Todo Sobre: Call of Duty: Black Ops: Impresiones y Mas!

informacion

info

Call of Duty

armas

7

Black Ops

Todo Sobre: Call of Duty: Black Ops: Impresiones y Mas!

informacion


Experiencia, recompensas, ritmo, armas, dinero, acción… Pura metralla multijugador.
Call of Duty: Black Ops está a la vuelta de la esquina y ahora toca asomarse a uno de sus aspectos más potentes, el multijugador. Treyarch ha levantado la lona que cubría a su experiencia on-line y ha sacado al descubierto todos sus secretos. Misma línea, sí, pero con abundantes mejoras e incorporaciones.
Por intensas y espectaculares que sean las campañas individuales de la saga Call of Duty, hay algo que en las últimas entregas no ha cambiado: La fortaleza del multijugador, el verdadero motor de la vida útil del género shooter moderno.

Treyarch se olvida de los primeros pasos que dieron con World at War en el sentido del juego común, y se vuelcan sobre la fórmula que Infinity Ward introdujo en el primer Modern Warfare y que perfeccionó en la segunda entrega. Se mantiene el sistema de experiencia y recompensas, y el sentido del ritmo tan acusado que caracteriza a las series y que se deriva del potencial de las armas y del cuidado diseño de mapeados. No obstante se incorporan conceptos francamente interesantes como el del entrenamiento o la presencia del dinerocomo incentivo y motor de apuestas.

Con unos servidores de internet todavía atestados de jugadores de Modern Warfare 2, Black Ops lo tiene complicado para heredar su testigo. Sin embargo, y tras profundizar en su componentemultijugador, podemos mostrarnos muy optimistas. Treyarch tienen en sus manos todos los mimbres para lograr salir vencedor, y en su mano queda únicamente el lograrlo.


La variedad de los escenarios vuelve a ser uno de los puntos clave del videojuego. Paisajes nevados, desérticos, urbanos… toda la diversidad de la campaña se proyecta sobre el multijugador.
Al Rojo Vivo
La principal idea de los responsables de Black Ops para su faceta on-line es la de ofertar una experiencia que sea tan atractiva para los veteranos de las series como para los neófitos. Según el estudio, y a pesar del éxito que cosecha la saga en los tops de juego a través de internet, no es un gran porcentaje de usuarios el que disfruta del multijugador de Call of Duty sobre el total, y eso debe cambiar.

Los nuevos jugadores encontrarán un cómodo calzador con el que dar el salto desde la campaña al multijugador, y éste responderá al novedoso sistema de entrenamiento que se va a introducir. ¿Cómo funcionará? Pues será tan sencillo como comenzar a tomar contacto con las modalidades y los mapeados del multijugador a través de la lucha contra la IA. Esto significa que los que normalmente se apabullan ante el tipo de desafío del morir constantemente y frustrarse por falta de experiencia, seguirán teniendo ante sí el reto del salto que supone pasar de la campaña al juego contra usuarios humanos, sin embargo puede resultar algo menos intimidatorio si antes hemos podido medirnos con bots en las condiciones en las que lo haremos con humanos.


Uno de los mejores modos multijugador es en el que tenemos que administrar una única bala en nuestra recámara. Al matar a un enemigo con nuestra escopeta heredaremos su proyectil… si es que no lo gastó.
En esta misma línea pedagógica, aunque de una forma mucho más abierta y también útil para los hardcores, Black Ops contará con unsistema de repeticiones muy similar al que pudimos ver en su momento en Halo 3. Responderá al nombre de Teatro, y con él no sólo guardaremos automáticamente todas nuestras partidas, sino que podremos reproducir ciertas partes que nos interesen de los combates y montarlas como deseemos, personalizando transiciones, aunándolas a nuestro gusto y creando nuestras propias composiciones para compartir con nuestras amistades.

No obstante Treyarch sabe que el verdadero jugador remanente en el multijugador de un Call of Duty es el veterano, el hardcore, y en él se vuelca también con un sin fin de incorporaciones de mucho interés.

Impresiones Multijugador: Call of Duty: Black Ops
Soldados de Fortuna
Lo que más llama la atención de Black Ops en su apartado multijugador es la presencia de los Call of Duty Points, un complemento de la experiencia tradicional, que lejos de sustituirla se integra con ella de una forma francamente interesante. Para empezar hay que aclarar que según la modalidad que escojamos obtendremospuntos de experiencia, puntos Call of Duty o las dos cosas al mismo tiempo. Con los Call of Duty Points, CP a partir de ahora, podremos desbloquear nuevas armas, añadidos y mejoras de forma manual, en lugar de estar obligados a seguir la ruta más automatizada que en este sentido obtenían los puntos de experiencia en el binomio Modern Warfare.
Todo esto está muy bien pero, ¿cómo se vuelca en la experiencia jugable? Para empezar contaremos con los Wager Matches -Partidas de Apuestas- que de momento incluye cuatro modalidades de juego inéditas. Aquí nos jugamos nuestros puntos CP con el potencial de recuperar más de lo invertido si ganamos, o de perder grandes sumas en caso de perder. El riesgo está ahí, lógicamente, y es que cuanto más invertimos más podemos obtener de vuelta, pero también más podemos perder… al mismo tiempo también podemos gastar estos puntos en mejoras, de modo que viviremos en una constante diatriba sobre a qué dedicar lo que tanto esfuerzo nos ha costado obtener.

Los cuidadísimos mapas de las sagas Call of Duty vuelven a marcar la actualidad de su experiencia multijugador. Variedad perfecta y experiencia equilibrada entre grandes arenas y zonas más estrechas.
Estas modalidades, por otra parte, ofertan interesantes giros en la experiencia del juego. Por ejemplo Una en la Recámara nos planta en una partida con varios jugadores en la que todos tenemos únicamente tres vidas y una sola bala en nuestra arma, una escopeta. Cuando matamos a un enemigo podemos recoger la suya con su cartucho en caso de que no lo haya usado, pero en caso contrario deberemos superar a nuestros contrincantes únicamente con ataques cuerpo a cuerpo. La tensión que se deriva de este modo es, como se puede deducir, formidable; y supone uno de los múltiples soplos de aire fresco que sus creadores insuflan a la fórmula.

Por otro lado también estamos al corriente de la existencia del Juego de Armas en el que comenzamos igualmente con una simple escopeta, aunque por cada muerte obtendremos un arma nueva y mejorada. Saldrá vencedor el que acabe con 20 enemigos y, por lo tanto, recorra la rama entera de 20 armas de las que consta la modalidad. Nuestro avance se guardará aunque muramos hasta que se acabe la ronda, aunque perderemos un paso de nuestro progreso si somos asesinados por un cuchillo.

Las armas están ahora divididas en letales, tácticas o de equipamiento. Las primeras son obvias, las segundas son las granadas flash o de humo, y las terceras son torretas ametralladoras, sensores de detección…
No obstante no todas las novedades están tan fuertemente orientadas a la experiencia puramente jugable. La principal en otros campos es que el videojuego conserva más o menos el mismo modo de operar en cuanto a la personalización de nuestro soldado que Modern Warfare, aunque con algunos matices de interés que cambian. La idea en esta ocasión es que cada jugador se sienta único y distinto al resto y para ello podremos personalizar la práctica totalidad del juego, incluidos emblemas, armas, etcétera.

Por último nos gustaría tocar el tema del cooperativo, una faceta a la que el estudio ha prestado mucha atención en el pasado con World at War, y con la que la propia Infinity Ward comenzó a coquetear con el genial Special Ops de Modern Warfare 2. Fue Mark Lamia el que durante el pasado mes de junio aclaró los detalles al respecto en una entrevista con el medio norteamericano MTV: “El modo para un jugador será épico y cinemático”, dejando claro que la oferta cooperativa será ofrecida “en modos únicos cooperativos” y que será “muy diferente de lo que la gente piensa”.
Call of Duty: Black Ops se pondrá a la venta el 9 de noviembre de este año. Tras ver su multijugador podemos soñar con una experiencia tan brillante en el campo on-line como la que han supuesto Modern Warfare y Modern Warfare 2.

Entrevista Josh Olin – Community Manager: Call of Duty: Black Ops

Acción, historia y nuevas sensaciones. Entrevista a Josh Olin, el “ojo bélico” de Treyarch.
La Guerra Fría llega a Call of Duty para ofrecernos nuevas y mejores experiencias. Ya te hemos contado cómo es su campaña y ya te hemos detallado su multijugador, así que ahora es momento de que aprendas cómo es la visión del juego a través de los ojos de alguien dentro de Treyarch. Nos entrevistamos con Josh Olin, su Community Manager.
En ocasiones, los managers de comunidad pasan desapercibidos, pero resultan de vital importancia a la hora de diseñar un videojuego. ¿Qué les gusta a los fans? ¿Cómo se podría mejorar la jugabilidad? ¿Qué modalidad falta en el multijugador? Estas son algunas de las preguntas a las que Josh Olin (Community Manager de Treyarch) debe encontrar respuesta todos los días. Y muchas las halla en Internet, consultando foros y revistas donde los usuarios y fieles seguidores de Call of Duty seguramente postean sus comentarios.
Ahora la compañía californiana prepara nuevo videojuego, Call of Duty: Black Ops, y probablemente Josh tiene mucho trabajo, pero ha encontrado unos minutos para contarnos qué es lo que podemos esperarnos de este nuevo capítulo dentro de una de las sagas más populares dentro del mundo del videojuego.

3DJuegos: ¿Cuáles dirías que son las grandes novedades de esta entrega considerando todos los Call of Duty que se han desarrollado hasta la fecha?

Josh Olin: Realmente, con Black Ops es como si quisiéramos cultivar un nuevo género en la franquicia. Supone el único videojuego de la serie basado en la Guerra Fría, y verdaderamente todo es nuevo, desde las armas hasta los enemigos. Hay muchos aspectos de este videojuego que nunca se han visto en otros Call of Duty, como por ejemplo la posibilidad de bucear bajo el agua o de protagonizar infiltraciones durante la noche.


Josh Olin (Community Manager en Treyarch) pasó de fan de Call of Duty a convertirse en la persona encargada de recoger las opiniones de los usuarios. ¿El objetivo? Ayudar a crear los mejores títulos de la serie.
Vamos a tener un juego repleto de grandes momentos otra vez, con la oportunidad de volar a bordo de un helicóptero “hind” (más conocido como Mi-24) y comprobar cómo se destruyen todos los elementos de un nivel al ser alcanzados por nuestros misiles. Además, tendremos un control total sobre vehículos como este helicóptero, suponiendo la primera vez en la saga que permitimos a los jugadores manejarartefactos aéreos. Es un auténtico paso hacia adelante para nosotros.

¿De dónde ha venido esa decisión particular por permitir el manejo de estos vehículos durante el juego?

Ya hemos tenido antes misiones en helicóptero, pero el trayecto era sobre raíles y lo único de lo que tenían que preocuparse los jugadores era de disparar. Creo que era importante para nosotros permitir a los usuarios disfrutar de algo que no habían experimentado antes. Además, no nos gusta repetirnos; queremos ofrecer siempre cosas nuevas.

Además del helicóptero, ¿tendremos otros vehículos que pilotar?

Puedo confirmarte que sí, pero por el momento no puedo revelar más detalles.

También hemos visto que habrá una misión donde incluso será posible dar órdenes a los soldados…

Sí, pero te puedo decir que se trata de algo muy puntual. En esta misión veremos a nuestras tropas desde una posición privilegiada y las podremos dirigir, pero durante el resto de la campaña no hemos barajado la posibilidad de hacer de estas órdenes algo habitual. En realidad, situaciones como esta se deben a nuestra intención por otorgar variedad al título y por ofrecer nuevas experiencias.


Black Ops sigue apostando por su acción desgarradora en primera persona, esta vez a través de una campaña individual que nos propone adoptar el rol de diferentes posiciones que operan tras las líneas enemigas.
Se ha dicho que estáis intentando añadir más sigilo a Black Ops. ¿Es eso cierto?

Sí. No va a ser un título de sigilo, ni mucho menos, con lo que podemos esperar la intensidad cinematográfica de los últimos Call of Duty. No obstante, el equilibrio en el ritmo de juego es algo muy importante para nuestro equipo, así que nos hemos esforzado porcompensar las escenas de acción con otras de más tranquilidad, relacionadas por ejemplo con acabar con enemigos de manera silenciosa y sin ser vistos. Pero, por encima de todo, no os quede la menor duda de que Black Ops va a apostar sobre todo por convertirse en otro “thriller” de pura acción shooter.

Hay un aspecto que siempre nos ha resultado llamativo, y es que vuestro estudio, al contrario que Infinity Ward, siempre se ha centrado más en las guerras de corte histórico. ¿A qué se debe ese planteamiento?

El tema de incorporar guerras históricas en nuestros títulos no es algo que influya a la hora de determinar la historia que vamos a abordar. Para nosotros, lo más importante es crear videojuegos divertidos y, sobre todo, algo que no hayan visto antes. Es esta última premisa la que consideramos determinante a la hora de crear un nuevo videojuego.

Por ejemplo, en Call of Duty: World at War lo que hicimos fue preguntarnos: “bien, ¿qué tema aún no se ha tratado acerca de la Segunda Guerra Mundial”, y entonces decidimos tratar el conflicto del Este contra los japoneses: la guerra del Pacífico, porque el conflicto en la jungla, disparando a orientales y empleando nuevas tácticas bélicas creíamos que ofrecía una experiencia inédita. Había todavía muchas cosas que ofrecer sobre esta contienda mundial.


Gráficamente, el videojuego corre gracias al motor World at War, algo que le permite mostrar acción a 60 frames por segundo, aparte de una mejorada técnica de iluminación y niveles más grandes.
Pero ahora habéis dejado ya la Segunda Guerra Mundial con vuestro nuevo Call of Duty: Black Ops…

Sí, y es porque queríamos conseguir otra vez una nueva experiencia de juego. Ahora ya no sólo existe un teatro de operaciones, como en World at War, sino que ahora hablamos de un conflicto global donde se dan cabida diferentes localizaciones y también distintos tipos de enemigos, a los cuales hemos aplicado una inteligencia artificialcaracterística. Antes sólo teníamos al ejército imperial japonés, y ahora en Black Ops tenemos más facciones, como los Viet Cong o los soviéticos.

La verdad es que la Guerra Fría nos ofrecía variedad de contenidos, y eso es lo mismo que nosotros andábamos buscando. Así que no es nuestra intención crear videojuegos históricos. Por ejemplo, con World at War no fue nuestro objetivo contar a los usuarios cómo fue la Segunda Guerra Mundial, de la misma manera que en Black Ops no es nuestro propósito explicar cómo fue la Guerra de Vietnam o la Guerra Fría, a pesar de que algunos niveles se basen en ellos. Para nosotros, la historia es sólo un instrumento para crear nuevos títulos.

¿Vamos a tener la oportunidad de jugar la campaña en cooperativo junto a otro jugador?

No. Se trata de una decisión relativa al diseño del juego, ya que no queríamos que la presencia de una campaña cooperativa restringiera la narrativa del título. En World at War es verdad que añadimos esa posibilidad, pero ahora deseamos centrarnos en ofrecer la mejor experiencia para un solo jugador.

¿Cuándo se producirá el lanzamiento del juego?

El próximo 9 de noviembre para PS3, Xbox 360 y PC. También tendremos una versión para Wii, además de un videojuego desarrollado independientemente para Nintendo DS.