"La música es una experiencia de vida"

El músico arranca en Montevideo una nueva gira que lo llevará a Argentina y Chile.





Gustavo Cordera arranca una nueva gira





MATÍAS CASTRO

El ex líder de Bersuit Vergarabat acaba de editar su segundo disco solista y lo presentará este sábado en Montevideo. Desde La Paloma, donde vive, habló sobre su composición, la etapa de la vida en la que está y su visión de Uruguay.

Cordera se levanta a la mañana para salir en bicicleta por el balneario donde vive. No lo hace para ir de compras ni a visitar vecinos, sino para ejercitarse. El día que no usa bicicleta, sale a trotar, y cuando no hace ninguna de las dos cosas y el clima lo permite, nada en la playa. "Trato de mantener el cuerpo en movimiento porque el escenario requiere mucho ejercicio aeróbico", explica el músico de 46 años, "Cantar y bailar a la vez no es nada sencillo si no estás bien físicamente.

Algunos años atrás, en tiempos de esplendor de Bersuit, cuando él pesaba unos cuantos kilos más y tenía encima una larga historia sintetizada en el cliché de sexo, drogas y rock and roll, podía recorrer escenarios y resistir giras sin ejercicios ni cuidados físicos. Ahora no, y por ello trata de respetar esas etapas del año en que puede dedicar las mañanas a esos fines.

La caravana mágica es su segundo disco solista tras la disolución de la Bersuit, editado exactamente un año después que Solo, el primero. "Para mí la música es una experiencia de vida. Estoy vivo y hago música. No hago canciones para un disco, porque siempre las estoy haciendo". Así explica la inmediatez entre un disco y otro.

La caravana se forma por trece canciones en las que predomina la cumbia, procesada con cierta elegancia, y que recorren otros géneros, incluso la murga, con una tendencia constante a lo bailable. La retirada, canción final, evoluciona hacia un clímax marcado por una murga, cosa que ya había incorporado en temas viejos de Bersuit. Pero antes de todo eso, lo que llama la atención es la primera canción.

Hay una voz reconocible en los estribillos de ese tema, No es que sea viejo. Es la de Palito Ortega. Su aparición es fruto casi de la casualidad, ya que no se conocían. Cordera grabó parte del disco en su estudio y, el último día allí Ortega se presentó.

Luego de una charla les ofreció colaborar cantando en alguna canción. Con la misma rapidez con la que ellos supieron a qué tema integrarlo, él aprendió sus líneas y se adaptó a lo que ya estaba grabado, cuenta Cordera.

En el proceso de composición de las canciones, el balneario donde vive desde hace cuatro años, tuvo un gran peso. "Es mi entorno sonoro en este momento. Es el lugar que me acaricia, el que me brinda el espacio interior para desplegar mi energía creativa.

En Buenos Aires tenés tanta contaminación sonora, tanta contaminación visual, tanto entretenimiento, tantas cosas que hacer, que hay poco espacio para la creación, te lo tenés que inventar. Este lugar te da las posibilidades de profundizar en tu espacio creativo. Las temáticas que abordo y la forma en que escribo tienen mucho que ver con esto". Y quien haya estado en el carnaval de La Pedrera y, este verano, en el de La Paloma, lo habrá visto totalmente integrado a las agrupaciones locales junto con su amiga Maitena, que vive en el primer balneario. "Esto es una gran familia de 2.500 habitantes. Me siento uno más".



Guiños y más

Más allá de las críticas a su aproximación a la música e incluso al contenido de sus canciones, Cordera se muestra como un compositor curioso, dispuesto a integrar ritmos y músicos en todo lo que hace. Y lo uruguayo no escapa a eso, como se puede ver en su temprana aproximación a la murga y, ahora, con la música de Alfredo Zitarrosa. La canción Huguito incluye arreglos de guitarra inconfundiblemente influidos por Zitarrosa.

"Por supuesto, es nuestro referente. Queríamos darle presencia de esas guitarras tocadas a dedo", explica. Y a continuación destaca que, de todos sus colaboradores, hubo tres que fueron clave para estos toques: Chacho Píriz, que integra Los Zucará, Pepe Oreggioni, quien "le entra muy bien a la milonga campera y al folklore uruguayo", y Juanito el cantor, que es argentino y tiene una banda de folklore electrónico llamada Doña María.

Para muchos, desde su punto de vista, los rumbos que ha tomado su carrera musical podrían parecer contradictorios, aunque para él son complementarios. Esta es una etapa que podría calificarse como espiritual, y el disco refleja esto, aunque sea desde algo aparentemente contradictorio como la cumbia y lo bailable. "La idea de que lo espiritual tiene que ser aburrido es un prejuicio. La danza, las celebraciones tribales, gozan de una temperatura espiritual tremenda, porque tienen que ver con pisar la tierra, con moverse y es la base del salto espiritual". La muerte, por ejemplo, es un tema recurrente en La caravana mágica, tanto directa como indirectamente. "Pero siempre aparece desde un lugar festivo, celebratorio, quitándole la perversión que tenemos en occidente de verla de forma represora", aclara.

Y la cumbia, finalmente, es fundamental para ese aire de espiritualidad, ya que para él "representa el encuentro de lo negro con lo indígena, y por eso es un género tabú. Fue denostado por el rock, denostado por la música clásica y por todos los movimientos que tienen hegemonía, porque a los negros y a los nativos es a lo que más se le teme. Creo que es el momento de desempolvar eso y darle vida, porque no es sólo la villera, hay muy buena cumbia en Perú y en Bolivia. Es un ritmo sagrado y es un buen momento para que la gente empiece a disfrutarlo".



"Hacer un disco por año es poco"

Editar un disco cada dos años, con compromisos promocionales posteriores, exigía a los ocho músicos de la Bersuit que componían, someterse a tensiones por la inclusión de los temas de cada uno de ellos. Ese fue, según Cordera, uno de los factores del desgaste de la banda, luego de más de dos décadas de carrera, desde su fundación en 1987.

"Uno de los motivos por los que todos necesitábamos salir de la máquina Bersuit era la necesidad que teníamos de profundizar en nuestras canciones. Por eso salieron tantos discos solistas... La transformación que hay en el mundo, en las artes es tan rápida que hacer un disco por año es poco. Parecería que el mundo está hecho para hacer un disco por día". Él, por su parte, necesitaba un espacio para profundizar en la música que le gustaba y en todo lo que tenía que ver con el baile, la cumbia y la milonga o más bien, como él sintetiza, "con el arte popular".

Y en ese recorrido está incluida su historia familiar. En la canción Asalto de cumbia, por ejemplo, se refiere a su padre durante algunos versos. "Nombro a mi padre porque cuando uno va para atrás, para mostrar profundidad en algo tenés que honrar a tus ancestros", explica, "por eso traté de poner como un trazo de homenaje a él, es una canción testimonial, si se quiere".



Gustavo Cordera presenta "La caravana mágica".

Cuándo. Sábado, 21 horas.

Dónde. La Trastienda Club, Fernández Crespo 1763.



Una disputa con Calamaro sobre los uruguayos y los divismos

Cordera se enfrentó indirectamente a Andrés Calamaro en las últimas semanas, a raíz de la famosa frase del segundo: "Los uruguayos son más amargos que el mate". Luego de una serie de comentarios cruzados a través de la prensa, Calamaro le respondió que vivir dos años en La Paloma con Maitena no lo hacen uruguayo. La disputa, a esta altura, se parece a una puja entre los dos por ver quién es más uruguayo. "Calamaro es un niño que necesita ganar en todo. No puede soportar que un pueblo tan musical como el uruguayo todavía no lo haya consagrado... La gente acá es muy sencilla y no entiende la banalidad y el superestrellato de los argentinos, ni el mío tampoco. Él viene muy arrogante a estas tierras y la gente no puede abrir el corazón para escucharlo... Debe tener mucha bronca porque nació en Barrio Norte, donde no hay barro, es todo asfalto, no hay agua de zanja. Sé que le pesa ser un cheto de Barrio Norte".









Fuente:

http://www.elpais.com.uy/101110/pespec-527638/espectaculos/-la-musica-es-una-experiencia-de-vida-