Jonestown, Una Historia Increible

La Creación del Pueblo


El Templo del Pueblo fue creado en Indianápolis, en el estado de Indiana (Estados Unidos) durante los años 1950. El reverendo Jim Jones y sus 140 seguidores se mudaron a Redwood Valley en el Condado de Mendocino, California, creyendo que así estarían a salvo de ataques nucleares de los que Estados Unidos podía ser blanco. A final de los 60, los miembros de la congregación de Jones habían disminuido a menos de cien y esta estaba a punto de desaparecer, pero Jones logró asegurar una afiliación con los "Discípulos de Cristo" y eso logró que el Templo sobreviviera. La afiliación de Jones con la iglesia elevo la reputación del Templo y extendió su influencia en el área de la Costa Oeste de los Estados Unidos.

La congregación volvió a su iglesia principal en San Francisco en 1971 y abrió otra en Los Ángeles. Después de múltiples escándalos e investigaciones en San Francisco, Jones decidió crear una comunidad utópica en la Guyana donde estaría a salvo de la intervención de las autoridades estadounidenses, o de los miembros que tenían parientes preocupados.

En 1974, Jones arrendó más de 12 km² de tierra del gobierno de Guyana, y los miembros del Templo del Pueblo comenzaron la construcción de Jonestown bajo la supervisión de los jefes de la comunidad. Jones volvió a California a animar a todos sus seguidores a mudarse a Jonestown. La popularidad de Jones creció enormemente en ese periodo, y pasó de tener 50 miembros en 1977 a tener más de 900 miembros en su momento de apogeo en 1978.

La Vida en Jonestown


Muchos de los miembros del Templo del Pueblo creían que Guyana sería, como Jones prometió, un paraíso. En cambio, todos los miembros (incluyendo a los niños) terminaron criando animales y comida para el "Proyecto Agricultural del Templo del Pueblo" seis días a la semana, desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde, cuando era común que la temperatura estuviese a 38 °C.

Según algunos testimonios, las comidas consistían en nada más que arroz y legumbres mientras que Jones comía carne y otros alimentos refrigerados separado de los otros. Problemas médicos tales como diarrea severa y fiebres altas fueron padecidas por la mitad de la comunidad en febrero de 1978. Otros ex integrantes de la organización declararon que los miembros recibían comida distinta o de inferior calidad a la que recibía Jones.

Los miembros a los que se consideraba tenían graves problemas disciplinarios se los encerraba en una caja de madera de medidas 2.5 x 1 m. Los que intentaban escapar eran drogados al punto de la incapacitación. Guardias armados patrullaban el pueblo día y noche para asegurarse de que las órdenes de Jones fuesen seguidas.

Los niños, entregados al cuidado comunal, se referían a Jones como "Papá" y solo se les permitía ver a sus padres brevemente durante la noche. Jones también era llamado "Papá" o "Padre" por los adultos.

La gente de los alrededores, incluyendo un oficial de policía, relataron historias de horror sobre duras palizas y un "hoyo de tortura", un pozo en donde Jones hacía que tiraran a los niños que no se comportaban, en la mitad de la noche. Jones asustaba a los niños haciéndoles creer que había un monstruo habitando el fondo del pozo, cuando lo que había en el fondo era un hombre contratado por Jones quien tiraba y doblaba las piernas de los niños mientras ellos descendían al pozo.

Se dice que los niños mayores eran amarrados desnudos, y que eran electrocutados en los genitales. Los oficiales de Guyana habían intentado investigar esta declaraciones pero se les prohibió entrar en la comunidad.

Jonestown, Una Historia Increible

Vista del poblado en 1979.

Los asesinatos en masa que hicieron a Jonestown popular fueron ensayados durante las llamadas "Noches Blancas". En una declaración jurada, Deborah Layton escribió que durante una de estas noches blancas, se le dijo a la gente que morirían, y fueron forzados a tomar jarabe sin endulzar, que ellos pensaron tenía veneno. Los pocos que vacilaron en tomarse el líquido fueron obligados a tomárselo. Eran 900 y murieron todos. Después el FBI halló a Jim Jones muerto de un tiro de escopeta en la cabeza.

Noches blancas


Con sus facultades mentales deterioradas, Jones empezó entonces a arengar sobre "traidores", enemigos lejanos que querían destruir su sueño y amenazas de invasión desde "el exterior". Al borde de la paranoia, una o dos veces por mes impulsaba a sus adeptos a realizar, como "pruebas de lealtad", simulacros de suicidios masivos, que incluían la ingesta de falsas pociones de veneno. El reverendo llamaba esos ensayos "noches blancas".

El simulacro dejó de ser tal cuando Leo Ryan, un respetado congresista demócrata de California, viajó a Guyana, encabezando una delegación de periodistas y un grupo de allegados llamado Familiares Preocupados de Jonestown. El político quería investigar in situ las acusaciones de fraude, lavado de cerebro, encarcelación y tráfico de drogas y armas que pesaban sobre el Templo del Pueblo.

La visita se desarrolló en un clima cordial hasta que algunos residentes le pidieron a Ryan irse con él. Esto desencadenó la furia de algunos de los miembros más fanáticos e incondicionales del reverendo, que asesinaron a tiros al congresista y a otros cuatro acompañantes, mientras intentaban huir en su avión.

El acto siguiente fue la increíble escena del suicidio masivo, con los fieles haciendo fila para tomar el cóctel de cianuro y jugo de fruta que "El Padre" iba entregando desde su altar en medio de la selva. Según los testimonios de los sobrevivientes, las últimas palabras de Jones que se escucharon desde los altavoces de su comuna paradisíaca, un lugar donde los cadáveres de niños, mujeres y ancianos se iban apilando como en un infierno, fueron "Madre, madre, madre". Era el sábado 18 de noviembre de 1978.


El Suicidio


Los miembros del grupo siguieron a Jim Jones desde Estados Unidos hasta la selva del país sudamericano, donde, según la incoherente doctrina de salvación de su líder, se convertiría en realidad el paraíso en la Tierra.

Jones, quien hacía tiempo que había creado una atmósfera de miedo y permanente amenaza externa, empezó a fomentar entre sus adeptos una sensación de fin de mundo.

suicidio

Fue uno de los peores casos de suicidio colectivo y masacre en la historia de la humanidad. El 17 de noviembre de 1978 viajó a Jonestown el congresista estadounidense Leo J. Ryan, acompañado de periodistas y algunos disidentes de la secta. Ryan quería investigar si eran ciertas las noticias sobre abusos sexuales de miembros de la secta por parte de Jones, violaciones a los derechos a la vida, laborales, libertad y torturas a niños. Jones (que ocultaba su cara tras unas gafas oscuras ante sus seguidores) intentó impedir la visita, pero al fracaso se vio en la obligacion de organizar una gran fiesta en donde inicialmente el ambiente parecía de armonía. "Aquí hay gente que cree que en esto [en la colonia], es lo mejor que jamás le haya pasado en la vida", afirmó Ryan. Los miembros de la secta lo recibieron con aplausos frenéticos. Sin embargo, a la mañana siguiente, antes de que Ryan regresara, el ambiente cambió. Algunos pocos y después en aumento pidieron abandonar la colonia junto con el político. Jones, que desde la década de los 70 estaba bajo los efectos de drogas, lo considero una traición imperdonable. "No pueden irse, ustedes son mi pueblo", les gritó con desesperación a los que querían irse. Los hombres de confianza abrieron fuego contra Ryan y sus acompañantes cuando se disponían a abordar un avión. El político había sido atacado por un miembro de la secta con un cuchillo, y otras cinco personas fueron asesinados a balazos, algunos de ellos a quemarropa.


Jim Jones fue encontrado muerto de una herida de escopeta en la cabeza entre los 913 cadáveres que había ahí.

Tim Carter, un ex miembro de la secta, en la película "Jonestown", de Stanley Nelson, decía que por lo menos no hay duda de que los aproximadamente 250 bebés, niños y jóvenes muertos fueron asesinados. James decia que "la muerte sólo era el tránsito a otro nivel" y "esto no es un suicidio, sino un acto revolucionario".

Fuentes de Información - Jonestown, Una Historia Increible

Dar puntos
10 Puntos
Votos: 1 - T!score: 10/10
  • 0 Seguidores
  • 4.184 Visitas
  • 3 Favoritos

1 comentario - Jonestown, Una Historia Increible

@VenusInFurs Hace más de 4 años
buen post! me quede sin puntos, mañana paso