leyendas urbanas muy buenas. (para leer de noche)

%title%

%url%

%description%

Click aquí
ALGUNAS LEYENDAS URBANAS



Melissa:


leyendas urbanas muy buenas. (para leer de noche)


Melissa era una chica de 19 años, estudiaba psicología en un instituto local.
Le gustaba mucho escuchar leyendas de fantasmas y demás cosas sobrenaturales, aunque no creía en ello.
Un día un grupo de chicas se reunieron en un parque frente a la casa de melissa; las vio por la ventana y pensó en ir a ver qué sucedía. Cuando llegó se encontró con que contaban historias de terror, emocionada preguntó si podía estar ahí, el grupo accedió
Las historias fueron fluyendo, hasta que llegaron a una en especial, una que intrigó mucho a melissa: la leyenda de la casa azul.
"se dice que a mediados del siglo XIV un grupo de chicas que dedicaban su vida a la brujería habían pactado con Satán para obtener riquezas, y prometieron entregar todas las almas del pueblo. Se decía que las chicas salieron de aquel lugar, una casada con un hombre rico que visitaba el lugar, y las otras con ella, como sus acompañantes. Tiempo después los habitantes de aquel pueblo habían desaparecido."
En la "época actual" aquel pueblo se convirtió en la ciudad donde vivía Melissa, todas las casas habían sido renovadas, excepto aquella casa, que según se decía, nunca había podido derribarse o algo parecido.
Cuando las chicas terminaron la leyenda retaron a una de ellas a ir la casa y traer cualquier tipo de evidencia que demostrara que la leyenda era cierta o falsa. La chica aceptó, pero le pidió a Melissa que la acompañara, y ella accedió con la firme idea de conseguir algo que demostrara la no existencia de tales cosas.
El día que acordaron ir esa casa había llegado, melissa salió más temprano del instituto, y había quedado de ver a la chica en un terreno donde solían hacerse campamentos años atrás. Melissa llegó puntual. Esperó a la chica mientras observaba los restos de madera quemada platos viejos y restos de algunas tiendas.
Cuando Melissa comenzaba a creer que la chica no llegaría, escuchó un grito desgarrador "¡melissa!" era ella, la chica con la que iba a ver la casa azul "¡ayúdame!" muerta de miedo, melissa se metió entre unos arbustos para buscar a la chica. vio algunas sombras, parecía que una trataba de escapar de otra que la rodeaba con los brazos. Melissa pensó que la estaba asaltando. Corrió hacia las sombras "ya voy, trata de golpearlo" gritó mientras seguía corriendo "¡melissa por favor!" gritó de nuevo. Melissa se desesperó pues parecía que nunca llegaría al lugar. Con temor vio como se alejaban las sombras, pero decidida siguió corriendo pensando en seguirlas. Dobló a una especie de callejón y antes de pensar en dónde estaba aquella chica, se encontró con una vieja casa. La pintura se había gastado, pero se apreciaba que era azul; vio como la puerta de aquella casa se cerraba con un fuerte golpe. Melissa se acercó rápidamente y trató de abrir la puerta, pero se dio cuenta de que estaba cerrada. Sin pensarlo dos veces se fue contra la puerta, pero no logró derribarla. Así que gritó "¡abran la puerta!" pero nadie respondió. Siguió intentando tirar la puerta, hasta que pensó en darse por vencida, la puerta se abrió sola. Melissa con algo de miedo se acercó y se asomó para ver si encontraba algo. Al fondo de lo que parecía ser la sala, había una luz que se movía de repente, melissa dedujo que era la de una vela. Se acercó a la puerta y lo que vio fue a las chicas que encontró frente al parque de su casa. La chica con la que había quedado visitar la casa se puso de pie. Melissa la observó con temor, la chica estaba blanca y parecía que su cuerpo se descomponía, no tenía ojos y estaba suspendida en el aire... con una voz gutural le dijo "... y prometieron entregar todas las almas del pueblo" Melissa dio un grito de terror y corrió hacia la puerta, pero ésta había desaparecido. Subió las escaleras desesperada, frente a ella vio una ventana por un extraño impulso se lanzó. Apenas sobrevivió para contar su terrible experiencia...

historias


El siniestro final de la abuela:


leyendas


Una familia normal y corriente decide, como tantas otras, marcharse de vacaciones en verano a un pequeño pueblecito perdido en la montaña (Huesca). Para no dejarla sola todo el mes, la familia se lleva a la abuela con ellos, que además desde que se quedó viuda está muy triste y a ver si con los nietos se anima un poco
Todo transcurre sin problemas durante la mayor parte de la estancia: los niños disfrutando del aire libre, los padres de la tranquilidad y la abuelita de sus paseos a la puesta del sol; pero un mal día, a pocas fechas de la vuelta, la abuela no se levantó de la cama porque la pobre había pasado a mejor vida.
Como enviar un coche funerario a recoger el cadáver a un pueblo perdido de la mano de Dios les iba a salir por un ojo de la cara, decidieron buscarse la vida para trasladar a la abuela de vuelta a la ciudad hasta su última morada.
Por supuesto los niños no debían enterarse de nada hasta que no fuera el momento, así que en un principio pensaron en llevar a la pobre mujer en el asiento de detrás y decirles a los hijos que estaba durmiendo. Pero luego pensaron que al enterarse de la noticia, el hecho de haber viajado juento a su abuela fallecida podría provocarles un terrible trauma, así que ni cortos ni perezosos decidieron envolverla en unas mantas, subirla a la baca del coche y llevarla atada con unas cuerdas todo el viaje.
A los niños les contaron que la abuela se había quedado a pasar el resto del verano con unas amigas nuevas que había hecho en el pueblo, así que no sospecharon nada en absoluto. Parecía que todo iba a salir sin mayores complicaciones hasta que tuvieron que parar en una gasolinera para echar gasolina, tomar unos refrescos y vaciar sus vejigas.
El caso es que tardaron bastante en regresar al automóvil y se dan cuenta horrorizados de que ¡Les han robado a la abuela! Imaginad la cara de los incautos ladrones que, esperando encontrar el equipaje de la familia repleto de cosas de valor se encuentran con el "regalito". El susto tuvo que ser de los que hacen afición.
Por supuesto la policía tuvo que tomar cartas en el asunto, porque la desaparición de un cadáver es un tema serio, y el asunto está ahora mismo en manos de los tribunales.

terror.


La niña y las monedas de oro:


miedo


Esta historia es muy conocida en Córdoba, pues existe una antigua casa del centro de las ciudad que se dice está encantada y cuenta que en ella hace mucho tiempo vivía una familia acomodada que tenía una hija pequeña y varias criadas a su servicio.
Una noche mientras la niña dormía escuchó unos ruidos en el pasillo, abrió lentamente la puerta de su cuarto para mirar el pasillo que comunicaba los cuartos, enormemente largo y oscuro, lleno de cuadros y enlosado.
Al final del pasillo la niña vio lo que parecía un niño de su edad levantando una de las losetas y metiendo algo dentro de un hueco en el suelo. La niña no podía creerlo, lo que vió relucir en la mano del muchacho al pasar por la tenue luz que entraba por la ventana eran monedas de oro.
Cuando el niño se fue salió y se dirigió hacia allí; entonces apareció una de las criadas con una vela enorme que también había visto lo que había pasado y quería sacar partido.
Decidieron que no dirían nada a nadie, todas las noches se acercarían y con la ayuda de la luz de la vela levantarían la loseta y sacarían las monedas hasta acabarlas. Todas las noches la niña,que por su tamaño cabía dentro, se metía en el hueco bajo la loseta e iba dando monedas a la criada, quien las iba guardando en un enorme saco. Las noches pasaban y aquel tesoro parecía no acabarse nunca. Cada noche que pasaba la vela iba consumiéndose más y más, pero las monedas seguían saliendo a pares y no querían dejarse ninguna.
Una noche en medio de su labor la vela comenzó a parpadear haciendo amagos de apagarse, la criada le dijo a la niña que saliera del hueco, que ya tenían dinero de sobra. La niña le hizo caso y abandonó el escondrijo, pero en el último momento una moneda cayó del saco al hueco y, en un acto de avaricia y sin pensárselo siquiera, la muchacha se metió de nuevo en el hueco. La criada intentó agarrarla pero no pudo, mientras le gritaba que por favor saliera de allí y dejara la moneda, pero en medio de ese griterío la vela terminó de apagarse. En el momento justo en que el último rayo de luz salió de la vela la loseta se cerró ante los ojos de la criada dejando a la niña dentro.
La criada decidió no decir nada a nadie, los padres dieron a la niña por desaparecida y el tema se fue olvidando con el tiempo. Pero aún en la actualidad dentro de esa casa se siguen oyendo por las noches los gritos de auxilio de la niña que repiten noche tras noche en el pasillo "Por favor...socorro...sacadme de aquí...". Incluso la policía ha acudido multitud de veces ante la llamada de los vecinos que oían voces pidiendo ayuda, pero al llegar al viejo caserón lo único que siempre han encontrado es una vela vieja y consumida puesta justo en el centro de una loseta...

urbanas

Protección:


de


Hace aproximadamente unos dos meses que salí de viaje a Mazatlán, Sinaloa, con un grupo de estudiantes. A nuestro regreso hacia Ciudad Juárez, cuando pasamos por la zona del espinazo del diablo, el autobús en el que íbamos se vio obligado a parar por otro autobús que estaba obstruyendo el tráfico. Nuestro chofer se bajó para ayudar a las personas que se habían quedado, él amablemente se ofreció a llevar a su destino los que pillara cerca de la ruta.
Al subir uno de los pasajeros a nuestro autobús, empezó a platicar con nuestro chofer sobre lo que les había ocurrido, él dijo los siguiente:
- Cuando salimos de la ciudad y nos dirigíamos hacia la mencionada zona del espinazo del diablo, una niña se acercó para pedir que la llevaran hacia otro lugar no muy lejano, el chofer no consintió que una niña llegara sola hasta su destino ni tampoco que atravesara andando el espinazo del diablo. Cuando la niña subió al autobús le mencionó al chofer que el vehículo tenía problemas en los frenos y que debería parar, claro el chofer al no notar nada la ignoró por un momento, hasta que después de unos instantes se sintió inseguro y bajo para realizar una pequeña revisión. Al ver que lo que había dicho la niña era cierto subió rápidamente al autobús para preguntarle que como es que ella sabía de la avería, pero ya no estaba, había desaparecido sin dejar rastro ante toda la gente, la buscaron pero nadie dio con ella.
¿Quién sería esa niña? ¿por que los habrá salvado? ¿como conocía el problema del camión?.
No sabemos la respuesta, pero lo que sí sabemos, es que no estamos solos en el mundo, también nos acompañan aquellos que un día nos dejaron.

leyendas urbanas muy buenas. (para leer de noche)

El llanto del niño:


historias


Hace algunos años solía ir a caminar nocturnamente, cosa que me era de sumo agrado.
El doctor me lo había recomendado ya que entonces era una persona obesa y mis problemas de salud solían ser grabes.
Una noche como todas me encamine hacia la ruta (lugar por donde siempre transitaba). Ese día hacia bastante frió y lloviznaba de a ratos, yo llevaba entonces un piloto que mi mujer me había regalado.
Seguí caminando y en la mitad del trayecto siento llantos… deduje que seria de algún bebé abandonado por lo que me acerqué hacia el sonido.
Busque y busque hasta que al fin lo encontré, su cara era tierna, no parecía ser recién nacido.
Lo mire y el me sonrió, luego recorrí con un vistazo el alrededor.
Volví a mirarlo, el me sonrió nuevamente, salvo que esta vez su sonrisa era diabólica y sus ojos abrillantados… me miro un tiempo y lanzo algunas carcajadas espectrales, como si se burlara de mi.
Yo quede impactado, lo volví a dejar en el suelo y empecé a correr.
Solo me iluminaba la luna, corrí y corrí pero aunque me alejara las risas seguían taladrando mis oídos.
Crucé la estación del pueblo y cuando volteé para mirar estaba parado detrás de mí.
No se imaginan el terror que sentí en ese momento…
Como les decía seguí corriendo hasta llegar a casa, cuando entre todo cesó.
Esa noche nunca la olvidare… ya que ese niño perturba mi sueño cada noche.
Hay veces que hasta siento como llora…
El espera que alguien más lo vuelva a recoger.


leyendas




terror.


miedo




urbanas

12 comentarios - leyendas urbanas muy buenas. (para leer de noche)

@Nach16
y porque lo posteas ahora en vez de hacerlo a la noche? digo,rendiria mas el post así
@Nach16
eddievanhalen666 dijo:
Nach16 dijo:y porque lo posteas ahora en vez de hacerlo a la noche? digo,rendiria mas el post así


I_Am_Not_Santa_Claus dijo:Entonces postealo a la noche...

TADINGA a full.


lo re supuse pero mal esos comentarios. A la noche salgo, lo posteo ahora asi lo guardan y lo leen a la noche


y guardalo en borradores y postealo cuando estes en la compu a la noche,no hay apuro
@Nach16
eddievanhalen666 dijo:
Nach16 dijo:
eddievanhalen666 dijo:
Nach16 dijo:y porque lo posteas ahora en vez de hacerlo a la noche? digo,rendiria mas el post así


I_Am_Not_Santa_Claus dijo:Entonces postealo a la noche...

TADINGA a full.


lo re supuse pero mal esos comentarios. A la noche salgo, lo posteo ahora asi lo guardan y lo leen a la noche


y guardalo en borradores y postealo cuando estes en la compu a la noche,no hay apuro


emm. no


hubiese tenido mas visitas y mas puntos si lo hubieses posteado a la noche,pero alla vos,tu post,tu problema
@danifilty
a favoritos para verlo denoche
@FvFq_09
muy bueno, +10, a favoritos y recomendado!
@francomcbrian
jaj esta bueno para leerlas aca con maiki!!!