El animal mas peligroso del mundo


Si pensamos en animales peligrosos, seguro que enseguida nos vienen imágenes de serpientes, arañas, escorpiones, tiburones, tigres, leones, cocodrilos, algún que otro pájaro, búfalos, osos, lobos y todo tipo de fieras. Pero no, resulta que el animal más mortífero que se ha descubierto hasta la fecha sobre la faz de la Tierra tiene un cuerpo que no es más grande que la uña de un dedo, si bien sus tentáculos pueden medir hasta casi un metro de longitud. Se trata de una medusa del grupo de las de cuerpo cúbico (Cubozoos), denominada Irukandji (Carukia barnesi), que habita en las costas del Norte de Australia y Sur de Nueva Guinea.

Se trata de un animal casi indetectable debido a su tamaño, muy pequeño, su color, casi transparente, y a que cuando te pica no se siente ningún síntoma hasta pasada una media hora, entonces te duele todo el cuerpo, la presión sanguínea se dispara al triple de lo normal y sobreviene la muerte por un ataque cardíaco.

El veneno de esta criatura es 100 veces más potente que el de la cobra, lo cual es difícil de explicar, teniendo en cuenta que sólo lo utiliza para capturar los diminutos peces que le sirven de alimento.

Pese a la enorme toxicidad de este animal, parece ser que sólo se le ha atribuido la muerte de dos personas, oficialmente, si bien se sospecha que han debido ser muchas más, pero se atribuyeron a otras causas, ya que esta medusa fue descubierta para la ciencia en 1952.

Ni que decir tiene que cuando en las playas tropicales australianas se detecta la presencia de “stingers”, inmediatamente se cierran y se colocan carteles advirtiendo del peligro.

Por si este bichito fuera poco, resulta que el segundo animal en el ranking de los más venenos también habita en los arrecifes coralinos de la gran barrera australiana y de Indonesia, se trata de la Serpiente marina de bandas (Laticauda colubrina).

Así que ya lo sabéis, si estáis de vacaciones en Australia y veis que avisan de la presencia de medusas en la playa, la cosa es mucho más seria que lo que sucede con nuestras “inofensivas” medusas de aguas templadas, cuya proliferación parece cada vez mayor debido al progresivo calentamiento de las aguas durante nuestros cada vez más largos veranos. Esperemos que nunca lleguemos a tener un clima tropical y nuestras playas no se vean invadidas por estas peligrosas Irukandji.