konnichiwa a todos los que les gusta el idioma japones
hoy aqui y ahora les tengo este post que les enseñara muchas cosas del idioma en cuestion.
esta buenisimo todo este matrerial espero que les ayude:

Como aprender japones de una forma facil

1. Escritura japonesa y pronunciación del japonés
Si bien dijimos que no nos concentraríamos en la escritura, es necesario hacer una primera aproximación a los caracteres básicos para poder desenvolvernos correctamente. Comenzaremos estableciendo que hay tres tipos de escritura en el japonés: los silabarios Hiragana y Katakana, y los Kanji. Los tres son utilizados, aunque con diferentes propósitos y frecuencias.
El silabario Hiragana es el básico, y el primero en ser enseñado. Está compuesto por 46 caracteres principales, que se dividen en 40 sílabas, cinco vocales y una consonante. Se emplea para la escritura japonesa en general. El Katakana, por su parte, está compuesto por la misma cantidad de caracteres, y es equivalente al Hiragana, pero su uso se restringe a casos particulares: para escribir nombres o palabras de origen extranjero (principalmente del inglés), para escribir onomatopeyas, o para resaltar palabras (algo similar a las comillas o a la cursiva en nuestro idioma). Si bien, en una primera instancia, puede llamarnos la atención que los japoneses tengan dos métodos de escritura distintos, esto no difiere demasiado del castellano, que cuenta con un alfabeto en minúscula y otro en mayúscula.
Con respecto a los Kanji, como mencionamos anteriormente, cada uno de ellos tiene un significado particular, y diferentes lecturas, pero siempre pueden descomprimirse; es por eso que muchos textos (como los periódicos o los manga, ‘comics’ japoneses) incluyen la equivalencia en Hiragana de sus Kanji arriba de los mismos, para facilitar y agilizar su lectura.
Además de los silabarios y de los Kanji, los japoneses también usan la escritura occidental (denominada Rōmaji), aunque su uso está limitado a señales o letreros. Aunque nos dedicaremos a profundizar la escritura del japonés, sí es importante que establezcamos bien la pronunciación de cada uno de los caracteres de los dos silabarios, y que hagamos hincapié en las diferencias con nuestra fonética.
La siguiente tabla recopila los 46 caracteres básicos del japonés, con sus dos escrituras, tanto en Hiragana como en Katakana:
aprendan

posta

Debido a las similitudes con nuestra fonética, la mayoría de las sílabas se pronuncian exactamente como se leen, con algunas excepciones:
La h suena como j latina, es decir ja, ji, ju…
La f es más suave que la nuestra, expulsando muy poco aire por la boca.
La y se pronuncia de una manera suave, similar a la ll en lluvia o llanura.
La r suena en su versión suave, ere, muy similar a la l (que no existe en el japonés). Nunca se pronuncia fuerte, como en torre.
Adicionalmente, existe un acento diacrítico llamado nigori, que permite modificar ligeramente la pronunciación de las sílabas, ya sea mediante el dakuten (dos trazos diagonales cortos en la parte superior derecha del carácter) para la G, Z, D y B, o a través del handakuten (un pequeño círculo) para la P.
japones

Las sílabas gi y ge suenan como gui y gue en castellano.
La z suena como el zumbido de una mosca, o como en la palabra zero en inglés.
La j se pronuncia de manera similar a la y en castellano, pero apretando más los dientes, como en la palabra job en inglés.
Finalmente, cuando una consonante se une con ya, yu o yo, se pueden formar diptongos:

suerte

Una última aclaración refiere a las vocales largas: en ellas, la duración del sonido se prolonga un poco más. En Hiragana y Katakana se representa colocando una ‘c’ invertida (tsu) luego del carácter, en el primer caso, o con una raya horizontal, en el segundo. Como nosotros nos concentraremos solamente en la fonética, las vocales largas serán marcadas con una pequeña rayita por encima de la vocal, como en el caso de la palabra Rōmaji (que, justamente, refiere al sistema de escritura que utilizaremos en este curso).
Con estos primeros fundamentos, podemos tener una idea general de cómo es la pronunciación en japonés. Tras esta breve aproximación, es hora de empezar a ahondar en su gramática.

2. Nociones gramaticales del Japonés ( I )
Sin ir más lejos, los pronombres, que a continuación conoceremos, no existen como tales, sino que son subconjuntos del sustantivo. Sin embargo, son traducidos como tales para que resulte más sencillo incorporarlos a la manera “occidental”.
Así, podemos citar la lista básica de pronombres con la que nos manejaremos:
watashi yo
anata usted
kare él
kanojo ella
watashi-tachi nosotros
anata-tachi ustedes
kare-tachi él
kanojo-tachi ellas
Existen otras “versiones” de pronombres, que denotan diferentes aspectos: por ejemplo, para el pronombre de primera persona yo, están también boku, de género exclusivamente masculino, y ore, también masculino, pero interpretado como mucho más “grosero” que boku. La mujer también suele referirse a sí misma como atashi. Asimismo, una versión más respetuosa y formal del pronombre de primera persona singular es watakushi. Para facilitar el aprendizaje, al tratarse de un curso introductorio, nos guiaremos con los pronombres básicos; sin embargo, es importante tener en cuenta la existencia de estos otros tipos.
Es necesario aclarar que, en general, los nombres y los sustantivos, en el japonés, carecen de número, pero la idea de plural se expresa modificando ligeramente cada palabra al agregar un sufijo. Así, habrán notado que para expresar la primera persona del plural, a watashi (singular) se le adhiere watashi-tachi, y lo mismo sucede con anata-tachi, kare-tachi y kanojo-tachi.
Ahora bien, intentemos presentarnos. Para hacerlo, tomaremos la estructura básica, que es sustantivo wa sustantivo desu, siendo el primer sustantivo el pronombre, y el segundo el nombre. Es aquí donde debemos empezar a familiarizarnos con las principales partículas del japonés.
La partícula wa indica que lo que viene antes de ella es el sujeto de la oración (“Yo”), mientras que desu sería un equivalente a nuestro verbo “ser”. Entonces:
Watashi wa Maria desu.
Yo soy María.
La segunda partícula que aprenderemos es ka, y equivale al signo de interrogación, ya que es utilizada para hacer preguntas.
Anata wa Huan-san desu ka?
¿Es usted el sr. Juan?
Una tercera partícula de importancia es mo, equivalente de nuestro también. Al usarla, en este caso, reemplazamos a la partícula wa.
Watashi-tachi mo nihon-jin desu
Nosotros también somos japoneses.
Otras partículas de importancia son ga, que al igual que wa sirve para indicar el sujeto, o para enfatizar; de, que indica el instrumento con el que se realiza una acción, así como también el lugar donde esa acción se lleva a cabo; wo, que indica el complemento directo de una oración; y ni, que se usa para marcar el lugar y tiempo de una llegada. Estas partículas irán apareciendo en las diferentes oraciones que aprendamos en las siguientes lecciones.
Antes de seguir, vale recordar tres aspectos importantes:
1. Como ya sabemos, los japoneses no tienen alfabeto, sino silabarios.
Por ende, la pronunciación de palabras extranjeras debe ser adaptada a su fonética, y esto incluye a los nombres. Tengamos presente que la letra l no existe en el silabario japonés, y por lo tanto es reemplazada por la r. No hay una forma única de “japonizar” cada palabra; lo importante es suene lo más similar posible a la pronunciación occidental, pero utilizando el silabario. Por ejemplo:
Reanduro Leandro
Roshîo Rocío
Arekushisu Alexis
Arehândora Alejandra
2. Los japoneses utilizan sufijos detrás del nombre para indicar el nivel de respeto con el que se dirigen a ellos.
El más común y conocido de todos es -san, cuya función es similar a nuestro “señor/señora”. No utilizar el sufijo -san al dirigirnos a alguien con quien tenemos poca confianza es interpretado por los japoneses como algo muy grosero.
Otros sufijos comunes son -chan, usado al dirigirnos a niños pequeños, o entre amigas adolescentes; -kun, de menor carga que el -san, principalmente usado entre compañeros de colegio; y -sensei, para referirnos a maestros, profesores o doctores, entre otros.
3. Seguramente sabrán que los japoneses anteponen el apellido al nombre.
Así, Juan Pérez pasará a presentarse como Peresu Huan en este idioma.
Las últimas herramientas gramaticales que aprenderemos en esta primera parte son los pronombres y adjetivos demostrativos y posesivos. No profundizaremos demasiado en sus diversos usos, pero es importante que podamos identificarlos.
Empecemos con los pronombres demostrativos:
kore ésto, ésta, éste
sore eso, esa, ese
are aquello, aquella, aquel
La estructura básica con la que los utilizaremos es similar a la primera que aprendimos: pronombre wa sustantivo desu. Entonces:
Kore wa empitsu desu.
Esto es un lápiz.
Sore wa denwa desu.
Ese es el teléfono.
Are wa fune desu.
Aquello es un barco.
Ahora bien, los adjetivos demostrativos cumplen una función similar a la de los pronombres demostrativos; la diferencia está en cómo está elaborada la oración, y en cuál es el núcleo de la misma.
kono éste
sono ese
ano aquel
Es aquí donde incorporaremos la partícula no, cuya función es indicar la posesión de algo. A diferencia del de latino (“El lápiz de María”), la partícula no funciona al revés, como el apóstrofe y la s en inglés (“María’s pencil”, “Maria no empitsu” en japonés)
Kono empitsu wa Maria-san no desu.
Este lápiz es de la sra. María.
Sono denwa wa Maria-san no desu.
Ese teléfono es de la sra. María.
Ano fune wa nihon-jin no desu.
Aquel barco es de los japoneses.

3. Nociones gramaticales de Japonés ( II )
En lo que serían los equivalentes a nuestros verbos regulares, la forma básica de conjugarlos es añadiendo a sus raíces los siguientes agregados:
* Presente
o Para el afirmativo, añadimos -imasu, y para el negativo, -imasen. Esto se aplica a los verbos de raíz consonántica, como nomu:
nomu beber
nomimasu bebo, bebes, bebe, etc.
nomimasen no bebo, no bebes, no bebe, etc.
*
o En el caso de que el verbo termine en -iru o -eru (verbo de raiz vocálica), sólo se añade -masu o -masen.
taberu comer
tabemasu como, comes, come, etc.
tabemasen no como, no comen, no come, etc.
* Pretérito
o Para el afirmativo, añadimos -mashita, y para el negativo, -masen deshita. Aquí no hay variables entre los verbos de raíz vocálica y consonántica.
nomu beber
nomimashita Bebió, bebiste, etc.
nomimasen deshita no bebió, no bebiste, etc.
taberu comer
tabemashita comió, comiste, etc.
tabemasen deshita no comió, no comiste, etc.
Por otro lado, es imprescindible aprender a conjugar estos dos verbos irregulares:
* suru (hacer)
o El verbo raiz cambia de suru a shi, y luego se le modifica el tiempo verbal como ya aprendimos:
suru hacer
shimasu hago, haces, hace, etc.
shimasen no hago, no haces, no hace, etc.
shimashita hice, hiciste, hizo, etc.
shimasen deshita no hice, hiciste, hizo, etc.
Algunos verbos utilizan a suru como verbo auxiliar. Es el caso de, por ejemplo:
benkyô suru estudiar
benkyô shimasu estudio, estudias, estudia, etc.
benkyô shimasen no estudio, no estudiaste, no estudió, etc.
benkyô shimashita estudié, estudiaste, estudió, etc.
benkyô shimasen deshita no estudié, no estudiaste, no estudió, etc.
* kuru (venir)
o Igual que en el caso anterior, pero aquí la raíz cambia de kuru a ki:
kuru vengo
kimasu vengo, vienes, viene, etc.
kimasen no vengo, vienes, viene, etc.
kimashita vine, viniste, vino, etc.
kimasen deshita no vine, viniste, vino, etc.
Por último, el verbo desu (ser) tiene su forma particular de conjugación:
desu soy, eres, es
dewa arimasen no soy, no eres, no es, ec.
deshita era, eras, etc.
dewa arimasen deshita no era, no eras, etc.
Retomando los pronombres, a la hora de hacer preguntas es necesario tener en cuenta los principales pronombres interrogativos:
nani qué
dore cuál
dare quién
docchi cuál (de los dos)
doko dónde
itsu cuándo
dô cómo
nase por qué
Habíamos establecido que la partícula ka era la que nos permitía elaborar una pregunta, funcionando como una suerte de equivalente a nuestro signo de interrogación. Este último, en japonés, puede ser utilizado o no (aunque no se lo considera sustituto de ka). En este curso, optaremos por utilizarlo incluso utilizando ka, por tratarse de una mera introducción al idioma.
Asimismo, recordarán que la partícula no funciona para indicar posesión de algo, como el apóstrofe y la s en inglés.
Entonces, combinando los pronombres interrogativos, el verbo desu y las partículas no y ka, podemos elaborar preguntas sencillas.
Dare no tokei desu ka?
¿De quién es este reloj?
Tokyo no doko desu ka?
¿En qué parte de Tokio vive?
Doko wa kôen desu ka?
¿Dónde está el parque?
Dore wa watashi no seki desu ka?
¿Cuál es mi asiento?
Finalicemos esta lección haciendo una lista de los principales adverbios que debemos incorporar para elaborar oraciones. Los hay de tiempo, de lugar, de cantidad, de frecuencia, etc. Nosotros tomaremos sólo algunos, a modo de introducción.
Adverbios de tiempo
ima ahora
mae antes
ato después
kinô ayer
kiô hoy
ashita mañana
mada todavía
mô ya
Adverbios de lugar
koko aquí
soko ahí
asoko allí
ue arriba
shita abajo
mae adelante
ushiro atrás
tooku lejos
chikaku cerca
naka adentro/dentro
soto afuera/fuera
jidari ni a la izquierda
migui ni a la derecha
Adverbios interrogativos Adverbios de frecuencia
dô ¿cómo? itsumo siempre
doko ¿dónde? tokidoki a veces
nase ¿por qué? keshite nunca
itsu ¿cuándo?
En la próxima lección empezaremos a intensificar el empleo de todas estas herramientas, comenzando a entablar diálogos.

4. La vida diaria en Japón
Pero ahora nos dedicaremos a frases, expresiones y demás conceptos que no son tan “abstractos” como los que vimos hasta el momento, sino que abarcan puntualmente a la vida cotidiana. Como no podía ser de otra manera, empezaremos aprendiendo a presentarnos. En la lección 3 ya habíamos visto un ejemplo de esto:
Watashi wa Maria desu.
Yo soy María.
Otra forma de presentarnos, un poco más formal y elaborada, es:
Hajimemashite. Watashi no name wa Maria desu.
Encantada. Mi nombre es María.
La palabra Hajimemashite es utilizada cuando conocemos por primera vez a una persona, equivaldría a un “encantada/o” o a “mucho gusto”. Otra expresión, más formal aún, y también para ser usada sólamente en un primer encuentro, es:
Yoroshiku onegai shimasu.
Encantada/o de conocerla/o.
A lo cual la otra persona puede responder, luego de presentarse y decir su nombre, con:
Kochira koso yoroshiku.
(Yo también estoy) Encantada/o de conocerla/o.
Ahora, sigamos con expresiones básicas de saludo y despedida:
* Ohayô gozaimasu
o Buenos días, para ser utilizada cuando recién nos levantamos, o cuando saludamos a alguien durante la mañana.
* Konnichiwa
o Buenos días / Hola, una forma menos precisa de saludarnos durante el transcurso del día.
* Yaa
o Hola, más informal que konnichiwa.
* Konbanwa
o Buenas noches / Hola, un equivalente a Konnichiwa pero para ser utilizado a partir del anochecer.
* Oyasumi nasai
o Buenas noches, para ser utilizado cuando nos vamos a dormir.
* Sayonara
o Adiós, la manera más conocida de despedirse, pero no la más utilizada, ya que es demasiado formal.
* Ja mata ashita
o Hasta mañana, de una manera algo informal.
* Sore ja mata ashita aimashô
o Hasta mañana, de una manera bastante más formal y elaborada. Podría traducirse más correctamente como Bueno, mañana nos volveremos a encontrar.
* Ja ne, mata
o Bueno, hasta luego / nos vemos, otra expresión informal.
* Mata ne
o Hasta luego / nos vemos, más informal todavía.
Hay una serie de expresiones de saludo que son utilizadas principalmente dentro del hogar, por los miembros de una familia (o por los habitantes de la casa).
* Itte kimasu
o Hasta luego, utilizado cuando un miembro de la familia sale (por ejemplo, a trabajar)
* Itte rashai
o Hasta luego, utilizado en la misma situación que la anterior, pero por el miembro de la familia que se queda.
* Tadaima
o He vuelto, dicho por la persona que regresa a su casa.
* Okaeri nasai
o Bienvenido (de vuelta), la respuesta de la persona que está en la casa al escuchar tadaima.
También es importante que aprendamos a preguntarnos cómo estamos, a dar las gracias, y a incorporar frases relacionadas con este tipo de expresión:
* Genki desu ka?
o ¿Cómo estás?, una forma simple de preguntarlo.
* Totemo genku desu, anata wa?
o Muy bien, ¿y tú?, la respuesta más simple para la pregunta anterior.
* Arigatô
o Gracias, la manera más común de decirlo.
* Arigatô gozaimasu
o Muchas gracias, un poco más formal.
* Domo arigatô gozaimasu
o Muchísimas gracias, bastante más formal que las formas anteriores.
* Domo
o Gracias, de una manera mucho más informal.
* Dô itashimashite
o De nada, la expresión más común en respuesta al gracias.
* Iie
o De nada, de una manera mucho más sencilla e informal. Se asemeja a no es nada.
Esta última expresión, iie, nos lleva otras expresiones básicas que nos servirán para armar muchas oraciones:
hai sí
iie no
shirimasen no sé
sô desu de acuerdo
hajimemashite mucho gusto / encantado de conocerlo
gomen nasai perdón
sumimasen discúlpeme
omedetô (gozaimasu) felicitaciones
onegai shimasu por favor
wakarimashita entiendo
wakarimasen no entiendo
mochirôn por supuesto
keshite nunca
nani mo nada
En la siguiente lección pasaremos a hacer hincapié en otro tipo de elementos que también están relacionados con la vida diaria, pero que además nos servirán para muchos otros aspectos: los números en japonés.

5. Los números en Japonés
En primer lugar, presentaremos los números del 1 al 20. Vale destacar que algunos números pueden pronunciarse de maneras diferentes; todas ellas son comunes y utilizadas.
ichi 1 uno
ni 2 dos
san 3 tres
shi / yon 4 cuatro
go 5 cinco
roku 6 seis
shichi / nana 7 siete
hachi 8 ocho
ku / kyû 9 nueve
jû 10 diez
Siguiendo con los números del 11 al 20, veremos que están conformados uniendo el número 10 más el número correspondiente. Es decir que el número 11 es 10 + 1. Entonces:
jû ichi 11 once
jû ni 12 doce
jû san 13 trece
jû shi / jû yon 14 catorce
jû go 15 quince
jû roku 16 dieciséis
jû shichi / jû nana 17 diecisiete
jû hachi 18 dieciocho
jû ku / jû kyû 19 diecinueve
ni jû 20 veinte
Hemos visto al final de esta tabla que el número 20 se compone anteponiendo el 2 al 10. La lista seguiría armando los números de la misma manera que armamos los números del 1 al 10. De esta manera, 21 sería ni jû ichi, 22 sería ni jû ni, etc.
Entonces, para componer las decenas, utilizaremos el método que utilizamos con el número 20:
jû/td>
10 diez
ni jû 20 veinte
san jû 30 treinta
yon Jû 40 cuarenta
go jû 50 cincuenta
roku jû 60 sesenta
nana Jû 70 setenta
hachi Jû 80 ochenta
kyû jû 90 noventa
Lo mismo ocurre con las centenas, para las cuales antepondremos los números a hyaku, que es 100. Atención con 300, 600 y 800, que por su escritura en hiragana tienen pronunciaciones especiales:
hyaku 100 cien
ni hyaku 200 doscientos
san byaku 300 trescientos
yon hyaku 400 cuatrocientos
go hyaku 500 quinientos
roppyaku 600 seiscientos
nana hyaku 700 setecientos
happyaku 800 ochocientos
kyû hyaku 900 novecientos
Y con los millares también sucede lo mismo, anteponiendo los números a sen, es decir, 1000. Aquí también hemos de tener atención con algunos números, en este caso con 3000 y 8000:
sen 1000 mil
ni sen 2000 dos mil
san zen 3000 tres mil
yon sen 4000 cuatro mil
go sen 5000 cinco mil
roku sen 6000 seis mil
nana sen 7000 siete mil
hassen 8000 ocho mil
kyû sen 9000 nueve mil
Ahora bien, a partir de aquí el tema se vuelve un poco más complicado para nosotros, ya que nosotros continuamos usando el término mil (diez mil, cien mil) hasta llegar al millón; sin embargo, los japoneses introducen un término más, que es man, y que equivale a 10.000. En base a este término continúan elaborando el resto de los números. Entonces:
man 10000 diez mil
ni man 20000 veinte mil
san man 30000 treinta mil
yon man 40000 cuarenta mil
go man 50000 cincuenta mil
roku man 60000 sesenta mil
nana man 70000 setenta mil
hachi man 80000 ochenta mil
kyû man 90000 noventa mil
jû man 100000 cien mil
jû ichi man 110000 ciento diez mil
jû ni man 120000 ciento veinte mil

hyaku man 1000000 un millón

sen man 10000000 diez millones
Para finalizar, en esta última tabla veremos una guía de cómo se compone un número mucho más complejo:
ichi 1 uno
Jû ichi 11 once
Ni jû ichi 21 veintiuno

Hyaku ni jû ichi 121 ciento veintiuno
Ni hyaku ni jû ichi 221 doscientos veintiuno
San hyaku ni jû ichi 321 trescientos veintiuno

Sen san hyaku ni jû ichi 1321 mil trescientos veintiuno
Ni sen san hyaku ni jû ichi 2321 dos mil trescientos veintiuno
San sen san hyaku ni jû ichi 3321 tres mil trescientos veintiuno
Yon sen san hyaku ni jû ichi 4321 cuatro mil trescientos veintiuno

Ichi man yon sen san hyaku ni jû ichi 14321 catorce mil trescientos veintiuno
Go man yon sen san hyaku ni jû ichi
54321 – cincuenta y cuatro mil trescientos veintiuno
En principio, esto puede parecer desalentador, ya que algunos números pueden parecer trabalenguas a la hora de decirlos; sin embargo, es cuestión de ejercitar y de utilizar la lógica a la hora de armar los números. La clave está en aprender a utilizar bien los términos jû, hyaku, sen y man, y en poder combinarlos con los números del 1 al 9.
Obviamente, nadie espera poder aprender a hacerlo de un día para al otro; basta con ponernos a pensar cuánto tiempo nos tomó a nosotros poder incorporar los conceptos de decenas, centenas, y millares cuando íbamos al colegio (sumando ahora la complicación del man). Pero como sucede con muchos aspectos de la vida, la práctica todo lo puede.
En la próxima lección pasaremos a aprender lo principal sobre el calendario japonés, algo para lo cual nos servirá mucho haber visto los números.

6. El Calendario y las fechas en Japonés
Empecemos con los días de la semana. Cada uno de ellos está conformado con una estructura similar: finalizan con la palabra yôbi, que significa día de la semana. A esta palabra se le anteponen otras, conformando así cada uno de los días:
getsuyôbi Lunes
kayôbi Martes
suiyôbi Miércoles
mokuyôbi Jueves
kinyôbi Viernes
doyôbi Sábado
nichiyôbi Domingo
Si bien no es vital saber esto, es interesante remarcar que cada una de las palabras que anteceden a yôbi tienen un significado particular:
getsu luna
kin metal
ka fuego
do tierra
sui agua
nichi sol
moku árbol
De esta manera, al decir nichiyobi, además de decir Domingo, estamos diciendo día del sol; al decir getsuyôbi decimos día de la luna; kayôbi es día del fuego, etc. Si bien esto no es un aspecto relevante, da cuenta de la variedad de significados que pueden encontrarse en el idioma japonés, aunque esto es algo que se aprecia con mayor riqueza cuando analizamos su escritura.
Pasemos ahora a la que probablemente sea la parte más complicada del calendario: los días del mes. En castellano, los días del mes no tienen nombre; simplemente llevan el número correspondiente, y decimos “estamos al día x del mes y”. En Japón, claro está, esto no es así: cada día lleva un nombre específico.
Primero listaremos los 31 días que puede haber en un mes, y luego haremos las observaciones necesarias como para no marearnos tanto:
1 tsuitachi 17 jû shichi nichi
2 futsuka 18 jû hachi nichi
3 mikka 19 jû kyû nichi
4 yokka 20 hatsuka
5 itsuka 21 ni jû ichi nichi
6 muika 22 ni jû ni
7 nanoka 23 ni jû san nichi
8 yôka 24 ni jû yokka
9 kokonoka 25 ni jû go nichi
10 tooka 26 ni jû roku nichi
11 jû ichi nichi 27 ni jû shichi nichi
12 jû ni nichi 28 ni jû hachi nichi
13 jû san nichi 29 ni jû kyû nichi
14 jû yokka/td> 30 san jû nichi
15 jû go nichi 31 san jû ichi nichi
16 jû roku nichi
Como podemos ver, los días 1 al 10 llevan cada uno un nombre propio, cada uno con su propia pronunciación. A partir del día 11, la mayoría de los días están compuestos por la palabra nichi (día), a la cual le antecede el número correspondiente, por ejemplo, jû ichi nichi es el día once.
Sin embargo, hay varias excepciones que debemos resaltar:
El día 14, en lugar de ser jû yon nichi, es jû yokka.
El día 17 sólo puede ser jû shichi nichi, nunca jû nana nichi.
Lo mismo ocurre con el día 19, que es siempre jû kyû nichi, y nunca jû ku nichi.
El día 20 tiene nombre único, como los días del 1 al 10; en este caso, es hatsuka.
En el día 24 se aplica lo mismo que al 14, es decir que es ni jû yokka. Lo mismo sucede con los días 27 y 29, ni jû shichi nichi y ni jû kyû nichi, respectivamente.
La siguiente parte del calendario resultará mucho más fácil y alentadora, lo cual no es poco, tratándose de un idioma tan complejo. Se trata de los meses. Podría decirse que aquí ocurre lo inverso a lo que sucede con los días del mes: los occidentales le ponemos nombre a los meses (Enero, Febrero, etc.); los japoneses, no.
En su caso, sólo los numeran, colocando al final la palabra gatsu (mes):
1 ichi gatsu 7 shichi gatsu
2 ni gatsu 8 hachi gatsu
3 dan gatsu 9 ku gatsu
4 shi gatsu 10 jû gatsu
5 go gatsu 11 jû ichi gatsu
6 roku gatsu 12 jû ni gatsu
Los únicos aspectos con los que debemos prestar atención son los nombres de los meses 4, 7 y 9: al igual que sucede con los días del mes, no utilizamos las pronunciaciones alternativas (yon, nana, y kyû, respectivamente), sino que usamos los que aparecen en la tabla.
Para finalizar, es necesario mencionar cómo funcionan los años en Japón. Como los japoneses no siguen la religión cristiana, tampoco siguen nuestro calendario, que comienza con el nacimiento de Cristo. Esto no significa que no utilicen nuestro sistema, ya que la influencia occidental ha sido muy grande en muchos aspectos, y este no es una excepción. Sin embargo, ellos tienen su propio sistema, que se basa en los reinados de los emperadores. El actual emperador de Japón, Akihito, asumió en el año 1989, inaugurando la Era Heisei. Por lo tanto, el año 2008 es para los japoneses el 20º año de la Era Heisei.

Estas fueron las eras más recientes de Japón, y sus respectivos emperadores:
Era Meiji (1868 – 1912) Meiji
Era Taishô (1912 – 1926) Taishô
Era Shôwa (1926 – 1989) Hirohito
Era Heisei (1989 – presente) Akahito
Con esto finalizamos esta aproximación a cómo funciona el calendario para los japoneses. En la próxima lección, pasaremos a otro tema interesante: cómo funciona el idioma en las relaciones familiares.

7. El tiempo en Japonés (Japon)
Comenzaremos con la hora, aprovechando que todavía tenemos frescos los conocimientos sobre números que fuimos incorporando en las lecciones anteriores. Decir la hora en japonés es bastante sencillo, pero hay algunnos puntos que deben ser explicables.
La forma básica de decir la hora es comenzando con ima wa (ahora), luego la hora, y finalizar con el verbo desu (ser). Cuando decimos la hora, decimos primero el número correspondiente, y luego la partícula ji.
Así:
Ima wa san ji desu.
Son las tres.
Vale aclarar que no todas las horas se leen de la misma manera; por ejemplo, para decir la una, no se dice yon ji, sino yo ji. Esto se debe a la manera en que se escriben y leen los kanji, y al igual que sucedía cuando vimos el calendario, es algo que debemos aprendernos de memoria para no equivocarnos. Además de la una, las otras horas que merecen lecturas especiales son las cuatro, las siete y las nueve.
Aquí está la tabla con las correspondencias:
ichi ji La una
ni ji Las dos
san ji Las tres
yo ji Las cuatro
go ji Las cinco
roku ji Las seis
shichi ji Las siete
hachi ji Las ocho
ku ji Las nueve
jû ji Las diez
jû ichi ji Las once
jû ni ji Las doce
Al igual que en castellano, podemos agregar tres construcciones más a la hora: y cuarto, y media y menos cuarto. Para cada una de ellas, agregaremos a la hora diferentes palabras:
jû go fun sugi y cuarto
han y media
jû go fun mae menos cuarto
Es decir:
Ima wa san ji jû go fun sugi desu.
Son las tres y cuarto.
Ima wa roku ji han desu.
Son las seis y media.
Ima wa ku ji jû go fun mae desu.
Son las nueve menos cuarto.
Finalmente, la manera más sencilla de decir la hora es enunciando la hora y el minuto. Los minutos se leen agregando la palabra pun o fun al final del número.
Por ejemplo:
Ima wa san ji jû go fun desu.
Son las tres y quince
Ima wa roku ji san jûppun desu.
Son las seis y treinta.
Ima wa hachi ji yon jû go fun desu.
Son las ocho y cuarenta y cinco.
Eso sí, como sucede con las horas, algunos tienen lecturas especiales y únicas:
ippun Uno
ni fun dos
san pun tres
yon pun cuatro
go fun cinco
roppun seis
nana fun siete
happun ocho
kyû fun nueve
jûppun diez
jûippun once
jû ni fun doce
… …
Para finalizar esta parte, un ejemplo básico de cómo preguntar la hora:
A: – Sumimasen, ima wa nan ji desu ka? - Disculpe, ¿qué hora es?
B: – Ima wa shichi ji jûppun desu. - Son las siete y diez.
Pasemos ahora al otro aspecto del tiempo que íbamos a cubrir: el meteorológico. Para eso, conozcamos un poco el clima de Japón. Antes que nada, vale aclarar que Japón está situado en el hemisferio norte del planeta, por lo que el verano se ubica entre junio y septiembre, mientras que el invierno está entre diciembre y marzo.
También hay que tener en cuenta que Japón es un conjunto de islas que cubren mucha distancia de norte a sur, por lo tanto hay muchas variaciones meteorológicas entre ellas. Aún así, las cuatro estaciones están muy diferenciadas entre sí, y cada una tiene sus particularidades.
haru primavera
Una época cálida, caracterizada por el florecimiento de las flores de cerezo (sakura)
natsu verano
El período de mayor calor (atsui).
aki otoño
Las hojas de los árboles toman tonalidades rojas y marrones, llamadas momiji.
fuyu invierno
La época en la que hace más frío (samui).
Ahora, ampliemos un poco el vocabulario en lo que respecta al tiempo y a la meteorología:
kaze viento
ame lluvia
yuki nieve
hi sol
hoshi estrella
tsuki luna
atsui caluroso
samui frío
mushiatsui caluroso y húmedo
Es bastante común que en Japón llueva, pero esto se da particularmente en dos meses: en junio, debido a la temporada de lluvias (tsuyu), lo que implica que durante este mes llueva casi todos los días; y en septiembre, que es cuando más suelen darse los tifones (taifû), grandes tormentas con lluvias torrenciales.
Practiquemos algunas frases utilizando este vocabulario. Podemos mencionar diversos aspectos del día de hoy utilizando la palabra kyô (hoy):
Kyô wa ame ga furimasu.
Hoy llueve.
Kyô wa yuki ga furimasu.
Hoy nieva.
Kyô wa samui desu.
Hoy hace frío.
Kyô wa atsui desu.
Hoy está caluroso.
Cuando hablamos de calor o frío, podemos incrementar o disminuir el grado de sensación utilizando palabras como chotto (un poco) o totemo (mucho):
Kyô wa chotto ame ga furimasu.
Hoy llueve un poco.
Kyô wa totemo yuki ga furimasu.
Hoy nieva mucho.
Kyô wa chotto samui desu.
Hoy hace un poco de frío.
Kyô wa totemo atsui desu.
Hoy está muy caluroso.
Estas fueron las nociones básicas sobre el tiempo, cubierto desde diferentes aspectos. En la siguiente lección, continuaremos ampliando el vocabulario japonés.

8. La familia japonésa – palabras en japonés
De cualquier manera, no es un tema demasiado complicado para el aprendizaje. Se trata de, simplemente, aprenderse el vocabulario adecuado y recordar que uno debe ser cuidadoso a la hora de dirigirse a las personas de otra familia, debido a la importancia que los japoneses le dan. A continuación, la lista con las palabras básicas utilizadas para referirse a los miembros de la familia propia y la ajena:
madre haha okaasan madre
padre chichi otôsan padre
esposa kanai okusan esposa
esposo shujin goshujin esposo
hija musume musumesan hija
hijo musuko musukosan hijo
hermana menor imôto imôtosan hermana menor
hermano menor otôto otôtosan hermano menor
hermana mayor ane oneesan hermana mayor
hermano mayor ani oniisan hermano mayor
tío oji ojisan tío
tía oba obasan tía
abuela sobo obaasan abuela
abuelo sofu ojiisan abuelo
nieta/o mago omagosan nieta/o
Como verán, varias de las palabras utilizadas para referirse a los miembros de una familia ajena sólo varían en que se agrega el sufijo -san, como en el caso de musuko y musukosan, o en oba y obasan. Veamos entonces un caso en el que diversos miembros de una familia se presentan:
A: – Hajimemashite. Watashi wa Yota Suzaku no imôto desu.
- Mucho gusto. Soy el hermano mayor de Suzaku Yota
B: – Watashi wa Yamada Masaki no musuko. Hajimemashite.
- Yo soy el hijo de Masaki Yamada. Mucho gusto.
A: – Yamada Hyoga ka? Anata no okaasan wa sensei desu ka?
- ¿Masaki Yamada? ¿Tu madre es profesora?
B: – Hai. Anata no otôtosan wa haha no gakusei desu.
- Sí. Tu hermano menor es el estudiante de mi madre.
En este caso podemos ver claramente como Suzaku se refiere a la madre de Hyoga como okaasan, en lugar de decirle haha, al tiempo que Hyoga habla del hermano menor de Suzaku llamándolo otôtosan en vez de decirle simplemente otôto. Al mismo tiempo, Hyoga se refiere a su madre como haha, de la misma manera en que ambos utilizan los términos imôto y musuko para describir las relaciones con los parientes de su propia familia. El simple hecho de utilizar los términos correctos para referirse a las terceras personas es algo muy importante en las relaciones entre los japoneses, por eso es de vital importancia aprenderse las palabras adecuadas, para evitar pasar un mal momento.
Es importante mencionar que hay varias palabras utilizadas para referirse a la madre o al padre, siempre hablando de los de nuestra propia familia:
* okaasan / otoosan
o Otros términos comunes para referirse a madre y padre respectivamente, en este caso, de una manera mucho más cariñosa y afectiva.
* ofukuro / oyaji
o Estos términos son usados por hombres adultos, para referirse también a su madre y su padre respectivamente.
* hahaoya / chichioya
o En este caso, estos términos implican un enorme respeto hacia madre y padre; no suelen ser utilizados frecuentemente.
En general, los términos son los mismos que nosotros utilizamos en castellano, con excepción de los términos aplicados para referirnos a los hermanos. Por cierto, un dato de interés acerca de la palabra oneesan (hermana mayor), es que no es utilizada solamente para referirse a la hermana mayor de otra persona: habitualmente se usa para dirigirse a chicas jóvenes cuyo nombre se desconoce. En otras palabras, es una forma de decirle “señorita”. Por ejemplo, si quisieramos preguntarle la hora a una chica en la calle, sería adecuado referirse a ella como oneesan. Podemos ejemplificar esto retomando una pregunta básica vista en la lección anterior:
Oneesan, sumimasen, ima wa nan ji desu ka?
- Señorita, disculpe, ¿qué hora es?
Lo mismo sucede con la palabra oniisan (hermano mayor) para un chico jóven, ojisan (tío) y obasan (tía) para un hombre y una mujer adulta, y ojiisan (abuelo) y obaasan (abuela) para hombres y mujeres de tercera edad.
Por otro lado, si bien los términos existen, no se utilizan las palabras para referirse a suegra/o o yerna/o. En el primer caso, el yerno llama a su suegra okaasan (madre) y al suegro otoosan (padre), o más comunmente, por el nombre propio seguido del sufijo -san.
La siguiente lección nos encontrará aprendiendo todavía más vocabulario, esta vez con respecto a las diferentes comidas del día.

9. Comida japonesa – Cocina japonesa
de enserio
Sin más preámbulos, vamos a empezar a incorporar palabras. A continuación, una lista con las principales comidas y bebidas que podemos llegar a pedir en un desayuno.
kôhî café
orênji jûsu jugo de naranja
giûniû leche
chîsu queso
kôhî ore café con leche
yôguruto yogur
pan pan
tôsuto tostada
batâ mantequilla
jamu mermelada
ocha té japonés
hachimisu miel
kôcha té inglés
kokoa chocolate
remon tî té con limon
mirenaru uota agua mineral
Algo interesante, que seguramente habrán notado, es que la pronunciación de varias palabras es el equivalente a la pronunciación de dicha palabra en inglés, por ejemplo kôhî (coffee), batâ (butter) o también orênji jûsu (orange juice), sólo por citar algunas. Esto da cuenta de que hay muchas comidas y bebidas que no solían ser demasiado comunes en Japón, pero que empezaron a hacerse más habituales debido a la occidentalización de los últimos años.
El efecto está presente también en algunas frutas y verduras, como las que veremos a continuación:
orenji naranja
retasu lechuga
remon limón
tomato tomate
ringo manzana
tama negi cebolla
nashi pera
ninniku ajo
mikan mandarina
kiuri pepino
ichigo fresa
hôrensô espinacas
banana plátano
kabocha calabaza
meron melón
ninjin zanahoria
Continuando con el vocabulario, aquí tenemos algunas carnes, pescados y mariscos.
tori niku pollo
maguro atún
giû niku ternera
unagi anguila
buta niku cerdo
tako pulpo
jiki niku carne picada
ika calamar
rampu cordero
kani cangrejo
bîfu sutêki bistec
kaki ostra
Y por supuesto, las bebidas más comunes:
mizu agua
bîru cerveza
wain vino
aka wain vino tinto
shiro wain vino blanco
kora cola
El vocabulario que veremos a continuación no está relacionado tan directamente con la comida en sí, sino que involucra principalmente a palabras relacionadas con la mesa y las herramientas que utilizamos para comer, así como también los condimentos. Estas palabras son bastante útiles a la hora de comer en un restaurante.
fôku tenedor
weita camarero
naifu cuchillo
kanjô cuenta
kôsaji cuchara
chîpu propina
kôpu vaso / copa
kôpu salsa de soja
chawan taza
chawan mostaza
napukin servilleta
napukin vinagre
têboru mesa
fôku sal
îsu silla
naifu pimienta
shokutaku take mantel
kôsaji aceite
Un par de expresiones básicas para quien visita un restaurante: para pedir algo, lo básico es agregar ni shimasu a lo que queremos pedir. Por ejemplo:
Mizu ni shimasu.
Tráigame agua.
Por otro lado, para pedir la cuenta:
Kanjô wo, onegai shimasu.
La cuenta, por favor.
Para finalizar, haremos un paneo por alguno de los principales platos de la gastronomía japonesa. Si bien la variedad de comidas que podemos encontrar en el país del sol naciente es inmensa, estos son algunas de los más características, ya sea por su popularidad (tanto en el exterior como en el interior), o por lo sofisticado de su preparación.
* Sushi
Una de las comidas más famosas fuera de Japón. Es una bola de arroz al vinagre acompañado por pescado o mariscos, que puede prepararse de diversas maneras.
* Sashimi
Plato que consiste principalmente en mariscos o pescados crudos, cortados finamente.
* Udôn
Tallarines de trigo y patata gruesos.
* Ramen
Tallarines amarillos finos, servidos en un caldo caliente. Plato de origen chino, muy popular en Japón.
* Donburi
Plato de arroz al vapor, servido en un cuenco que contiene carne, pescado, vegetales u otros ingredientes. Puede prepararse de muchas formas, y hay gran cantidad de variedades.
* Tempura
Fritura rápida, hecha principalmente con mariscos o con vegetales.
* Tonkatsu
Chuleta de cerdo preparada en forma de empanada, y frita, servida en bocados.
* Yakitori (o Kushiyaki)
Brocheta de pollo y verduras, servida con sal o con salsa.
* Bentô
Una ración de comida sencilla preparada para llevar, que se puede elaborar en casa o bien ser adquirido en supermercados o tiendas. El tradicional consiste en porciones de arroz, pescado o carne, y una guarnición de vegetales.
* Onigiri
Una bola de arroz rellena, o mezclada con otros ingredientes, que se envuelve en una tira de alga, y se come como un bocado.
* Misoshiru
Sopa cuyo ingrediente principal es el miso; uno de los platos principales de la gastronomía japonesa.
La siguiente lección nos encontrará conociendo las expresiones relacionadas a los medios de transporte, para empezar a viajar y a recorrer el mundo japonés.

10. Vamos de compra en Japón
Pero antes de irnos de compras, veremos algo que nos servirá muchísimo a la hora de hacer descripciones, tanto en este tema como en muchos otros; algo imprescindible para el idioma: los colores. A continuación, una lista con algunos de los más comunes:
shiro blanco
hairo gris
kuro negro
orenji naranja
aka rojo
pinku rosa
ao azul
kin dorado
kiiro amarillo
gin plateado
midori verde
akarui claro
chairo marrón
kurai oscuro
Como verán, algunos colores, como el naranja y el rosa, son mencionados más frecuentemente en inglés, debido a la creciente occidentalización. Por eso tenemos pronunciaciones como oreji y pinku. Esta modalidad ya la hemos visto en varias lecciones, y sin dudas volverá a surgir durante el resto del curso.
Ahora sí, vocabulario para salir de compras. Para empezar, veamos algunas de las principales tiendas que podemos llegar a visitar:
niku ya carnicería
yasai ten frutería
ichiba mercado
sakana ya pescadería
supâ mâketto supermercado
kusuri ya farmacia
kinbutsu ya ferretería
sentaku ya lavandería
hon ya librería
kôsui ten perfumería
bijôin peluquería
hôseki ten joyería
kutsu ya zapatería
Podemos averiguar en donde conseguir un determinado objeto utilizando una estructura básica, que es “objeto + wa doko de utte imasu ka”. En el siguiente ejemplo, queremos conseguir un libro (hon) en español (supein):
A: -Sumimasen, supein hon wa doko de utte imasu ka?
Disculpe, ¿dónde venden libros en español?
B:- Ano hon ya de.
En aquella librería.
Una vez en el negocio, podemos preguntar directamente por lo que estamos buscando, con la estructura “objeto + ga hoshii no desuga”. En este caso, supongamos que queremos una camisa (shatsu) blanca (shiro):
Shiro shatsu ga hoshii no desuga.
Quisiera una camisa blanca.
Una forma más informal y directa de pedir algo, especialmente cuando se trata de algo que podemos conseguir con facilidad, es con la estructura “objeto + kudasai”. Por ejemplo, un periódico (shimbun):
Shimbun kudasai.
Déme un periódico.
Obviamente, la cantidad de cosas que podemos llegar a comprar son infinitas, y no vamos a detenernos uno por uno en cada objeto que podamos querer, ya que es más práctico consultar un diccionario y no desaprovechar este espacio. Las comidas, por ejemplo, ya las hemos visto en la lección anterior. Pero sí le dedicaremos un espacio a recopilar algo que usualmente compramos cuando vamos de viaje, que es la ropa. Puede resultar un poco complicado dar con exactamente lo que estamos buscando, más que nada cuando no dominamos el idioma, así que veamos algunas de las prendas que podemos llegar a querer adquirir en un viaje a Japón:
shatsu camisa
pantsu calzoncillos
subon pantalones
suttokingu medias
Jînsu jeans
panti bragas
shôto pantsu pantalones cortos
pajama pijama
tîshatsu camiseta
sukâto falda
burausu blusa
tebukuro guantes
nekutai corbata
sukâfu bufanda
doresu vestido
bando cinturón
sêta suéter
udewa pulsera
rein kôto impermeable
yubiwa anillo
Finalmente, a la hora de efectuar la compra, hay algunas frases que conviene dominar. Veamos un ejemplo de un diálogo al finalizar la elección de lo que vamos a llevar:
A: -Kore shatsu to sore jînsu ni shimasu.
- Me quedo con ésta camisa y estos jeans.
B:- Wakatta.
- Muy bien.
A: -Senbun de ikura desu ka?
- ¿Cuánto es todo?
B: -12000 yen desu. Genkin desu ka?
- Son 12000 yen. ¿En efectivo?
A: -Hai.
- Sí.
B: -Domo arigato.
- Muchísimas gracias.
Vale aclarar que, en este ejemplo, el personaje A optó por pagar en efectivo (genkin), pero bien podría haberlo hecho con tarjeta de crédito (kurêitto kâdo, una forma de romanizar credit card al japonés).
Estas son sólo algunas de las estructuras que pueden llegar a surgir. Claro está que hay posibilidades mucho más complejas, pero eso implica que avancemos a un nivel gramatical superior al que estamos viendo, que es meramente introductorio.
La siguiente lección nos encontrará nuevamente en la calle, pero esta vez nos concentraremos en cómo movilizarnos; para eso, veremos los diferentes medios de transporte que podemos llegar a utilizar..

11. Viajando – Viajes a Japón
Comenzaremos con el automóvil y con otros rodados, los cuales veremos en la lista que sigue, junto a algunas palabras básicas relacionadas:
kuruma coche
basu autobús
torakku camión
bagon sha furgoneta
baiku motocicleta
jitensha bicicleta
toori carretera
kôsoku dôro autopista
yûrio peaje
fumikiri paso a nivel
kâbu curva
gasolinería gasorin sutando
En esta ocasión, al ver ejemplos, no haremos demasiado hincapié en la gramática, ya que al tratarse de situaciones muy puntuales requieren de una elaboración especial que sobrepasa a lo que podemos incorporar en un curso introductorio. Aún así, sería interesante que analizaran cómo están compuestas cada una de las oraciones, y que identificaran las diversas nociones gramaticales que vinimos viendo durante estas lecciones. De esta manera, el idioma irá resultando cada vez menos difícil de comprender, aunque aún estemos lejos de dominarlo.
Ahora sí, hay algunas frases que pueden resultarnos útiles a la hora de pedir información, por ejemplo, si queremos averiguar cuál es el camino hacia algún lugar:
Sumimasen, Tokyo e ikitai no desuga.
Disculpe, quiero saber cómo ir a Tokio.
También podemos querer confirmar si el recorrido que estamos haciendo es el correcto:
Kono toori wa Tokyo ni imasu ka?
¿Es esta la carretera para ir a Tokio?
O bien, puede ser útil averiguar el tiempo que toma llegar a ese lugar:
Tokyo made dono gurai kakari masu ka?
¿Cuánto tiempo se tarda en llegar a Tokio?
Sigamos con otro medio de transporte bastante común, el tren, especialmente en Japón, que cuenta con una enorme cantidad de servicios ferroviarios.
densha tren
eki estación
hômu andén
shariô vagón
kippu billete
katamichi billete de ida
riukku mochila
hando bagu bolsa
seki asiento
Al igual que lo hicimos con la carretera, veamos algunas frases típicas que pueden darse a la hora de viajar en tren. Por ejemplo, para averiguar horarios:
Shinjuku ni iku densha wa nan ji ni demasu ka?
¿A qué hora sale el tren para Shinjuku?
En el caso de que queramos corroborar el recorrido de un tren:
Kono densha wa Shinjuku ni tomarimasu ka?
Este tren, ¿para en Shinjuku?
O si quisieramos sentarnos:
Kono seki wa aite imasu ka?
¿Se encuentra libre este asiento?
Y finalmente, el medio de transporte que, en el caso de viajar a Japón, seguramente nos llevaría hasta allí y de regreso a nuestros hogares: el avión.
jikôki avión
kûkô aeropuerto
jôkiaku pasajero
bin vuelo
kôkû gaisha línea aérea
tôchaku llegada
shuppatsu salida
pairoto piloto
chien retraso
suchuwâdesu azafata
tsûro pasillo
mado ventanilla
jômuin tripulación
Si debemos comprar los pasajes, en la agencia de viajes podemos utilizar frases como esta:
Mehico e hikôkide ikitaino desu ga.
Quiero ir a México en avión.
Para averiguar horarios, la estructura es similar a la que utilizamos con el ejemplo del tren; sólo varían el medio de transporte y el lugar de destino:
Mehico ni iki no jikôki wa nanji ni demasu ka?
¿A qué hora sale el avión para México?
Esta frase puede ayudarnos a la hora de averiguar dónde recoger el equipaje:
Nimotsu wa doko de uketoremasu ka?
¿En dónde puedo recoger las maletas?
O en el caso de tener un inconveniente con el mismo:
Nimotsu o nakushi mashita.
He perdido una maleta.
Como ya dijimos, hay un enorme abanico de posibilidades en lo que respecta a situaciones que puedan darse a la hora de viajar; la idea es que podamos utilizar las nociones gramaticales básicas que aprendimos y combinarlas con el vocabulario.
En la siguiente lección, seguiremos moviéndonos, pero esta vez lo haremos a pie: recorreremos la calle y cubriremos algunas situaciones que pueden darse allí, y cómo aplicar las herramientas que tenemos del idioma a cada una de ellas.

12. La calle – La ciudad, lugares comunes. El teléfono
Si bien ya lo dijimos, vale insistir con el hecho de que las nociones que adquirimos son las más básicas, pero que eso no implica que no podamos intentar reconocerlas en frases más complejas, aunque no dominemos por completo el lenguaje. A eso, principalmente, nos dedicaremos en lo que queda del curso.
En esta ocasión, vamos a cubrir diversos aspectos que pueden surgir cuando andamos por la calle. Para empezar, un poco de vocabulario básico:
michi calle
ôdori avenida
yûhodo paseo
chûshingai centro
chiku barrio
tatemono edificio
ie casa
kado esquina
hiroba plaza
niwa jardín
koen parque
kôsaten cruce
shingo semáforo
hodô acera
También sería útil aprender a decir algunos lugares de interés que podemos llegar a visitar en Japón, ya sea por necesidad o por puro interés. A continuación, una breve lista con algunos de ellos:
biôin hospital
kinenhi monumento
yubinkiôku correo
gâkko escuela
keisatsu comisaría
chûgakko escuela secundaria
eki estación
daigaku universidad
kiôkai iglesia
toshokan biblioteca
daisedô catedral
egakan cine
hakubutsu kan museo
genkijô teatro
bijûtsu kan museo de arte
konsâto hôru sala de conciertos
Hay algunas expresiones que pueden servirnos para orientarnos, ya sea si queremos indicar una dirección, o si queremos que nos la indiquen. Estas expresiones son un ejemplo de ello:
kochirae por aquí
sochirae por ahí
massugu derecho
hidarini a la izquierda
migini a la derecha
… no mae delante de…
… no ushiro detrás de…
… no mashômen enfrente de…
motto sakie más adelante
Podemos aplicarlas de diversas maneras. Aquí, algunos diálogos que pueden servir de ejemplo:
A: -Sumimasen, keisatsu wa doko desu ka?
- Disculpe, ¿dónde está la comisaría?
B: -Massuru, koro kara ni hyaku mêtoru.
- Derecho, a doscientos metros de aquí.
O también:
A: -Yubinkiôku wa doko desu ka?
- ¿Dónde está el correo?
B: -Toshokan no mashômen.
- Enfrente de la biblioteca.
Con una estructura similar a esta, podemos averiguar en dónde se encuentra una determinada calle:
Sumimasen, Kuchiki doori wa doko desu ka?
Disculpe, ¿dónde se encuentra la calle Kuchiki?
Ahora bien, en el caso de viajar al extranjero, sin lugar a dudas deberemos manejar el vocabulario básico relacionado al dinero. Veamos, a continuación, un poco del mismo:
ginkô banco
riôgae cambio
kane dinero
sen moneda
shihei billete
kugitte cheque
kureitto kâdo tarjeta de crédito
furikae transferencia
kôsa cuenta
kôsa keisan cuenta corriente
genkin dinero en efectivo
Para finalizar, deberíamos incorporar vocabulario relacionado al teléfono, algo que, en el extranjero, nos servirá para comunicarnos con nuestro país.
denwa teléfono
denwa bokkusu cabina de teléfono
tsûwa llamada
denwa bangô número de teléfono
terefon kâdo tarjeta de teléfono
kôka moneda
shigai prefijo
Estas son algunas frases que pueden llegar a darse si queremos realizar una llamada. Por ejemplo, si queremos que nos contacten con un número en especial:
Riôkin wa senpô harai ni shita kudasai.
Por favor, comuníqueme con este número.
También, si queremos realizar una llamada al extranjero, podemos pedirlo así:
Kokusai denwa o kaketai no desu ga.
Quisiera hacer una llamada internacional.
O además, podemos preguntar también el prefijo de un país en partícular, por ejemplo, Brasil (Burasiru):
Burasiru no shigai kioku ban wa nanban desu ka?
¿Cuál es el prefijo de Brasil?
Hasta aquí vimos lo básico del vocabulario japonés, y cómo abarcarlo con las nociones gramaticales más básicas del mismo. Esperamos que esta aproximación les haya resultado beneficiosa y que les haya permitido ingresar al mundo de esta lengua de una manera agradable y entretenida.
Es importante que no olviden que el japonés es un idioma imposible de dominar al cien por ciento, inclusive para quienes lo hablan desde su infancia, y que no perder los conocimientos de la lengua requiere de una constancia y un esfuerzo muy grande, que depende enteramente del interés y la voluntad del estudiante. Ojalá esa voluntad y ese interés hayan sido incentivadas durante estas lecciones, y que estas herramientas les sean de utilidad.

facilde aprender


Se que esta un pokito largo pero enseña demasiado.
jajaja
espero q les haya gustado.