (señala la zona entre los dedos pulgar y anular), el logo de Blackwater, el ejército mercenario que fue fundado donde yo nací, en Carolina del Norte. Me lo hice en un acto de resistencia, porque los marines tienen prohibido tatuarse la zona que va de las muñecas a las manos. Un día los integrantes de mi pelotón nos emborrachamos y todos nos hicimos el mismo tatuaje: un cowboy de ojos inyectados en sangre sobre varias ases, que representan la muerte. Quiere decir exactamente eso que estás pensando: «mataste a alguien». En el brazo derecho, el símbolo de los marines, con la bandera norteamericana y la Texas, donde me enrolé en el Ejército. En el pecho, del lado izquierdo, un dragón chino que desgarra la piel y significa que el dolor es la debilidad escapándose del cuerpo. Lo que no nos mata nos hace más fuerte.

Ser un mentiroso. La administración Bush ha forzado a la juventud norteamericana para que se enrole en el Ejército y lo que básicamente hace –y yo hice también- es tratar de ganar gente con incentivos económicos. Durante tres años recluté a 74 personas, que nunca me dijeron que querían entrar en el Ejército para defender al país ni argumentaron ninguna razón patriótica. Querían recibir dinero para ir a una universidad u obtener un seguro de salud. Y yo les describía primero todas esas ventajas y solo al final les hablaba de que iban a servir a la patria. Jamás recluté al hijo de un rico. Para mantener el trabajo, los reclutadores no podíamos tener escrúpulos.

Los estándares para el reclutamiento han descendido enormemente, porque casi nadie quiere enrolarse. Ya no es un impedimento tener problemas mentales ni antecedentes criminales. Pueden ingresar personas que han cometido felonías, es decir que han sido sentenciadas a más de un año de cárcel, lo que se considera un delito serio. Pueden ingresar muchachos que no han terminado los estudios preuniversitarios. Si pasan la prueba mental, ingresan.

Hubo varias. Nuestro trabajo era ir a determinadas áreas de las ciudades y ocuparnos de la seguridad en las carreteras. Hubo un incidente en particular -y muchos más- que realmente me llevó hasta el borde del precipicio. Afectó a un coche que llevaba civiles iraquíes. Todos los informes de inteligencia que nos llegaban decían que los carros iban cargados con bombas y explosivos. Esa era la información que recibíamos de la inteligencia. Los carros llegaban a nuestros controles y hacíamos algunos disparos de advertencia; cuando no detenían su marcha a la velocidad que indicábamos, disparábamos sin contemplaciones

Tengo 35 años y sólo conservo el 80 por ciento de mi capacidad pulmonar. Me han diagnosticado una enfermedad degenerativa de la columna vertebral, fatiga crónica y dolor en los tendones. Antes, todos los días corría 10 kilómetros por puro placer, y ahora solo puedo caminar entre 5 y 6 km todos los días. Tengo temor de tener niños por eso. Mi cara está inflamada. Mira esta foto (me muestra la imagen que aparece en la credencial de la Feria del Libro), me la tomaron poco después de regresar de Irak. Parezco un Frankenstein. Todo eso se lo debo al uranio empobrecido, ahora imagínate lo que estará pasando con la gente en Irak.

Me trataron como un loco, un cobarde, un traidor.
@sebabaj
Tags: estados unidos - libertad - Neoliberalismo - democracia - paz mundial - us army

@charlys +2
a los latinos los mandan al frente mientras q los yanquis juntan sus cuerpos
@hunterarg +3
chileno de mierda sos un hijo de puta, ya te conozco ¬¬
lame botas de la minoría neoliberalista!! pobre ciego... ojalá te deporten de estados unidos la próxima vez que pises terreno norteamericano por tu condición de latino..
infeliz.. a que fuiste a EEUU?? a trabajar en mc donalls limpiando el piso y sacando la basura??? gil!!
@wgjung
Muy importante información. Ojala muchísimos se alisten y luchen por la libertad de mercados o se verán arrestados y llevados a Guantanamo para ser interrogados, y averiguar porque no quieren luchar por los Estados Unidos.
Allá vamos!!!
@chuwakon +2
ellos dicen que no valemos un carajo pero en tiempos de miseria golpean nuestras puertas y confunden a la juventud diciendo que pelean por la libertad y por lo que es nuestro . nuestro? nosotros no somos dueños de una mierda . y ensima tenemos que aguantar que latinoamerica se venda por un poco de hollywood. guacho no te comas la mierda yanki
@Matitias123 +1
Che cambia Libertad por Petroleo
@SAMIR_NGE
O SOS UN TIPO SIN VIDA QUE ESTA AL PEDO TODO EL DIA Y TE GUSTA CREAR BARDO
O SOS UN LAMECULOS YANKI
@xpanzax
chuwakon dijo:ellos dicen que no valemos un carajo pero en tiempos de miseria golpean nuestras puertas y confunden a la juventud diciendo que pelean por la libertad y por lo que es nuestro . nuestro? nosotros no somos dueños de una mierda . y ensima tenemos que aguantar que latinoamerica se venda por un poco de hollywood. guacho no te comas la mierda yanki

aguante los crudos
@chuwakon
xpanzax dijo:
chuwakon dijo:ellos dicen que no valemos un carajo pero en tiempos de miseria golpean nuestras puertas y confunden a la juventud diciendo que pelean por la libertad y por lo que es nuestro . nuestro? nosotros no somos dueños de una mierda . y ensima tenemos que aguantar que latinoamerica se venda por un poco de hollywood. guacho no te comas la mierda yanki

aguante los crudos

toda la vida amigo
@Machalek +1
por la libertad de quien?
@xpanzax +2
El_clanero dijo:
charlys dijo:a los latinos los mandan al frente mientras q los yanquis juntan sus cuerpos
lo has visto gil? has visto que hagan eso? Ellos luchan como hermanos

de verdad lo pregunto:
en serio sos tan pelotudo? o representas a un personaje satirico?
@aramburu666 +1
Eso de luchar por la libertad lo has puesto por broma no?, jajaja
@brunoko
charlys dijo:a los latinos los mandan al frente mientras q los yanquis juntan sus cuerpos


no no hacen esos con los latinos.. a los latinos les dan los experimento que hacen para probarlos.. ya se parecen a los nazis
@pke_filth
Jajajajjajajajajjajajaj luchando por la libertad jajajajajajajajjajajajajajajjajajaja
aja
jjajajajajajajajajjajajaj
@maykel1989
y yo vivo en nicaragua y siempre e querido pertenecer al ejercito, pero al de USA por que el de mi país es una mierda. La verdad, dicen que te dan muchos beneficios, y bue... quien sabe... si termino la carrera y no logro nada, me hago soldado
@Fedeheavy -1
carrera universitaria, recorrer el mundo, cuidadania de usa, tentador! lastima la parte donde dice esoty vivo de casualidad XD
no gracias!
@woztraz
Miles de veteranos de la guerra de Irak y Afganistán demandan al gobierno

Miles de veteranos de la guerras de Irak y Afganistán presentaron hoy una demanda contra el Gobierno de Estados Unidos, al que acusan de negarles compensación por incapacidad y tratamiento para problemas mentales.

Según la demanda presentada ante un tribunal federal en San Francisco (California), el Departamento de Veteranos de Guerra se ha visto abrumado por miles y miles de solicitudes de tratamiento que no ha podido atender.

Debido a esta situación "se está abandonando a centenares de miles de hombres y mujeres que han sufrido graves heridas en las guerras que se libran en Irak y en Afganistán", de acuerdo con la querella.

Más de 1,5 millones de soldados han participado en esos conflictos desde que comenzaron en 2001.

Según los documentos presentados ante el tribunal, el principal acusado es el secretario del Departamento de Veteranos de Guerra, Jim Nicholson, quien habría violado la ley al negarles tratamiento para resolver sus problemas de incapacidad y de salud mental.

Nicholson anunció la semana pasada que abandonará su cargo para el próximo octubre, después de haber estado en el centro de las críticas por las deficiencias en la atención de soldados en el hospital militar Walter Reed.

La demanda afirma que el Departamento no proporcionó beneficios de incapacidad de manera oportuna, no aumentó el personal para acelerar la atención médica y no mejoró el tratamiento para los trastornos de estrés pos traumáticos causados por la guerra.

Además, sostiene que el atraso en el procesamiento de solicitudes de compensación o atención médica y psicológica asciende a más de 600.000 y que muchos veteranos de guerra han muerto sin que se le resolvieran sus problemas.

La demanda fue presentada por dos organizaciones de veteranos de guerra que tienen alrededor de 12.000 miembros.

"A menos que se tomen de inmediato medidas drásticas, el costo para estos veteranos y sus familias será incalculable", indicó la demanda.

El documento señaló que como resultado de estos problemas habrá "una nueva generación de veteranos de guerra desempleados y sin hogar, más consumo de drogas y alcoholismo, y una carga agobiante sobre el sistema de salud y otros servicios sociales".

El Departamento de Veteranos de Guerra estuvo en el centro de las criticas después de que un medio de comunicación denunció que soldados heridos en esos conflictos no recibían atención médica adecuada en el centro médico Walter Reed del Ejército en Washington.

Un tribunal de apelaciones de San Francisco también criticó duramente a ese departamento y le ordenó pagar beneficios retroactivos a soldados que participaron en el conflicto de Vietnam y contrajeron una forma de leucemia, debido a su contacto el Agente Naranja.

El Agente Naranja fue el nombre de un herbicida que las fuerzas estadounidenses utilizaron durante el conflicto de Vietnam para sacar a las fuerzas enemigas de sus escondites en la espesura de la selva.

"El trabajo del Departamento de Veteranos de Guerra de EE.UU. ha contribuido de manera sustancial a nuestra vergüenza nacional", señaló el tribunal.

Fuentes judiciales dijeron que la demanda contra el Departamento de Veteranos de Guerra no busca formular una declaración política de apoyo o rechazo respecto al conflicto en Irak.

La idea es ejercer presión para que se tomen medidas inmediatas y se resuelvan los problemas, señalaron.

"Esto es lo peor que ha ocurrido a los veteranos de guerra y si no mejora la situación, será mucho peor", indicó una de las fuentes.

Por: Agencias
Fecha de publicación: 23/07/07


El conflicto de Irak
Más de 600.000 muertos en Irak desde 2003
Un estudio revela que los fallecidos de forma violenta han subido al 55% desde el inicio de la guerra


Más de 600.000 iraquíes han muerto a causa de la violencia desde que Estados Unidos invadió el país en marzo de 2003, según un estudio publicado ayer en la edición electrónica de la prestigiosa revista médica británica The Lancet. El estudio, una actualización del que hace dos años puso de relieve que la invasión había provocado 100.000 víctimas, muchas más de las que entonces se admitían, señala ahora que la violencia va en aumento en Irak y que las tropas extranjeras son responsables de una de cada tres muertes violentas en el país. El informe, basado en una gran encuesta, revela que la tasa anual de mortalidad ha pasado de 5,5 personas por cada 1.000 habitantes en 2002 a una media de 13,3 por 1.000 en los 40 meses que han pasado desde la invasión.
El estudio ha sido financiado y ha recibido el "aval ético" del Comité de Investigación Humana de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg de Baltimore (Estados Unidos) y de la Escuela de Medicina de la Universidad Al Mustansiriya de Bagdad. Sus autores, Gilbert Burnham, Riyadh Lafta, Shannon Doocy y Les Roberts, subrayan que, aunque las cifras que ellos dan son muy superiores a los cerca de 50.000 muertos contabilizados por la ONG británica Iraq Body Count o los 30.000 admitidos por la Administración de Bush, la evolución de estos últimos datos desde la invasión en términos de crecimiento coincide con la evolución de los datos obtenidos por ellos.
Por ejemplo, las curvas de crecimiento del número de muertos facilitados por el Pentágono y los del Iraq Body Count siguen la misma pauta que las del estudio publicado en The Lancet, con la particularidad de que las cifras oficiales americanas, aunque 20 veces inferiores en número, crecen a una tasa aún más rápida que las de este estudio en los últimos 12 meses. La diferencia entre el estudio y los otros dos recuentos es que los científicos hacen una estimación estadística del número de muertos a partir de los datos de su encuesta comparados con la tasa de mortalidad antes del conflicto, mientras que los otros dos sistemas se basan en el recuento de cadáveres que llegan a las morgues.
Basado en entrevistas a más de 12.000 personas en todo el país, a partir de muestras aleatorias repartidas por Irak de acuerdo con el peso demográfico de cada provincia, el trabajo revela que la tasa anual de mortalidad ha pasado de 5,5 personas por cada 1.000 habitantes antes de la invasión, a una media de 13,3 por 1.000 en los 40 meses que han pasado desde la invasión. La población de Irak es de 25 millones. La tasa en los primeros seis meses de este año es de 14,2 por 1.000, confirmando la curva ascendente de las muertes violentas en el país.
Estas tasas ofrecen un resultado final de bajas muy superior a cualquiera de las cifras manejadas hasta ahora: "Estimamos que, como consecuencia de la invasión de marzo de 2003, han muerto alrededor de 655.000 iraquíes por encima de los que se podían esperar en una situación en la que no hubiera conflicto, lo que equivale a un 2,5% de la población en el área cubierta por el estudio", escriben los autores. "Nuestras estimaciones del ratio de mortalidad tras la invasión duplican los ratios medios de mortalidad, lo que de acuerdo con el Proyecto Sphere constituye una crisis humanitaria", añaden.
Los autores admiten que sus "estimaciones de muertos son mucho más altas que las facilitadas en Irak a través de medidas pasivas de vigilancia", pero advierten de que "esa diferencia no es una sorpresa". "Al margen del caso de Bosnia, no se conoce ninguna otra situación de conflicto en la que los sistemas de recuento pasivo den cuenta de más del 20% de las muertes medidas a partir de métodos basados en la población".
Los investigadores admiten que sus estimaciones pueden tener un margen de error hacia arriba o hacia abajo del 95%. Pero aunque eso ha hecho que en el pasado se descalificaran sus trabajos, en realidad no hace más que dar relevancia a sus cifras, si se tiene en cuenta que en el mejor de los casos el número de muertos provocados por la guerra sería de 392.979 y el máximo podría alcanzar los 942.636.
De los 655.000 muertos, unos 601.000 habrían sido víctimas de muerte violenta. Mientras antes de la invasión las muertes no violentas suponían el 98% del total y las violentas el 2%, tras la invasión el porcentaje de muertes violentas supone el 55% del total. Antes de la invasión, el 24% de los iraquíes morían por enfermedades cardiovasculares, el 18% por cáncer y otro 18% por enfermedades crónicas. Ahora la primera causa de mortalidad son los disparos de bala (31%) y la segunda las explosiones (22%), incluyendo los ataques aéreos y los coches-bomba.
El estudio achaca directamente a la coalición el 31% de las muertes violentas en Irak y subraya que, aunque proporcionalmente ha descendido la tasa de iraquíes muertos por la coalición, en términos brutos ha seguido aumentando. Los hombres en edad militar (entre los 15 y 44 años) son los que más posibilidades tienen de morir de forma violenta: suponen el 59% de los muertos.
WALTER OPPENHEIMER - Londres - 12/10/2006

Siguen bajando las tasas de reclutamiento en el ejército estadounidense
Correo Tortuga - Asociación de Medicinas Complementarias - Boletín Armas Contra las Guerras - Sábado.18 de junio de 2005


Siguen bajando las tasas de reclutamiento en el ejército estadounidense
Alfredo Embid.
Hace algunos años un amigo director de una revista de medicina durante una conferencia que di en Zaragoza, me contaba cómo durante un viaje reciente al Amazonas había visto a los esbirros del ejército norteamericano intentando reclutar nativos para sus filas. Desde hace tiempo el Ejército norteamericano tiene problemas para conseguir nuevos reclutas. Según recientes datos del propio Pentágono la tasa de reclutamiento ha caído en un 40%. (1)
El Departamento de Defensa ha admitido que las pérdidas se elevaron en mayo de 2005 a 1661, o un 25%. Una cantidad similar a la que se viene perdiendo desde febrero del mismo año. Desde octubre de 2004, el ejército ha reclutado 8.000 personas menos de las esperadas.
Las reservas del ejército, la marina y los marines también han experimentado una disminución de sus objetivos mensuales de un 18%, 6% y 12% respectivamente. El reclutamiento en la guardia nacional, Army National Guard, ha bajado en un 29% y en la Air National Guard en un 22%. En realidad la situación es todavía peor ya que el ejército ha ido disminuyendo sus objetivos de reclutamiento progresivamente de 8.050 a 6.700 personas.
Estos efectivos del ejército son mayoritariamente ciudadanos norteamericanos o residentes negros e hispanos pobres. Pero a pesar de ello, ni con las campañas de reclutamiento desde la escuela, ni con los sobornos que el ejército les ofrece (ver artículo siguiente) se consiguen los objetivos fijados (2).
Hay varios motivos de ello y ninguno es la mejora de la situación de los pobres en Estados Unidos que no deja de agravarse. Las tropas invasoras siguen empantanadas en Iraq y en Afganistán mientras que la resistencia de las poblaciones locales no cesa. Oficialmente unos 1.900 miembros de las tropas USA han muerto en Iraq, Afganistán y otros lugares desde que se inició la fraudulenta guerra contra el terror con la coartada del atentado del 11 septiembre de 2001.
La lista de muertos aumenta según algunos autores mucho más de lo que oficialmente se admite (3).
La lista de enfermos minimizada oficialmente asciende ya a decenas de miles, como hemos informado en boletines anteriores. Los veteranos de la II guerra contra Iraq llevan tiempo agrupándose con otros veteranos que enfermaron o murieron engañados por el Pentágono en las guerras precedentes: veteranos atómicos (víctimas de las pruebas radiactivas desde 1945), veteranos de Vietnam (víctimas de las dioxinas del agente naranja), veteranos de la guerra del Golfo (víctimas del uranio empobrecido), veteranos de Afganistán (víctimas de la radiactividad de los misiles y bombas "penetrantes&quot. También lo están haciendo sus familiares agrupados en numerosas asociaciones que incluye la denominada "traed a los chicos a casa ahora".
La disidencia dentro del ejército no sólo crece entre los soldados. Crece incluso en los mandos; Comandantes y Coroneles del propio ejército USA están denunciando el crimen contra la humanidad que supone el uso de las nuevas armas radiactivas.
A la luz de estos hechos la viabilidad del ejército norteamericano para llevar a cabo los ambiciosos planes definidos en el documento de estrategia militar para el nuevo siglo es cada vez más dudosa.
Los planes en curso pasan por seguir reclutando efectivos para el ejército profesional USA en todos los países pobres, como ya se lleva haciendo desde hace años, para asesinar a los pobres de otros países igual que el suyo. Además pasan por apoyarse en un ejército de asesinos de elite y de mercenarios internacionales (más de 20.000 en Iraq) especialmente para proteger las empresas multinacionales.
Pero como esto tampoco está funcionando, hay planes mucho más siniestros, como nos advertía Leuren Moret (4):
"Donald Rumsfeld está llenando de miles de millones de dólares "las áreas de investigación de los laboratorios federales y universidades privadas" a lo largo y ancho de EEUU para crear "super-soldados". Las investigaciones para crear drogas y aparatos electromagnéticos para el cerebro están dirigidas por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA en inglés) bajo la dirección de John Poindexter. Este "programa de mejora del soldado de guerra" involucrará "inyecciones de sustancias hormonales, neurológicas y genéticas a hombres y mujeres jóvenes; la implantación de microchips y electrodos en sus cuerpos para controlar sus órganos internos y sus funciones cerebrales; e inundarlos con drogas que acaben con sus tendencias humanas normales -la necesidad de dormir, el miedo a la muerte, el rechazo a matar a otros seres humanos como uno mismo" (5).
¡Qué maravilla¡. Un ejército de seres drogados y deshumanizados a los que se les habrán implantado máquinas para controlarlos más perfectamente. ¿No queréis apuntaros a tan seductor proyecto? ...

El caso del Sargento Camilo Mejía, militar del ejército USA condenado a prisión por no querer participar en crímenes de guerra.

Alfredo Embid

El Sargento de la Guardia Nacional de Florida, Camilo Mejía, es originario de Nicaragua, hijo del cantautor Carlos Mejía Godoy (1). Pasó su infancia allí hasta los 15 años; así recuerda a sus padres "involucrados con la Revolución Sandinista, y cómo el gobierno de Reagan intervino en la guerra civil que tuvo lugar en Nicaragua y fundó la Contra. Era una guerra mercenaria que sacudió la economía, y bueno, era una sociedad muy justa. Era una sociedad y una forma de gobierno sin afiliación oficial con nadie. Fui a una escuela católica privada cuando estuve ahí, así que no pueden decir que era un país comunista. Había empresa privada, así que en realidad no pueden decir que Nicaragua era comunista o incluso socialista. Era solamente un país, saben; era solamente una forma de gobierno que trataba de construir una sociedad más justa para todos.

Recuerdo que daban vacunas a todos los niños. Enseñaban a todos a leer y a escribir. Todos cosechaban café, y era un sueño, era una sociedad soñada por un tiempo. No es un buen ejemplo si eres una superpotencia en el mundo, y la única forma de alimentar tus necesidades es a través de la opresión. Y así que promueves la inestabilidad y alientas y financias guerras mercenarias -y saben que viví ahí. Fui sacado de alguna manera de esa realidad porque era muy privilegiado. Pero se quedó en mí; permaneció conmigo en alguna parte, dentro de mi mente, en mi memoria de alguna forma.

Ese sentimiento de injusticia resurgió en Iraq, no mientras era oprimido sino mientras era un instrumento de opresión. Regresó de alguna parte de mi conciencia, de mi memoria, de la historia de mi vida, y tomó completamente el control, así que aquí estoy." (2)

Después de 3 años en Costa Rica, a los 19 años su familia lo llevó a Estados Unidos donde su abuela era ciudadana norteamericana. Camilo entró en el ejercito de los EEUU en 1995 atraído por los sobornos que los reclutadores ofrecían entre 30.000 y 40.000 dólares como "ayuda" para pagar sus estudios universitarios. Fue reclutado en el último año de su escuela secundaria (1).

De 1995 a 1998, fue un soldado de infantería en una unidad mecanizada en Texas. Luego regresó a la universidad de psicología y se unió a la Guardia Nacional. Cada contrato militar se firma por tres años, pero en realidad dura ocho años, así que aún tenía cuatro y medio antes de que terminase su plazo. Apenas un semestre antes de obtener su graduación universitaria, y justo dos meses antes del término del contrato de ocho años, su unidad fue activada para ir a Iraq en apoyo a la Operación "Libertad para Iraq" a donde fue destinado en abril de 2003.

Antes de incorporarse ya tenía sus dudas sobre los motivos de esa guerra. " No estaba de acuerdo con la tendencia del gobierno a gritar "¡Guerra!" pese a carecer de evidencias de armas de destrucción masiva, y de nexos entre los ataques terroristas del 11 de septiembre y Saddam Hussein. Acerca de casi todo lo que decían por lo que íbamos a la guerra, porque no parecía tener sentido. Así que estaba en desacuerdo con las razones que daba el gobierno..." (2)

Pero cuando llegó allí comenzó a dudar seriamente sobre la moralidad y la legalidad de la guerra. "Una vez que fuimos a Iraq y comenzamos a meternos bajo fuego, y comenzamos a ser emboscados y atacados con cohetes y morteros y dispositivos explosivos artesanales en el camino, comenzamos de hecho a mirar el rostro real de la guerra, saben: gente muriendo..." (2)

En octubre de 2003 regresó a Estados Unidos con un permiso de dos semanas, y sus dudas se convirtieron en certezas. Antes de acabar su permiso ya sabía que no se reincorporaría a su unidad en Iraq. "empiezas a hacerte preguntas sobre la validez de las razones dadas para la guerra, intentas encontrar tus propias justificaciones para hacer todo lo que hiciste, y bueno, por ser parte de una guerra. Y al final encuentras que es... es una guerra imperialista, y es una guerra para el beneficio corporativo, y bueno, ni una persona debería morir por eso. Así que con la conciencia clara, no podía regresar. No podía ser parte de ello. Así que decidí no regresar." (2)

El 16 de marzo de 2004 solicitó ser licenciado como objetor de conciencia, afirmando que creía que la guerra y la ocupación de Iraq eran "ilegales e inmorales" y desaprobando la conducta de las tropas estadounidenses con los civiles y prisioneros iraquíes. En su solicitud para que se le concediera la condición de objetor de conciencia, Camilo Mejía describió las condiciones de detención de los prisioneros iraquíes, antes de que los medios de comunicación a finales de año dieran a conocer algunos casos presentados como excepcionales. Describió como a los soldados se les ordenaba "quebrar la voluntad del detenido" utilizando métodos como impedirles dormir golpeando paredes de metal con mazos y cargar armas al oído.

También contó cómo presenció el asesinato de civiles, mujeres y niños incluidos. "Intenté hacer legal mi caso a través de los canales legales apropiados entre los militares. Las cosas no funcionaron, así que busqué consejo civil me escondí y escribí mi solicitud para ser objetor de conciencia." (2) En marzo del año pasado Camilo abandonó valientemente la clandestinidad y dio la cara. "públicamente expresé mi oposición a la guerra, en términos morales, religiosos, espirituales, éticos y políticos. Dije que esta es una guerra por el petróleo, y que no soy un mercenario, y no iba a participar de la guerra, y procedí a entregarme al derecho militar luego de eso".(2) Incluso participó en programas de TV y fue entrevistado por Michael Moore.

El 21 de mayo de 2004, un tribunal militar estadounidense le condenó a un año de cárcel por deserción. Además en la prisión fue condenado a confinamiento solitario sin duda para intentar evitar que contaminase a otros presos con su visión crítica. Fue condenado también a degradación de E6 a E1, reducción de dos tercios de su paga y una licencia por mala conducta. Amnistía Internacional lo consideró desde 2004 preso de conciencia, al contrario que el tribunal militar que lo juzgó, encarcelado por negarse a participar en la guerra por motivos de conciencia (3).

El ex fiscal general del estado Ramsey Clark, comparando el caso con el de los torturadores del ejército hizo referencia a "la increíble ironía que supone el hecho de que estamos juzgando a soldados en Iraq por violar el derecho internacional y a un soldado en Estados Unidos por negarse a hacerlo". Con 28 años, pasó su sentencia en Fort Sill, Oklahoma, encerrado en una instalación de confinamiento durante ocho meses y tres semanas (salió antes por buena conducta y trabajo cumplido).

Desde su liberación ha seguido comprometido con el movimiento contra la guerra dando conferencias por todo el país: "Estoy acá para decir que continúo en desacuerdo no solamente con esta guerra sino con todas, y sigo diciendo que esta es una guerra por el petróleo y por la dominación imperialista, y sigo prestando mi voz para hablar y decir que no deberíamos estar allá."

Su madre Maritza Castillo, que intentó infructuosamente que no entrara en el ejército y le apoyó durante su encarcelamiento, ha resaltado en una entrevista: "Es importante que el mundo sepa que hay miles de soldados, jóvenes resistiendo a la guerra; mi hijo fue el primero en denunciarlo públicamente, pero hay muchos que están huyendo a otros países, y dentro de los EEUU muchos viven escondidos, en la oscuridad, huyendo para no ir. Hay además un movimiento que se está organizando de veteranos de Iraq contra la guerra, junto con veteranos de Vietnam, y hay cientos de jóvenes que se están aplicando a la objeción de conciencia".(1)

Referencias enlaces y contactos.

(1) Omar sierra "entrevista a Maritza Castillo " http://www.rebelion.org/noticia.php...

(2) Ron Smith "El largo viaje de conciencia de Camilo Mejía desde Nicaragua a Iraq y hasta la prisión militar". " The Narco News Bulletin. 10 de mayo de 2005 http://www.narconews.com/Issue37/ar...

RECUPERAR MI HUMANIDAD".


Carta del Sargento Camilo Mejía. Militar del ejército USA condenado a prisión por no querer participar en la guerra de Iraq.

"Fui enviado a Iraq en abril de 2003 y en octubre regresé a Estados Unidos con licencia por dos semanas. Retornar a casa me dio la oportunidad de poner mis pensamientos en orden y escuchar lo que mi conciencia me decía. La gente me preguntaba por mis experiencias de la guerra y al responder volvía a vivir todos los horrores: los tiroteos, las emboscadas, la vez que vi cómo arrastraban por los hombros a un joven iraquí sobre un charco de su propia sangre o cuando el fuego de nuestras ametralladoras le arrancó la cabeza a un inocente. La vez que presencié el derrumbe emocional de un soldado porque había matado a un niño, o cuando un anciano cayó de rodillas y gritaba levantando los brazos al cielo, como preguntando a Dios por qué nos habíamos llevado el cuerpo sin vida de su hijo.

Pensé en el sufrimiento de un pueblo cuya patria estaba en ruinas y encima era sometido a nuevas humillaciones por los allanamientos, las patrullas y los toques de queda de un ejército de ocupación. Y caí en cuenta de que ninguna de las razones que nos dieron para estar en Iraq era cierta. No había armas de destrucción masiva. No había vínculo entre Saddam Hussein y Al Qaeda. No ayudábamos al pueblo iraquí y ese pueblo no nos quiere tener allá. No prevenimos el terrorismo ni hacemos más seguro a nuestro país. No pude encontrar una sola razón para haber estado allá, disparando contra personas y siendo blanco de disparos.

Venir a casa me dio claridad para ver la línea entre el deber militar y la obligación moral. Me di cuenta de que formaba parte de una guerra que me parecía inmoral y criminal, una guerra de agresión, una guerra de dominación imperial. Me di cuenta de que actuar según mis principios resultaba incompatible con mi función en el ejército, y concluí que no podía volver a Iraq.

Al deponer mi arma escogí reafirmarme como ser humano. No he desertado del ejército ni he sido desleal a los hombres y mujeres del ejército. No he sido desleal a una patria. Solamente he sido leal a mis principios.

Cuando me entregué, con todos mis temores y dudas, no lo hice únicamente por mí. Lo hice por el pueblo de Iraq, incluso por los iraquíes que me dispararon: ellos sólo estaban del otro lado de un campo de batalla en el que la guerra misma es el único enemigo. Lo hice por los niños de Iraq, que son víctimas de las minas y del uranio empobrecido*. Lo hice por los millares de civiles desconocidos que han muerto en la guerra. El tiempo que dure en prisión es un precio pequeño comparado con el que iraquíes y estadounidenses han pagado con su vida. Un precio pequeño comparado con el que la humanidad ha pagado por la guerra. Muchos me han llamado cobarde, otros me dicen héroe. Creo que se me puede encontrar en algún punto medio. A quienes me han dicho héroe les digo que no creo en los héroes, pero sí creo que personas ordinarias pueden hacer cosas extraordinarias.

A quienes me llaman cobarde les digo que se equivocan y que, sin saberlo, también tienen razón. Se equivocan en creer que dejé la guerra por miedo de que me mataran. Reconozco que había miedo, pero también estaba el temor de matar inocentes, de colocarme en posición de tener que matar para sobrevivir, de perder mi alma en el proceso de salvar mi cuerpo, de perderme para mi hija, para la gente que me ama, para el hombre que antes fui, el hombre que quiero ser. Tenía miedo de despertar una mañana y darme cuenta de que mi humanidad me había abandonado.

Digo sin ningún orgullo que desempeñé mi cometido como soldado. Mandé un batallón de infantería en combate y nunca dejamos de cumplir nuestra misión. Pero quienes me llaman cobarde, sin saberlo, también tienen razón. Fui cobarde no por dejar la guerra, sino por haber sido parte de ella en un principio.

Oponerme a la guerra y resistirla era mi deber moral, un deber que me llamaba a realizar una acción basada en principios. En vez de mi deber moral como ser humano opté por cumplir mi deber de soldado. Todo porque tuve miedo. Estaba aterrado: no quería enfrentar al gobierno y al ejército, temía el castigo y la humillación. Fui a la guerra porque en ese momento era un cobarde, y por eso pido perdón a mis soldados, por no ser líder en lo que debí serlo. También pido perdón al pueblo iraquí. A él le digo que lamento los toques de queda, los allanamientos, las matanzas. Ojalá encuentren en sus corazones ese perdón para mí.

Una de las razones por las que no me opuse a la guerra en un principio fue porque tenía miedo de perder mi libertad. Hoy, sentado tras barrotes, me doy cuenta de que existen distintos tipos de libertad, y que pese a mi confinamiento sigo libre en muchas formas importantes. ¿De qué sirve la libertad si tenemos miedo de seguir los dictados de nuestra conciencia? ¿De qué sirve si no somos capaces de vivir con nuestros actos? Estoy confinado a una prisión, pero me siento más conectado que nunca con toda la humanidad. Detrás de estos barrotes soy un hombre libre porque escuché a un poder superior, la voz de mi conciencia. Mientras estaba confinado en aislamiento total, me encontré un poema de un hombre que rechazó y se resistió al gobierno de la Alemania nazi. Por ello fue ejecutado. Se llamaba Alfred Hanshofer y escribió este poema mientras aguardaba la ejecución.

Culpa

La carga de mi culpa ante la ley es ligera sobre mis hombros; conspirar era mi deber para con el pueblo: de no ser así habría sido un criminal. Soy culpable, pero no en la forma que creen. Debí haber cumplido mi deber antes, hice mal; debí llamar al mal por su nombre, vacilé demasiado tiempo en condenarlo. Ahora me acuso con el corazón: he traicionado mi conciencia demasiado tiempo, me engañé a mí mismo y a mi prójimo.

Desde el principio supe el camino que seguía el mal".
Carta publicada por - A.N.S.W.E.R. Coalition. Act Now to Stop War & End Racism.
@Juancalopez27
clanero, de onda te lo digo.... pensa un poco hermano... todos los argumentos que te ponen en contra ni los miras... no entiendo como pensas que eeuu es la libertad,... en haiti no les mandaron una mierda de todo lo que juntaron...quienes fueron los que ayudaron enserio? cuba y sus medicos... hasta clinton lo dice...la gente de haiti esta agradecida con los cubano...y mucha gente pobre de america tambien, vos sabes como es el sistema de medicina en eeuu? si no tenes plata te moris... eso es libertad? si queres anda y alistate en el ejercito de ee uu y lucha por la "libertad"(que paradoja no?) pero no nos quieras conbenser que son los buenos, por que los pobres y los "negros de mierda" sabemos que son los malos...
saludos hermano... ha... y lee el comentario de la parsona que escribio arriba.. o busca por internet lo que dicen los ex soldados...
@JereTatNite
xpanzax dijo:
El_clanero dijo:
charlys dijo:a los latinos los mandan al frente mientras q los yanquis juntan sus cuerpos
lo has visto gil? has visto que hagan eso? Ellos luchan como hermanos

de verdad lo pregunto:
en serio sos tan pelotudo? o representas a un personaje satirico?
@ricardohoracio -1
qe raro los chilenos,, chupando pijas anglosajonas como siempre!!! clanero sos un subdesarrollado de mierda,, obviamente no tenes huevos como para alistarte en un ejercito,, pero con solo alabar a toda la mierda yanqui te convertis en complice de la peor desgracia en peste qe a sufrido este mundo: EEUU. a infelices como vos hay qe pegarles un tiro en la cabeza de una,, sin ninguna chance..
@appulo +1
ricardohoracio dijo:qe raro los chilenos,, chupando pijas anglosajonas como siempre!!! clanero sos un subdesarrollado de mierda,, obviamente no tenes huevos como para alistarte en un ejercito,, pero con solo alabar a toda la mierda yanqui te convertis en complice de la peor desgracia en peste qe a sufrido este mundo: EEUU. a infelices como vos hay qe pegarles un tiro en la cabeza de una,, sin ninguna chance..


hey! a mi no me incluyas con este:
terrorismo
@gasparinimauro -1
El_clanero dijo:
charlys dijo:a los latinos los mandan al frente mientras q los yanquis juntan sus cuerpos

lo has visto gil? has visto que hagan eso?
Ellos luchan como hermanos


jaajjajajajaj, no luchan como hermanos, luchan por tu hermana! pedazo de gil, tendrias que ir al frente y jamas volver.-
@tatog22
che clanero, que se siente haber sufrido una lobotomia?
@Kilimanyaru
Libertad??? jajajajajajajajajajajaajajajajaajjajajjajajajajajajaja... tu lo que estas es loco!!
@6ustav
JereTatNite dijo:
xpanzax dijo:
El_clanero dijo:
charlys dijo:a los latinos los mandan al frente mientras q los yanquis juntan sus cuerpos
lo has visto gil? has visto que hagan eso? Ellos luchan como hermanos

de verdad lo pregunto:
en serio sos tan pelotudo? o representas a un personaje satirico?
@micaancion
Para ellos Latinoamerica es su patio, y los pibes son los soldaditos de plomo, claro. Que triste.