Armas para disuadir a USA: Iran tiene los S-300 y China podrá hundir portaaviones

Hasta cierto punto es tranquilizador que los rivales de USA puedan tener mejores armas para defenderse, si eso persuade a EEUU de atacarlos pero, si aún así USA insiste en atacar puede ser aterrador ya que sabremos que va por y no le importa, una guerra de grandes proporciones.

Arma clave

Irán contaría con cuatro sistemas de defensa antiaérea S-300
Armas para disuadir a USA: Iran tiene los S-300

Irán ya cuenta con cuatro sistemas de defensa aérea S-300, dos de ellos adquiridos a Bielorrusia, y los dos restantes de un país anónimo, informó este viernes la agencia iraní Fars.

Se trataría de parte de los cinco sistemas de misiles S-300 que Irán compró a Rusia y cuya entrega permaneció en el misterio. Los misiles S-300 podrían neutralizar el accionar de los cazas y bombarderos judeoestadounidenses en un hipotético raid contra las usinas nucleares y las instalaciones militares de Irán.

Según el Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas (CACMA), a finales de octubre de 2007 Rusia e Irán firmaron un contrato para la venta de cinco grupos de sistemas antimisiles S-300PMU-1 por un monto de unos 800 millones de dólares.

En diciembre de 2008 la agencia oficial de información de Irán IRNA informó que según el vicepresidente de la comisión de seguridad nacional y política exterior del Parlamento de Irán, Ismail Kousari, Rusia inició la entrega de piezas reglamentarias para los sistemas S-300 a Irán.

No obstante, el Servicio Federal de Cooperación Técnica Militar desmintió la información.

El pasado 9 de junio el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que introdujo nuevas sanciones contra Irán quien rechazó desmantelar su programa nacional de enriquecimiento de uranio.

Según especialistas, por una parte, los S-300 podrán integrar la lista de tecnologías de misiles prohibidas por la reciente resolución para el suministro a Irán, por otra parte, estos sistemas representan arma de defensa, cuya entrega no viola las sanciones.

El pasado julio el jefe de la corporación estatal de altas tecnologías Rostejnologuii, Serguei Chemezov, informó que Moscú y Teherán todavía no han rescindido el contrato.

A pesar de los recientes, roces surgidos entre Teherán y Moscú, Rusia todavía tiene la posibilidad de desempeñar un papel clave y prevenir un grave conflicto militar contra Irán, informó la semana pasada el diario digital ruso Fond strateguícheskoi kulturi.
guerra
Las nuevas sanciones de la ONU contra Irán podrían impedir que Rusia entregue a Irán una arma decisiva para su defensa en caso de ser atacada por Israel y EEUU

De acuerdo con la publicación, la prevención está en volver a estudiar la posibilidad de cumplir el contrato sobre entregas a Irán de armas rusas firmado hace dos años.

El diario cita al portavoz de la cancillería rusa, Andrei Nesterenko, quien dijo el miércoles que Rusia considera inadmisibles las sanciones unilaterales y colectivas impuestas por EEUU y la Unión Europea contra Irán.

El carácter estratégico (en un escenario de ataque sionista a Irán) que revestiría dicho sistema de defensa en manos iraníes, ha generado presiones constantes a Moscú por parte de EEUU, Israel y la Unión Europea para evitar que ese armamento llegue a Teherán.

Al comentar el efecto que podrá tener las sanciones de la ONU, Nesterenko enfatizó que estas, “deterioran” los esfuerzos conjuntos para la búsqueda de un arreglo diplomático del problema y demuestran “menosprecio” hacia las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Hemos declarado en reiteradas ocasiones que consideramos inadmisible el uso de medidas unilaterales o colectivas de presión sobre Irán con sanciones que están fuera del régimen vigente de sanciones introducido por el Consejo de Seguridad de la ONU”, indicó el diplomático.

En 2007, Rusia firmó un contrato para la venta a Irán de cinco baterías S-300 por 800 millones de dólares, que Moscú mantiene congelado.

El contrato de suministro de misiles S-300 fue firmado por Rusia e Irán en diciembre de 2005. Oficialmente no se informó del inicio de las entregas.

Los S-300, similares a los Patriot estadounidenses, pueden seguir y abatir varios blancos simultáneamente a alturas de hasta 27 kilómetros, con un alcance de 200 kilómetros, por lo que permitirían, según algunos expertos, a Irán defenderse con eficacia en caso de un ataque aéreo.

El sistema S-300, en su modificación más reciente, es capaz de abatir aviones enemigos a una distancia de 150 Km y a una altura de 27 Km. Anteriormente, Rusia vendió a Irán misiles antiaéreos Tor-M1, que tienen un alcance de 12 Km (seis en altura).


Arma estratégica

Nuevo misil capaz de hundir portaaviones daría a China enorme poder disuasivo

war
Nada proyecta el poderío aéreo y naval de Estados Unidos como los portaaviones: Descomunales bases desplazables que pueden alcanzar los sitios conflictivos más remotos, garantizando el control de los mares sin rival alguno. Eso ahora podría cambiar.

China está fabricando un misil capaz de hundir portaaviones y que puede ser disparado desde tierra con tanta precisión que podría hacer blanco en el portaaviones más avanzado desde una distancia de 1.500 kilómetros (900 millas).

Los analistas dicen que el misil llamado Dong Feng 21D será sometido a un ensayo final probablemente hacia fin de año, aunque hay dudas acerca de si realmente tendrá la precisión necesaria como para hacer blanco en una nave en movimiento.

El arma, que fue exhibida en un desfile militar el año pasado, podría alterar el equilibrio de poder en el Pacífico y afectar las posibilidades de Estados Unidos de intervenir en sitios como Taiwán o Corea del Norte, de ser necesario. También impediría a los barcos estadounidenses acercarse a los 18.000 kilómetros (11.200 millas) de costa china.

Si bien una bomba nuclear podría hundir un portaaviones –suponiendo que alguien esté dispuesta a usarla–, lo notable del Dong Feng 21D es el que pueda golpear un blanco tan distante y en movimiento.

El Ministerio de Defensa chino no respondió a solicitudes de entrevista de la AP.

La armada china ha crecido mucho en las dos últimas décadas y es la más grande de Asia. Ha ampliado su presencia y protege rutas marítimas comerciales vitales para los chinos.

Beijing se muestra cada vez más firme en sus demandas de que Estados Unidos no se entrometa en grandes extensiones marinas –buena parte de los mares Amarillo, Oriental de China y del Sur de China–, donde reclama exclusividad.

Se opone a que Estados Unidos y Corea del Sur realicen maniobras militares en el mar Amarillo, frente a la costa del noreste chino, diciendo que la participación del portaaviones George Washington, con una pista de 333 metros (1.092 pies) y 6.250 marinos a bordo, sería una provocación, pues Beijing estaría al alcance de los F-18 estadounidenses.

El George Washington fue finalmente enviado a maniobras con Japón en el Mar de Japón, mas lejos.

Los estadounidenses niegan que hayan cedido a presiones chinas.

“Nos reservamos el derecho a movernos en aguas internacionales en cualquier sitio del mundo”, expresó el contraalmirante Daniel Cloyd, comandante del contingente estadounidense que participó en las maniobras, las cuales concluyeron a fines de julio.

El nuevo misil podría alterar esa política y ahuyentar a Estados Unidos de ciertas zonas.

“China puede alcanzar a (naves de) Estados Unidos mucho antes de que Estados Unidos pueda acercarse lo suficiente a tierra firme como para devolver el golpe”, expresó Toshi Yoshihara, profesor adjunto del Colegio Naval de Guerra de Estados Unidos.

Misiles capaces de hundir portaaviones “podrían tener un impacto psicológico en quienes elaboran las políticas de Estados Unidos”, declaró Yoshihara a la AP en un correo electrónico. “Deja en claro que Estados Unidos ya no domina el mar como lo ha hecho desde la Segunda Guerra Mundial”.

Yoshihara sostuvo que hay bastantes nervios en Washington por más que se hable poco del tema
usa
Un arma capaz de hundir portaaviones, o mantenerlos alejados de la costa, podría evitar a los chinos tener que crear una flota de portaaviones capaz de contrarrestar la estadounidense.

El secretario de Defensa estadounidense Robert Gates aludió al tema en un discurso en septiembre pasado.

“Al analizar los programas de modernización militar de países como China, no hay que prestarle demasiada atención a sus posibilidades de contrarrestar a Estados Unidos en forma simétrica –soldado por soldado, barco por barco– y enfocarse más en su capacidad de afectar nuestros movimientos y de reducir nuestras opciones estratégicas”, manifestó.

Gates indicó que las inversiones chinas en programas cibernéticos, en armas contra satélites, barcos y aviones, junto con sus misiles, “podrían comprometer la forma en que Estados Unidos proyecta su poder” a través de bases aéreas y grupos de ataque basados en portaaviones.

Resta por verse si China logra perfeccionar esta nueva tecnología y, en todo caso, cuánto le tomará hacerlo. Hacer blanco en un portaaviones en movimiento no es sencillo y requiere sistemas direccionales muy avanzados.

Hay quienes pronostican, no obstante, que China estará en condiciones de disparar esos misiles en un par de años.

Un portal de la agencia noticiosa oficial china, Xinhuanet, planteó hace poco un escenario en el que Estados Unidos despacha al George Washington para ayudar a Taiwán ante un ataque chino.

Los chinos responderían con tres disparos del DF 21D: El primero alcanzaría el casco y produciría incendios, obligando a suspender los vuelos; el segundo apagaría los motores y sería acompañado por ataques aéreos convencionales, mientras que el tercero, dice el despacho, “enviaría al George Washington al fondo del océano”

fuente : http://www.iarnoticias.com/