Si estás comenzando un plan alimentario para disminuir de peso es recomendable que no pases hambre, ya que tendrá un efecto contrario al buscado. El ahorro de esas calorías te será cobrado más tarde por el aumento de apetito, llevándote a consumir el doble de lo indicado.







1 - Recuerda que acumular hambre te llevará a un descontrol alimentario posterior. Tu cuerpo tendrá señales contrarias y desencadenarás reacciones que no son deseables, como por ejemplo, ahorro de calorías.

2 - Debes saber además que dicho descontrol será en cantidad y calidad de nutrientes.

3 - El peso bajado a costa de una exagerada restricción no será auténtico. El adelgazamiento rápido será en base a agua y músculos, y no a grasa.

4 - Una dieta bien planificada permitirá que bajes de peso más lentamente pero lo mantendrás en el tiempo.

5 - Numerosos estudios señalan que comer fraccionado y a lo largo del día lleva a resultados positivos. Por el contrario, el realizar una sola comida al día es tomado como una señal de peligro que provoca que el organismo ahorre energía, optimizando el aprovechamiento de las pocas calorías que recibe, como si fueran más aún.

6 - Si tienes saciedad, tendrás más tranquilidad para elegir mejor la calidad de alimentos que consumirás.

7 - No olvides que si pasas hambre perderás energías para realizar alguna actividad física, tan recomendable a la hora de conseguir el tan deseado descenso de grasa corporal.

Fuente