Autobiografía de Eric Clapton

ERIC CLAPTON NACIÓ el 30 de marzo de 1945 en Ripley, un típico barrio suburbano de condición humilde ubicado en Surrey, Inglaterra, y fue criado por quienes creyó que eran sus padres: Rose y Jack. En 1944, Patricia Clapton, hija del primer matrimonio de Rose, habría tenido una fugaz relación con un soldado norteamericano, Edward Fryer, y quedó embarazada. El niño nació a escondidas y fue criado por sus abuelos mientras la madre se mudaba a Canadá, donde se casó e inició una nueva vida. Años después volvió a Ripley, con su nuevo marido y dos hermanastros del músico, cargada de regalos e historias. A Clapton le costó adaptarse al ver que todos trataban a Pat como si fuera su hermana. Una noche le preguntó si podía llamarla mamá y luego de unos segundos de tensión, ella le recomendó que, en atención a lo que habían hecho por él, siguiera considerando a los abuelos como sus padres.





Autobiografía de Eric Clapton


eric clapton


guitarrista


músicos


autobiografía





El rechazo transformó a Eric en un niño cerrado, hosco y agresivo que nunca pudo recomponer del todo la relación con su madre.

"La música se convirtió en mi alivio, y aprendí a escucharla con mis cinco sentidos. Descubrí que así podía borrar todos los sentimientos de miedo y confusión relacionados con mi familia". Luego de un fracasado intento de tocar el violín a los diez años y dado que casi toda la música que le gustaba se hacía con guitarra (Elvis Presley, Buddy Holly, Gene Vincent), decidió aprender a tocar ese instrumento. Compró una guitarra alemana por un par de libras pero le resultaba difícil de dominar. Al poco tiempo consiguió, en una feria, una Washburn mucho más apropiada para transformarse en lo que quería ser: un trovador de música folk. Ese deseo duró hasta que escuchó un disco de blues. Sintió que le presentaban algo que ya conocía, quizás de una vida anterior, y que lo elevaba por el aire. Entendió que el rock and roll y el pop habían tenido su origen en esa música de la que ya no podría separarse.



Honestidad brutal

Con frecuencia cuando una celebridad decide escribir su autobiografía, la certeza de que lo escrito quedará como su historia oficial hace que opte por el camino de la indulgencia o de la auto-alabanza encubierta. No es el caso de Clapton, particularmente duro consigo mismo en la autobiografía escrita en 2007 cuando tenía 62 años de edad, y que se publicó en español como Clapton, La Autobiografía. Distinguido integrante del denominado blues inglés y considerado uno de los más grandes guitarristas de toda la historia, ha tenido una vida signada por las adicciones. Desde las viejas pastillas Horlicks y Ovaltine, con las que se llenaba los bolsillos en épocas de cartilla de racionamiento luego de la Segunda Guerra Mundial, hasta la cocaína, la heroína, los medicamentos y el alcohol.

Ese primer rechazo de su madre determinó un conflictivo trato con el sexo opuesto. Se transformó en un hombre tímido y reservado que solo lograba sacar su euforia a partir del consumo de sustancias que colocaban un disfraz sobre su retraída personalidad. Integrar una banda fue otra buena forma de escapar a su timidez. A los 17 años ingresó a los desconocidos Roosters y luego formó parte de Casey Jones and the Engineers.

En esa época frecuentaba el Crawdaddy Club, club nocturno de propiedad del empresario Giorgio Gomelsky. La mayor atracción del lugar eran los Rolling Stones y rápidamente Clapton se relacionó con ellos trabando buena amistad con Jagger. Los Stones abandonaron a Gomelsky y éste comenzó a representar a un nuevo grupo de la escena inglesa: Los Yardbirds. Al poco tiempo Clapton ingresó a la banda y su nombre comenzó a ser conocido.

Gracias a Los Yardbirds pudo comprarse su famosa guitarra Gibson ES-335 color cereza, y se relacionó con los Beatles. Congenió de inmediato con Harrison y experimentó algún rechazo hacia Lennon, con quien luego mejoraría la relación.

A diferencia de otros grupos, los Yardbirds tocaban canciones con solos de guitarra en el medio, explotando las condiciones de Clapton, que estaba fuertemente influenciado por bluseros como B. B. King, Freddic King o Buddy Guy. Era común que, en sus rápidas improvisaciones, al estirar las notas Clapton rompiera la primera cuerda. En escena, entre canción y canción, el guitarrista la cambiaba mientras el público gritaba pidiendo más música. Ante su parsimonia, Gomelsky comenzó a llamarlo slowhand (mano lenta). Y ese apodo lo acompañaría por toda la vida, título además de su exitoso álbum de 1977. La línea pop que comenzó a transitar la banda hizo crecer su descontento. Una vez más el carácter hosco del guitarrista se hizo sentir y la situación se volvió insostenible. A comienzos de 1965, Gomelsky le "sugirió" que renunciara. En su lugar ingresó Jeff Beck.

Casi de inmediato se unió, por un breve período, al mítico blusero John Mayall y sus Bluesbreakers. No solo integraba la banda de Mayall sino que se mudó a su casa, donde vivía con su esposa Pam, sus hijos y una impresionante colección de discos de blues.

El llamado movimiento de Chicago, encabezado por Howlin` Wolf, John Lee Hooker y Muddy Waters, pasó a ser otra gran influencia y el álbum Blues Breakers: John Mayall with Eric Clapton fue clave para que el público en general conociera al guitarrista. En ese tiempo apareció en las paredes de Londres un graffiti que generó envidia entre sus colegas e hizo cargar una pesada cruz al músico: Clapton is God (Clapton es Dios).



La superbanda

Cream se formó gracias a una idea del baterista Ginger Baker. A Clapton el proyecto lo entusiasmó pero exigió que el bajista fuera Jack Bruce, que estaba peleado con Baker. Era también una oportunidad para desarrollarse como cantante, algo que no había podido hacer en las otras bandas. Si bien Bruce sería la voz principal, el guitarrista haría armonías y cantaría en varios de los éxitos de Cream. La primera reunión fue caótica "Ambos eran dos líderes natos y muy testarudos…" y Clapton fue una especie de balance entre ellos. Cuando comenzaron a tocar, todos los problemas parecieron solucionarse. Eran tres formidables músicos que unían sus fuerzas para formar una de las primeras superbandas del rock.

El nombre se debió a que se consideraban la "crema de la música" y Robert Stigwood, quien representaba a grupos exitosos como los Bee Gees, fue su manager. Desarrollaron una mezcla de blues, jazz y rock, con largas improvisaciones, lo que era una apuesta difícil para un mundo dominado por el pop. La variante de tocar en trío obligó a Clapton a ocupar mayores espacios sonoros al no tener el apoyo de teclados o de una segunda guitarra. Su técnica cambió: "comencé a interpretar muchos más acordes con ceja y a puntear con las cuerdas libres para producir una especie de zumbido". Tuvieron éxitos como "White Room" o "Sunshine of Your Love", y editaron cuatro álbumes incluido Goodbye, un disco de despedida que salió a la venta a comienzos de 1969, luego de la separación del grupo. Los enfrentamientos entre Bruce y Baker eran insoportables y de forma progresiva los conciertos se fueron transformando en competencias para ver quién hacía el solo más virtuoso y extenso.

En 2005 Cream volvió a unirse en cinco conciertos que tuvieron lugar en el Royal Albert Hall de Londres. Sus integrantes todavía estaban en forma como para hacerse un homenaje a ellos mismos. Pese a tocar con una fuerte gripe en los primeros tres recitales, el guitarrista recuerda con emoción la impresionante ovación que la banda recibió al final de cada una de las actuaciones. Sin embargo, también en este punto reapareció el desencanto. Les hicieron una jugosa oferta por tres nuevas presentaciones en el Madison Square Garden y aceptaron. En este caso hubo poco ensayo, el lugar era más grande, sonaron bajo y, con sigilo, la arrogancia volvió a aparecer. Clapton supo que no se volverían a juntar y lo único que le quedó de esos últimos conciertos fue una cierta satisfacción al saber que sus dos compañeros "serían solventes por un tiempo" lo que hizo que valiera la pena.



Borracho de amor

Luego de formar otra superbanda, Blind Faith, donde pudo cumplir su sueño de tocar con Steve Winwood, su carrera comenzó a perfilarse como músico solista.

Colaboró con Delaney & Bonnie & Friends y formó, con músicos que habían participado en esa banda, Derek and the Dominos, grabando el disco de culto Layla and Other Assorted Love Songs (1970) con la colaboración del excelente guitarrista Duane Allman, quien meses después moriría en un accidente de motocicleta. Clapton se escondía detrás del nombre Derek y detrás de Layla estaba Pattie Boyd, esposa de George Harrison, de la que se había enamorado. Las canciones de ese disco, especialmente "Layla", eran un desesperado intento de robarle la mujer a su amigo. A partir del rechazo, Clapton se recluyó en la heroína, viviendo lo que él llama "sus años perdidos". El documento de ese período negro puede verse en la película del Concierto para Bangladesh. Ese concierto se realizó en agosto de 1971, convocado por su amigo Harrison. Allí Clapton aparece tocando en el fondo del escenario, rígido y totalmente ido.

Finalmente, Boyd abandonó a su esposo para unirse a Clapton. Luego de dolorosos tratamientos, el guitarrista pudo desengancharse de la heroína pero cayó en el alcohol.



Su primera opción era el brandy

"Como a la mayoría de los alcohólicos que he conocido, no me gustaba el sabor del alcohol…" así que lo mezclaba con seven-up o ginger ale y bebía todo el día sin parar, sin importar que a la noche tuviera una actuación.

Pese a su estado, en ese período editó álbumes valiosos como 461 Ocean Boulevard (1974) y Slowhand (1977). El matrimonio tuvo sus vaivenes y el guitarrista confiesa que nunca fue el maravilloso idilio que se ha descrito. Al consumo de alcohol se le sumaron los calmantes por sus dolores de espalda. La mezcla le produjo úlceras que casi acaban con su vida. Tuvo que ser internado de urgencia y por un tiempo controló su adicción. Repuesto de sus dolencias, Clapton volvió a beber en forma desenfrenada.

Gracias a su amigo Gary Brooker, tecladista de Procol Harum, aprendió el arte de pescar truchas con mosca. Ser un buen pescador pasó a ser uno de sus orgullos. En una de esas excursiones, totalmente borracho cayó sobre su caña de pesca nueva, destrozándola ante la vista de dos pescadores profesionales que comenzaron a burlarse. Ese hecho mínimo le hizo entender que se acercaba al fondo del pozo y pidió ayuda. Se internó en la clínica Hazelden y, pese a alguna recaída, pudo dejar la bebida. En los primeros conciertos posteriores a su rehabilitación, sintió que su banda sonaba rara. Luego de muchos años, subía a un escenario totalmente sobrio y escuchaba la música sin el velo del alcohol ni la distorsión de la droga.



Un músico de blues

En las conclusiones de su autobiografía, Clapton acepta ser un hombre feliz que espera la vejez con tranquilidad. Casado con Melia, su segunda esposa, con la que ha tenido tres hijas, se ha convertido en un hombre de familia que supo luchar contra sus propios monstruos y para quien mantenerse sobrio es la meta principal. En los últimos veintitrés años no recayó, ni siquiera cuando sufrió la trágica pérdida de su hijo Connor. Si bien Clapton ha interpretado canciones de varios géneros como el pop, el rock y el country, es en el blues donde deja al descubierto su sentido virtuosismo. Se anima a editar álbumes que pueden parecer anacrónicos como los excelentes From the Cradle (1994), donde interpreta los viejos temas que lo acompañaron desde aquel día en que escuchó su primer disco de blues, o Me and Mr. Johnson (2004) con canciones de su admirado Robert Johnson.

No tiene problemas en proclamar a B. B. King, con quien se dio el gusto de grabar Riding with the King (2000), como el más grande de todos y plantea la duda de si no será King el músico en el que Johnson ha reencarnado.

En el final de su libro hace una mención especial a Muddy Waters. Lo conoció cuando comenzaba su carrera y fue el primer bluesman grande con quien tocó. Se hicieron íntimos, compartieron giras y pasó a ser la figura paterna que nunca había tenido.

Cuando estaba próximo a morir, Waters le habló con seriedad. Quería que entendiera "lo que era el legado del blues y me nombró su hijo adoptivo; yo le aseguré que daría lo mejor de mí para honrar esa responsabilidad." El repaso de la vida de Clapton brinda la certeza de que cumplió con su promesa.

CLAPTON. LA AUTOBIOGRAFÍA, de Eric Clapton. Global Rhythm, 2009. Barcelona, 344 págs. Distribuye Océano.



Lágrimas en el paraíso

UNO DE LOS CAPÍTULOS más duros de esta autobiografía refiere a la muerte de su pequeño hijo. A comienzos de los noventa, Clapton se encontraba en uno de sus mejores momentos.

Consolidado como músico y lejos de las viejas adicciones, comenzaba a construir una estrecha relación con su hijo Connor de 4 años de edad. El 20 de marzo de 1991, el niño se encontraba con su madre, Lori Del Santo, y su niñera en un edificio de New York. Jugaba con ésta a las escondidas y entró a una habitación donde una ventana de vaivén había sido dejada abierta para limpieza. El niño cayó al vacío y falleció en el acto.

La noticia devastó al músico, que canalizó su dolor en la composición de canciones, entre las cuales "Tears in Heaven" es la más célebre. Utilizada en la banda de sonido de la película Rush, alcanzó su punto máximo de popularidad cuando Clapton la interpretó, en versión acústica, para el Unplugged de MTV, grabado en 1992. Fue el álbum del músico que logró mayor éxito en ventas.



Cambio de papeles

EN 1990, DENTRO del marco de su gira de promoción del álbum Journeyman (1989), Clapton llegó por primera vez al Uruguay, donde estuvo solo un día. Se hospedó en el Victoria Plaza, a la noche dio un excelente recital en el Estadio Centenario y partió.

Alejandro Ciasullo, guitarrista de Bel Air, fue hasta el lobby del hotel, donde habló y se sacó fotos con el bajista Nathan East y con el guitarrista Mick Taylor quien, junto a su banda, abrió el concierto. Clapton descendió de un ascensor rodeado de custodios. A paso rápido cruzó la recepción del hotel y subió al minibus que lo llevaría a la prueba de sonido. Era imposible abordarlo.

Ciasullo pidió a un conserje del hotel que le diera un papel donde, con grandes letras, escribió la frase I`ve been waiting for 20 years (he esperado por 20 años) y lo sostuvo debajo de la ventanilla donde estaba Clapton junto a East. Al ver el cartel los músicos sonrieron. Luego, en forma imprevista, el guitarrista descendió. Se acercó a Ciasullo, firmó uno de los pocos autógrafos que otorgó en Montevideo y, mientras le estrechaba la mano, le dijo "tonight, I`ll wait for you" (esta noche te esperaré).












Fuente:

http://www.elpais.com.uy/suple/cultural/10/09/17/cultural_515039.asp

Fuentes de Información - Autobiografía de Eric Clapton

Dar puntos
10 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 2.216 Visitas
  • 3 Favoritos

3 comentarios - Autobiografía de Eric Clapton

@juanma1983 Hace más de 4 años
excelente
@clonwolkowinsky Hace más de 3 años
+10 Gracias por esta buena info !!!
@musico677 Hace más de 7 meses
Doy fé que lo publicado sobre el encuentro de mi persona con Eric Clapton (final de nota) esta perfectamente narrado y tengo su firma en el libro crossroad, como las fotos. Momento inolvidable