Introducción

Durante la época de entreguerras, los ejércitos europeos se vieron enfrentados a tomar una decisión respecto a un nuevo concepto de arma; el tanque.
Es así como luego de la irrupción de los primeros blindados al combate, en la IGM, por parte de UK y Francia principalmente, se sienta un precedente que cambiaría la concepción de los combates para siempre. Empero, esta concientización respecto a esta nueva arma no llegó de un día para otro, ni a todos los países al mismo tiempo. Fue Alemania el primer país que se tomo en serio dicha idea, y posterior a la gran guerra, comprendió que el desarrollo de tanques de un nivel respetable, e implementados a una escala industrial, le daría la ventaja frente a un enemigo que veía en segundo plano al tanque, y que aún a mediados de los 30, seguía con una anticuada doctrina de combate, basada en la guerra de trincheras y posiciones, en contraposición al nuevo y revolucionario concepto ideado por el Reich; la guerra de movimientos, A.K.A Blitzkrieg.
Así se dio paso al desarrollo de las Panzerdivisionen alemanas, que luego de un par de años, barrieron con los endebles ejércitos europeos.

Durante esta acometida, surgieron nuevas ideas y proyectos, algunos de los cuales rozaban la fantasía. Muchos de estos proyectos no tienen una explicación mas lógica, que la de haber sido fomentados por altos funcionarios del Reich que querían mas impresionar al Führer, ansioso por demostrarle al mundo su poderío, que darle una ventaja táctica razonable a sus Divisiones acorazadas.
Con el ataque a Rusia en la llamada “Blitzkrieg” (Guerra Relámpago), los alemanes se tuvieron que enfrentar a los carros soviéticos, a los cuales subestimaron en un principio, pero de los que aprendieron y dieron comienzo varios proyectos como el Tiger, Panther o el Maus. Sin duda alguna, la protección de los T-34 o los KV-1 y KV-2 dieron a Alemania la idea de construir una serie de “supertanques” indestructibles que les daría la victoria sobre sus rivales. Guderian fue uno de los impulsores de los acorazados terrestres, en los cual ponía todo su empeño para sacarle el máximo jugo.

A continuación dejo algunos de esos proyectos que hasta el día de hoy son considerados una revolución. Una revolución fallida, la de los supertanques, pero que no deja de impresionar.

Panzer VIII “Maus”

Los Supertanques de Hitler

El “Maus” es un tanque pesado creado por los alemanes durante la 2ª Guerra Mundial, donde se investigó su desarrollo desde 1941 hasta el verano de 1943, cuando pasó del estado de preproducción y prototipo, a ser un carro de combate real.
Hitler propuso a Porsche la creación de un tanque superpesado y le proporcionó un contrato para la construcción de un carro que se llamaría finalmente Maus (su nombre fue una ironía hacia su gran volumen). De ahí salieron varios proyectos diferentes, aunque algunos como el Lowe no llegó a ser terminado nunca. Otro proyecto fue la creación del carro de combate “Mamut” (Ma mmoth), que pasó a llamarse “Pequeño Ratón” (Little Maus) y finalmente Ratón (Maus).

Las características que se buscaban para el Maus eran protección y destrucción. La segunda característica era relativamente fácil de hacer, pero la protección para el carro era bastante complicada. Se pensó en un carro de unas 120 toneladas, que finalmente terminó por pesar alrededor de 180. Hitler quería un Panzer que pudiese cargar al menos 100 proyectiles, pero nunca los pudo tener dado el enorme espacio que ocupaban y enorme aumento de peso que ello suponía.
El principal problema era conseguir un motor que pudiera mover esta mole de acero, que además debería ser indestructible al fuego enemigo. Como es sabido, cuanto más blindaje, más potencia de motor y mayor tamaño del carro. Este problema estuvo presente durante toda la etapa de producción.

El armamento del Maus fue puesto en manos de Krupp. La primera propuesta para el armamento fue un cañón de 150 mm L740, con una ametralladora pesada de 20 mm. Luego se optó por un cañón de 128 mm L/50 con mayor alcance y velocidad que el primero. Todo este armamento requería que la tripulación habitual de 4 hombres fuese incrementada a la cifra de 6.
En enero de 1943, Hitler decidió que llevara un cañón de 128 mm y otro de 75 mm. Con estos calibres, el espacio de la munición fue otro problema más dentro de todos los anteriores. El almacenamiento de munición de hasta 170 mm (entre otras propuestas) suponía un problema y aportaba todavía más peso. Se esperaba una producción de unas 5 unidades por mes, pero finalmente no se pasó de 1 única unidad creada.

El motor empleado para mover las 188 toneladas del carro fue un Daimler-Mercedes Benz MB 509 de 1080CV de 12 cilindros (hecho para la aviación), donde las estimaciones daban por hecho que podría alcanzar una velocidad de 20km/h. Desgraciadamente, la velocidad máxima conseguida no pasó de unos insignificantes 13km/h, lo cual hizo que para mover esta moles hiciesen falta otros medios de transporte, tales como trenes adaptados.

La autonomía era de solo unos 180km, contando con una capacidad de 2.700 litros + 1.500 litros en reserva. Otro defecto de esta bestia era su gran tamaño, que se convertía en un blanco fácil (de ahí la gran necesidad de un gran blindaje), con una longitud de 10,09m de largo, 3,67 metros de ancho y 3,63 metros de alto.
La suspensión del carro fue otro de los añadidos a la gran lista. El sistema de suspensión tenía que aguantar el alto tonelaje y al mismo tiempo ser lo más fiable posible, lo cual era complicado y costoso al mismo tiempo. Se estimaba que si un Maus se averiaba, se necesitarían 2 más para remolcarlo, lo cual, dada la velocidad máxima que poseían, significaría el abandono del aparato por completo.

hitler

guerra

Maus II

En 1944, tras la cancelación del Maus I, comenzó un proyecto para la creación del Maus II, el cual se pretendió hacer todavía más “bruto” y efectivo (el Maus no fue lo esperado). El armamento destinado fue un cañón de 128mm L/55 con otro coaxial de 75mm y una ametralladora de 7,92mm. Con este armamento, el Maus II podía penetrar el blindaje de todos sus oponentes (tanto soviéticos como aliados). El poder era tal que fácilmente destruía a un T-34 a unos 4000 metros de distancia. Sin embargo, ese cañón no era lo suficientemente grande como para complacer al Fürer, que decía “es un juguete” por lo que se añadió un cañón naval de 150mm. El motor del Maus I fue cambiado por el Daimler-Benz diesel MB512 diesel de 12 cilindros y 1500CV. Con esto se conseguía una mayor movilidad, aunque los problemas todavía estaban muy presentes y el resultado siguió sin convencer. La relación potencia/peso seguía siendo muy baja y la suspensión seguía siendo inestable.

Así como su predecesor se construyó sin incidencias graves en las fábricas, el II sufrió saboteos a causa de los bombardeos enemigos, por lo que el proyecto tardó más de lo esperado a causa de los continuos daños. Siendo un tanque pesado, el mayor de su clase, fue un gasto enorme y pérdida de tiempo dado su escaso uso. Presentaba los problemas de velocidad de su predecesor y aunque se le dio más potencia, el peso mantenía que no servía como unidad ofensiva. Por otra parte, cabe destacar que tampoco servía demasiado como unidad defensiva, dado que su gran tamaño lo dejaba al descubierto ante los posibles ataques aéreos, con lo que su utilidad queda reducida hasta el punto de la ridiculez.

tanques

E-100

El E-100 fue un prototipo creado por Krupp y el principal competidor del Maus, hecho por Porsche, a pesar de que nunca se llegó a producir ni una sola unidad. Este carro superpesado se basaba en el chasis del Tiger II y fue el primer proyecto de carros superpesados. Sin embargo, Hitler tenía un contrato con Porsche para el Maus, y en uno de sus arrebatos, decidió cancelar el E-100 (también llamado Tiger-Maus) y continuar con el prototipo de Porsche.
E-100 tenía más movilidad y pesaba menos (130 toneladas, mas de 2 veces el peso de un Merkava o un tanque pesado de hoy) que su competidor, con un blindaje frontal y lateral muy resistente, tanto a infantería como a carros de combate medios y pesados, poseía entre 40-60mm en la parte superior, por lo que era “un poco” vulnerable a los ataques por esa zona. Así pues, usaba una torreta similar a la del Maus, con un gran poder de destrucción.

militar

Uso en combate

El Maus I, así como era una fortaleza ambulante, su uso en combate fue escaso. Tanto fue así, que los rusos capturaron uno abandonado. Para probar la resistencia de dicho tanque, se encarnizaron lanzando todos los tipos de munición de los que disponían, sin éxito ninguno. Aquel tanque era indestructible para las unidades de tierra.
El problema que se veía a grandes rasgos es que a pesar de que los acorazados terrestres eran incapaces de destruirlo, era un inconveniente que un carro de combate tan caro como lo era este, fuese víctima de la aviación que podía dañarlo a base de bombardeos dado que era un blanco grande y lento.
Sobre la segunda versión, se rumorea que ayudó en la defensa de la fábrica donde fue construido, aun con su torre de prueba, y fue capturado por los rusos. Cuando estos llegaron a dicha base, se encontraron con torretas y chasis de la construcción de estos tanques. El otro prototipo creado se averió cerca de Zossen y fue destruido por los propios alemanes para que no cayese en manos enemigas. Los rusos se interesaron por este particular carro pesado e insertaron una torreta que se encontraba intacta en el tanque capturado, para así completarlo.

Los Supertanques de Hitler

P1000 “Ratte” y P1500 “Monster”
hitler

El P1000 y luego el P1500 fueron los tanques más grandes proyectados seriamente en toda la historia. Ambos fueron autorizados por Hitler, pero eran tan masivos que es mejor llamarlos "acorazados de tierra" antes que tanques, como se solía usar el término en el período de entreguerras.
Todo comenzó el 23 de junio de 1942, cuando dos ingenieros del Ministerio de Armamento alemán, quienes eran responsables de la producción de los submarinos, sugirieron el diseño de un tanque que pesara 1.000 toneladas. Hitler expresó interés en la idea, permitiendo que Krupp siguiera con su desarrollo.

guerra

Fue así como el proyecto fue llamado Krupp P1000 Ratte (Rata, siguiendo curiosamente con la idea del Maus del cual era contemporáneo). El diseño pedía una longitud de 35 metros, 14 de ancho y 11 de alto. Las orugas serían similares a las enormes máquinas usadas en las minas de carbón, midiendo 3,6 metros de ancho. Los motores eran modelos diesel pertenecientes a submarinos, usando una combinación de dos de 8.500 hp c/u, o de 8 de 2.000 hp c/u. Esto les daría una velocidad máxima bastante respetable, de 40 km/h, con un armamento de pesadilla: dos cañones navales de 280 mm (usados en los acorazados que Alemania tenía en servicio), uno de 128 mm, ocho cañones antiaéreos de 20 mm y dos ametralladoras pesadas de 15 mm. Curiosamente, aunque no se llegó a construir este vehículo, una torre destinada al P1000 terminó sirviendo como defensa costera cerca de Trondheim, en Noruega.

Pero el sueño alucinado no terminaba allí. En diciembre de 1942 Krupp entregó los diseños de un arma incluso mejor: el P1500. Tendría 250 mm de blindaje frontal, lo que lo haría indestructible a todo lo conocido. Por si fuera poco, montaba un cañón de 800 mm igual al que llevaba el mortero superpesado "Dora". También se pensó en agregarle dos piezas de artillería de 150 mm. La cosa estaría movida por cuatro motores diesel de submarinos.
A comienzos de 1943, Albert Speer, encargado arquitecto del Reich, canceló ambos proyectos. Sabía que eran imposibles de realizar desde el punto de vista técnico, además del derroche inútil de valiosos materiales estratégicos y horas hombre implicados en la simple construcción de maquetas y prototipos. Elementos que Alemania necesitaba y podían utilizarse mejor de muchas otras formas.
Es posible que tanto el P1000 como el P1500 estén derivados, al menos en concepto, de ideas previas que Krupp había desarrollado hacia 1939. Trabajando para la Kriegsmarine, la empresa había proyectado una serie de 14 cañones costeros de defensa autopropulsados. Estos vehículos debían tener cañones de entre 150 y 380 mm, que estarían montados en cureñas de orugas totalmente móviles. Obviamente, la idea nunca salió del papel.

tanques
militar
Los Supertanques de Hitler
hitler

Si este fuera el caso, coincidiría con la idea que tienen algunos analistas, de que en realidad Hitler no estaba pensando en supertanques, sino en cañones super acorazados perfectos para una campaña de defensa (ya sea costera, ya sea terrestre). Es decir, grandes armas diseñadas para destruir a enorme distancia cualquier vehículo aliado, permaneciendo invulnerable a los ataques por su propia coraza. De todas maneras también es cuestionable la efectividad de este concepto (además de su fiabilidad técnico-mecánica), teniendo en cuenta que el poderío aéreo aliado se hacía cada día más grande, y que no es lo mismo enfrentar a un tanque que a un avión de ataque. Este mismo principio de la Blitzkrieg, el de la coordinación entre armas, que tan bien fue aprendido por los aliados con el tiempo, puso en jaque a muchas unidades del Eje que, en el papel, eran invencibles. Incluso con el armamento antiaéreo proyectado, el P1000 y 1500 hubiera sido fácil de vencer si se lo abandonaba a su suerte en el campo de batalla.

guerra

Fuentes: http://cssbl.com/arsenal/supertanques_p1000-p1500.htm
http://www.portierramaryaire.com/fichas/maus_1.php
http://www.secretprojects.co.uk/forum/inde...pic,2240.0.html