Toy Story es una película estadounidense de animación por ordenador dirigida por John Lasseter y estrenada en 1995. Se convirtió en el primer largometraje de los estudios Pixar y fue considerada como la primera cinta con efectos de animación en estrenarse en la historia del cine. Además, cabe señalarse que fue coproducida por Ralph Guggenheim y Bonnie Arnold, y distribuida por Walt Disney Pictures a través de Buena Vista International.

El guión fue escrito por Joss Whedon, Andrew Stanton, Joel Cohen y Alec Sokolow, contando con la musicalización de Randy Newman. El reparto principal estuvo integrado por Tom Hanks y Tim Allen, quienes prestaron sus voces en inglés a los personajes de Woody y Buzz, respectivamente. En cuanto a las voces en español de los protagonistas, en Hispanoamérica, Carlos Segundo y José Luis Orozco se encargaron de dichos roles; a su vez, Óscar Barberán y José Luis Gil hicieron lo propio en España. Para el proceso de animación, colaboraron un total de 110 empleados de Pixar, a diferencia de los 800 que trabajaron en una de las últimas producciones de Disney en aquellos años, El rey león, estrenada a mediados de 1994.

La historia sigue las aventuras de un grupo de juguetes vivientes, específicamente del vaquero Woody y el astronauta Buzz Lightyear, quienes al principio rivalizan, pero conforme transcurre la trama se van volviendo cada vez más amigos. Tras su estreno, Toy Story pasó a ser la cinta más taquillera en su primer fin de semana de exhibición, logrando recaudar más de 191 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá, así como más de 361 millones adicionales a nivel internacional. De igual manera, se hizo acreedora a críticas en su gran mayoría positivas que elogiaron la innovación técnica de la animación, así como la inteligencia y complejidad del guión.

Además de lanzamientos en DVD, los productos inspirados en la película van desde juguetes hasta videojuegos, series derivadas y merchandising de todo tipo. Debido a su enorme éxito tanto en recaudación como en críticas, Pixar decidió producir una continuación, que una vez estrenada arrasó inclusive con las cifras logradas en taquilla por su predecesora. El 2 de octubre de 2009 se reestrenaron Toy Story y Toy Story 2 en formato Disney Digital 3D. Adicionalmente, el 18 de junio de 2010 se estrenó Toy Story 3.
Contenido


* 1 Argumento
* 2 Reparto
* 3 Producción
o 3.1 Guión y desarrollo
o 3.2 Animación
* 4 Lanzamiento y recepción
o 4.1 Estreno en cines
o 4.2 Estreno en 3D
o 4.3 Crítica
+ 4.3.1 Estados Unidos y Reino Unido
+ 4.3.2 Hispanoamérica y España
o 4.4 Recaudación
o 4.5 Premios
o 4.6 Video casero
* 5 Banda sonora
* 6 Legado e impacto cultural
o 6.1 «To infinity and beyond»
o 6.2 Secuelas, programas y series derivadas
o 6.3 Software y productos
o 6.4 Atracciones en parques temáticos
* 7 Véase también
* 8 Notas
* 9 Referencias
* 10 Enlaces externos

Argumento

En las escenas iniciales, el muñeco vaquero Woody coordina una misión de reconocimiento en torno a la fiesta de cumpleaños de Andy, su dueño, días antes de que la familia de este se mude a una nueva casa. Para consternación de Woody, el niño recibe una nueva figura de acción, el astronauta Buzz Lightyear, cuyas características innovadoras pronto lo habrían de convertir en su nuevo juguete favorito, reemplazando así al vaquero anticuado. Sin embargo, un confundido Buzz no se percata de que, en realidad, él también es un juguete, pues piensa que es un guerrero espacial y, por lo tanto, ve a Woody como un obstáculo en la «misión» de regresar a su planeta de origen.

No transcurre mucho tiempo para que Woody intente deshacerse de Buzz: en su primer intento, lo empuja hacia un hueco detrás del escritorio de Andy pero, al final, falla y su adversario cae por la ventana. Conscientes de ello, los demás juguetes acusan a Woody de intentar asesinar a Buzz debido a que le tiene celos; no obstante, cuando van a reprenderlo, llega Andy y se lo lleva consigo, pues en ese momento va a partir rumbo al restaurante Pizza Planet. En el proceso, Buzz observa como Andy parte junto con Woody en la camioneta familiar y decide subir al vehículo para encararlo por lo sucedido. Cuando la madre del niño hace una parada en una gasolinera para reabastecer el tanque de combustible y mientras el vaquero está pensando en cómo regresaría a la casa a enfrentarse a los demás juguetes, aparece Buzz repentinamente y ambos pelean en el lugar; al final, son abandonados accidentalmente por Andy.

Para reunirse con Andy en el restaurante, el sheriff planea abordar un camión que se dirige hacia ese lugar; sin embargo, se da cuenta de que si regresa solo, los otros juguetes lo castigarían. Para evitarlo, Woody convence a Buzz de que dicho camión los llevaría a una nave espacial con la que el astronauta podría volver a su hogar. Tras abordarlo y llegar a Pizza Planet, Buzz se dirige hacia una máquina atrapa-peluches con forma de nave, pensando que es lo que le había prometido el vaquero. Pero, al percatarse de esto, Woody intenta rescatarlo quedando atrapado junto con él en el interior de la máquina. Más tarde, son extraídos por Sid Phillips, el vecino de Andy conocido por su rudeza y por ser un destructor de juguetes.

El día anterior a la mudanza de Andy y su familia, Woody y Buzz buscan la forma de escapar de la extraña habitación de Sid, donde se topan con los espeluznantes juguetes que el joven ha alterado y destruido a lo largo de los años. En ese instante, Buzz observa un anuncio de televisión de otros juguetes de Buzz Lightyear, percatándose de que él también es un juguete. Decaído ante dicha revelación, Buzz intenta desesperadamente una última oportunidad de volar por la ventana, pero cae y se rompe, literalmente, el brazo. Woody es incapaz de animarlo para que participe en su plan de escape, incluso cuando los juguetes de Sid muestran sus verdaderas personalidades y le reparan el brazo al muñeco astronauta. Mientras tanto, el niño se prepara para destruir a Buzz atándolo a un cohete de fuegos artificiales, pero tal preparación se retrasa debido a una tormenta. Finalmente, el sheriff logra convencer a Buzz de que la vida vale solamente experimentándola, aun cuando él no sea un héroe espacial, pero en el proceso pierde la esperanza de que él mismo vaya a tener posibilidad alguna de ser el favorito de Andy. Ante este episodio conflictivo, Buzz logra reanimarlo, pero Sid despierta antes de que escapen y se lleva a Buzz (aún atado al cohete), a su plataforma de lanzamiento en el patio trasero de su casa. Con la colaboración de los juguetes de Sid, Woody organiza el rescate de Buzz y aterroriza a Sid, quien huye del lugar ante el temor de sus propios juguetes. Sin embargo, sus esfuerzos son infructuosos, pues pierden el coche de Andy mientras éste es conducido hacia la nueva casa familiar.

Para entrar al camión en movimiento, Buzz decide sacrificarse con tal de salvar a Woody; una vez en el interior del vehículo, el muñeco vaquero intenta rescatar a su amigo con el automóvil a control remoto de Andy. Los otros juguetes que se encuentran en el camión de mudanzas creen erróneamente que Woody intenta librarse de otro juguete, por lo que lo tiran a la carretera junto con Buzz. Más tarde, se percatan de que el astronauta se encuentra con él a bordo del automóvil y tratan de ayudarlos a subir al camión, pero las baterías del automóvil se agotan, por lo que Woody y Buzz se quedan atrás. El primero entonces se da cuenta de que puede encender el cohete de Sid que está en la espalda de Buzz y logra lanzar el automóvil hacia el camión de mudanzas, haciendo que Woody y Buzz se eleven en el aire. Al final Buzz logra liberarse del cohete, y Woody y él se deslizan por el aire hasta que aterrizan de manera segura en el coche de Andy.

En Nochebuena, ya en la nueva casa, unos reconciliados Buzz y Woody organizan otra misión de reconocimiento, esta vez con el fin de prepararse para la llegada de los juguetes nuevos. Mientras Woody se pregunta si habrá un regalo peor que Buzz, un ladrido se oye del piso de abajo: Andy ha recibido un perro, lo cual deja a Woody y Buzz inquietos.
Reparto

* Tom Hanks como el Sheriff Woody: un viejo muñeco vaquero del que se tira una cuerda para que hable y que es el juguete favorito de Andy. Los otros juguetes lo consideran su líder y es el protagonista de la película. En cuanto al doblaje en español, Carlos Segundo se encargó de dicho papel en Hispanoamérica y Oscar Barberán en España.
* Tim Allen como Buzz Lightyear: una nueva y popular figura de acción de ciencia ficción que comienza a rivalizar con Woody como el juguete favorito de Andy y como el juguete más popular en su habitación y se lo considera como el deuteragonista de la película. José Luis Orozco realizó el doblaje para Hispanoamérica, y José Luis Gil para España.
* John Morris como Andy Davis: el niño de ocho años de edad que posee a Woody y Buzz. Doblado por Raúl Castellanos y Nacho Aldeguer para Hispanoamérica y España respectivamente.
* Erik von Detten como Sid Phillips: el loco y sociópata vecino de Andy que tortura a los juguetes por diversión, que además es el antagonista de Toy Story. Enzo Fortuny prestó su voz para la versión de Hispanoamérica y David Jenner para España.
* Don Rickles como Sr. Potato: un juguete cínico, basado en el conocido juguete de Playschool, Mr. Potato Head. Es propenso a los accidentes debido a sus piezas desmontables. Refiriéndose al doblaje, se contrató a Jesse Conde para Hispanoamérica y Miguel Ángel Jenner para España.
* Wallace Shawn como Rex: un inepto e inseguro tiranosaurio. El doblaje lo realizaron Jesús Barrero y Pep Sais para Hispanoamérica y España.
* Jim Varney como el perro Slinky: uno de los amigos más cercanos de Woody, siendo el segundo al mando del equipo. Los doblajes para Hispanoamérica y España fueron realizados por Carlos del Campo y Ricky Coello.
* John Ratzenberger como Hamm: una graciosa hucha o alcancía en forma de cerdo que se involucra en todos los asuntos de los otros juguetes. El doblaje del personaje fue hecho por Arturo Mercado para Hispanoamérica y por Claudio García para España.
* Annie Potts como Betty: una pastora de porcelana, que es la voz de la razón entre los juguetes de Andy y el interés amoroso de Woody. Para el doblaje, fueron contratadas Diana Santos y María Moscardó.
* R. Lee Ermey como el Sargento: el jefe de la armada de soldados de plástico de Andy y un modelo de disciplina y precisión militar. Para el doblaje hispanoamericano, Raúl de la Fuente prestó su voz, y para el español, Luis Marco.
* Laurie Metcalf como la Sra. Davis: madre de Andy. Ruth Toscano y Rosa María Hernández fueron contratadas para el doblaje en español.
* Sarah Freeman como Hannah Phillips: la hermana menor de Sid. Karla Falcón y Michelle Jenner realizaron los doblajes para Hispanoamérica y España, respectivamente.

Entre las voces cameo se incluyen Penn Jillette (como una anunciadora de televisión), Sam Lasseter, Joe Ranft (como Lenny, el par de binoculares que caminan) y Andrew Stanton.
Producción
Guión y desarrollo
Entrada a los estudios Pixar en Emeryville, California.

John Lasseter tuvo su primera experiencia con la animación por ordenador durante su empleo como animador en Disney, cuando dos de sus amigos le mostraron la escena del ciclo de luz de la película Tron (1982). De hecho, tan significativo resultó aquel momento, que comenzó a sentir curiosidad e interés en las posibilidades ofrecidas por el nuevo medio de producción animada (gráficos creados por ordenador). Tiempo después, trabajó en Lucasfilm hasta llegar a ser, finalmente, uno de los fundadores de Pixar.

Entre los proyectos que atrajeron la atención de Disney en esa época se hallaban el cortometraje ganador del Óscar, y producido por Pixar, Tin Toy (que a su vez había sido dirigido por Lasseter), así como el compilatorio denominado Computer Animation Production System. Tras una serie de encuentros con Jeffrey Katzenberg en 1990, Pixar estrenó un especial televisivo llamado A Tin Toy Christmas. En julio de ese mismo año, Disney y Pixar firmaron un acuerdo para colaborar en una cinta que habría de basarse en los personajes de Tin Toy, llevando como título Toy Story. El contrato incluía la producción de tres largometrajes (siendo Toy Story el primero), así como un 10% de las ganancias para Pixar por cada película.

Se sabe que las ideas del guionista Robert McKee influyeron notablemente en el guión de Toy Story, el cual pasó por varios cambios antes de llegar a la edición definitiva. El director se percató de que Tinny era «bastante anticuado» como para aparecer en la película, por lo que lo cambió a una figura de acción militar, cuyo entorno habría de ser el espacio exterior. Asimismo, el nombre del personaje pasó a ser Lunar Larry, para después llamarse Morph Lightyear; al final, quedó como Buzz, a manera de tributo al astronauta Buzz Aldrin. Su diseño se creó basándose en los trajes utilizados por los astronautas del programa Apolo, así como en las figuras de acción de G.I. Joe. Un segundo protagonista, al principio concebido como el muñeco de un ventrílocuo, se rediseñó hasta convertirse en un muñeco vaquero con un mecanismo de audio que se activaba al tirar de una cuerda; su nombre, Woody, proviene del actor de western Woody Strode. Así, las diferencias entre la innovación y lo clásico de ambos juguetes provocarían una rivalidad en cuanto a sus personalidades. Adicionalmente, Lasseter no quería que la película fuera un musical, sino más bien una «cinta de amigos», por lo que el departamento encargado de crear la trama se inspiró en filmes como Límite: 48 horas y Fugitivos. A su vez, Joss Whedon dijo al respecto: «Sería un musical muy malo, pues está concebida como una cinta de amigos. Es sobre personas que no admitirán lo que quieren, por lo que menos lo querrán cantar. [...] Las películas de este género son sobre rivalidad, 'Te odio'. No sobre emociones claras». Disney también contrató a Joel Cohen y a Alec Sokolow (junto a Whedon) para contribuir en el desarrollo del relato. Cabe señalar que dichos estudios querían que la cinta fuera familiar; esto es, dirigida a públicos tanto infantiles como adultos, por lo que buscó que Pixar añadiera algunas referencias más maduras en Toy Story. Finalmente, el 19 de enero de 1993, dio luz verde de manera oficial al proyecto, con lo que se inició el proceso de casting para elegir a los actores de voz.
John Lasseter, fundador de Pixar y director de la cinta.

Respecto a los actores, desde un inicio, Lasseter quiso que Tom Hanks interpretara a Woody, diciendo: «[... él] tiene la capacidad para adoptar sensaciones y volverlas conmovedoras. Incluso si el personaje, como en el caso de A League of Their Own, se halla en las situaciones más adversas y despreciables». Por otra parte, las primeras sesiones de metraje, con la voz de Hanks a partir de Turner and Hooch, convencieron al actor para que participara en Toy Story. Billy Crystal resultó elegido para interpretar a Buzz, pero rechazó el papel, lo que después lamentaría, aunque más tarde, dio voz a Mike Wazowski en la producción de Pixar, Monsters, Inc. Debido a ello, Katzenberg le ofreció el rol a Tim Allen, quien se encontraba trabajando para entonces en la serie Home Improvement, de Disney. Asimismo, Toy Story se convirtió en el primer papel de un personaje animado para ambos actores.

Pixar presentó un boceto inicial de la película a Disney el 19 de noviembre de 1993. Sin embargo, el resultado fue un completo desastre: el entonces presidente de la filial Walt Disney Feature Animation, Peter Schneider, optó por pausar de manera inmediata la producción bajo la condición de que se redactara un nuevo guión. Pixar sobrevivió a esta situación sólo porque recurrió al mercado televisivo mientras el guión era repasado de nuevo. Una vez acabado, el escrito volvió a Woody un personaje más simpático, en vez del «pelmazo sarcástico» que era originalmente. Así, la producción se reinició, por obra de Katzenberg, en febrero del año siguiente. De igual manera, el reparto que prestó sus voces para el anterior metraje regresó íntegro en marzo, con el objetivo de grabar sus nuevas líneas.

Cabe señalarse que Whedon concibió originalmente incorporar a la muñeca Barbie en la escena final de la película, donde habría de rescatar a Woody y Buzz. Sin embargo, su idea fue rechazada después de que Mattel rehusara conceder la licencia del juguete. Al respecto, el productor Ralph Guggenheim señaló que la empresa no había permitido el uso de dicha muñeca, debido a que «piensan filosóficamente que las niñas que juegan con las muñecas Barbie están proyectando sus personalidades en éstas. Si le pones voz y animas a la muñeca, entonces estás creando una persona que tal vez no vaya acorde a los sueños y aspiraciones de cada niña». A pesar de ello, las muñecas aparecieron en la continuación de la cinta, Toy Story 2. De manera semejante a lo acontecido con Barbie, Mattel se negó a conceder la licencia de las figuras de acción de G.I. Joe, no obstante sí permitió que se incorporara a Mr. Potato Head. Los juguetes que aparecen en Toy Story fueron producidos por Thinkway Toys, compañía que obtuvo la licencia para fabricarlos a nivel mundial en 1995.
Animación
«No podríamos haber realizado esta película con la animación tradicional. Se trata de una historia que sólo puede ser contada con juguetes tridimensionales [...] Algunas de las tomas en este filme son hermosas».
—Tom Schumacher, vicepresidente de Walt Disney Feature Animation[24]

Toy Story se completó con un presupuesto de 30 millones de dólares y utilizando un equipo conformado por 110 empleados, a diferencia de una de las últimas producciones de Disney en aquellos años, El rey león (1994), que requirió un presupuesto de 45 millones y un personal de 800 personas. El director habló sobre los desafíos que implicó la animación por ordenador en la película: «Tuvimos que hacer que todas las cosas lucieran más orgánicas. Cada hoja de césped tuvo que ser creada desde cero. Asimismo, nos dimos a la tarea de darle a ese universo un sentido de realismo. Por lo tanto, las puertas se hallan golpeadas y los pisos lucen desgastados».

La película comenzó a partir de una serie de guiones gráficos animados, los cuales sirvieron de guía para los animadores que se dedicaban a desarrollar cada personaje. Respecto a cifras, un total de 27 animadores trabajaron en la producción de Toy Story, usando hasta 400 modelos computacionales con los que lograron animar a los personajes; cada uno de estos últimos primeramente fue modelado en arcilla, o en su defecto creado a partir de un diagrama computarizado, antes de que se concretara el diseño animado final. Una vez que los empleados tenían el modelo listo, la siguiente tarea consistió en codificar los controles de articulación y movimiento —que, en su conjunto, garantizaron el movimiento de cada personaje en una amplia variedad de formas, tales como hablar, caminar o saltar—. De toda la galería de personajes, Woody resultó ser el más complejo, pues requirió hasta 723 controles de movimiento, incluyendo 212 para su rostro y 58 adicionales para su boca. Para sincronizar las voces de los actores con las bocas de los personajes, los animadores pasaron una semana concretando los detalles de las bocas y las expresiones de cada personaje. Tras esto, la siguiente etapa consistió en compilar todas las escenas y desarrollar un nuevo guión gráfico, esta vez incorporando a los personajes ya animados por ordenador. En este mismo proceso, se añadieron el sombreado, los juegos de luces y otros efectos visuales que se pueden observar en la película, para finalmente utilizar 300 procesadores computacionales con el objetivo de darle el diseño final a Toy Story. Durante la etapa de posproducción, se envió el metraje final a Skywalker Sound, donde se mezclaron los efectos de sonido con la banda sonora. Así, en total se dedicaron 800.000 horas máquina[c] y 114.240 fotogramas animados, cada uno requiriendo de dos a quince horas en promedio para su culminación.
Lanzamiento y recepción
Estreno en cines
La película se estrenó en Hollywood el 19 de noviembre de 1995.

Toy Story tuvo su premiere el 19 de noviembre de 1995 en Hollywood, California; su estreno mundial ocurrió el 22 de noviembre de ese mismo año, coincidiendo con el comienzo de un fin de semana de cinco días de Acción de Gracias. Se proyectó inicialmente en 2.281 salas de cine de todo el mundo, aunque poco después llegó hasta 2.574 salas. Además, permaneció en cartelera durante un total de 37 semanas, haciéndose acompañar en las mismas del primer cortometraje de Pixar, The Adventures of Andre and Wally B.

Tras su estreno, Toy Story se convirtió en la única producción de Pixar en ser marcada solamente con el logotipo de Disney por encima de su título, a pesar de que el proyecto había consistido en una colaboración dual. Sin embargo, después de la adquisición completa de la primera, por Walt Disney Company en 2006, la película, junto con el resto de las cintas producidas por los estudios mencionados, cuentan con la marca Disney·Pixar.

Antes del estreno de la cinta, el productor ejecutivo Steve Jobs manifestó: «Si Toy Story es un éxito modesto —digamos que recaudara $75 millones en taquilla— nosotros [Pixar y Disney] quedaremos iguales [esto es, sin ganancias o pérdidas]. Si recaudara $100 millones, ambos haremos una buena fortuna. Pero si realmente es un gran éxito de taquilla y recauda más o menos $200 millones, haremos una buena fortuna, y Disney obtendrá muchísimo dinero». Por su parte, el presidente de Disney, Michael Eisner, expresó: «No creo que nadie pensara que Toy Story iba a tener tan buenos resultados como hasta ahora lo ha hecho. La tecnología es asombrosa, el elenco es inmejorable y creo que la historia es muy conmovedora. Créanme, cuando acordamos trabajar juntos, jamás pensamos que su primera película [de Pixar] sería nuestro filme principal para el período vacacional de 1995». El marketing de la película incluyó $20 millones gastados por Disney entre publicidad y anunciantes, entre los que se incluyen Burger King, Pepsico, Coca-Cola y Payless ShoeSource, gastando así un total de $125 millones en concepto de promoción y publicidad masivas. Un ayudante de marketing reflejó en la promoción: «Esto será un negocio formidable. ¿Cómo puede un niño, sentado por una hora y media de película frente a una galería de personajes de juguete reconocibles, no querer uno de éstos?».
Estreno en 3D

El 2 de octubre de 2009, la película se reestrenó en formato Disney Digital 3D. Durante su exhibición, se hizo acompañar de Toy Story 2, a manera de presentación doble, permaneciendo ambas en salas de cine durante un plazo original de dos semanas, que luego fue extendido tras su éxito. Adicionalmente, la segunda secuela de la cinta, Toy Story 3, fue estrenada con el mismo formato de 3D. Poco después, Lasseter comentó sobre el nuevo reestreno en 3D:
Las películas y personajes de Toy Story siempre ocuparán un lugar muy especial en nuestros corazones y estamos muy emocionados de exponer esta famosa cinta para que el público disfrute de una forma totalmente nueva y diferente gracias a lo último en tecnología 3D. Con Toy Story 3 en camino a convertirse en otra gran aventura de Buzz, Woody y la pandilla de la habitación de Andy, pensamos que sería genial permitirle al público experimentar las primeras dos películas de nueva cuenta y en una forma totalmente nueva.

Transformar la película en 3D requirió revisar los datos computacionales originales y, prácticamente, colocar una segunda cámara en cada escena, creando vistas de ojo-izquierdo y ojo-derecho, que eran necesarias para lograr la percepción de profundidad. Único en animación por computadora, Lasseter se refirió a su proceso como una «arqueología digital». El proceso tomó cuatro meses, así como seis meses adicionales para las dos películas para añadir el 3D. Bob Whitehill, el estereógrafo principal, supervisó dicho proceso y trató de lograr un efecto que impactara la narración emocional de la película:
Cuando miraba a las películas en su totalidad, quería buscar las razones del cómo la historia utilizaría 3D de diferentes maneras. En Toy Story, por ejemplo, cuando los juguetes estaban solos en su mundo, quería que se sintiera consistente en un mundo más seguro. Y cuando salían al mundo humano, es ahí cuando verdaderamente tuve la idea de hacer sentir el 3D peligroso, profundo y abrumador.

A diferencia de otros países, Reino Unido recibió las películas en 3D en estrenos individuales: Toy Story se estrenó el 2 de octubre de 2009 y Toy Story 2 se estrenó el 22 de enero de 2010. El reestreno obtuvo buenos resultados en cuanto a ingresos de taquilla se refiere, comenzando con $12.500.000 en su primer fin de semana y posicionándose en el puesto número tres después de Zombieland y Cloudy with a chance of meatballs. El segundo largometraje recaudó en total 30.714.027 dólares en sus primeras cinco semanas.
Crítica
Estados Unidos y Reino Unido
Sí, nos preocupa lo que dicen los críticos. También nos inquieta como será la recaudación inicial. Igualmente, las ganancias totales. Pero, en verdad, la razón por la que hacemos lo que hacemos es para entretener a nuestro público. La mayor alegría que puedo tener como director es mezclarme de manera anónima entre una audiencia, durante la proyección de una de nuestras cintas y mirar cómo la gente contempla la película. Esto es porque las personas son 100% honestas cuando están viendo una película. Y apreciar la felicidad en sus rostros y la manera en que se involucran con la historia... Para mí es la mayor recompensa que podría obtener.
—John Lasseter, comentando el impacto de Toy Story.

Después su lanzamiento, la película recibió «aclamación universal» por parte de la crítica especializada. El sitio web Rotten Tomatoes (que recopila diversos análisis provenientes de otros sitios) reporta que el filme posee 65 evaluaciones positivas, de un total de 65, lo que indica a su vez un raro 100% de «certificado fresco» (es decir, que resulta aprobatoria para Rotten), con una puntuación en promedio de 8.9/10. Mientras tanto, el sitio Metacritic, que utiliza un sistema de clasificación normalizado, estima a Toy Story en un nivel de «aclamación mundial», al alcanzar un puntaje de 92/100, en base a 16 críticas dadas por medios especializados. En su gran mayoría, los informes engrandecen a la misma por su animación por ordenador, elenco de avoces y habilidad para mantener el interés en varios grupos de edades. Respecto a esto último, Janet Maslin, de The New York Times, señaló: «Los niños disfrutarán una nueva perspectiva en torno a la irresistible idea de mirar a juguetes que cobran vida. Y los adultos se maravillarán con un relato ingenioso y un antropomorfismo completamente brillante».

Leonard Klady, de Variety, elogió el aspecto «[...] inusual y frenético de las técnicas de animación. La cámara gira y se enfoca de una manera vertiginosa que te quita el aliento por completo». Roger Ebert, de Chicago Sun-Times, comparó el aspecto innovador presente en la animación de Toy Story con el de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, diciendo: «Ambas películas desmontan el universo de las imágenes cinemáticas, para luego juntarlas de nueva cuenta y permitirnos mirarlas de una manera completamente nueva». Por otra parte, Richard Corliss, de Time, mencionó que debido a este mismo aspecto, era «la comedia más imaginativa del año».

Otro aspecto en el que recibió buenas críticas fue el elenco de voces. Por ejemplo, Susan Wloszczyna, de USA Today, aprobó la elección de Hanks y Allen en los roles estelares. Al mismo tiempo, Kenneth Turan, de Los Angeles Times, dijo que «empezando con Tom Hanks, quien le brinda una credibilidad y peso valiosos a Woody, Toy Story es una de las mejores presentaciones animadas con voces que recuerde, con todo el elenco [...] haciendo que sus presencias se sientan fuertemente entre las audiencias». De igual manera, varias evaluaciones reconocieron la habilidad de la película para abarcar audiencias de diversas edades, específicamente infantiles y adultas. Bajo la misma premisa, Rita Kempley, de The Washington Post, apuntó: «[...] todas las artimañas digitales no hubiesen tenido el mismo valor de no haber sido por el alocado y entusiasta reparto de voces». Owen Gleiberman, de Entertainment Weekly, añadió en su informe: «Cuenta con una libertad de imaginación pura y extática, la cual forma parte del sello de calidad de las mejores películas para niños. Además, posee el tipo de graciosidad que, en ocasiones, hará reír incluso aún más a los adultos que a los niños». Desde otra perspectiva, la británica BBC concluyó: «Grabada a través de un envidiable y exuberante sentido de su propio brillo, Toy Story continuará impresionando incluso mucho tiempo después de que su virtuosismo técnico haya sido superado».

En 1995, la revista Time la catalogó como la octava mejor película en su listado de las diez mejores producciones cinematográficas de ese año. Igualmente, en 2003, la Online Film Critics Society la nombró como la mejor película animada de todos los tiempos, y años después, en 2007, la Visual Effects Society la colocó en el puesto número 22 de su lista de las «50 películas de efectos visuales más influyentes de toda la historia». En 2005, Toy Story fue elegida para ser preservada en el National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, siendo una de las cinco únicas películas que resultaron electas ese primer año de selección. Además, se encuentra posicionada en el decimonoveno lugar de las cien mejores películas estadounidenses de todos los tiempos, un listado elaborado por el instituto AFI. Así, fue una de las dos cintas de animación en el conjunto, siendo la otra Snow White and the Seven Dwarfs. De manera parecida, ocupó el sexto puesto de las mejores producciones de animación del listado «AFI's 10 Top 10». En una encuesta realizada en 2009 por el periódico británico The Daily Telegraph, Toy Story fue votada como la mejor película animada de todos los tiempos.

El cineasta Terry Gilliam elogió a su vez a la película, diciendo: «es el trabajo de un genio. Hizo que la gente comprendiera el verdadero significado de los juguetes. Cada personaje es fiel a su propia personalidad. Y eso es simplemente brillante. Posee algo especial, que siempre se me ha quedado presente, en la escena donde Buzz Lightyear descubre que es un juguete. Está parado en esa escena justo en la parte más alta de las escaleras y la cámara avanza hacia atrás y se ve que él no es más que una pequeña figura. Buzz era un personaje con un ego enorme apenas dos segundos antes [...] y es estupendo. La considero como una de mis diez películas favoritas, y punto».

En un comentario ligeramente negativo, el crítico James Berardinelli mencionó que, a diferencia de las anteriores cintas animadas de Disney, Toy Story «es menos artística y más tecnológicamente impresionante», concluyendo que el detalle más negativo de la película recae en la «sobreexplotación comercial» por parte de los estudios Disney: «En estos momentos, los muñecos de Woody y Buzz ya se encuentran en las repisas de las tiendas departamentales. Burger King ya ha sacado su línea de figurines también. [...] Por lo tanto, desde el punto de vista de la industria del entretenimiento, es una buena idea ver la película antes de que el diluvio de productos se vuelva tan excesivo, que al final vuelva todo esto en un asunto meramente de adultos».
Hispanoamérica y España
Tom Hanks, February 2004.jpg
Tim Allen at 1993 Emmy Rehearsals cropped.jpg