gracias :

Enfermedades comunes de los perros



perros

En cuanto se compra un perro hay que llevarlo al veterinario para que le haga un reconocimiento y detecte cualquier posible problema. Pero los perros sanos también se ponen enfermos, y aunque no se puede detallar todo lo que les puede ocurrir, aquí hay unas cuantas de las enfermedades más comunes.

Abscesos
Los abscesos son muy dolorosos y en razas de pelo largo pueden no detectarse hasta que están en un estado muy avanzado. Un absceso se tiene que lavar con una solución de agua caliente con sal para que la parte superior reviente y el pus salga y se drene. Una vez el absceso ha reventado, hay que seguir lavándolo para que esté vacío del todo cuando la piel crezca y lo cierre. Si el absceso no revienta o si hay más de uno se debe acudir al veterinario, que prescribirá terapia antibiótica.

Alergias (fiebre del heno)
Los perros pueden sufrir de alergia al polen igual que las personas, y se manifiesta por un lagrimeo excesivo de los ojos y estornudos debido a la inflamación de las membranas mucosas de la nariz. Encontrar el mejor remedio no es fácil, pero un veterinario o un homeópata, a fuerza de probar, puede descubrir alguna forma de terminar con el problema.

Caspa
Puede indicar que se necesita una dieta más rica en grasa. Se puede añadir un poco de aceite vegetal en cada comida del perro o darle cápsulas especiales de aceite.

Criptorquidia
En los perros machos los testículos deben descender completamente al interior del escroto, lo cual suele ocurrir antes de los 4 o 5 meses de edad. Si ninguno o sólo uno aparece, hay que consultar al veterinario, pues si los testículos están pero no bajan se puede formar un tumor.

Diarrea
Causada por lo general por un cambio en la dieta o un ligero resfriado, la diarrea puede remitir haciendo ayunar al perro 24 horas, lo que permite al estómago vaciarse y recuperarse. Siempre tiene que haber agua limpia a disposición del animal. Durante los días siguientes, la dieta debe ser blanda. Si hay sangre en las heces, o va acompañada de vómitos u otros síntomas, hay que ir al veterinario.

Enfermedades hepáticas
Todos los problemas hepáticos son serios, por lo que hay que avisar al veterinario al mínimo signo de alteración. Un síntoma evidente es la coloración ictérica amarillenta del ojo y las membranas oculares y bucales. También se puede observar un color amarillento en la zona interna de las orejas, más difícil de ver con luz artificial que natural. Otros síntomas serían mareos, pérdida de apetito, estreñimiento y con menor frecuencia una orina de color muy oscuro.

Estreñimiento
Causado muy a menudo por la dieta, el estreñimiento se puede corregir alterándola. Ofrece al perro comida húmeda en vez de sólo pienso seco, y también verduras verdes poco cocidas. Una cucharada de aceite puede también ayudar a activar el intestino.

Fallo renal
Que el perro orine con mucha frecuencia puede indicar un problema renal, en especial si va acompañado de respiración acelerada y envejecimiento prematuro. Se necesita consejo veterinario.

Glándulas anales
Situadas a ambos lados del ano, causan malestar cuando están llenas, y el perro, para aliviarse, arrastra los cuartos trasero por el suelo. Estas glándulas puede vaciarlas el veterinario, que también puede enseñar al dueño cómo hacerlo en futuras ocasiones.

Golpe de calor
Un perro siempre debe tener acceso a zona de sombra y nunca se tiene que dejar en un coche, sobre todo si hace calor, ni siquiera con las ventanillas abiertas. En el golpe de calor, la temperatura corporal del animal sube muy deprisa, lo que puede causarle la muerte. Entre los síntomas del golpe de calor se encuentran los vómitos, la diarrea y el colapso. Para bajar la temperatura corporal, hay que sumergir al perro en agua fría hasta el cuello, o ducharlo con agua corriente. Si no hay forma de conseguir tanta agua, habrá que echarle por encima la que se tenga. Es un caso de urgencia veterinaria.

Hernia inguinal
Aunque no son comunes, las hernias inguinales se dan tanto en machos como en hembras, y pueden localizarse en una ingle o en las dos. A veces no se hacen aparentes hasta que el animal es adulto. Hay que ir al veterinario en cuanto se observa el bulto para que determine si hay que someterlo a una intervención quirúrgica o no.

Hernia umbilical
Ciertas estirpes dentro de determinadas razas parecen tener tendencia a la hernia umbilical, que se prescrita como un bulto en la zona del ombligo. Si existe, será evidente en el momento de la compra del cachorro. Estas hernias varían en medida y suelen ser blandas. Las tiene que ver un veterinario porque pueden estrangularse y entonces habría que operar de urgencia.

Infecciones del oído
Tapones de cera y ácaros en las orejas pueden provocar infecciones. El perro puede rascarse la oreja, sacudir la cabeza o dejarla quieta, y a menudo se desprende un líquido fétido. Se suelen solucionar con gotas para los oídos, pero si las orejas están rojas y calientes hay que ir corriendo al veterinario.

Intolerancia a los lácteos
Unas cuantas razas presentan particular intolerancia a los productos lácteos, lo que les produce erupciones en la barriga o la entrepierna, en forma de puntos o manchas. Si se dan lácteos al perro, lo mejor es dejar de hacerlo hasta saber cuál es la causa de una erupción.

Mareo del viajero
Hay perros que no se marean, y otros sí lo hacen de cachorros pero se les pasa cuando son adultos. El veterinario recetará unas pastillas contra el mareo, pero hay que leer siempre bien las instrucciones.

Piometra
Es un problema grave que surge cuando el útero de la hembra se llena de pus, y se detecta porque al animal suele subirle la temperatura y empieza a beber mucho. Hay dos formas de piometra, una con secreción vaginal y otra sin, pero las dos pueden ser mortales y hay que ir al veterinario de inmediato.

Problemas cardíacos
Aunque es muy raro que un perro se muera de un ataque al corazón, sí que puede sufrir una enfermedad cardiaca, como una obstrucción repentina o gradual del flujo sanguíneo hacia el cerebro, lo que ocasiona un colapso, con desmayo. Se suelen recuperar en cuestión de segundos y entonces tienen que respirar aire fresco. En los problemas coronarios, causados por un aporte deficiente de sangre al músculo cardíaco, el tipo de colapso es diferente: los miembros suelen quedarse rígidos y el perro no pierde la conciencia. En ambos casos hay que ir al veterinario sin demora.

Problemas de columna
Sobre todo las razas de patas cortas y dorso largo pueden tener problemas de espalda. Hay que tener cuidado en especial con perros que tienen costumbre de saltar, y hay que ir al veterinario en seguida si se observa cualquier signo de daño espinal. A veces el perro se recupera, aparentemente del todo, pero puede desencadenarse una parálisis. La natación puede ser un medio eficaz de ejercicio una vez curado el daño, pero sólo si lo indica el veterinario. La quiropraxia puede ayudar al perro.

Problemas oculares
Muy diversos, en ciertas razas son hereditarios y se deben diagnosticar de forma adecuada. Al primer signo de ulceración o enrojecimiento en el ojo hay que llevar al perro al veterinario para evitar un posible daño irreparable.

Tos de las perreras
Hay vacunas para prevenir la tos de las perreras, que es muy contagiosa. En las primeras etapas de la enfermedad el perro intenta aclararse la garganta, y luego desarrolla una tos seca. Si eso llega a ocurrir, hay que aislarlo y pedir ayuda veterinaria. Se suele solucionar con medicación, pero en cachorros jóvenes y animales viejos o enfermos existe el riesgo de secuelas a largo plazo o incluso peligro de muerte.

PARÁSITOS

Parásitos internos
Los dos principales parásitos internos del perro son los vermes planos y los vermes redondos. Es de vital importancia que se lleve a cabo un programa de desparasitación a conciencia mientras los cachorros aún están con el criador y que se continúe después. Cuando son adultos, los perros se suelen desparasitar cada seis meses. Compre siempre el antiparasitario a un veterinario o en una farmacia y no en cualquier otro sitio, y pese a su perro cuidadosamente para poder administrarle la dosis adecuada.
Parásitos externos

Si el perro empieza a rascarse, hay que investigar la razón inmediatamente. Un ligero sarpullido en el estómago puede ser debido a una reacción alérgica, pero el prurito también podría ser debido a una irritación por un parásito, ya que en el perro se pueden dar reacciones alérgicas a las pulgas.

Las pulgas son pequeños insectos hematófagos de color marrón-rojizo difíciles de ver. Se mueven entre el pelo y saltan. Si hay excrementos, que parecen pequeños granos de arena es que hay pulgas. Se puede usar una gran variedad de insecticidas, pero no deben mezclarse. Es mejor consultar el problema con el veterinario. Las pulgas transmiten enfermedades.

Los piojos son también insectos pero se mueven más despacio y no saltan, por lo que son más fáciles de encontrar y erradicar. Tienden a acumularse en las orejas y el cuello del animal.

Los ácaros de la cosecha, que se pueden eliminar con un champú apropiado comprado en el veterinario, parecen pequeños granitos de arena de color naranja que se apiñan en torno a los dedos del perro y a veces también alrededor de los ojos.

Finalmente encontramos las garrapatas, insectos chupadores de sangre que se agarran a la piel y se cogen en zonas donde hay ovejas o fauna salvaje como los ciervos. Hay que quitárselas al animal con sumo cuidado, asegurándose de que no quede la cabeza pegada. Uno de los métodos más habituales de hacerlo es cubrir la garrapata con aceite, evitando que respire y obligándola así a que se suelte de la piel del perro.
UN PERRO SANO DEBE TENER
HOCICO LIMPIO, LISO Y LIGERAMENTE HÚMEDO.
DIENTES FUERTE, ENCÍAS SANAS Y BUEN ALIENTO.
OJOS CLAROS Y BRILLANTES.
PELO LUSTROSO, SUAVE Y DE APARIENCIA LIMPIO.
ALMOHADILLAS RESISTENTES PERO FLEXIBLES.
MÚSCULOS Y HUESOS FUERTES Y BIEN DESARROLLADOS.
EXCREMENTOS PEQUEÑOS, COMPACTOS Y POCO OLOROSOS.


UN PERRO PUEDE ESTAR ENFERMO SI TIENE
CABEZA LADEADA O DA SACUDIDAS (INFECCIÓN AURICULAR).
OJOS CON LEGAÑAS (INFECCIÓN) O MANCHAS BLANQUECINAS (TRAUMATISMO).
NARIZ SECA (POSIBLE FIEBRE).
SECCRECIÓN NASAL AMARILLO-VERDOSA (INFECCIÓN RESPIRATORIA).
VÓMITOS (OBSTRUCCIÓN DE LA GARGANTA).
TOS (IRRITACIÓN O INFECCIÓN).
BABEO EXCESIVO (PROBLEMAS DIGESTIVOS O DENTALES).
FLUJO VULVAR OLOROSO (INFECCIÓN UROGENITAL).
ORINA EN EXCESO (INFECCIÓN UROGENITAL).
CAÍDA DE PELO (MALA ALIMENTACIÓN).
COSTRAS Y ESCAMAS EN LA PIEL (MALA ALIMENTACIÓN, ÁCAROS).
DIARRES (PROBLEMAS DIGESTIVOS, INFECCIÓN VÍRICA).
CAMBIOS EN SU CARÁCTER.


UN PERRO SANO SIEMPRE DEBE MOSTRAR VITALIDAD, GANAS DE JUGAR Y RESPODER A TÚ LLAMADA. Si has observado un comportamiento extraño, alguno de los sintomas señalados o simplemente sospechas que tu mascota pueda estar enferma te recomendamos que acudas lo antes posible a tu veterinario.

ENFERMEDADES Y ACCIDENTES: SINTOMAS Y TRATAMIENTOS

A continuación le ofrecemos una descripción somera de las principales enfermedades que pueden afectar a su perro, así como los síntomas característicos y su tratamiento.
No obstante, aquí le ofrecemos la posibilidad de contactar con profesionales para hacer sus consultas on line:

INDICE

Lombrices intestinales
Enfermedades protozooarias
Parasitos externos
Enfermedades viricas contagiosas
Enfermedades bacterianas contagiosas
Enfermedades generales


LOMBRICES INTESTINALES

Síntomas: pelo opaco, picor anal, inapetencia, inactividad, diarrea, vómitos, perdida peso, alergias, presencia en las heces.
Todos los gusanos que pueden infectar al perro pertenecen a dos grandes grupos: los gusanos planos o tenias (cestodos) y los gusanos redondos (nematodos). Dentro de estos últimos pueden distinguirse entre ascaris, ancilostomas y trichuris.

CESTODOS (TENIAS): Echinococcus granulosus (quiste hidatídico), Diphylidium canium (tenia cucumerina transmitida
por la pulga)
Síntomas: aparición de gusanos planos del tamaño de un “grano de arroz” en las heces.
Tratamiento. drontal plus, droncit, teniciven.

ASCARIS (ASCARIDES): Toxocara canis y leonina, son blanquecinos de hasta 18 cm, viven en el intestino delgado pero las larvas realizan una migración entero-hepato-pneumo-tráqueo-enteral. Se transmiten por ingestión de huevos o por la placenta. Puede transmitirse al hombre (zoonosis).
Síntomas: diarrea espumosa blanquecina, vómito.
Tratamiento: drontal plus, canex, piperciven, ascaricida-n

ANCILOSTOMAS (ANQUILOSTOMAS): Ancylostoma canium y Uncinaria stenocephala, son blanquecinos de 20 mm y hematófago. Pueden infectar por la ingestión de su larvas o al penetrar por vía cutánea para alojarse finalmente en el intestino delgado.
Síntomas: diarrea hemorrágica, astenia, no bebe agua, anemia, debilidad general, hemorragia interna.
Tratamiento: drontal plus, canex, piperciven

Strongyloides stercolaris, es un nematodo que vive en intestino delgado (duodeno-yeyuno) donde se nutre de la mucosa intestinal. Se transmiten por vía cutánea, y siguiendo el torrente sanguíneo llegan al corazón, pulmón y faringe hasta que son ingeridas.
Síntomas: molestias intestinales molestas sin gravedad.

TRICHUROS (TRICUROS): Trichuris vulpis. La ingestión de los huevos microscópicos provocan la infección, los adultos son hematófagos y viven en colon y ciego. Muy resistente.
Síntomas: diarrea cíclica con estrías de sangre, ocre-amarillenta. Tratamiento: drontal plus

FILARIA (Diphylidium immitis), es un parásito blanquecino de 20-30 cm, hematófago, transmitido por el mosquito Aedes aegypti, que se fija en corazón y arterias pulmonares.
Síntomas: trastornos cardiocirculatorios, fatiga, dificultades respiratorias, baba en boca, tos y respiración irregular, ascitis (acumulación de líquidos en zona abdominal), hepatitis, edema pulmonar, insuficiencia renal.
Tratamiento: productos específicos a base de arsénico, antigragantes plaquetarios y hepatoprotectores, EXspot.



ENFERMEDADES PROTOZOOARIAS

PIROPLASMOSIS (BABESIOSIS): Babesia canis, protozoo que destruye glóbulos rojos, es transmitida a través de garrapatas. Síntomas: anemia hemolítica, fiebre, pérdida sensorial, mucosas pálidas, ictericia, orina oscura color café.
Tratamiento: evitar garrapatas.

COCCIDIOSIS: Los coccidios (Isospora y otros protozoos) son transmitidos por la ingestión de sus huevos, que una vez en el intestino eclosionan.
Síntomas: diarrea, hemorragia, anemia, deshidratación, vómito, dolor al palpar el estómago.
Tratamiento: sulfamidas (sulfametazina, sulfametaxipiridazina), como Poli-cocci y rehidratantes.

TOXOPLASMOSIS: infección protozoaria causada por el Toxoplasma gondii. Transmitido por las heces puede transmitirse al hombre, provocando malformaciones en el feto en mujeres embarazadas.

LEISHMANIOSIS: El contagio se produce a través de un mosquito que transporta el agente, Leishmania donovani, un protozoo que ataca a la piel y a las vísceras del animal. Esta enfermedad puede ser transmitida al hombre con consecuencias bastante importantes.
Síntomas: Caída del pelo, ulceraciones, crecimiento exagerado de las uñas y despigmentación nasal, pérdida de peso e inactividad.
Tratamientos: evitar la presencia de insectos. Ex-spot.


PARASITOS EXTERNOS

PULGAS: Ctenocephalides canis, C felis, Pulex irritans, parásitos hematofagos, de 0,5 cm y color rojizo, huésped intermedio de tenias.
Síntomas: picazón intensa por línea dorsal y base de la cola, automutilación al intentar rascarse.
Tratamiento: limpiar el polvo de carbón (sangre chupada) y utilizar productos antiparasitarios externos (ver Catálogo).

PIOJOS (PEDICULOSIS) Trichodectes canis, lignonatus spp, chupadores o mordedores son grises, de 2 mm de largo, dejan sus huevos en la parte exterior del pelo.
Síntomas: dermatitis con zonas coloreadas en la piel, endurecimiento y opacidad del pelo.
Tratamiento: productos antiparasitarios externos (ver Catálogo).

GARRAPATAS Dermacentor spp, Rhipicephalus spp, fundamentalmente y Ixodes rinicus, Amblyoma, Otobius megnini se fijan principalmente en las articulaciones de las extremidades, cabeza y partes inferiores del perro, son huéspedes intermedios para la piroplasmosis.
Síntomas: picazón y malestar, una vez contagiado presenta cansancio, inactividad, gran abatimiento, orina oscura color café, coloración blanca de las mucosas, ojos y párpados que se tornan amarillas (ictericia), anemia, transtornos en la coagulación de la sangre, insuficiencia hepática y renal.
Tratamiento: eliminar mecánicamente con éter, alcohol o aceite, y aplicar productos antiparasitarios externos (ver Catálogo).

SARNA COMUN: ácaros gen Sarcoptes, se manifiestan en la cabeza y zonas donde la piel es más fina y carece de pelo como axilas, ingle, vientre, abdomen, base de la cola y los extremos de las articulaciones.
Síntomas: dermatitis con eritemas, pápulas (granitos sólidos prominentes sobre la piel), alopecias, pequeñas costras hemorrágicas, descamación de la piel, olor a grasa rancia, picazón intensa, autolesiones, acantosis (rugosidad anormal de la piel con pigmentación marrón), hiperqueratosis, alopecia extendida y caspa.
Tratamiento: corticosteroides por vía parenteral, ivermictina , eliminar capa de piel excesiva, baños con jabón a base de azufre y acaricidas externos (ver Catálogo).

SARNA ROJA (DEMODICOSIS): Dermodex folliculorum canis, habitante habitual del folículo capilar del perro frecuente, en la forma localizada, en cachorros.
Síntomas: alopecia localizada en zona ocular, formación de escamas y erupciones prominentes en hocico y extremidades de las articulaciones; generalizadas enrojecimiento, escamación de la piel, hiperpigmentación y pérdida de pelo, pústulas con foliculitis o furúnculos.
Tratamiento: NUNCA corticosteroides (cortisona), antibióticos, acaricidas externos (ver Catálogo).

CHEYLETIELLA: Cheyletiella es un ácaro muy contagioso para el hombre, que se encuentra a menudo en los cachorros.
Síntomas: leve picazón a lo largo de la columna y piel facial, formación de caspa.
Tratamiento: baños a base de compuestos fosforados.

SARNA OTODECTICA: Otodectes cynotis, ácaro del oído que se alimenta de residuos epidérmicos y cerumen.
Síntomas: otitis con prurito, costras gruesas de color rojizo marrón mezcladas con el cerumen, otohematoma, movimiento insistente de la cabeza.
Tratamiento: limpieza máxima del conducto auditivo y productos otológicos de acción acaricida como Carolan.

TIÑA: las dermatomicosis, o infección por hongos (microsporum canis) se localizan fundamentalmente en hocico, orejas, extremidades de las articulaciones, en la raíz de las uñas. Síntomas: onicomicosis en la raíz de las uñas, facilidad para el arranque del pelo, piel hiperqueratósica y descamación. Tratamiento: esquileo, griseofulvina oral, antimicóticos (ver Catálogo)..


ENFERMEDADES VIRICAS CONTAGIOSAS

MOQUILLO (paramixovirus)
Síntomas: amigdalitis, inapetencia, inactividad, fiebre (40ºC), erupciones en muslos y abdomen, forma respiratoria (tos, catarro, goteo nariz, conjuntivitis, fotofobia, 2º bronconeumonía), intestinal (disentería líquidas catarrales y hemorrágicas, 2º enteritis), nerviosa (parálisis articular, irregularidades al caminar, epilepsia, tic nervioso, 2ºceguera).
Tratamiento: remitir síntomas clínicos y antibióticos.

HEPATITIS VIRICA (adenovirus CAV1) ataca hígado y riñones, Síntomas: ligera fiebre, amigdalitis, dolor abdominal, córneas opacas.
Tratamiento: hepatoprotectores, antibióticos, sol glucosas y Ringer lacteado.

PARVOVIROSIS (parvovirus)
Existen dos formas de la parvovirosis o gastroenteritis infecciosa : la gastroentérica y la miocárdica,
Síntomas: vómito espumoso, disentería amarilla-grisáceas, o hemorrágicas, oscuras y con mal olor, dolores abdominales, inapetencia, apatía, inactividad, sed, vómito, fiebre o hipotermia, deshidratación.
Tratamiento: antiemético, antidiarreico, antibiótico, sol glucosadas y Ringer lacteado.

RABIA (rabdovirus)
Síntomas: cambio de comportamiento y voz, tendencia a morder, incapacidad para engullir, falta coordinación general, convulsiones. Tratamiento: vacunar.

TRAQUEOBRONQUITIS INFECCIOSA
Tambien conocida como tos de las perreras es causada por varios virus: Adenovirus2, paramixovirus, virus gripe canina,
Síntomas: ligera fiebre, tos seca, pirexia, inapetencia.
Tratamiento: preparados expectorantes, mucolítico, antibióticos.

HERPES VIRUS
Síntomas: cachorros deprimidos, lloran, no comen, dolor abdominal.
Tratamiento: higiene parto.

CORONA VIRUS gastroenteritis menos grave que la provocada por el moquillo.


ENFERMEDADES BACTERIANAS CONTAGIOSAS

LEPTOSPIROSIS: L icterhemorrágica en hígado,
Síntomas: dolor hepático agudo, inapetencia, inactividad, diarrea sanguinolenta, ictericia y L canicola), en riñones, Síntomas: nefritis, urea en sangre (toxicidad endógena), inactividad, inapetencia, vómitos, úlceras en boca, halitosis.
Tratamiento: penicilina G sódica, estreptomicina, sol glucosadas y Ringer lacteado, vacunar.

TETANOS (clostridium tetani) ataca sistema nervioso,
Síntomas: espasmos musculares, perdida equilibrio, contracción músculos faciales, ansiedad, fiebre alta (42ºC), respiración frecuente y superficial.
Tratamiento: mantener en un ambiente tranquilo, limpieza quirúrgica herida con agua oxigenada p.ej., penicilina, tranquilizantes, suero antitetánico


ENFERMEDADES GENERALES

ABSCESO, inflamación con acumulación de pus.
Síntomas: inactividad, inapetencia, fiebre, dolor localizado y presencia de flemón.
Tratamiento: antibióticos e intervención quirúrgica.

ALERGIAS, reacciones exageradas del sistema inmunológico a diversas sustancias.
Síntomas: estornudo, lagrimeo excesivo, dificultades respiratorias, picores e irritación de la piel.
Tratamiento: dieta rica en ácidos grasos y empleo de baños fríos, champú hidratante.

ARTROSIS, enfermedad degenerativa de las articulaciones
Síntomas: dificultades motoras, dolor localizado
Tratamiento: analgésicos locales.

ASMA, dificultad respiratoria provocada por un espasmo tráqueo-bronquial con origen muscular o infeccioso.
Síntomas: respiración dificultosa y ruidosa, con ataques de tos.
Tratamiento:antiasmáticos con broncodilatadores (aminofilina, teofilina)

BRONCONEUMONÍA, inflamación aguda de los bronquios y alveolos pulmonares.
Síntomas: tos, fiebre, catarro, emisiones mucopurulentas, estado sensorial alterado, dificultad respiratoria.
Tratamiento: antibióticos (penicilinas, tetraciclinas) y sulfamidas junto con mucolíticos y fluidificantes del esputo (acetilcisteína).

CARDIOPATÍAS, dolencias que afectan al correcto funcionamiento del corazón.
Síntomas: respiración dificultosa, tos, cansancio, debilidad anormal y pérdida de conocimiento momentánea.
Tratamiento: tratamientso farmacológicos específicos.

CATARATAS, opacidad del cristalino de causas congénitas, metabólicas o traumáticas.
Síntomas: dificultades en la visión.
Tratamiento: intervención quirúrgica.

CISTITIS, inflamación de la mucosa vesical, con presencia o no de cálculos vesiculares.
Síntomas: ganas de orinar continuas, en poca cantidad y a veces de forma hemorrágicas.
Tratamiento: acidificación de la orina (alimentos), antibióticos e intervención quirúrgica para eliminar los cálculos si los hubiera.

CÓLICO, contracción espasmódica de una víscera.
Síntomas: ataques repentinos y agudos con dolor, postración, ansiedad y dolor localizado.
Tratamiento:antiespasmódicos.

CRIPTOQUIDIA, anomalía congénita con la retención de uno o ambos testículos en el abdomen sin descender del escroto.
Síntomas: esterilidad (si son los dos).
Tratamiento: intervención quirúrgica.

DERMATITIS, inflamación de la piel debida a parásitos externos, agentes irritantes o alérgicos.
Síntomas: prurito extendido con posibilidad de automutilaciones.
Tratamiento: antiinflamatorios (esteroides9 y antibióticos y desaparición de la causa de origen.

DIABETES, segregación insuficiente o nula de insulina por el páncreas.
Síntomas: somnolencia, cansancio, desorientación, convulsiones, pérdida de peso, sed y hambre continuas, micciones frecuentes.
Tratamiento: insulina inyectable, procurar evitar dietas ricas en azúcares y la vida sedentaria.

DIARREA
Síntomas: aumento de la frecuencia de defecación y/o contenido hídrico.
Tratamiento: eliminar agente causante, dejar de comer durante 4 días aunque se le ofrecerá agua para evitar deshidratación.

DILATACIÓN GÁSTRICA, condensación anormal del material espumoso en la cavidad gástrica. Puede ser un factor que predisponga a la torsión del estómago.
Síntomas: malestar general, inapetencia, aumento de volumen de la zona abdominal con continuas ganas de vomitar.
Tratamiento: intervención quirúrgica.

DISPLASIA DE CADERA, desarrollo anormal de la articulación de la cadera.
Síntomas: dificultades de movimiento, dolor acusado, artritis crónica.
Tratamiento: analgésicos o intervención quirúrgicas.

ECCEMA, alteración de la piel producida por parásitos cutáneos, intoxicaciones, factores alérgicos, desequilibrios alimentarios etc.
Síntomas: inflamación de la piel con prurito, enrojecimiento y aparición de ampollas y escamas.
Tratamiento: eliminar factores causantes y aplicación de analgésicos locales.

ENDOMETRITIS, inflamación de la matriz (mucosa del útero) frecuentes en perras ancianas y en tratamientos abortivos o inhibidores del celo.
Síntomas: malestar general, vómitos, anemia, aumento de la temperatura corporal y flujo maloliente que sale por la vulva.
Tratamiento:antibióticos inyectables (penicilina, cefalosporina) o intervención quirúrgica.

EPILEPSIA, alteración nerviosa de origen congénito o traumático.
Síntomas: contracciones neuromusculares localizados con incluso pérdida de conocimiento.
Tratamiento: tranquilizantes menores o barbitúricos.

ESTOMATITIS, inflamación de la mucosa bucal debido a agentes infeccioso, irritantes o traumáticos. Puede atacar a otras zonas como paladar, lengua, encías. El sarro es un factor desencadenante.
Síntomas: mal aliento, dificultad de masticación, enrojecimiento difuso de la cavidad oral.
Tratamiento: antibióticos e higiene bucal.

ESTREÑIMIENTO
Síntomas: falta de defecación diaria o bien en cantidad suficiente
Tratamiento:evitar la vida demasiado sedentaria, añadir a la dieta agentes lubrificantes (aceite de vaselina) y productos ricos en fibra

FALSO EMBARAZO, modificación del comportamiento de la perra, de origen neuroendocrino que puede favorecer el desarrollo de la mastitis.
Síntomas: presencia de leche en las mamas, actuando como si estuviera a punto de parir.
Tratamiento: extracción de los ovarios (para evitar los ciclos menstruales) o empleo de sustancias antiprolácticas (metergolina).

FARINGITIS, inflamación de la mucosa debido a agentes infecciosos, físicos, químicos o traumáticos.
Síntomas: dificultad de deglución, ataques de tos, fiebre, cansancio y anorexia.
Tratamiento: eliminar agente primario.

GINGIVITIS, inflamación de las encías, la aparición de sarro es un factor determinante. Puede conllevar la pérdida de piezas.
Síntomas: aliento desagradable, babeo excesivo, dificultades al tragar y masticar, mucosa bucal pálida y cara hinchada.
Tratamiento: mejora de la higiene bucal y aplicación de antibióticos y analgésicos.

HEPATITIS, alteración del hígado debido a agentes infecciosos, tóxicos u otros.
Síntomas: alteraciones digestivas, falta de apetito, heces desechas, ictericia (amarilleamiento del globo ocular).
Tratamiento: eliminar causa primaria.

INFLAMACION DE LAS GLANDULAS ANALES
Síntomas: enrojecimiento de la región anal, dificultad para defecar, intenso prurito y tendencia a lamerse y rascarse la región anal..
Tratamiento: antibióticos y antiinflamatorios locales y alimentación a base de dietas pobres en fibras.

MASTITIS, inflamación de las glándulas mamarias debidos a agentes bacterianos. La presencia de leche es un factor que predispone a esta enfermedad.
Síntomas: fiebre, inapetencia, dolor local en mamas con aumento de temperatura y presencia de tumores.
Tratamiento: antibióticos por vía general (penicilina, tetraciclina) con antiinflamatorios y paños fríos.

METRITIS, inflamación de la matriz por el desarrollo de agentes bacterianos después de un parto difícil o con retención de la placenta.
Síntomas: fiebre, anorexia, inapetencia, emisiones verdosas y pestilentes por la vulva.
Tratamiento:antibióticos inyectables (penicilina, cefalosporina) o intervención quirúrgica.

OBESIDAD, sobrepeso de origen alimenticio o metabólico.
Síntomas: el abdomen de un perro sano debe formar una curva ascendente desde el tórax a la cola, si no ocurre esto es obeso.
Tratamiento:dieta baja en calorías y aumento del ejercicio físico.

OTITIS, proceso inflamatorio del conducto auditivo o estructura interna del oído causado por agentes traumáticos, bacterianos, hongos o parásitos.
Síntomas: movimiento continuo de las orejas, intenta rascarse, quejarse y mantiene ladeada la cabeza.
Tratamiento: productos antibacterianos, parasitarios y antimicóticos de uso local.

PANCREATITIS, inflamación del páncreas debido a una mala alimentación, agentes bacterianos o víricos.
Síntomas: ladridos escandalosos, vómitos, dolores abdominales, diarrea y síntomas nerviosos. En los casos más graves dificultad digestiva y emisión de heces grasientas y amarillentas.
Tratamiento: antibióticos, dieta pobre para no estimular el páncreas y rehidratantes por vía intravenosa (Ringer lacteado, solución glucosada).

PIODERMITIS, inflamaciones de la piel causados por traumas, heridas, mordiscos o parásitos cutáneos.
Síntomas: coloración, tumefacción, picazón, presencia de líquido serohemorrágico, inapetencia, fiebre.
Tratamiento: antibióticos, antisépticos y desinfección local.

PODERO O PODODERMATITIS, inflamación aguda de los dedos, con aspecto purulento debido a la infección bacteriana de heridas. Puede incluso provocar la necrosis (muerte de tejido) del dedo atacado.
Síntomas: dolor local, aumento de volumen y temperatura del punto afectado, con fallos funcionales. Fiebre general, inapetencia.
Tratamiento:antibióticos y antiinflamatorios con aplicación de venda protectora.

SEPTICEMIA PUERPERAL, infección bacteriana extendida en el útero después del parto. La no completa expulsión de la placenta en el parto es un factor desencadenante.
Síntomas: pérdidas oscuras y malolientes por las vías genitales, fiebre, inapetencia y retiro de la leche de las mamas.
Tratamiento:antibióticos por vía general o mediante irrigaciones uterinas, uterotónicos (metilergometrina)



enfermedades

FIN



NO OLVIDES COMENTAR