La tienda de dulces más grande del mundo

La tienda de dulces más grande del mundo

Si usted tiene una hija pre-adolescente y lee esta nota, se dará cuenta de que el mundo del marketing tiene a su nena completamente acorralada (y a usted también). Cómo explicar sino que en Estados Unidos sea un éxito la venta de un kit de belleza que incluye loción corporal de bizcocho y protector de labios de regaliz de fresa. “Los labios siempre deben estar acaramelados para besar a tu chico”, es el slogan de esta campaña. Esta clase de productos y un universo interminable de golosinas se venden en el Dylan's Candy Bar, en Nueva York, la tienda de dulces más grande del planeta.

Willy Wonka -y su épica fábrica de chocolate- vendría a ser un vulgar empresario Pyme si se lo compara con el Dylan´s Candy Bar, fundado por Dylan Lauren, la hija del magnate diseñador de moda Ralph Lauren. La heredera del buen Ralph se inspiró en la película de Tim Burton para abrir este local de 1400 metros cuadrados, ubicado en la Tercera Avenida, en la 59 Street (en el corazón de Manhattan, a cuatro calles del Central Park), pero fue mucho más lejos.

info

La joven Dylan no se anduvo con chiquitas. Además de comercializar en su local más de 4000 golosinas diferentes, le dio al negocio toques fashion y de arte pop, que enamoraron a los neoyorquinos. Las celebridades no tardaron en perder la cabeza por este emporio dulce: Madonna, Janet Jackson, Mary Kate y Ashley Olsen, entre otras, dejaron de frecuentar la sección de dulces de la clásica juguetería FAO Schwarz y se volvieron compradoras compulsivas del Dylan´s Candy Bar.

Bautizada como “la reina de los caramelos”, la hijita de Ralph, graduada en Historia del Arte y fanática de Andy Wharhol, no se contentó con tener un quiosquito a la calle: a su tienda le sumó un bar, una cafetería y hasta habitaciones privadas para descansar un rato si el día de compras se hizo muy largo. Luego, sumó otros cuatro puntos de venta en East Hampton, Roosevelt Field y las ciudades de Orlando y Houston. Al parecer, el negocio viene tan bien que Dylan planea inaugurar sucursales en San Francisco, Los Angeles, Las Vegas y Hawaii, y en otras ciudades del mundo como Londres, París y Toronto.

datos

La idea original del proyecto se gestó en junio de 2000, cuando Dylan conoció a Jeff Rubin, responsable de haber instalado el departamento de caramelos dentro de FAO Schwarz. Juntos, desarrollaron la idea de un espacio que vendiera golosinas magníficamente empacadas, con piezas artesanales y dulces vintage que llenaran de nostalgia a los padres de los precoces devoradores de caramelos. Dylan y Jeff sabían que, primero, debían cazar a los padres; los niños vendrían con ellos, bien mansitos, al panal de la Tercera Avenida.

Al año siguiente inauguraron el local y la estrategia funcionó: parecía salido de un cuento de hadas, una mezcla de Disneyworld y la fábrica de Willy Wonka, un mundo de colores y formas, un sitio que dejaba a chicos y adultos tan boquiabiertos como el País de las Maravillas a Alicia.

nueva york



DULCES Y RAREZAS
Ingresar a este palacete de dulces es toda una experiencia. Imaginen un lugar con 4000 golosinas diferentes, 21 colores de M&M, 300 sabores de helado y un increíble mar de algodón de azúcar. Cada góndola está adornada con paletas gigantes de caramelo, conejos de chocolate de dos metros de alto y millones (realmente son millones) de chicles bolita en enormes recipientes. Se venden los productos de la casa -con un packaging bien “a lo Lauren”- y de marcas como Pez, Dubble Bubble, Wonka, Jelly Belly y M&M. Todo tiene un envoltorio brillante y canchero, como las mentas que en la caja advierten: “Todavía en condición mental”.

Como una vidriera de un local de ropa fashion, que cambia de acuerdo a las modas y las temporadas, Dylan's Candy Bar adapta su decoración a las películas más taquilleras del momento. Hace poco, al cumplirse el cincuenta aniversario de Barbie, lanzó una línea de zapatitos y accesorios de chocolate para vestir muñecas y luego comérselas.

tienda


Pero los dulces no son todo en este negocio. Los “periféricos” también marchan sobre ruedas, como la tienda de ropa que funciona en el local, en donde se venden remeras polo de (por supuesto) Ralph Lauren con inscripciones divertidas como “Ken no es lo único dulce en al ciudad”. También hay pijamas, gorras, sandalias, botas, almohadas con forma de chocolate, una sección de cosméticos comestibles y una joyería para grandes y chicos.

La habilidad de esta muchacha ha sido justamente esa: lograr que comer caramelos esté de moda para los grandes y siga siendo un placer para los chicos. Porque cuando unos y otros entran de la mano a Dylan's Candy Bar, el mundo se convierte en una gran paleta de caramelo.

dulces

PARA TODAS LAS EDADES
Además de la confitería y el bar, en donde se preparan “tragos locos sin alcohol”, Dylan tiene montado un negocio para proveer de dulces y bebidas a los salones de fiestas más exclusivos de Manhattan, en donde se celebran cumpleaños de nenes famosos, despedidas de soltera y bar-mitzvahs.

“Hemos hecho fiestas de personas que cumplen 70 años, sólo que la dinámica cambia un poco. Se hacen bailes y concursos de ´la bomba de chicle más grande´ y preparamos martinis de dulce”, explicó Dylan en una reciente entrevista, y agregó: “Atraemos a gente de todas las edades; a los niños les gusta el dulce porque es divertido, pero para los adultos es reconfortante y les recuerda sus tiempos felices", concluyó.

FUENTE: www.planetajoy.com

La tienda de dulces más grande del mundo
info
datos
nueva york
tienda

dulces

Fuentes de Información - La tienda de dulces más grande del mundo

Dar puntos
12 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 27.138 Visitas
  • 0 Favoritos

4 comentarios - La tienda de dulces más grande del mundo

@Maguiiiiiiiiii Hace más de 4 años +1
Las caries que deben tener los que van ahí
@jakiii Hace más de 4 años
AJAJAJAJA "GRACIAS POR COMENTAR VUELVAN PRONTOS" aajajajaja XD
@Ann_13 Hace más de 4 años
Nooo que ganas de comer dulces me diste!! Llego a ir ahí y salgo rodando xD
@andru2285 Hace más de 2 años
+10 solo porque me gustan las golosinas jajaj