El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Argentinos (I)ncomunicados

Pese al surgimiento de nuevas herramientas tecnológicas para la comunicación como Facebook y Twitter, existen numerosas dificultades para entablar una relacion humanizada. Afirman que la "celu-dependencia" de los argentinos dificulta el diálogo.

Argentinos (I)ncomunicados

La celu-dependencia y el uso abundante de redes sociales promueven el individualismo y la falta de comunicación en la sociedad.


Lunes, 8.30 de la mañana. Otra vez, momento de comenzar con la rutina de cada semana. Ese hombre de negocios bien trajeado vive en el sexto piso. Saluda a su esposa, y sale arduamente de su departamento rumbo al ascensor con la Blackberry en la mano, esperando ansioso la conexión para chequear sus primeros e-mails del día en su poderoso dispositivo móvil.

Cuando la puerta se abre, se encuentra con el joven de unos treinta y pico que vive solo en el décimo, con esos ochentosos pero modernos auriculares puestos que recubren sus orejas. La música del Mp3 está a todo volumen y funciona como si fuese un despertador. Ellos se miran pero no se saludan. Apenas puede vislumbrarse una forzada mueca que se desprende de sus bocas. Cada uno sigue con sus cosas hasta que la puerta se abre y salen disparados del edificio hacia sus respectivos lugares de trabajo.

Una escena parecida pero con diferentes protagonistas se puede apreciar en la calle, en un bar, en el subte, o dentro del colectivo. Esa señora de unos cincuenta y pico ya pagó su boleto, y se dirige hacia uno de los escasos asientos para compartir que quedan vacíos. Su futura acompañante de viaje es una adolescente a punto de terminar la secundaria. Ella está mirando el suelo, compenetrada con el repiqueteo de sus dedos, enviando un mensaje de texto a la velocidad de la luz. Tímidamente, la señora pide permiso para sentarse del lado de la ventana y la chica, accede a su pedido sin levantar la cabeza.

Nadie se da por enterado de lo ocurrido, sino que para la mayoría, se trata de una situación habitual, algo que ocurre todos los días en cualquier lugar porque, frente al miedo y a la soledad, estamos sumergidos en el individualismo.

Vaya paradoja en este mundo en que vivimos. En la era de la comunicación por excelencia, con el celular ultraconsagrado, con los SMS disparados como boomerangs, con el nuevo boom de Twitter o el auge de Facebook, con internet en casa o la notebook en su formato WI-FI, con los e-mails, el Messenger o la camarita web en el Skype, con el Mp3 o con el súper revolucionario iPad, a los argentinos nos cuesta cada vez más abstraernos de esas herramientas tecnológicas y entablar una comunicación más directa, más “humana” entre las personas.

El próximo miércoles 27 de octubre se realizará el Censo Nacional 2010. Aunque cueste creerlo, la cantidad de celulares funcionando supera a los residentes que hay en el país. Según la CICOMRA (Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina) existen casi 55 millones de celulares (54.622.600) frente a los 40.518.951 de habitantes que proyecta el INDEC.

Esa "mano prolongada" llamada celular

El teléfono de línea, la manera de conversar más directa después del “cara a cara”, pasó a ser un recuerdo casi en extinción. Incluso, los usuarios ya no hablan tanto por celular como antes, sino que ahora se usa para sacar fotos, mandar mensajes vía SMS o Twitter, para navegar por internet o chequear mails.

“No es un tema de la Argentina, sino que esto es un fenómeno mundial. A partir de la aparición de los celulares y de Internet se modificó la manera de comunicarse entre las personas”, afirma Liliana Hendel, psicóloga y periodista de Telefé.

Ante la adrenalina de estar informados, muchas personas creen que en el siglo XXI es imposible vivir sin el celular prendido las 24 horas. Habría que ver cuáles son las ventajas y los puntos en contra. “Por un lado, el celular tiene una enorme cantidad de cosas positivas, como llamar desde cualquier lugar o atender urgencias cuando estamos perdidos. Pero también está el otro aspecto de la comunicación, relacionado con el avance de la posmodernidad y con una exaltación capitalista del individualismo exitista y resultadista en términos de costos: valés en función de a qué cosa llegaste”, explica Hendel.

Y agrega: “esa idea va a contramano del concepto anterior “nadie se salva solo” de los años ‘60 y ’70, cuando había un concepto más comunitario, más colectivo y social, se convierte en una vida que te lleva a tener parejas transitorias, lo que se llama las relaciones o amores líquidos; la transitoriedad, los departamentos son cada vez más chicos porque la gente vive cada vez más sola. Las compras en el supermercado es interesante: ahora hay bandejitas que se venden en unidades porque hay más gente que vive sola. Entonces, estamos detrás de la aparente visión de que estamos cada vez más comunicados, cuando en verdad nos encontramos cada vez más solas y solos”.

Ser o no ser, ¿Esa es la cuestión?

El uso (y abuso) de las redes sociales es un verdadero disparador de múltiples interrogantes en materia comunicativa, cuya frase remite al interrogante de Hamlet, la popular obra literaria del siglo XVI creada por el célebre escritor inglés William Shakespeare.

Ante el nuevo escenario de amistades ¿virtuales?, la Argentina está ubicada en el quinto lugar en el ranking mundial de consumo de redes sociales con el 62% de uso, detrás de Turquía, Malasia, (69%), Tailandia (67%) y Hong Kong (63%). El boom por mostrarse, compartir aspectos de la vida y comentar fotos y videos grupales a través de Facebook es de tal magnitud al punto que existen unos 10 millones de usuarios argentinos con “amigos” en la popular red social creada por Mark Zuckerberg.

Para Lalo Zanoni, periodista especializado en medios digitales, el uso de las redes sociales va más allá de la amistad. “Es hacer público la vida privada de cada uno, donde en cierta medida nos transformamos en protagonistas de un reallity show gigantesco que es el mundo, y donde el anonimato y la privacidad queda relegada a la vida misma. Hay que estar, ‘si no estás, no sos’, es el mensaje que viene fuerte desde los medios”.

Ocupar gran parte del tiempo en el uso de las redes sociales genera una extrema dependencia que se convierte en adicción, dejando de lado actividades recreativas que hace poco tiempo atrás eran cotidianas en el mundo de las relaciones humanas. “Si estoy pendiente de Facebook o de Twitter dejé de hacer el amor con mi pareja, mirar la novela de la tarde, leer el libro que me interesa, tratar de dormir la siesta o charlar con mi amiga tomando un café. Esto me lleva a no hacer otra cosa. Y cada uno deberá replantease qué deja de hacer”, dispara Hendel.

Twitter es otro fenómeno de las tecnología web 2.0. Con 1,5 millones de argentinos comunicando temas intrascendentes o relevantes en sólo 140 caracteres ya sea desde cualquier PC o portátil, pasando por el celular hasta llegar a la ruedita del Blackberry.

Según algunos psicólgos, el uso del SMS o los 140 caracteres que tiene Twitter le pone límites a la capacidad de pensamiento en el lenguaje. Hendel dice que “cuanto menos palabras tenés en tu vocabulario, hay menos recurso de pensamiento”.

Zanoni, creador del sitio eBlog y director de la agencia de medios TercerClick, agrega que el uso excesivo de las redes sociales deshumaniza, generando una pérdida de la identidad, del cual resulta difícil definirse. “Y de ese estar implica mucho cómo estar. Acá gana el que más se muestra, el que más está”.

En la era de las comunicaciones, donde las pantallas táctiles y la tecnología de última generación está al servicio de todos, resulta cada vez más notorio la falta de diálogo que hay entre la gente.

Sería bueno bajar un cambio, es decir, tolerar la soledad, los tiempos, los espacios, el silencio y la introspección en este mundo en el que todo parece estar al alcance de un click o del ENTER.

Sería bueno también desafiarse a uno mismo, y demostrar si realmente es posible soportar un viaje en tren, en taxi, en subte o en colectivo o simplemente estar caminando por la calle sin caer en la tentación de prender el celular.


Abrazo Day
Existe una manera muy simple de comunicar. No se trata de hacer uso de la tecnología ni tampoco mediante el recurso de las palabras. Sólo consiste en la calidez humana de enviar un mensaje a través del abrazo.

“Abrazo Day” es una original idea creada por Gaby Menta en Facebook, con el fin de estrechar los vínculos entre las personas. El muro tiene algo más de 600 adhesiones, y allí se pueden compartir fotos, videos o dejar comentarios sobre el significado que tiene un abrazo.

“La idea surgió en el mes de julio. No lo hice para sumar amigos. Quiero que la gente entre y se muestre abrazando lo que le guste, a los amigos, a la familia, a los hijos, a la novia, a un caballo, a lo que sea. El objetivo es usar esta herramienta (Facebook) como un lugar de paso para entrar y tener buena onda. Sólo pretendo que publiquen una foto sin ser parte de", afirma Menta.

Según el creador de esta propuesta, el abrazo es la esencia de la vida. “Recuerdo a un profesor que tenía cuando era chico que decía: ‘Cuando abrazamos los chicos que tienen un año, ellos ahí perciben más cosas, si le das una abrazo todos los días, es decir, un abrazo sostenido, está psicológicamente comprobado que le transmitís un nivel de seguridad y de personalidad superior al de tener la imagen de padre, al de educarlo, a estar en todos los eventos para apoyarlo. La comunicación del abrazo y apretarlo diariamente le reafirma la personalidad al bebé. Por suerte pude acordarme de eso y todos los días, cada uno de mis tres hijos tiene un abrazo por día”, confiesa Menta.

Curiosamente, Gaby Menta es consultor de Medios y Web 2.0, ganador de numerosos premios nacionales e internacionales en su rubro. Tiene 44 años, está de novio y tiene 3 hijos. Su vida laboral pasa por el mundo de la tecnología 2.0, por la generación de Contenidos y por el Desarrollo de Marketing Estratégico y Tecnológico.

“Un abrazo es más importante que comunicar cosas por Twitter o Facebook. Y eso que soy consciente que yo vendo tecnología, vendo soluciones. Soy 100% análogo y capacito a generaciones digitales. Por eso, los análogos tenemos más capacidad que los digitales”. sentencia Menta.

La página está disponible para volcar cualquier propuesta por parte de quienes se sumen a esta iniciativa. “Cuando ocurrió el rescate en Chile, los 33 mineros recibieron abrazos interminables. Por eso querían decretar ese día como el día del abrazo mundial”, completa el promotor de Abrazo Day.


ABRAZO DAY

Fuente

4 comentarios - Argentinos (I)ncomunicados

Belen1983
Este tema (redes, chat,foros,etc.) pasa de ser solo una moda, estamos contemplando un cambio cultural/social, comparable a la invención de la imprenta por ejemplo, quisiera conocer la sociedad en 100 años
zamuel5
wenisimo tu post

sabes que unicamente hay dos cosas en las cuales no prendes el celular... para realizar un robo y para ir a nadar.

zamuel said here