La palabra cronómetro tiene un origen griego ya que está inspirada en Cronos, el dios del tiempo. Es un reloj, o una función del reloj que se utiliza para medir fracciones de tiempo, por lo general cortas y de manera muy precisa, usualmente con fines deportivos.

A principios del siglo XIX fue un relojero suizo llamado Louis Berthoud quien inventó el primer cronómetro. Él, durante su vida, se dedicó a mejorar el aparato, en especial, en perfeccionar el sistema de cuerda.

Suelen encontrarse de dos tipos, los analógicos y los digitales. Los primeros son aquellos que cuentan con manecillas para marcar la fracción temporal, los segundos son electrónicos y de mayor exactitud que los anteriores. Algunos de estos también cuentan con la función de cuenta regresiva.

Estos instrumentos suelen ser utilizados en competencias deportivas que requieren de la medida temporal para determinar a los ganadores, o bien, las mejoras que un jugador puede tener. Para hacerlo funcionar, lo más común es que se pulse un botón cuando se inicia la competencia o el entrenamiento y, una vez que éste concluye se vuelve a presionar el botón y el cronómetro arroja el resultado preciso del tiempo que requirió la actividad.

Una de las ventajas de este tipo de aparatos es que permite comparar los resultados obtenidos a lo largo del tiempo, ya sea en relación con uno mismo, o con otra persona debido a la acuciosidad con que mide. Todos entregan los datos con las centésimas de segundo, y algunos también pueden entregarlos con las milésimas de segundo.

Pero existen otros tipos de cronómetros, como el marino. Éste fue creado en 1736 por John Harrison. Era de manera y se fue perfeccionado a lo largo del tiempo. Recién en 1761 se logró construir uno verdaderamente eficaz que consistía en un aparato portátil que tenía por base unos balancines que lo mantenían horizontalmente.

Estos cronómetros se llevan a bordo de los buques y son usados para determinar la hora exacta, lo que es fundamental para poder fijar la posición geográfica en la que se encuentra. Tal es su importancia para la navegación, que se comprueba a diario su fidelidad por medio de una señal radiotelegráfica que es transmitida por distintos observatorios.

Los cronómetros son relojes mecánicos de alta precisión, empleados por los navegantes para determinar la longitud geográfica y calcular su posición en altamar. Asimismo eran usados por astrónomos y joyeros para calibrar instrumentos de medida.

La aplicación del cronómetro es la de un reloj que mide con gran precisión, un tiempo determinado. Se usa también en competiciones deportivas, y en medición de tiempos en carreras de animales (Cronógrafo).


Historia del cronómetro

MECANISMOS DE UN CRONÓMETRO

Los relojes mecánicos, con manecillas que avanzan lentamente por la acción de engranajes, aparecieron hace varios siglos. Se conserva el reloj fabricado en 1364 para el palacio de Carlos V, en París. En estos primitivos relojes el movimiento se originaba por un peso colgante que impulsaba una rueda dentada o árbol de volante cuyos dientes estaban dispuestos en forma perpendicular al diámetro de la misma. Dos láminas llamadas “paletas” , dispuestas sobre un eje horizontal que oscilaba, engranaban en los dientes del árbol del volante y regulaban su movimiento. Este fue el primer sistema de escape empleado en los relojes, del mismo modo que la pesa constituyó el primer sistema motriz.

historiaetc

Fuente: www.cronometros.com.mx
Comentar = agradecer!