La derrota del comunismo: El triunfo del capitalismo democrático

Derrota del comunismo: Triunfo del capitalismo democrático


En primer lugar, sería interesante diferenciar el socialismo en socialismo utópico y científico:

* El socialismo utópico es el que surge de los primeros idealistas de la lucha de clases, el mismo Marx pensaba así en sus primeros tiempos hasta quedar decepcionado, el socialismo utópico es la idea natural que se puede tener de un sistema comunitario en que todo el mundo trabaja por el bien común, todo el mundo decide, sin deseos egoistas de ningún tipo.
* El socialismo científico surge tras el fracaso del utópico como sistema factible de gobierno. El principal rasgo es el concepto de dictadura del proletariado, en el que se supone que un sistema central de gobierno se encarga de asegurar el éxito del comunismo.

Cuando la mayoría gente dice que el comunismo es un concepto bonito, pero infactible, obviamente se refieren al utópico, que como buena utopía suena como algo perfecto, y por ello inestable. Los problemas en un sistema político-económico así, vienen de la diversidad de ideas. No es fácil que todo un país actúe como uno solo por su propia cuenta, que todo el mundo esté de acuerdo con todo, de hecho no es sólo que sea complicado, si no que es imposible.


politica


Si ponemos un grupo privilegiado que mantiene la armonía, al estilo de la Unión Soviética, rompemos el espíritu del comunismo de que todos somos iguales al tener algunos una información privilegiada que es controlada para conseguir la docilidad del pueblo. En ese sentido, hay distintas formas de llevar el comunismo científico, la URSS es probablemente la más controladora, al menos en comparación de Cuba, que el mismo Che reconoce en sus escritos que la labor propagandista de los soviéticos no era lo que se debía buscar en un sistema socialista. El problema es que lo que se consigue así es que sólo los comunistas estén bien vistos, y una forma de represión del pensamiento nunca implica una mejora intelectual, si no todo lo contrario, basta pensar en la edad oscura europea.

Pero sea como sea, lo que busca un gobierno comunista no es que una mayoría lo sea, si no que lo sean todos. Y tiene que ser así, es la única manera en que puede salir bien, porque si alguien no es comunista, y piensa que le van a pagar igual haga o no su trabajo, no lo hará; o si no lo es, pensará que se merece más dinero.

De hecho, uno de los principales problemas que tenemos ahora en Cuba, vienen del dinero por el turismo, las propinas y demás. Conozco una mujer cubana que tenía sus estudios de derecho, que cobraba lo estipulado, cuya hermana trabajaba de camarera en la costa, ganando un dineral sólo en propinas. Porque una cosa tengo yo clara, puedo entender la idea de que todo el mundo cobre igual, un abogado y un camarero, pero si quien gana más es el que simplemente recibe propinas en dólares sería ya totalmente injusto. Porque el socialismo se basa en la idea de que el país va a mejorar con el trabajo duro común, pero si el país tiene la sensación que ganan más dinero los vagos que curran en un chiringuito, sólo se consigue la desidia general.

Yo desde hace un buen tiempo lo digo, el problema del comunismo se resume en que todo el mundo se convierte en funcionario. Por supuesto que no todo lo que implique funcionariados tiene un mal desarrollo, pero mucha gente necesite un impulso extra para realizar sus tareas y la motivación de no ser despedido suele funcionar.

Lo que ocurre, es que en el comunismo el trabajo no es visto como una obligación por la que se obtiene una retribución. Para un comunista el trabajo es un bien común, se supone que uno va a trabajar alegre, porque va a colaborar, no se ha de sentir obligado a ello, porque realmente quiere. Para nosotros, capitalistas, la idea de trabajo voluntario nos resulta casi ridícula. ¿Os imagináis que después de nuestra jornada de 8 horas nos dijeran que si nos apetece podemos trabajar unas horillas más por el bien del país?

El comunismo nunca podrá funcionar mientras la idea del trabajo sea la capitalista que tantos siglos la humanidad lleva cultivando. Tenemos que ver el trabajo como si entre todos limpiáramos una gran casa, claro que si de 100 personas, una hace el vago, no pasará nada... a menos que empiecen todos a seguir su ejemplo y haya 20 que no hacen nada, y 50 que hacen la mitad de lo que deberían para fingir que curran.

Otro de los grandes problemas del comunismo, es la lentitud que viene inherente a un sistema público. Para el mundo capitalista, desde el momento en que se decide que hay un problema que debe ser solucionado, se elige quién es el responsable de éste, se hace un informe con la solución, se aprueba, se dan presupuestos, llegan, y finalmente se soluciona, pasa demasiado tiempo, demasiados pasos. Este fue uno de los más graves problemas de los soviéticos. Tanto aparataje burocrático ralentiza el crecimiento del país. Por eso en los países capitalistas se suele delegar muchas de las tareas públicas a empresas o asociaciones privadas con libertad de acción y presupuesto, aunque está demostrada que esta es una de las mayores fuentes de corrupción.

¿Entonces, por qué funciona el capitalismo? La respuesta es muy simple, para que el comunismo funcione todos tienen que poner de su parte, pero en el capitalismo se espera lo peor de cada persona, que sean unos vagos, que no les interese para nada su país, que sólo se preocupen en ellos mismos. El capitalismo funciona porque se parte del principio de que cada uno haga lo que le venga en gana, siempre que pague sus impuestos. Por decirlo de una manera directa, el comunismo es ingenuo y el capitalismo es pesimista.

¿Pero cuál es el problema del capitalismo? Para nosotros en principio ninguno, pero para enriquecernos, para mantener nuestro nivel de mida medio, y que a la vez haya ricos, tiene que haber pobres. Y no hablo de pobres de los que les cuesta llegar a fin de mes, que también, si no de países subdesarrollados donde las empresas multinacionales ponen sus fábricas para ahorrar costes. Del descontrol a cambio de ganar más y más. De sueldos irrisorios, de condiciones de trabajo inhumanas, explotación, esclavismo...

De esta manera, mi respuesta a la pregunta de por qué funciona el capitalismo es que el sistema democrático capitalista decimos que funciona porque nos funciona a nosotros, los del primer mundo.


fuente