Cerveza (consecuencias y beneficios) vos decidis...

Quise hacer una investigación rápida de la

protagonista en cuestión.

Para saber hacia donde se inclinaba la balanza con lo

encontrado.

La verdad que no me quedo muy claro...

Igual saque mis propias conclusiones pero me las

reservo para mi.

Ustedes saquen las suyas.








Beneficios



Consumir de forma moderada cerveza trae grandes beneficios, como por ejemplo la protección ante enfermedades cardiovasculares, pero también ante algunos tipos de cáncer y enfermedades degenerativas. Contiene una cantidad importante de hidratos de carbono, vitaminas y proteínas cuyo consumo responsable es favorable para la salud humana.
Los beneficios de tomar de cerveza
La cerveza, como bebida alcohólica moderada, puede suministrar interesantes beneficios refrescantes, nutritivos y funcionales. Ya se ha comprobado que el consumo moderado de alcohol tiene efectos positivos para el organismo. El alcohol, en cantidades moderadas, aumenta el colesterol bueno lo que reduce los riesgos de enfermedades y accidentes cardiovasculares.
Los beneficios de un consumo moderado de cerveza son grandes, entre ellos sus efectos protectores ante algunas enfermedades comunes (en especial contra enfermedades cardiovasculares), pero también contra algunos tipos de cáncer y enfermedades degenerativas.
La cerveza contiene antioxidantes naturales que podrían reducir los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento. Un litro de cerveza puede aportar a la dieta diaria un 20% de antioxidantes. Y por su contenido de fibra soluble, evita el estreñimiento, disminuye la incidencia de cáncer de colon y de diverticulosis. Un litro diario de cerveza puede llegar a aportar un 60% de la ingesta recomendable de fibra soluble y puede complementar el aporte de fibra de otros alimentos, como los cereales, muy ricos en fibra dietética insoluble.
La cerveza contiene maltodextrinas, las cuales son una fuente energética importante, lo que ha promovido su aplicación en fórmulas de bebidas para deportistas. La formulación de bebidas con maltodextrinas corrige la posibilidad de hipoglucemia, ya que la maltodextrina se metaboliza lentamente liberando unidades de glucosa que pasan de forma progresiva a la sangre, y dan lugar a un pico de concentración de glucosa en sangre menos elevado y más extendido.


Las propiedades de un consumo moderado de cerveza


Desde un punto de vista exclusivamente nutricional, la cerveza aporta fundamentalmente alcohol e hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, mientras que las bebidas refrescantes no suelen contener alcohol y la mayoría llevan azúcares sencillos (glucosa, fructosa, sacarosa), y sí contienen vitamina C, pero fundamentalmente lo hacen por su bajo precio y su poder antioxidante. ("Evaluación de las propiedades nutritivas, funcionales y sanitarias de la cerveza, y su comparación con las bebidas refrescantes", Dr. Carbonell, 1999)
La cerveza tiene más de 2000 componentes, vitaminas, minerales, y compuestos fenólicos que presentan propiedades antioxidantes y antiagregantes plaquetarios que ejercen un efecto positivo en las patologías cardiovasculares.










La gran mayoría de las propiedades benéficas de la cerveza están, justamente, en la levadura. Este fermento es el que posibilita que de la malta se consiga el resultado final. Generalmente, queda depositada en el fondo de los tanques de producción en frío y no tiene alcohol, a pesar de estar rodeada del mismo.

Sus propiedades fundamentales son la de ayudar a mantener la piel depurada, regular los niveles de azúcar en sangre, mejorar los estados anémicos (tiene buenos niveles de hierro), fortalecer el sistema nervioso y ayudar a controlar el peso.

También es muy recomendable incluir la levadura de cerveza en dietas vegetarianas y en la comida diaria de las embarazadas. Su alto contenido de hierro la hace muy saludable. Se la recomienda, asimismo, a los adolescentes, ya que posee mucho zinc y es muy buena contra el acné y para los cambios hormonales.


Propiedades funcionales


Debido a sus componentes, la cerveza consta de una serie de propiedades funcionales:
alcohol etílico. El consumo moderado de alcohol tiene efectos positivos para el organismo, siempre que se trate de individuos adultos, sanos, y que no consuman fármacos con los que el alcohol pueda interferir (Woods y Bax, 1982; Ockhuizen, 1988).
El Estudio destaca que el alcohol, en cantidades moderadas, aumenta el colesterol asociado a las lipoproteínas de alta densidad (HDL) en relación al nivel habitual que se da en personas abstemias. Este aumento del "colesterol bueno" reduce los riesgos de enfermedades y accidentes cardiovasculares (White, 1996).
Son particularmente interesantes los datos de Hein et al (1996) sobre el nivel de colesterol "malo" – asociado a las lipoproteínas de baja densidad (LDL) -, la tasa de isquemias cardiacas y el consumo de alcohol. El efecto protector del consumo de alcohol no se manifiesta en individuos con una tasa de colesterol LDL inferior a 3,63 mmol/l, pero resulta dramático en individuos con mas de 5,25 mmol/l: el índice acumulativo de isquemias cardíacas fue del 16,4% para los abstemios, del 8,7% para los bebedores de hasta 3 copas diarias, y del 4,4% para los consumidores de mas de 3 copas diarias.
Por su parte, Delin y Lee (1992) estudian la interacción del alcohol y la disponibilidad de nutrientes, así como las consecuencias gastrointestinales del consumo de bebidas alcohólicas, y sugieren que las bebidas alcohólicas constituyen un complemento importante de la dieta, aumentando el nivel de satisfacción y contribuyendo a la relajación necesaria para una buena digestión y una adecuada absorción de nutrientes.
Folatos, que reducen el riesgo de anemia megaloblástica y de malformaciones en la médula espinal. La ingesta diaria de un litro de cerveza en varias tomas, que muchos investigadores (Parker et al., 1996; Mc Elduff y Dobson, 1997; Jian- Min et al., 1997) consideran como una cantidad saludable para individuos adultos normales, supondría 30 mg de folatos, que no se destruyen al no someterse a ningún tipo de tratamiento térmico ni de oxidación. Esta ingesta supone un 15% del total recomendado para un adulto normal, y el 10,9% del recomendado a madres lactantes.
Polifenoles, como antioxidantes naturales que potencialmente podrían reducir los fenómenos oxidativos responsables del envejecimiento del organismo. Un litro de cerveza puede aportar a la dieta diaria un 20% del consumo medio del total de polifenoles.
Fibra soluble, que evita el estreñimiento, disminuye la incidencia de cáncer de colon y de diverticulosis, y rebaja la colesterolemia (Asp et al., 1993; Hughes, 1998; Dreher, 1987). La ingesta recomendada de fibra dietética es de 30 g diarios de los que un tercio debe ser fibra soluble (Deher 1987). Un litro diario de cerveza puede llegar a aportar un 60% de la ingesta recomendable de fibra soluble y puede complementar el aporte de fibra de otros alimentos, como los cereales, muy ricos en fibra dietética insoluble.
Maltodextrinas. Su concentración habitual es del 2,6-3,5% del peso de la cerveza. Las maltodextrinas tienen, como fuente energética, una posible propiedad funcional importante, lo que ha promovido su aplicación en fórmulas de bebidas para deportistas que practican disciplinas que exigen esfuerzos prolongados. Cuando se formulan bebidas de este tipo con glucosa, este carbohidrato pasa rápidamente a la sangre, lo que produce una fuerte subida de la concentración de glucosa que induce la secreción de las hormonas que metabolizan esta substancia. Si la subida ha sido muy puntual (en forma de pico agudo) las hormonas metabolizan y agotan rápidamente el substracto y permanecen en la sangre por algún tiempo, dando lugar a una hipoglucemia, que es justamente el cuadro que trata de evitarse con la ingestión de la bebida.
La formulación de bebidas con maltodextrinas corrige la posibilidad de hipoglucemia, ya que la maltodextrina se metaboliza lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre, y dan lugar a un pico de concentración de glucosa en sangre menos elevado y mas extendido.
Esta posible propiedad de las maltodextrinas, entre otras propiedades de las cervezas, ha sugerido la propuesta de que tanto las cervezas normales, como las cervezas sin alcohol y diversos extractos de malta, puedan considerarse como bebidas para deportistas (Piendl, 1990).
Sodio. La cerveza es una bebida con muy bajo contenido en sodio y, por tanto, muy adecuada para participar en las dietas hiposódicas. El valor promedio de 33 mg/l de sodio citado por Piendl parece bien ajustado. Según este valor, la ingestión de un litro de cerveza sólo contribuye en un 6,6% del máximo admitido en una dieta hiposódica estricta.
A título de comparación se hace constar que este contenido en sodio de la cerveza es similar al promedio del agua potable y 16 veces inferior al de la leche. La relación de potasio a sodio en la cerveza, según datos del citado profesor Piendl, es de 15,7, lo que le confiere un fuerte efecto diurético (Galles et al., 1998). Estos valores hacen que la ingestión de cerveza pueda y deba ser recomendada en la confección de diversas dietas hiposódicas.











Valor calorico y nutricion de la cerveza


El valor calórico de la cerveza se debe a su contenido en alcohol (7 Kcal/g.) y a su extracto seco residual (4 Kcal/g).
Un litro de cerveza aporta al día 467 kcal, un 17% de las necesidades energéticas diarias de un hombre normal y un 22% en el caso de la mujer.
Según se manifiesta en el Estudio, la equivalencia calórica de un vaso de cerveza (250 ml) con otros alimentos es la siguiente:
Alimento Cantidad
Pan 50 g
Patatas 150 g
Aceite 12,5 ml
Mantequilla 15 g
Huevos 1,5 unidades
Carne 90 g
Leche 150 ml
La cerveza también puede ser considerada como una fuente dietética de silicio (Bellia et al., 1994), un elemento esencial al participar en los procesos de calcificación y, posiblemente, en el tejido conectivo (Cormley, 1987). La cerveza contiene aproximadamente 36 mg/l de silicio biodisponible, por lo que la ingesta de un litro de cerveza debe cubrir sobradamente los requerimientos diarios de este elemento-traza.
El problema de la cerveza se basa en las calorías "vacías" que aporta el alcohol etílico (el alcohol de un litro de cerveza standard supone un 13% de las necesidades calóricas diarias), ya que el 87% de las calorías restantes las deben suministrar otros alimentos que incluyan todos los componentes nutritivos esenciales.
Los problemas nutritivos pueden aparecer con la ingesta diaria de 2 litros de cerveza, si se pretende no superar el tope de 2.700 calorías al día para no aumentar el peso corporal. Sólo la cerveza aportaría ya unas 900 calorías, por lo que únicamente quedarían 1.800 calorías para los restantes alimentos de la dieta diaria. No habría problemas de carencia en la mayoría de los minerales ni en las vitaminas del grupo B, que aporta la propia cerveza, pero sería difícil cubrir los requerimientos mínimos de hierro y de vitamina A (Varela, 1987).
La dieta de los bebedores de cerveza debe completarse con alimentos ricos en estas substancias, ya que la cerveza carece de vitamina C (se destruye prácticamente toda en los procesos de cocción) y de vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y su contribución al suministro de hierro (0,12 mg/l) y cinc (0,06 mg/l) es insignificante.


El valor nutritivo de la cerveza en comparación con otras bebidas refrescantes


Al ser la cerveza un producto natural, aporta mayor diversidad de ingredientes que las bebidas refrescantes, destacando su aportación de vitaminas del grupo B y de algunas substancias minerales. Entre las vitaminas destaca la riboflavina, la piridoxina, la niacina y el ácido fólico, y entre los minerales el fósforo y el silicio. Aunque también contiene una amplia gama de componentes nitrogenados su valor biológico es escaso.
La gran diversidad de tipos de bebidas refrescantes hace que sea difícil citar ingredientes con valor nutritivo (distinto del mero aporte calórico) comunes a todas ellas. Es bastante frecuente la participación de la vitamina C en la formulación, aunque más por su poder antioxidante que por su deseo de incrementar el valor nutritivo de las bebidas. En un segundo nivel, y con el mismo objetivo fundamental de evitar la oxidación, algunas formulaciones incorporan ß-carotenos (provitamina A) y tocoferol (vitamina E). Algunas bebidas refrescantes también incluyen en su formulación vitaminas del grupo B.
Desde un punto de vista exclusivamente nutricional, la cerveza aporta fundamentalmente alcohol e hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, mientras que las bebidas refrescantes no suelen contener alcohol y la mayoría llevan azúcares sencillos (glucosa, fructosa, sacarosa), y si contienen vitaminas añadidas la más utilizada es la vitamina C, por su bajo precio y su poder antioxidante.











Contraindicaciones en el consumo de cerveza


Contraindicaciones de la levadura de cerveza

La cerveza, al igual que todas las bebidas alcohólicas, presenta problemas con los excesos. Sobre todo cuestiones relacionadas con el riesgo hepático y la posibilidad de contraer alcoholismo. También la levadura de cerveza tiene unos pocos asuntos adversos que pueden llegar a traer problemas a personas alérgicas o con reacciones hacia determinados hongos.
La cerveza, al igual que la gran mayoría de bebidas alcohólicas, presenta sus mayores complicaciones de la mano de la posibilidad de contraer alcoholismo en casos de abuso o riesgo hepático, como cirrosis o una hepatitis aguda. Pero siempre se puede disfrutar con moderación y aprovechar las buenas propiedades que tiene.

A pesar de que no existen muchas contraindicaciones ni efectos secundarios de la cerveza, la Guía de Salud de Fred Meyer marca algunas cuestiones puntuales que tienen que ver con las levaduras. Estas podrían llegar a ser perjudiciales para personas que tengan alergias a ella. También, al poseer mucho cromo, los suplementos de levadura podrían llegar a potencia los efectos de los medicamentos diabéticos. Algunas personas con problemas inmunológicos deberían evitar tomar cerveza y consumir la levadura, o hacerlo sólo bajo prescripción médica.


¿Qué es el alcohol?


El alcohol es considerado una droga porque cambia la forma en que las personas perciben el mundo, sienten, y se comportan. Seguramente habrás experimentado sus efectos en algún momento de tu vida ...
A continuación te contamos algunas cosas que quizás sean nuevas para vos.
La palabra Alcohol proviene del árabe "al Kuhul". Sin embargo no se conoce con precisión cuando se usó por primera vez aunque se cree que es la droga más antigua y más usada del mundo.
Como todos sabemos, el alcohol juega un papel muy importante en la vida de muchas personas que lo toman para relajarse, para celebrar, para socializarse, para divertirse, etc. Desafortunadamente el uso excesivo de alcohol es también responsable de muchos problemas como accidentes de tránsito, problemas de salud, problemas familiares y laborales, entre muchos otros.
El alcohol en estado puro no tiene color. Las bebidas alcohólicas contienen agua y etil alcohol y toman su color de acuerdo al ingrediente que se use para hacerlas. Los ingredientes utilizados con más frecuencia son frutas, vegetales o granos. También se pueden utilizar otras plantas.
La concentración de alcohol en las bebidas alcohólicas varía de unas a otras. Por ejemplo: la cerveza tiene una parte de etanol por cada 20 partes de agua, el vino es de 2 a 4 veces más fuerte que la cerveza y las bebidas destiladas como el whisky o el ron contienen aproximadamente la misma proporción de etanol que de agua, lo que las hace más potentes en cuanto a sus efectos.
¿Existe una dosis “estándar” de alcohol?
No existe una dosis estándar de alcohol que pueda ser considerada “normal” para todas las personas dado que la misma cantidad de alcohol las afectará de forma diferente, según sus características personales y según el entorno en donde se consuma la droga. Es decir,
debemos de tener en cuenta entonces que el alcohol afecta a cada persona de forma diferente dependiendo del peso corporal, del metabolismo, de la tolerancia desarrollada previamente, de la comida que se encuentre en el estómago en ese momento, y de otros factores. Además, el alcohol tiene también diferentes efectos sobre una misma persona de acuerdo al momento y el lugar en que se lo consuma.
Una dosis estándar se define en base a la cantidad de alcohol puro que consumas. Esto variará de acuerdo al tipo de bebida que tomes. Siempre es recomendable saber el contenido alcohólico de las bebidas que estás consumiendo para poder manejar mejor cuánto consumir sin que te haga daño o te provoque efectos desagradables.
En síntesis, no podemos afirmar que exista una dosis estándar de alcohol.


¿Cómo se consume?


El alcohol es consumido la mayoría de las veces por vía oral aunque excepcionalmente puede ser consumido por vía intravenosa.




Cerveza (consecuencias y beneficios) vos decidis...






¿Cuáles son los efectos?


Los efectos del alcohol (y de todas las drogas, tanto legales como ilegales) dependen de la interacción de los siguientes factores :
• las características de la sustancia y la forma en que la consumas
• tus características personales: personalidad, peso, edad, estado de salud y de ánimo, así como tu experiencia pasada como consumidor de la droga en cuestión
• las circunstancias en las cuales consumís la droga: (compañía, lugar, legalidad)
Es importante tener en cuenta esto último para saber que cada vez que tomás alcohol se produce en vos una combinación de diferentes cosas que da como resultado el cómo te “cae” el alcohol o el cómo te “pega”.
Como ya dijimos, uno de los factores a tener en cuenta es la DOSIS, es decir, cuánto alcohol tomás. Todos sabemos que no es lo mismo tomar un litro de cerveza que tomar cinco litros.
Dosis bajas o moderadas de alcohol pueden producir sentimientos de relajación, desinhibición y aumento de la sociabilidad. Quizás te sientas “contento”, de buen humor.
Dosis altas o grandes cantidades pueden producir náuseas, mareos, disminución de los reflejos, dificultades para caminar (ataxia), deshidratación, y resaca al otro día.
Las sobredosis pueden causar la pérdida del control motor, coma temporario, accidentes, envenenamiento y en casos extremos, la muerte.
También debés haber experimentado que mientras a vos un litro de cerveza te causa determinado efecto, quizás a algún amigo o amiga le genere un efecto distinto (quizás le afecte más o menos) Esto se debe a que además de la dosis también influyen las CARACTERISTICAS PERSONALES de quien lo toma.
Tu EXPERIENCIA PASADA con el alcohol también es importante. Seguramente podrás recordar la primera vez que tomaste alcohol o la primera vez que te “pasaste” de alcohol. El organismo reacciona de forma diferente ante el consumo de una sustancia a la cual está acostumbrado, que la primera vez que alguna sustancia ingresa a él.
La VIA DE CONSUMO es otro factor a tener en cuenta. En el caso del alcohol, el ingerirlo por vía oral es lo más común. No obstante, cuando se usa la vía intravenosa, (la más riesgosa de todas las vías) los efectos se producen más rápidamente porque la sustancia ingresa directamente al torrente sanguíneo.
Por último, las CIRCUNSTANCIAS EN QUE CONSUMIS la droga, (en este caso el alcohol) hacen que sus efectos varíen enormemente. No es lo mismo tomar un whisky cuando estás de buen humor o festejando algo, que tomarlo cuando estás deprimido o angustiado. Quizás en este último caso te “pegue mal” y te sientas peor.
Podés encontrar más información en el “Modelo Interactivo”











¿Qué riesgos puede tener el consumo de alcohol?


Uno de los riesgos a largo plazo que puede entrañar el consumo de importantes cantidades de alcohol es que puede generar dependencia, es decir, puede producir un cierto “acostumbramiento del organismo” que hace que si dejás de consumir experimentes efectos desagradables conocidos como “Síndrome de abstinencia”.
El síndrome de abstinencia al alcohol se presenta como un cuadro clínico en el que pueden presentarse desde sudoración, temblores, insomnio, náuseas, vómitos y convulsiones, hasta el llamado “Delirium tremens”, el cual constituye un cuadro grave que entraña riesgo de vida y en el cual la persona experimenta delirios y alucinaciones táctiles, auditivas y visuales, por lo general de carácter terrorífico.
Por otra parte, el uso prolongado de grandes dosis de alcohol puede dañar el cerebro, el corazón, el páncreas, estómago e hígado (produciendo en este último, cirrosis hepática) y puede resultar en daños físicos y psicológicos severos, además de los daños sociales resultantes como por ejemplo, el deterioro de las relaciones sociales primarias (familia, amigos, etc) .
También el consumir una dosis muy alta de alcohol en un período muy corto de tiempo puede causar la muerte por intoxicación alcohólica aguda.
El alcohol afecta además la visión y la coordinación motora. Conducir un auto bajo los efectos del alcohol puede ser ilegal y pone en riesgo tu vida y la de los demás. Acordáte que si te encuentran mas de 0,1g de alcohol por litro de sangre en la prueba del espirómetro estarás en graves problemas. (Esto equivale aproximadamente a 1 litro de cerveza, 2 vasos de whisky o 4 vasos de vino).
También el manejar vehículos o realizar tareas que exijan poner a prueba tu motricidad fina bajo los efectos del alcohol (por ejemplo el manejo de instrumentos como sierras u otros elementos peligrosos) puede provocar accidentes graves para vos y para tu entorno.
También es necesario tener en cuenta que la mezcla de alcohol con medicaciones u otras drogas ilegales puede ser peligrosa y llevar a emergencias médicas.
A continuación te proporcionamos un cuadro comparativo donde podés encontrar signos que te ayudan a distinguir cuando estás frente a una intoxicación aguda de alcohol, cuando estás frente a un síndrome de abstinencia moderado y cuando estás frente a un síndrome de abstinencia severo.
El manejar esta información te puede orientar acerca de cómo actuar en caso de que esto le ocurra a algún amigo, amiga o conocido.
INTOXICACION AGUDA ABSTINENCIA LEVE A MODERADA ABSTINENCIA SEVERA
Dificultades para caminar (ataxia) Temblores Delirium Tremens (DTs)
Desinhibición Náuseas Alucinaciones visuales, auditivas o táctiles
Dificultades para hablar Ansiedad Convulsiones
Baja presión arterial Sudoración Vómitos y diarrea
Aliento alcohólico Dificultades para dormir Depresión











Si sos mujer y estás embarazada ...


Además de los riesgos que ya mencionamos, si sos mujer y estás embarazada, te enfrentás a riesgos “extra” ya que el consumo de alcohol durante el embarazo puede provocarle daños a tu bebé. No se sabe con seguridad qué cantidad de alcohol puede hacerle daño a tu bebé, por eso lo más seguro es que no tomes nada dado que:
• incluso cantidades pequeñas de alcohol (como uno o dos vasos de vino o cerveza) diariamente o un par de veces por semana podrían afectarlo.
• el daño puede ser ocasionado en cualquier etapa del embarazo, tanto en el primer trimestre como en el segundo o el tercero.
• incluso aunque tomes alcohol una sola vez, si tomás mucho, puede ser perjudicial, sobre todo durante el primer trimestre.
Entre las consecuencias negativas que puede generar el consumo de alcohol en el embarazo se encuentran los abortos espontáneos y partos prematuros. También puede ocasionar que el bebé nazca más pequeño y débil que los bebés normales.
El consumo de grandes cantidades de alcohol durante el embarazo puede además generar en el bebé lo que se conoce como “Síndrome de alcoholismo fetal”. En este caso, tu bebé podría experimentar una reacción a la falta de alcohol al que estaba acostumbrado a recibir en tu panza y sufrir así temblores, inquietud, dificultades para dormir y pérdida del apetito.
Sugerencias para reducir los riesgos y daños asociados al consumo de alcohol
Si decidiste consumir alcohol, tené en cuenta lo siguiente:


1) ¿Como calculas cuanto tomas?


Para poder calcular cuánto alcohol consumimos vamos a establecer primero una unidad para poder medirlo, a la cual llamaremos “Unidad de Bebida” (UB).
Una UB equivale a:
• 1 chop de cerveza
• 1 vaso de vino
• 1/2 copa de whisky
• 1 vasito de licor de frutas
Ahora bien, no solo se trata de que cuentes las UB para saber si te estás pasando o no, o si estás tomando en forma adecuada. Hay que tener en cuenta además que la tasa de alcohol en la sangre (gramos de alcohol por litro de sangre) puede variar aunque hayas tomado la misma cantidad de alcohol en otro momento.
Lo más recomendable es que la tasa de alcohol en la sangre sea siempre la menor posible. De esta manera evitás perjuicios para tu salud y además, en el caso de tener que manejar, reducís las probabilidades de tener un accidente de tránsito o de ser sancionado por la prueba de alcoholemia.
Tené en cuenta que el alcohol se metaboliza o elimina a una velocidad de 0,1 gramos de alcohol por hora, por cada kilo de peso. Si pesás 80 kilos, el alcohol se elimina a una velocidad de 8 gramos por hora, alrededor de una UB y media cada dos horas. Por eso no debes tomar más de 1 UB en cada hora.
Por ejemplo, SI TOMÁS CERVEZA, TOMÁ COMO MÁXIMO UNA EN UNA HORA. SI TOMÁS WHISKY, TOMA COMO MÁXIMO UNO EN 2 HORAS, SOBRE TODO SI NO ES DURANTE LA COMIDA.
También podés reducir la tasa de alcohol en la sangre si no tomás con tragos rápidos.











2) Saber tomar y evitar la reseca


• Empezá más tarde. Esperá a que empiece la fiesta sin estar ya "pasado".
• Tomá despacio, con tragos cortos y disfrutá el sabor. El efecto del alcohol depende de la cantidad de alcohol y no del tipo de bebida. Si nos parece que el whisky es más fuerte que el vino, aún tomando la misma cantidad en gramos de alcohol, es porque tomamos estas bebidas de forma diferente. Así, tomamos el whisky más rápidamente. La diferencia de efectos es porque al tomar más rápidamente, el alcohol tarda menos en llegar al cerebro. Saboreá la bebida, tenela en la boca y disfrutá su sabor.
• Tratá de no tener el vaso en la mano permanentemente. No calientes la bebida teniéndola en la mano. Dejala en la barra después de cada trago. Si la tenés en la mano, tomarás con más frecuencia.
• Diluí las bebidas alcohólicas. Por cada sorbo de vino o cerveza, toma después uno de agua. El agua disolverá los metabolitos de alcohol de tu sangre, hidratará los órganos que el alcohol ha deshidratado y mejorará la función de tus riñones e hígado. En el caso del whisky es aun mas importante "cortarlo" con agua. Sería mejor no diluir con bebidas carbónicas o colas, ya que el gas acelera el paso del líquido desde las paredes del estómago al flujo sanguíneo.
• Tomá siempre con algo de comida en el estómago. Comé algo antes o mientras estés consumiendo alcohol, aunque sea un aperitivo. La comida reduce la velocidad con que el alcohol entra en el intestino y el flujo sanguíneo y provoca una digestión más lenta del alcohol, dilatando sus efectos en el tiempo y produciendo una mejor asimilación por el organismo.
• Evitá comer saladitos cuando tomes, ya que ellos solo te darán más sed.
• Si tenés sed, sacatela con agua fría o una bebida con carbohidratos antes de empezar a tomar alcohol.
• Tomá aceite durante la comida. El aceite hará que tengas una digestión más lenta y metabolices mejor el alcohol, además de proteger el hígado.
• Terminá tu bebida antes de rellenar el vaso.
• Si vas a consumir alcohol, elegí una bebida y mantenéte consumiendo solo esa bebida durante toda la noche. No mezcles bebidas diferentes.
• Poné atención a las “vueltas”. Si normalmente salís con un grupo de amigos que acostumbra invitar una “vuelta” una vez cada uno, pensá si de esa forma no estás tomando más de lo que quisieras.
• Fumá menos. El tabaco tiene un efecto vasoconstrictor (te cierra las coronarias), lo que hará que tomes más alcohol, que es un vasodilatador, para contrarrestar el efecto del cigarro.
• Tomá vitamina B6. Facilita la metabolización del alcohol.
• Tomá un refresco de cola. Parece ser que el refresco de cola tomado antes de la ingesta de alcohol ayuda a tener el estómago mejor preparado.
• Si consumís, tomate un taxi o dejá que maneje un amigo. No operes máquinas o vehículos de ningún tipo.
Si no pudiste prevenir la RESACA y al día siguiente te sentís mal, podés hacer lo siguiente:
• Descansá. Lo más indicado es hacer reposo y descansar durante todo el día
• Comé comida liviana y nutritiva. No comas cosas pesadas, grasas, chocolate, excitantes o conservas. Comé carne asada, frutas maduras, hortalizas y tomá mucha agua.
• Tomá vitamina C. Los jugos de frutas con vitamina impiden la oxidación celular, reduciendo así los efectos del alcohol. También el jugo de tomate está indicado.
• Tomá un analgésico. Para los síntomas de malestar podés tomar un analgésico con paracetamol, para no dañar el estómago. Si te sentís mal del estómago podés tomarte un medicamento para relajar sus músculos.
Por último, en cuanto al efecto facilitador de las RELACIONES SOCIALES que produce el alcohol, es importante que tengas en cuenta lo siguiente:
• Buscá “tu punto” y no lo sobrepases. Cuando llegues al efecto que te gusta, es el momento de disfrutarlo. Encontrar tu "punto" significa que encontraste tu límite para ese día. Si a partir de ahí seguís tomando, desaparecerá el bienestar y empezarás a notar los efectos negativos del alcohol, como aletargamiento y mareos. La acción vasodilatadora del alcohol, junto con la reducción de la presión arterial te provocará una desagradable sensación de mareo y de que todo te da vueltas al acostarte.
• Tomate tu tiempo para llegar a tu “punto”. El alcohol actúa con rapidez. Hasta un 20% entra en el flujo sanguíneo procedente del estómago, y se distribuye a los pocos minutos por todo el organismo. No quieras acelerar todavía más ese proceso.
• Disfrutá de la propiedad desinhibidora y socializadora del alcohol. Si no te pasas del "punto", podrás disfrutar de la desinhibición que el alcohol facilita.
• Si vas a tener relaciones sexuales, tené a mano un preservativo. Precisamente la desinhibición social con el sexo opuesto puede hacer que no tomes las debidas precauciones si surge la posibilidad de tener relaciones sexuales.


Gracias. Comentar no cuesta nada...

4 comentarios - Cerveza (consecuencias y beneficios) vos decidis...

@corvodishonored +3
no lei un carajo y me fui a tomar una bien fresquita
@Estranged
buenisimo post! me falto i fo de dosis y por mi parte quisisra mezclarlo con ejercicios para maraton/ejercicios cosa q estube googleando y existe... saludos
@Gina59
Muy buena información, debido a esto creo que prefiero una vaso de cerveza a uno de gaseosa, al parecer es mucho mas saludable,