El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¡Dia de muertos!

Hey este post esta dedicado a un dia muy especial para lo mexicanos... dia de muertos:

¡Dia de muertos!
México

La muerte se manifiesta en todos los aspectos de la vida popular y cultural del mexicano, por eso, la fiesta de los muertos y sus costumbres son tanto o más importantes que otras celebraciones y su convivencia con la muerte es latente y festiva; está acostumbrado a verla como una consecuencia lógica, por lo tanto, prefiere mantener una relación amistosa con la que es, simplemente, inseparable sombra de la vida.

Durante el día de muertos, en los pueblos que circundan la ciudad de México, se realizan concursos con premios para las mejores decoraciones de las tumbas; también hay representaciones populares alusivas a la muerte y bandas de música; algunas con sus ejecutantes vestidos de esqueleto y máscaras de calavera.

En muchos lugares, inclusive áreas urbanas, se acostumbra la ceremonia conocida como “levantada de cruz”. La tradición consiste en dibujar sobre el piso donde se veló el difunto, una cruz o imagen con cal sobre un “tapete” de arena delineada con polvos de carbón, ladrillo y otros colores con adornos de flores. Esta cama “permanecerá” en su lugar durante nueve días; al noveno, después del entierro, “se levanta” en un cesto o canasta y se lleva al panteón, donde se esparce sobre la tumba. Se dice que el alma no abandona la casa sino hasta ese día; los rezos durante los nueve días son imprescindibles pues así las almas Irán directamente al cielo, pero si no se respeta esta costumbre irán al infierno de donde regresarán a “penar” y mortificar a sus deudos.

ALTARES DE MUERTOS

tradicion

Se arregla generalmente en una mesa pegada a la pared en el centro o lugar más importante de la casa donde usualmente se encuentra el altar de los santos, fotografías y recuerdos importantes para la familia. La mesa se cubre con un lienzo blanco, morado, negro o con encaje o adornos en las orillas sobre el que se ponen servilletas bordadas y de papel picado. Al frente se arma un arco con ramas de palmera u otras plantas de la region; de lo alto cuelgan frutas, dulces, flores y adornos de papel. Terminado esto se colocan al fondo, sobre una base, el santo o santos favoritos de la casa y algunos retratos de los difuntos con flores a sus lados. Al frente se ponen las velas de cera pura de abeja en vistosos candeleros de barro negro vidriado o de hojalata, hechos especialmente para estas festividades; en algunos lugares de la costa se utilizan trozos de tronco de plátano para las velas. Se acomodan las ollas, platos y cazuelas con toda la comida y el chocolate, viandas que no se tocarán sino hasta que se “hayan ido las animas” y se hayan recitado los rezos. A los lados de la ofrenda se colocan los “gustos” de los difuntos: para los niños, juguetes, dulces y ropa o zapatitos; para los grandes, cigarros, tequila o algún que otro aguardiente. No faltará un vaso de agua pura, al frente, que “recoge todo aire malo” y que simboliza purificación (como el agua bendita); en el piso y entre flores, los incensarios con copal sobre el carbón encendido, sahumarán el altar y la casa. Al pié de las imágenes se encienden veladoras que no se apagarán hasta que se haga el convite de la ofrenda; los primeros platos se apartarán para los compadres. Después, todos participarán de la ofrenda con gran regocijo sabiendo que los difuntitos ya “vinieron a gustar”, simbólicamente, de este agasajo y que permanecieron con la familia hasta el atardecer, que es cuando “se despiden” o “salen”.

fiesta

CALAVERAS

festividad

Existen deidades dentro de la mitología mexicana que muestran calaveras: Coatlicue, la vieja madre de todos de aspecto cadavérico; Miquiztli, dios de la muerte; Mictlantecuhtli, señor de las profundidades de la tierra donde moran los muertos por causas naturales y su esposa, Mictecacihuatl.

En la calavera mexicana la muerte no es extrahumana ni sobrehumana, no tiene nada de fantasma, por lo tanto no estimula a relacionarla con lo macabro.

Las “Calaveras” son versos festivos que comentan en epitafio el día de muertos, los defectos de personajes vivos que son presentados como ya muertos, sin respeto por jerarquías sociales o por la importancia política de quienes son satirizados. En ellos se dice como murió y en ocasiones como lo fue después de que supuestamente terminó su vida en la tierra. En esa tradición destaca la “Monja Jerónima”, conocida como la Madre Matiana del espíritu santo, quien vivió hacia fines del siglo XVI y principios del XVII, a la que atribuyen profecías o epitafios que se transmitieron de boca en boca. Sin embargo, la censura colonial impidió la libre circulación de calaveras en la prensa.

Pero existe evidencia de que las más antiguas aparecieron en un diario de Guadalajara. Por esa misma época, en los últimos días de noviembre de cada ano, circulaba en ese lugar otro diario llamado La Madre Matiana, el cual ofrecía exclusivamente calaveras en las que se satirizaba a políticos prominentes, siempre acompañados por frases como “la pelona”, “la flaca” y otros epítetos de la muerte, la cual nunca aparece con un tinte macabro.

Las calaveras van siempre ilustradas de manera igualmente vistosa, generalmente con cráneos o esqueletos. Los primeros dibujos aparecieron en 1872, fueron creados por el litógrafo Santiago Hernández. Tiempo después, los grabadores Manuel Manilla y José Guadalupe Posada, también inician sus primeras caricaturas de calaveras.

Y es Posada quien logra hacer de ello una verdadera costumbre. Convirtió en famosa calavera, lo mismo al presidente que al general, hablando con deliciosa ironía, humor y sarcasmo de las diferentes dificultades, molestia y apuros que les amargaban la vida.

Dichos versos son una crítica que no recurre a la indignación moral, sino a la ocurrencia ingeniosa y a los alfilerazos satíricos, como mera forma de desahogarse.

¡Dia de muertos!

Calaveras de azúcar

México

Realizadas principalmente para ser regaladas o adornar las ofrendas que se colocan a los muertos en los hogares, las calaveras de dulce o azúcar son quizá uno de los objetos más representativos del día de muertos.

El procedimiento de hacerlas resulta sencillo; el azúcar se disuelve en agua, hasta obtener un jarabe muy espeso que luego se vacía en moldes. Cuando la calavera está seca, entonces se decora con filigrana de azúcar coloreada y recortes de papel de plata o lustre en colores chillantes, sin que falte colocar en la parte superior del cráneo el nombre de pila.


Existen también las de amaranto con nueces en las cuencas y pepitas de calabaza o cacahuate que hacen las veces de dientes. O las mismas de azúcar pero decoradas con lentejuelas y papelitos de colores.

Otra variedad de las calaveras son los esqueletos que pueden ser de chocolate o plástico, los cuales son muy atractivos a los ojos de los niños. Estos, también se pueden encontrar dentro de un ataúd de cartón, con los que también se adornan las ofrendas.

tradicion

LA MUERTE ENTRE LOS AZTECAS

El 1 y 2 de Noviembre, México celebra los días dedicados a los muertos. Por esta razón, quisiera abordar este tema desde diversos puntos de vista, para que los anglosajones comprendan la razón por la que los mexicanos celebramos estos días, y para que los mexicanos que residen en esta ciudad, recuerden esta tradición milenaria de profundo significado en nuestro país.

Y comenzaremos con los Aztecas. Tanto en ésta, como en el resto de las culturas prehispánicas, la muerte era abrazada con respeto y sin temor. Estaba presente en su cosmogonía, en su filosofía, en sus mitos y en sus festividades. Todo giraba alrededor de la dualidad vida-muerte, todo tenía su contraparte, como un principio fundamental entre los aztecas.

Al parecer, esta dualidad partió del hecho de los períodos de lluvias y secas. En el primero todo florecía, mientras que en lo segundo todo se secaba. Sin embargo, los ciclos naturales les enseñaron que tras el período de secas, nuevamente regresaba un período de florecimiento y este movimiento continuo explicaba a su vez la existencia de las noches y los días, y de la vida y la muerte.

Y los aztecas entendieron que para que existiera esta dualidad que indiscutiblemente generaba vida, ellos tenían la responsabilidad de mantener un equilibro entre los hombres con el universo y por ello, se explica que realizaran sacrificios humanos, ya que de la muerte, surge la vida.

fiesta

¿A DONDE IBAN LOS MUERTOS?

Los hombres y mujeres tenían destinados un lugar específico al momento de su fallecimiento. Por ejemplo, se tenía la creencia que los guerreros muertos en combate o en sacrificio eran elegidos para acompañar al sol desde su nacimiento por el oriente, hasta el mediodía, y las mujeres muertas en parto - quienes eran consideradas como guerreras por la lucha que tuvieron que sostener al dar a luz - eran elegidas para acompañar al Sol desde el mediodía hasta el atardecer. Pero sólo los hombres, al cabo de cuatro años de acompañar al astro rey en sus viajes diarios, se convertían en aves de rico plumaje para regresar así a la vida terrena.

El tlalocan, era otro lugar donde iban los muertos, pero aquí iban los que partieron de esta vida por diversas enfermedades como la gota, la sarna, la lepra, por ahogamiento o por un rayo. Se tenía la creencia de que este era el lugar de las delicias, de veraneo, de verdor absoluto, en donde no hacía falta nada. En él residía el Dios del agua y sus ayudantes, los tlaloques.

Y el tercer lugar a donde se dirigían los muertos era el Mictlán al que iban todas las personas que morían de muerte natural o de enfermedades no relacionadas con el agua. Se creía que para llegar a este sitio, se tenía que atravesar un largo camino lleno de peligros entre los que estaban: el lugar de la culebra que guarda el camino, y el lugar del viento frío de navajas.

En el Mictlan residía una dualidad: Mictlancihuatl y Mictlantecuhtli, señor y señora del mundo de los muertos. El Mictlan era concebido también de forma dual, como una caverna a través de la cual llegan los muertos, pero de igual forma era el lugar del nacimiento de los hombres. Y de este último punto, se encargó – de acuerdo a la mitología náhuatl - el Dios Quetzalcoatl, como podemos ver en el siguiente relato tomado del libro: “Los Antiguos Mexicanos”, de Miguel León Portilla:

“Y luego fue Quetzalocoatl al Mictlan,

se acercó a Mictlantecuhtli y Mictlancíhuatl y en seguida les dijo:

-“vengo en busca de los huesos preciosos

que tú guardas,

vengo a tomarlos”

y le dijo Mictlantecuhtli:

-“Que harás con ellos, Quetzalcoatl?”

y una vez más dijo (Quetzalcoatl)

-“Los dioses se preocupan porque alguien viva en la tierra”.

Y respondió Mictlantecuhtli:

-“Está bien, haz sonar mi caracol

y da vuelta cuatro veces

alrededor de mi círculo precioso”.

Pero cuando Quetzalcoatl recogió los huesos y se alejó, tropezó cayendo al suelo, donde se esparcieron los huesos. Cuando finalmente logró salir, los bañó con su sangre, a la vez que los dioses hicieron penitencia, logrando así el nacimiento del genero humano. Con este relato, nos damos cuenta nuevamente cómo se repite el concepto dual de los aztecas, ya que de los huesos de los muertos, nació la vida.

festividad

ANIMALES REPRESENTATIVOS DE LA MUERTE

Los Aztecas también tenían la creencia de que algunos animales eran representativos de la muerte y el murciélago era uno de ellos ya que vive dentro de las cuevas y sólo sale de noche. Pero también, de acuerdo a su mitología, las lagartijas y las serpientes eran animales que asociaban con la muerte ya que según sus relatos, estos animales eran encontrados en el recorrido que tenían que hacer los muertos hacia el Micltan. El perro era otro que tenía una conexión con la muerte, pero de forma benéfica que ya que eran ellos quienes ayudaban a los difuntos a cruzar el río de las regiones de los muertos. Y sumados a lo anteriores, aparecen también los jaguares, los búhos, las lechuzas, las arañas, los alacranes, los ciempiés y los gusanos, todos los cuales tenían diferentes conexiones con los muertos.

LA MUERTE, UNA FIESTA

Con todo lo anterior, nos damos cuenta de la importancia que la muerte tenía entre los aztecas quienes también la celebraban de diversas formas. Por ejemplo: se sabe que el noveno mes del año de su calendario, era dedicado a la fiesta de los muertos niños. Para ellos, se realizaban ritos y festividades con los que se les recordaba y a la vez se prevenía su muerte mediante hechizos que realizaban los ancianos. Pero también el décimo mes del año, hacían grandes solemnidades sacrificando un gran número de hombres, colocándoseles abundantes ofrendas a su alrededor mientras un grupo de jóvenes bailaban en torno suyo adornados con plumas y joyas, lo cual era una forma de celebrar la muerte y darle la bienvenida a la vida.

Es por eso que todavía hoy en día los mexicanos seguimos celebrando la muerte y lo hacemos porque es una tradición que nos acera con nuestro pasado, reafirma nuestra cultura y nos permite relacionarnos con ella para conocerla más de cerca, así como lo hacían nuestros antiguos mexicanos.

Por eso, este próximo 1 y 2 de noviembre celebraremos como todos los años, los días de muertos.

Pan de muerto

El pan de muertos es redondo porque esta dentro de la dualidad vida-muerte que no permite que nada temine y que la vida continúe mas allá de lo que en un estado consciente no se podría entender.

Los huesitos que sobresalen en la parte de arriba, son los mismos del muertito. Anteriormente el ombligo del centro lo pintaban de rojo, retomando la tradición que tenían los mexicas de pintar a los que morían. El pan de muertos es redondo porque esta dentro de la dualidad vida-muerte que no permite que nada temine y que la vida continúe mas allá de lo que en un estado consciente no se podría entender.

¡Dia de muertos!

UNA REFLEXION EN EL “DIA DE MUERTOS”

México

El creciente número de mexicanos radicados en Estados Unidos, ha logrado que algunas tradiciones que se remontan desde épocas prehispánicas sean aceptadas y adoptadas en este país del norte de América. Una de ellas, es la festividad del “Día de muertos” que ahora se celebra en un gran número de primarias, secundarias y centros culturales y artísticos de algunas ciudades de este país. Una celebración que ha creado un gran interés debido a sus ritos y a sus símbolos, pero principalmente porque cristaliza el pensar y el sentir de las familias mexicanas.

Cuando el mexicano tiene que abandonar su país, sea por el motivo que sea, sus raíces lo llaman y nada, absolutamente nada lo detiene para acercarse a ellas. Y sus raíces comprenden todo lo que encontraba en la ciudad donde nació: su casa, sus vecinos, sus amigos, su familia, sus platillos, su idioma, su cultura y por supuesto, sus creencias y tradiciones.

Es por eso que la mayoría de los mexicanos que vienen a este país en busca de mejores fuentes de trabajo – se trasladan a ciudades como Los Ángeles, Chicago o Houston, porque saben que ahí encontrarán amigos o familiares que los cobijarán. Mexicanos y México-norteamericanos que además, han logrado instituir en el calendario norteamericano algunas de sus fiestas y tradiciones en la búsqueda por rescatar y por acercarse a sus raíces.

Y una forma de acercarse a ellas ha sido sin duda la celebración del “Día de muertos”. Al llegar aquí, los mexicanos no se conformaron con conocer y compartir el simbolismo de la fiesta de “Halloween” : invocar a las brujas, a los duendes, a los espíritus. No se conformaron porque estos seres de ultratumba, estaban muy alejados de ellos. Con “el Día de muertos” quisieron invocar pero a sus muertos, celebrarlos, acercarse a ellos y recordarlos a su manera.

Por eso comenzaron a colocar altares en sus casas, a ir a los cementerios y llevarles canciones y comida a sus seres difuntos. Empezaron a ritualizar la muerte de la manera que ellos habían aprendido y sin buscarlo, han empezado a instituir esta festividad que en la actualidad, ha acaparado el gusto y el interés de todo tipo de personas.

Sin duda, las ciudades fronterizas de Estados Unidos son las que más enfatizan esta celebración. Y un ejemplo claro es esta ciudad, Laredo, donde los niños, además de prepararse para celebrar el “Halloween” disfrazándose de brujos, vampiros o monstruos; salir a las calles con sus lámparas hechas de calabaza recordando la leyenda de “Jack of the Lantern” y pedir dulces casa por casa bajo la consigna de “trick or treta” se disponen también a celebrar “el día de muertos”. Para ello, en la mayoría de las escuelas tienen preparado algún evento en torno a esta festividad. Algunas colocarán altares, otras, escribirán “calaveras” y en la mayoría de ellas, algunos maestros o especialistas impartirán pláticas respecto a la importancia de esta celebración y su vinculación con el “Halloween”.

Y mientras los niños se preparan para estas fiestas, el resto de las familias laredenses también esperan con gusto que se acerque el “Día de muertos” para traspasar la frontera que los une con su ciudad hermana y saborear el delicioso “Pan de muerto”, así como también para comprar alguna calaverita de azúcar que tenga impreso el nombre de algún familiar o amigo para comérsela a mordidas. Pero sobretodo, esperan este día para celebrarlo como se hace en México: visitando a sus seres difuntos en los cementerios.

Tanto en ésta como en otras ciudades fronterizas, hay muchos nombres y apellidos mexicanos. En cambio, en otras ciudades más alejadas como lo es Chicago, son menos. Y el número disminuye por un fenómeno que sólo puede suceder por la idiosincrasia del mexicano. ¿A qué nos referimos? Al deseo de retorno a nuestra patria, aún después de muertos.

Si el mexicano que emigró fundó una familia, al morir es probable que sea enterrado en este país, aunque algunas veces los padres exigirán que sea enterrado en México le parezca o no al esposo(a) del difunto(a). En cambio, si no estuvo casado o se ha separado de su conjuge, sus familiares en México lo reclamarán y harán hasta lo imposible por llevar su cuerpo junto a ellos. Y al decir su cuerpo, lo digo en serio, ya que pocos aceptan que sus “muertitos” sean incinerados.

Son increíbles los trabajos por los que pasan los familiares de los mexicanos muertos en Estados Unidos para “traerlos a casa”. Especialmente aquellos padres, madres o esposas(os) o hermanos(as) que viven en las zonas rurales y que cuentan con pocos recursos económicos para vivir día con día. Ellos, los más pobres, son quienes más luchan por tener a su familiar cerca de ellos. No importa el papeleo, el dinero o el tiempo que se tarden. La mayoría de ellos lo consigue imponiendo una sola condición: el cuerpo entero, no cenizas.

Así, la persona que ha partido al “más allá” puede ser velada, llorada y puede dársele la bendición para que descanse en paz, y su cuerpo ser enterrado en el camposanto “de la familia” para de esta manera tenerlo “cerquita” y que su alma no se pierda cuando vaya a visitarlos “el día de los muertos”.

Y no importará cuanto tiempo haya vivido en Estados Unidos o cuanto tiempo haya dejado de ver a su familia. Para él o ella, siempre habrá un lugar especial en el “altar de muertos” y se le colocará - como a los demás - sus platillos, bebidas o dulces favoritos. Además en el cementerio, siempre habrá una mano que acaricie su lápida, unos ojos que lo busquen entre la tierra y una boca que le platique los logros y desavenencias de la familia.

Por eso es importante que la tradición del “Día de muertos” ahora se viva y se disfrute aquí, en Estados Unidos, ya que es una de las formas en las que mexicanos nos acercamos a nuestras raíces y creencias, y es una manera para que los anglosajones comprendan un poco más la forma de pensar y de sentir de un sector muy importante de nuestro país: las familias mexicanas.

tradicion

SALUDOS
aca la info y mas cosas curiosas http://www.culturafronteriza.com/diamuertos%20reflexion.htm

fiesta
festividad¡Dia de muertos!

21 comentarios - ¡Dia de muertos!

@desconocida01 +2
se me antoja el pan de muerto con un chocolate caliente!!
@Ayzykyl +1
yo habia leido en una revista de nat geo que los vagos se pintan de rojo o negro y con caretas salen a pedir monedas y se no les das te persiguen
@El_gran_novato
Se ve interesante: Lastima que, a esta hora es muy poca la gente (Practicamente Nadie) que va a leer un POst tan largo.. Pero 'ta bien armado, con imagenes y todo. Te felicito...
@GauronDono
muy hermoso post, yo amo esta tradicion y me molesta cuando evangelicos andan diciendo es una festividad de ignorantes ya q se sienten tan españoles y dejan nuestra verdadera cultura y traducion, recordemos, PREHISPANICA (O SEA ANTES DE Q VINIERAN LOS ESPAÑOLES) y ps q ahora por q su religion les diga q jehova es la ley no hagan conciencia y dejen su verdadera cultura por un lado. +10 amigo solo agregale algunos videos y mas fotitos
@jesade_117 +1
esta es una tradición q vale la pena conservar
@kevinrojas_net
Muy bueno
La verdad
Ehhh Tenemos que seguir con la tradiciones
Vivan lo huehuentones!!!!!!!!!!!!!!!!
Vivan las mascaras!!!
@KpochaGunner
mira vos las cosas que te enteras! gracias por la info!
@menma31

Excelente diría
Debemos de dar gracias a que existen aun esas tradiciones
Gracias MÉXICO por estas costumbres que existen desde tiempos inmemorables para todos nosotros
por eso debemos de estar orgullosos de ello
Y festejar como Día de Muertos no como halloween
@giodrk01
muy buen post describe perfectamente nuestra maravillosa cultura mas 10 pts