La expedición británica partió de Tenerife, en España, a bordo del barco RRS James Cook, diseñado para exploración oceánica.

El misterioso agujero, que los científicos llaman "una ventana hacia la Tierra", apareció hace cinco años en el lecho del océano Atlántico, 3.000 metros bajo la superficie.

Según los investigadores, varios miles de kilómetros cuadrados de la corteza terrestre han desaparecido, lo que ha dejado expuesto el manto, una de las capas internas de la Tierra.

"Este descubrimiento es como una herida abierta en la superficie de la Tierra", indica el doctor Bramley Murton, del Centro Oceanográfico Nacional de Gran Bretaña, uno de los científicos que participan en la expedición.

"Se trata de descubrir si en esta zona nunca hubo corteza terrestre o si la hubo alguna vez pero fue destruida por fallas geológicas masivas", explicó el científico antes de partir de Tenerife.

El agujero está localizado entre las Islas de Cabo Verde y el Caribe, en la llamada cresta mesoatlántica.

Éste no es el único agujero en la corteza terrestre, pero los científicos lo han reconocido como uno de los más importantes del planeta.

"Todo está conectado en el planeta -afirma el doctor Murton- el lecho marino, la corteza terrestre, el océano, la atmósfera".

"Y si no entendemos cómo funciona una de estas estructuras, no lograremos entender cómo funciona la Tierra ni cómo funcionan sus recursos, como el petróleo, los minerales, etc.".

La expedición, en la que también participan científicos de la Universidad de Durham y de Cardiff, ambas en el Reino Unido, intentará llegar a cinco kilómetros bajo la superficie.

Los científicos utilizarán sonares para obtener imágenes del lecho marino y tomarán muestras de rocas usando un taladro robótico marino.

Manto terrestre

La superficie de la Tierra tiene diversas estructuras.

En tierra firme podemos encontrar rocas relativamente ligeras en la llamada corteza continental, mientras que en el lecho marino la corteza oceánica esta formada de un material denso.

Pero la vasta mayoría del volumen terrestre está compuesta de un material llamado manto, y poder llegar hasta allí ha sido hasta ahora extremadamente difícil.

"Para llegar al manto tendríamos que perforar un agujero de 100 kilómetros de profundidad en la tierra o uno de 10 Km. de profundidad en el océano", afirma el doctor Murton.

"Así que si logramos llegar al lugar donde el manto está expuesto en el lecho marino y relativamente accesible para recolectar muestras, será una oportunidad extraordinaria para estudiar esta estructura y su función en el sistema terrestre", agrega.

Los investigadores esperan que la expedición ayude también a entender el proceso y funcionamiento de las placas tectónicas.

Normalmente la corteza terrestre en el lecho marino debería medir unos seis o siete kilómetros de ancho, pero en esta zona la estructura está ausente.

A menudo las placas terrestres se separan y para llenar el vacío el manto, que se encuentra debajo, se eleva.

A medida que se eleva comienza a derretirse y esto forma el magma.

Ése es el proceso normal que por alguna razón no ha ocurrido en la zona del mesoatlántico.

"La corteza simplemente no parece haberse reparado", afirman los científicos.


Los investigadores desarrollaron varias teorías después de visitar el área en el 2001.

Una de éstas es la posibilidad de que la desaparición de la corteza halla sido causada por una "fractura de separación".
Investigarán enorme agujero en el Océano Atlántico
Ésta sería una enorme ruptura en la cual cada una de los lados de la corteza fue empujada hacia lados opuestos.

Eso creó una fractura tan grande que en realidad hizo desaparecer toda la corteza.

También se piensa que el manto no logró derretirse lo suficiente y no pudo producirse una cantidad normal de corteza.

El progreso de la expedición, que costará US$1 millón, podrá seguirse en internet.

Fuente: http://www.clavedigital.com/Clima/Articulo.asp?Id_Articulo=636