El día 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre y se conmemora el aniversario del nacimiento del Dr. Karl Landsteiner, patólogo de origen austríaco que desarrolló el sistema de clasificación de grupos sanguíneos ABO, labor que le valió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1930. Este año 2007 se propone el lema "Sangre segura para una maternidad segura".

Dia internacional del donante de sangre

El Día Mundial del Donante de Sangre es coordinado y patrocinado por una estrecha asociación de tres
importantes organizaciones que trabajan en favor de las donaciones voluntarias y no remuneradas de
sangre: la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la Federación
Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre y la Sociedad Internacional de Transfusión de
Sangre; a ellas se ha sumado la Organización Mundial de la Salud. Estas organizaciones representan en
conjunto a 192 Estados Miembros, 181 Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja,
50 organizaciones nacionales de donantes de sangre voluntarios y numerosos especialistas en transfusión
sanguínea de todo el mundo.

sangre


“La Sangre Regalo de Vida”

La importancia del tema de la sangre segura en las Américas trasciende el costado estrictamente sanitario y afectivo: garantizar transfusiones sin riesgo de transmisión de enfermedades evitando altos gastos en cura y atención médica.

Nuestro país conciente de la importancia de la seguridad transfusional crea el Programa Nacional de Hemoterapia y Bancos de Sangre, mediante la Ley N° 26454, en la que se declara de orden público y de interés nacional la obtención, donación, conservación, procesamiento, transfusión y suministro de sangre humana, sus componentes y derivados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido que para que un país pueda satisfacer sus necesidades transfusionales el número de unidades de sangre que colecta debe corresponder al 2% de su población y de ellos el 50% deben provenir de donantes voluntarios no remunerados. Nuestro país sólo colecta sangre proveniente del 0.6% de la población, con un evidente déficit para la atención de las pacientes ginecoobstetricas, siendo una de las principales causas de la elevada mortalidad materna, además solo un 6.4% de los donantes son del tipo voluntario no remunerado, teniendo un 90.2% de donantes familiares o de reposición

La unidad de sangre donada por una persona es la que hace posible la transfusión sanguínea, siendo el donante el primer eslabón que determina la eficiencia de este procedimiento. Si bien es cierto la unidad de sangre se somete a varias pruebas de laboratorio en busca de agentes infecciosos asociados a transfusión, las pruebas de laboratorio tienen sus limitaciones.

Cuando existe presión, interés o motivación económica del individuo por donar sangre, este puede negar comportamientos de riesgo, síntomas o signos de enfermedad que lo descalifiquen de la donación, desvirtuando así el proceso de selección.

Celebrar esta fecha pretende aumentar al sensibilizacion acerca de la importancia que reviste la donacion voluntaria de sangre y a alentar a mas personas a donar sangre en forma regular, pero tambien y principalmente, pretende celebrar esta practica desiteresada y dar gracias a todas las personas que donan su sangre de forma voluntaria y sin otra recompensa que la satisfaccion de contribuir a salvar vidas y en particular a quienes donan sangre periodicamente es decir dos, tres o mas veces al año. Esperamos que una nueva generacion de donantes de sangre siga su ejemplo, de modo que se pueda contar con reservas de sangre lo mas seguras posible que puedan utilizarse donde y cuando se precise para salvar vidas.

En este contexto y siendo la misión del Ministerio de Salud promover la salud, prevenir las enfermedades y garantizar la atención de todos los habitantes del país, se vienen implementando las estrategias que tienen como objetivo fundamental el de promover la donación voluntaria, altruista y regular de sangre para satisfacer adecuadamente las necesidades de sangre, hemocomponentes y hemoderivados de la población, así como asegurar que este suministro sea el de menor riesgo posible a fin de prevenir la transfusión de enfermedades.

Por ello es importante destacar el papel preponderante que puede desempeñar la población joven de nuestro país en la seguridad de la sangre llevando un estilo de vida sano. Así como la trascendencia que tiene la formación de los futuros donantes, la misma que debe iniciarse en la etapa escolar, especialmente entre los 12 y 17 años, lo que permitirá asegurar la calidad y oportunidad de la transfusiones sanguíneas en nuestro país.

donacion



Historia de la donación de sangre

Desde el comienzo de los tiempos, las distintas culturas le otorgaron a la sangre una connotación dramática. La vieja expresión “el elíxir de la vida” es harto descriptiva y roza significados religiosos, patrióticos y místicos.

La Biblia hace innumerables referencias a ella, una de las más importantes aparece en el Levítico: “la vida de la carne está en la sangre” parangonando la sangre a la vida misma. La sangre es considerada sagrada a tal punto que en el Antiguo Testamento se prohíbe explícitamente su consumo, lo que en la interpretación literal sostiene la argumentación de los testigos de Jehová de negarse a recibir transfusiones.

Los egipcios veían en la sangre el vehículo del espíritu humano, y se bañaban en ella como rito de restauración. Los gladiadores romanos consideraban que la sangre confería fuerza y bebían la de sus oponentes caídos.

Desde el medioevo hasta la época Victoriana los médicos consideraban que tenía poderes maravillosos y que, a través de su remoción, podían extraerse los tumores malignos y, a través de su infusión, se compondrían los desórdenes de un sujeto.

La sangre es también el alimento excluyente de los vampiros, esos seres atrayentes, enigmáticos y, a la vez, demoníacos, que aparecen tantas veces en la literatura fantástica y en el cine.

Todas estas características no son privativas de las mitologías, sino que afectaron y afectan la conducta y el comportamiento de toda la sociedad, e incluso de médicos hasta tiempos muy recientes.

Es así como en diferentes culturas y durante siglos, se consideró a la sangre como un elemento vital y, con frecuencia, mágico, que marcaba las situaciones y eventos más significativos en la historia de las civilizaciones y en la vida misma de los individuos (casamientos, nacimientos, iniciaciones y muerte) y cuya pérdida se asociaba indisolublemente con desgracias, disgustos, impotencia, enfermedades y tragedias. Está presente como concepto en lo religioso, en la psicología de las relaciones humanas y en las teorías y conceptos de raza, parentesco, cultos ancestrales y familias. Desde tiempos inmemoriales simboliza fortaleza, vigor, nobleza, pureza y fertilidad. Su derramamiento produce terror.

A nivel individual, se la relaciona íntimamente con la vida y la muerte. Las actitudes hacia ella y los valores asociados con su posesión, herencia, uso y pérdida en hombres y mujeres son objeto de estudio por parte de la Antropología como uno de los aspectos distintivos de cada cultura. Algunas de esas creencias dificultan el trabajo de los médicos que se encargan de reclutar donantes de sangre. Por ejemplo, según una vieja superstición, la sangre es una propiedad inviolable dentro del cuerpo y su manipulación se considera sacrílega.

En algunas regiones de África existe la creencia de que la sangre perdida no puede regenerarse y que las consecuencias derivadas de tal pérdida se traducen en debilitamiento, impotencia o ceguera de por vida.

El desarrollo del conocimiento científico sobre la circulación de la sangre, su composición y método de preservación, conjuntamente con el reconocimiento de los patrones de distribución genética de los grupos sanguíneos y la posibilidad de la transmisión de ciertas enfermedades, nos proveen de un marco de aproximación más racional. A partir de estos hechos, los servicios de medicina transfusional pasaron a ocupar un inevitable y merecido lugar como integrantes indispensables y constituyentes vitales de la medicina moderna.



Requisitos para ser donante:

-Ser mayor de edad.
-Estar en buen estado de salud, es decir, no haber tomando medicamentos de ningún tipo. Sólo se aceptan los anticonceptivos, las terapias con estrógenos y los tratamientos para tiroideos con tiroxina.
-No haber ingerido bebidas alcohólicas durante las 24 horas previas a la donación.
-No padecer ninguna enfermedad crónica (diabetes, hipertensión, cualquier tipo de cáncer, etc.).
-No haber sufrido de hepatitis después de los 12 años.
-Si se tienen tatuajes y/o pearcings se deben haber realizado con agujas estériles desechables y más de un año previo a la donación.
-Pesar más de 50 kilos.
-No ser consumidor de ningún tipo de drogas.
-Tener pareja estable.
-Si es mujer, no estar embarazada.
-En el caso de las mujeres, no estar durante el periodo menstrual.
-Que hayan transcurrido más de tres meses desde la última donación de sangre.

Dia internacional del donante de sangre


Después de donar sangre se aconseja:

-Aumentar el consumo de líquidos durante las siguientes 24 horas.
-Evitar fumar hasta después de una hora.
-No consumir alcohol hasta después de ingerir alimentos sólidos.
-No realizar tareas en alturas o manejar instrumentos cuyo mal uso pueda ser peligroso para su integridad y la de otras personas.
-No conducir vehículos si no se siente del todo recuperado.





Fuentes:

http://www.alemanatemuco.cl/

www.fundacionfavaloro.org