Optimiza el uso de la batería de tu notebook y garantiza mayor tiempo de aprovechamiento


Optimiza el uso de la batería de tu notebook


La mayoría de las preocupaciones que los dueños de notebooks tienen está relacionada con el tiempo de duración de la batería del dispositivo. Y van mucho más allá de solamente preocuparse en tener la carga suficiente para poder terminar una presentación o conseguir matar el tiempo en un aeropuerto mientras esperas el horario de embarque.

Una situación bastante común, especialmente para quien no tiene mucha familiaridad con el mundo de los gadgets, es que después de un tiempo relativamente corto de uso, la batería utilizada pierda su potencia. No es poco común oír casos en que después de algunos meses un notebook que acostumbraba durar 6 horas desconectado necesite recargarse totalmente después de 2 horas.

A pesar de que actualmente casi todo dispositivo utilice baterías de Ion-Lítio, que no sufren del famoso efecto memoria, es natural que después de algún tiempo de uso haya un desgaste del dispositivo debido a procesos químicos. Sin embargo, lo que más se ve por ahí son baterías que deberían funcionar perfectamente durante cinco años siendo descartadas después de un poco más de un año por negligencia en los cuidados del usuario.

En este artículo vamos apuntar algunas de las principales situaciones que disminuyen la vida útil de las baterías, proporcionando consejos simples que garantizarán pérdidas mínimas de carga. Cuando más temprano comiences a aplicarlas, mejor, aunque el foco sean las baterías de notebooks, los ejemplos mostrados aquí sirven para dispositivos como celulares, reproductores MP3 y cámaras fotográficas.

bateria


Los principales villanos


Para maximizar el tiempo que la batería de tu notebook dura, es importante detectar los principales consumidores de energía del dispositivo. En uno moderno, el gran villano responsable por agotar la batería en poco tiempo son las pantallas de LCD, cuanto mayor la intensidad de la iluminación, mayor la probabilidad de que luego sea necesario conectar la computadora al toma corriente.

En segundo lugar viene el hardware de la máquina, incluyendo el proceso, placa de video y chipset que, a pesar de representar casi 40% del consumo de la batería, tiende a variar conforme el usuario. Después de todo, una plataforma dirigida exclusivamente para juegos tiende a consumir mucho más carga que un notebook utilizado simplemente para navegar en internet y acceder editores de texto.

Aunque el gráfico sea bastante claro, deja de lado algunos factores que influyen bastante en el desempeño de la batería de un notebook. Los principales negligenciados son los dispositivos USB conectados a la computadora, como memorias USB, pendrives y discos duros móviles, que pueden consumir buena cantidad de recursos en poquísimo tiempo.

Otro punto que no es llevado en consideración por la mayoría de los usuarios es que la forma en como la recarga es hecha interfiere en el comportamiento de la batería. Después de todo, por más que una batería de Ion-Lítio no sufra el efecto memoria, no saber lidiar en forma adecuada con ella puede representar una caída relevante en la vida útil del dispositivo.

notebook



Cómo prolongar la vida útil de la batería


Ahora que conoces los principales villanos que consumen la batería de tu notebook, es hora de conocer los métodos más eficientes para evitar que la carga acabe durante aquél largo viaje o en el momento de presentar un trabajo importante. Las sugerencias presentadas son hechas de forma bastante simple y requieren solamente algunos minutos de tu tiempo.

- Alterar opciones de energía

Una de las formas más eficientes de ponderar la forma como la computadora trabaja con la energía disponible es ajustar las opciones de energía a través de las configuraciones del propio Windows. Para eso, accede al Panel de Control de la computadora y selecciona la opción “Opciones de Energía” en XP, o sigue el camino “Panel de Control > Sistema y Seguridad > Opciones de Energía” en Windows 7.

El sistema operativo dispone de varios planos que hacen el balance entre desempeño y economía de energía, permitiendo que el usuario ajuste los valores conforme lo deseado. Cuando se trata de notebooks, lo recomendado es que el plano escogido sea “Economizador” o como máximo “Equilibrado”, inclusive en momentos en que no es necesario ahorrar batería.

Después de seleccionar tu perfil, haz clic en “Cambiar la configuración del plan” para tener acceso a las opciones avanzadas que permiten un mayor control sobre la forma como la energía es utilizada. En la ventana siguiente se puede ajustar el tiempo que demora en apagarse el monitor en caso de inactividad y cuanto tiempo el dispositivo lleva para suspender actividades.

La opción “Cambiar la configuración avanzada de energía” debe ser accedida solamente por quien tiene conocimiento avanzado sobre la forma como la computadora funciona. A partir de la ventana abierta se puede alterar la forma como el dispositivo es enfriado (por medio de coolers o disminuyendo el desempeño de los componentes) o disminuir la carga reservada para el procesador, red inalámbrica o placa de video.

- Ajusta el brillo del monitor

Los monitores LCD son los mayores villanos en lo que se refiere al consumo de batería de los notebooks. Por lo tanto, la forma más fácil de ahorrar algunos minutos de carga es ajustar el brillo de la pantalla para que consuma menos energía, deja solamente el nivel necesario para que la lectura no se torne incómoda.

La mayoría de los notebooks dispone de teclas de atajo propias que realizan este ajuste, normalmente necesitando que el usuario pulse una tecla de comando en combinación con otra cualquiera. Como cada fabricante adopta un patrón diferente, se recomienda consultar el manual de fábrica en caso de dudas sobre como acceder esta función.

- Deshabilita hardware que no sea necesario

¿Posees un notebook con conexión Bluetooth que no estás utilizando? Entonces trata de entrar en el Panel de Control y deshabilitar el dispositivo. De la misma forma, en caso que estés en un vuelo o local donde no hay acceso Wi-Fi, deshabilita la placa de red correspondiente. Inclusive cuando no están recibiendo o enviando datos, estos dispositivos pueden consumir la batería de un notebook en pocos instantes, especialmente cuando se encuentran en el proceso de buscar una red de acceso próxima.

De la misma forma, deja desconectado cualquier dispositivo USB que no sea necesario, y asegúrate de habilitar la opción que le permite a Windows apagar automáticamente dispositivos que no están siendo utilizados. Evita a toda costa utilizar PC Cards, ya que estos dispositivos son conocidos por acabar en poquísimo tiempo con las baterías, hasta las más poderosas.

Otro punto importante que es dejado de lado por mucha gente es la cantidad de RAM disponible, cuanto mayor sea, menor energía la computadora gasta. Eso se debe a que cuando menos memoria está disponible, mayor la cantidad de veces que Windows tiene que descartar datos antiguos para abrir espacio para nuevos y, consecuentemente, mayor el gasto de energía.

Mata procesos no necesarios

Además de permitir que los programas realmente importantes sean accedidos con mayor velocidad, cerrar procesos no necesarios garantiza algunos minutos extras de uso que puede hacer la diferencia en un viaje o presentación.

La forma más eficiente de garantizar un bueno uso de la computadora es iniciar junto con la máquina solamente programas esenciales, y recurrir al Administrador de tareas siempre que desconfíes de algún proceso que continúa funcionando inclusive con el programa correspondiente cerrado.

- Utiliza el modo hibernar cuando sea posible
Una de las dudas más comunes de los dueños de notebooks es entre optar por el modo hibernar o dejar el dispositivo en espera. La diferencia es que, mientras el primer método apaga por completo la computadora y guarda datos de las aplicaciones abiertas, el segundo simplemente apaga el monitor y el disco duro, continuando con el consumo de energía.

Otra ventaja del modo Hibernar es que solamente el botón de apagar la computadora puede restaurar el sistema operativo de este modo, mientras cualquier proceso programado (como busca de virus, por ejemplo) puede apagar el modo de espera y utilizar la batería sin el conocimiento del usuario.

Consejos para cuidar bien la batería


Ahora que verificaste algunos consejos para disminuir el consumo de energía de tu notebook, es hora de prestar atención en el modo como haces la recarga de la batería y utilizas la computadora.

El primer punto que debe ser llevado en cuenta es la temperatura, cuanto mayor sea, existirán más posibilidades de que en poco tiempo tengas que cambiar la batería, eso sin contar en los riesgos al resto del hardware. Por lo tanto, evita ambientes con poca ventilación y asegúrate de que las salidas de aire del dispositivo están siempre libres.

Un mito que permanece es el de que lo ideal es recargar baterías solamente después que la carga esté totalmente agotada, en realidad se aplica para las antiguas de níquel-cadmio, pero algo que puede perjudicar el desempeño de una hecha de Ion-Litio. Las baterías con esta tecnología actual acostumbran tener entre 400 a 500 ciclos de vida, y una recarga completa significa consumir un ciclo entero.

Por lo tanto, lo recomendado es que la recarga de los dispositivos sea hecha en forma constante, inclusive cuando todavía queda 40 o 50% de carga restante. Según fabricantes como HP, Dell y Apple, sólo es necesario vaciar la recarga totalmente cada tres meses, para calibrar correctamente el medidor que indica la carga disponible.

Otro consejo es desconectar la batería del dispositivo cuando la carga esté llena y el notebook esté conectado al tomacorriente. Aunque no existan datos que comprueben daños en esta situación, la conexión con la red de energía acostumbra calentar la batería y pequeñas caídas en la red pueden hacer con que la carga caiga para 98 o 99%, realizando cargas constantes hasta 100% que consumen importantes ciclos de vida.

En caso que sea necesario guardar la batería en algún lugar, asegúrate de dejarla con una carga de cerca de 40% y mantenla en un lugar ventilado. Después de algún tiempo, es normal que la batería pierda alguna carga, y dejarla mucho tiempo sin nada de energía hace con que pierda la capacidad de almacenamiento, por eso la necesidad de mantener cierta carga antes de guardarla.


Fuente: