SITUACIÓN DEL PETROLEO Y LA MINERIA EN LA ARGENTINA





El tema del petróleo es un tema de carácter inmediato. Pues tiene una magnitud y gravedad muy grande, ya que es un tema de carácter irreversible. No es que hoy se puede llevar adelante una política y más adelante puede revertirse. Si el curso de los acontecimientos se dirime o resuelve en una dirección probablemente la historia económica argentina irá en esa dirección y se dirime en la inversa tal vez nos tomemos de la cabeza en muy poco tiempo.

Pienso que puede ser útil una muy sucinta introducción histórica.

Todo lo que existe en reservorios naturales, se creo por un proceso natural bastante complejo hace muchos cientos de millones de años. No creo que haya un solo mortal sobre la tierra que pueda decir que él creo un poco de petróleo o un poco de gas. Todo preexiste a nuestra era. Todo está en la profundidad de las entrañas de nuestro planeta.

El fenómeno petrolífero es moderno, relativamente de una cortedad histórica, ya que no lleva mucho más de 160 años de vigencia entre nosotros. Alrededor del año 1860, un personaje norteamericano perforó un gran pozo petrolífero en el centro este de EE.UU.. Unos 10-12 años después, 1870 se encontraron importantes yacimientos en el Mar Caspio, Rusia, los que explotaron inicialmente dichos yacimientos en Baku son los hermanos Nobel. Fue con ese dinero que se fundaron los premios Nobel. En el año 1876, el señor John Rockefeller fundó la Standard Oil. O sea que en muy pocos años adquirió madurez, importancia, vuelo, el negocio petrolífero en los EE.UU.
Se dieron varios años hasta que apareció el petróleo con importancia económicamente significativa en el Oriente. En el año 1910 aparece el negocio del petróleo en Persia, actualmente Iran, el segundo o tercer productor de petróleo en la actualidad.

Ocurrió un acontecimiento muy significativo algunos años antes. En 1896 Henry Ford produce su primer automóvil en serie, y en pocos años más las fábricas de Ford enviaban al mercado cientos de miles de autos Ford T. Introducía la cultura del automóvil que dura hasta nuestros días, y por ende la necesidad de disponer de combustible.

En los año 1930 comienza la petroquímica, en los 60´-70´ esa petroquímica adquiere el desarrollo que tiene actualmente, con su importancia en el plástico, agroquímicos, en miles de objetos que nos rodean, etc.

Esta sería en muy pocos trazos una idea cronológica del petróleo. A través del petróleo ha transcurrido prácticamente toda la historia contemporánea en nuestro planeta. Han ocurrido conflictos, cataclismos, guerras de las mayores matanzas, y esto ocurre hasta en nuestros días. El petróleo está presente en todo.

Nuestro país se incorpora a la era del petróleo en forma temprana, en el año 1907. O sea que tres años antes que se descubriera petróleo en Irak, se encontró petróleo en Comodoro Rivadavia. Esto implica que los argentinos en diciembre de 2007 estaremos conmemorando, y lamentablemente no en la mejor de las condiciones, el centenario del descubrimiento del primer pozo de petróleo en nuestro país.

¿Hay alguien que tenga algún grado de duda sobre la trascendencia, la omnipresencia del petróleo, los hidrocarburos, la petroquímica en la vida cotidiana, para todos los habitantes de este planeta? ¿Tengo que contarles ese tema, tengo que contarles hasta en qué intersticio está presente ese elemento en la vida, tal cual la conocemos? Con solo rascar la superficie de lo que hacemos cotidianamente vamos a encontrar presencia de la importancia de los hidrocarburos y la tecnología que los optimiza en nuestra vida diaria.

Entonces ese petróleo es un bien que habrá que pensar cómo incorporarlo a nuestra preocupación. Si vemos la historia vemos que ese petróleo no aparece en forma pareja en el planeta, sino en forma aleatoria. Hay países con plétora de petróleo, y otros sin petróleo, y países como el nuestro, con algo de hidrocarburos.

La Argentina no es un país petrolero, pero tiene petróleo y gas. La Argentina desde el año 1920, y durante muchos decenios desarrolló su potencial energético haciendo centro, no exclusivo, pero principalmente en una matriz energética, que era la matriz energética hidrocarburífera. Se puede discutir si fue bueno o malo. Y tuvo instrumentos nacionales que permitió que todo ello ocurriera, porque en los años 20´ se crea la legislación pertinente, y dos generales y egresados de esta Universidad de Buenos Aires, ingenieros civiles, y fundamentalmente dos patriotas, como Balldrich y Mosconi, fundan YPF, Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

YPF logró recrear capital, o sea creo capital, para que lentamente esa bola de nieve siguiera creciendo y se transformara en una empresa que llevó a la Argentina al autoabastecimiento de petróleo, fundó pueblos, extendió caminos, realizó subproductos, levantó la minería, hizo todo. Una empresa que se autosostuvo con el propio esfuerzo de los argentinos. Esfuerzo gustoso pues fue en aras de la independencia, el crecimiento autónomo de nuestra economía.

Todo esto ocurrió, no es algo que uno debiera desear que ocurriera en un futuro, ya ocurrió. Pero las acechanzas del adversario de ese camino de desarrollo independiente, horadó la continuidad, las tareas y las políticas en Argentina, de tal forma que progresivamente YPF fue siendo vaciada. El gran vaciador de YPF en los últimos años fue la Dictadura que va del 76 al 83. Se la endeudó y se la transformó en uno de los factores de desarrollo de la Deuda Externa más importantes, a base de préstamos y corruptelas que son inexplicables (aunque no vamos a entrar a desarrollar acá).

Se desarrolló una ideologización a través de la cual se fue instalando una idea que una empresa pública no podía ser más que corrupta, deficitaria, etc. etc.. Cuando toda la historia preexistente a ese momento era exactamente la inversa. Finalmente la política iniciada en los años 90´ que en un paso a paso, metódico, sistemático, la fue horadando en una doble dirección. Por un lado el usufructo de los pozos petrolíferos. Tengan en cuenta que el 98% de esos pozos fueron hechos, instalados, controlados, explotados por YPF, y fueron llevándoselos lentamente al área de la actividad privada. Actividad privada, obviamente, no inocente. Una actividad que se corporizaba en grandes monopolios internacionales absolutamente conocidos por la historia en la que estuvieron entintados, tipo la Standard Oil, con sus distintas subdivisiones. Recordemos que la Standard Oil en su momento, fue obligada por una ley antimonópolica de EE.UU. a fracturarse en cinco empresas, para que compitieran entre sí, que por supuesto nunca compitieron y han llegado a acuerdos y trabajos conjuntos, y al reparto del mundo, Amoco, Oil Petroleum, etc.

Ese fue un camino, el camino de dejar a YPF sin petróleo, o sea sin áreas petroleras. Una empresa petrolífera que fue cediendo todo el capital que suponía sus perforaciones, sus reservas. Ese fue un camino. Se hizo en tres o cuatro etapas a partir del año 1989 hasta 1995-96.

El otro camino fue la privatización lisa y llana del paquete accionario de YPF. De un 5% de capital en manos de Repsol en el año 1996, terminó en más del 36% en enero del 99 y en junio (de 1999) con el 95% del capital social. O sea que pasó a tener la mayoría absoluta de YPF e incluso pasó a llamarse Repsol. Todo eso con el argumento de que la Argentina tenía un grave problema a cuesta, que era el problema de su Deuda Externa.

Lo concreto es que no sólo se privatizó YPF, se privatizó Gas del Estado, se destruyeron elementos de la infraestructura que ha costado decenios construir, y la Deuda Externa no disminuyó sino que siguió creciendo. Como Uds. han tenido ese tema entre manos en este curso, no me voy a extender sobre ello.

O sea que la historia de la desaparición de YPF, no es una historia remota, se ha instalado en el imaginario argentino que a YPF la destruyeron en los años 90´, pero en 1993 todavía existía como una ficción de una empresa mixta, con una acción de oro que permitía que el gobierno argentino defendiera los intereses.
Pero luego ¡Ni acción de oro, ni defender los intereses nacionales! Se patinó en apenas 6 meses el 85% del capital accionario, tanto de la Nación como de todas las provincias con áreas petroleras. En ese proceso de pasar el paquete accionario de la Nación a las Provincias y de allí a Repsol YPF, jugó un papel, yo diría no inocentemente (sino bien remunerado), el entonces gobernador de Santa Cruz, hoy en otras funciones.

Las concesiones iniciales de la propiedad de los pozos, inicialmente pactadas en los 80´ era en promedio de mas o menos 9 años, luego fueron 15 años, actualmente, antes del vencimiento se están prorrogando por 25 años , que como vamos a ver son concesiones que han sido pactadas hasta el agotamiento del recurso.

O sea que se adueñaron de los recursos de por vida. Y en un país donde este bien es relativamente escaso, y como dice la Constitución Nacional hay que preservarlo no solamente para nosotros sino para las generaciones futuras. Porque es un bien que no se regenera, es un recurso que no se renueva.

¿Saben lo que es llevarse un recurso nuestro que no se renueva? Es quedarse sin tal recurso. Lo han destruido, en el ritmo de explotación más veloz que se conoce en todo el negocio petrolífero mundial, y a un precio de compra barato con un precio internacional alto. Un negocio redondo para ellos.
Pero no ha habido inversión para continuar con su explotación. La privatización cuando las concesiones, las reservas argentinas, digamos principio de los 90´, decían que teníamos petróleo para 30 años y gas para 32 años, ese era el horizonte del agotamiento. Se miente mucho en este tema, así que podría ser un poco más o un poco menos. Pero actualmente no tenemos petróleo para más de 9 años, ni gas para más de 8. Para tener más hay que hacer toda una transformación absoluta del negocio de tal forma de empezar a buscar lo que tal vez cueste mucho encontrar.
Esto significa que por cada año de explotación se comieron dos años de reservas. Una economía evalúa sus reservas según sus necesidades, consumo. ¡En apenas 15 años se han gastado dos tercios de las Reservas, y no ha sido por el uso por parte de nuestros recursos dentro de la Argentina!. ¿Dónde fue el petróleo? ¿Dónde fue el gas?

Las concesiones se basaron en un derecho minero que está en boga en la Argentina, por el cual:
1) Hay libre disposición del crudo. O sea que se hace con el crudo lo que quieran los concesionarios privados.
2) Libre disponibilidad para importar o exportar.
3) Hasta el 70% de las divisas producidas por la exportación de petróleo y sus derivados pueden quedar fuera del país. O sea no tienen obligación de traerlas al país, fuera del alcance del Banco Central. Es una prerrogativa que gozan exclusivamente los grandes monopolios mineros y petrolíferos. Ninguna otra exportación puede hacer eso. Porque esta tipificada como delito.


Hace apenas un mes (noviembre 2006), por una ley, la llamada “Ley corta”, para la prospección y explotación de nuevos pozos petrolíferos, se establecieron todas las exenciones impositivas, y esto es para ¡los grandes monopolios petrolíferos!. Monopolios que se han beneficiado del precio internacional más alto de los últimos 30 años, el barril boyó los 80u$s., y sigue ahora en 60u$s, hace 4 años estaba en 28u$s., y estos sectores son los que han sido beneficiados. ¡Es un subsidio de todos nosotros para que pobrecitos ellos exploten cosas que estaban obligados a hacer por las posesiones preliminares y no hicieron, no sólo no se los penaliza por los incumplimientos, sino que se los premian!.

Por otro lado tienen la libre importación de lo que quieran, sin aranceles, exención del IVA, del impuesto a las ganancias. Hace un mes ha sido aprobada esta reglamentación. Para que vean cómo es la situación, recurran a Internet a fuentes imparciales, porque yo soy tremendamente parcial respecto a esto.

La Argentina participa del negocio gasífero en un 0,37 % de las reservas mundiales, sin embargo participa en la explotación de gas en 1,9% de la explotación global de gas! Estan sacando gas, que no se renueva, en 5 veces nuestra real disponibilidad.

Se viene desarrollando una idea, no sin intención, que nosotros seríamos partícipes de la era del fin del petróleo. Es cierto que el petróleo algún día se va a terminar. Pero el hombre es bastante ladino y siempre le encuentra la vuelta para resolver sus necesidades.

Las reservas calculadas están en relación al precio del petróleo, no necesariamente son reservas físicas en todos sus términos. O sea a un precio de venta determinado y un costo de explotación, cuánto petróleo se está dispuesto a vender. Alguna de las crisis generadas por la decisión de la OPEP (organización de los países productores de petróleo, los países árabes, Venezuela, algún país africano) que llevó el petróleo a las nubes, dicho precio hizo que se comenzara a buscar petróleo off shore (fuera del continente, mar adentro). Cuesta fortuna hacer las plataformas petrolíferas, por ejemplo en el Mar del Norte entre Gran Bretaña y la península escandinava, a nadie se le hubiera ocurrido buscar petróleo en el mar aunque hubiera la tecnología, cuando había petróleo en los continentes. Cuando se transformó en un tema agudo entraron a buscar. Ese método está logrando actualmente el autoabastecimiento de Brasil, que la tradición decía que no tenía petróleo hace 10-15 años.

Por otra parte dicen que hay reservorios costosos de explotar, lo que se llama un petróleo adherido a unas arenas bituminosas en la zona del círculo polar ártico a la altura de América. Dicen que esto existe y que pudiera extender el período de vida del petróleo. Dicen que en Venezuela existe un petróleo que hoy por hoy es poco económico, muy engorroso de refinar, muy pesado. A mayor liviandad del petróleo mayor economía en la refinación, y mayores subproductos se pueden extraer. O sea que no es imposible que aparezcan sustitutos hidrocarburíferos diferentes a los habitualmente utilizados actualmente.

Pero esto magnifica el carácter de contrabando cuando nos dicen “la Argentina se está quedando sin petróleo porque todo el mundo se está quedando sin petróleo”, o sea “no dramaticemos, no somos los únicos”. Pero esto es falso. Nos vamos a quedar sin petróleo en 9 años, y el mundo en 50!. Y durante esos 40 años de desacople, vamos a tener que depender de un petróleo externo, en condiciones de una economía que está controlada por los poderosos de la tierra,

No estamos en el período de juventud del petróleo, estamos en el período de madurez de esa era, pero puede prolongarse. No es secundario, no es menor definir cuál es la situación real de este problema hoy.
Imaginen la ganancia si se vende a 60 u$s el barril, cuando se dice que entre 4 y 7 dólares es el costo de extracción, o sea que hay una fuente de un poder económico muy fuerte. Muy concentrado.

Luego la ecuación del negocio del gas. En general, salvo algunos pozos muy contados que son exclusivamente gasíferos, es prácticamente marginal. Acá el gas viene de haber sacado petróleo, y hay provincias enteras que no disponen de redes de gas, como lo conocemos acá. Peor aún, los sectores de menores recursos, dependen de la garrafa. Ciudades enteras no están conectadas al circuito nacional.
Luego en la Argentina se han construido en los últimos 10 años, 7 u 8 gasoductos, todos van al exterior, cruzar la frontera y exportar el gas. Y se tuvo que importar gas, y lo que pudiera parecer una ecuación prácticamente y hasta cierto punto matemáticamente neutra, es una calamidad con 10-15 aristas cada una de ellas más y más perversa.

Ni la Argentina exportó gas argentino, ni la Argentina importó gas boliviano. ¡Son los Monopolios los que exportaron gas, y esos mismos monopolios volvieron a importar el gas que se habían llevado!. Hay una denuncia penal contra todas las petroleras, porque el tiempo que transcurrió esta “fiesta”, vendieron gas a Chile a la mitad del costo de la importación del gas desde Bolivia, que va de Loma la Lata a una empresa que se llama Metanex en el Pacífico, que es una gran petroquímica obviamente no chilena, que es una gran exportadora industrial desde Chile que vive del subsidio que le hemos producido nosotros.

Repsol Argentina ha regalado el gas a Chile, Repsol Argentina le entrega el gas a Repsol Chile. ¿cómo es el mecanismo? En Argentina paga menos impuestos, factura la operación por un monto de metros cúbicos que dice Repsol Argentina. Tengamos en cuenta que las retenciones se calculan sobre las declaraciones juradas!, o sea lo que Repsol Argentina dice que le vende a Repsol Chile, ¡no hay un solo inspector que mida el gas que atraviesa la frontera por el gasoducto, cuando cientos de ellos inspeccionan las Pymes todos los días!.

El gas y el petróleo, en las condiciones actuales de la Argentina, es un recurso de la Nación y de las Provincias. Lo de las provincias se incorporó en la Constitución de 1994, la provincialización del recurso hidrocarburífero, que facilitó la negociación de los monopolios con los gobiernos provinciales de a uno, que quedan más escondidos del foco de atención nacional.
Hay una contradicción, no es que las provincias no tengan derecho sobre lo que detentan sus entrañas, no es que dichas provincias no tengan ningún derecho sobre su petróleo, pero la Nación está por encima del Pacto Federal. Es necesario potenciar esa lucha, porque la lucha provincia por provincia se pierde, hay que nacionalizar esa lucha.

Situación del petroleo y la mineria en la Argentina

Es una mina a cielo abierto, era una montaña en pico, miraba para arriba, una mina de oro-plata y otros metales. Tiene un díametro de 2,2 km y una profundida de 600 metros. Esta empresa en pocos años más se va a ir, cuando se vayan van a quedar dos cosas, ese agujero que ven en la foto, y un tremendo reservorio de agua envenenada, porque la explotación minera se trata con un proceso químico que involucra cianuro y otros químicos más.
Alguien puede llegar a decir que ese es el costo del progreso, y que el tema es tomar mayor o menores precauciones. Una mina muy semejante a esta en Perú hace 5 años que están haciendo un concurso internacional para ver quien se hace cargo del agua, como la tratan para que no contamine.
Pero además de que esa empresa no deja en la Argentina más que ese agujero, no industrializa absolutamente nada. Toda la montaña empequeñecida por un proceso simple de rotura, se mete en un ducto (un caño) va a Tucumán, de allí en tren a Rosario y de allí en un barco a Australia! Se llevan todo, no dejan nada! Esa es la ecuación de la minería actual en la Argentina.

En la Argentina se han desarrollado todo tipo de energías, hidraulica, nuclear, etc. Deberíamos desarrollarlas sin restricciones. Hay nuevas energías alternativas, bagazo, maiz, etc. El ingenio da para encontrarle la vuelta en muchos aspectos, con una Pampa como la nuestra encontrar complementos a la producción de energía sin lugar a duda es posible. Hay bien intencionados que nos dicen que avancemos con todos los dedos de la mano. Pero hay otro sector que lo plantea no tan desinteresadamente como el monopolio petrolero. Por qué? Porque lo que está insinuando es que no se metan con lo que ellos hacen, sino que se desarrollen otras energías. O sea que pasa a ser que la culpa está en el no desarrollo de las energías alternativas, que bienvenidas sean, y no su falta de inversión y de llevarse afuera lo que no es de ellos. Esa polémica subyace en un sinnúmero de aparentes escritos inocentes, que son plumas de los monopolios que tiran ondas que apuntan a desguarnecer nuestra pelea por recuperar lo que es nuestro, recuperar nuestros hidrocarburos para la Nación.
En la Facultad de ingeniería recientemente se conmemoró, luego de mucho tiempo, el aniversario del descubrimiento del petróleo en la Argentina, y se constituyó una Comisión por la reestatización de YPF. En lo que va de este año se ha desplegado una preocupación que está magnificada por la prensa que pasa a instalar en los diarios todos los miedos juntos. No hay gas oil para mover la cosecha, cuando se sale de viaje venden solo unos litros de gas oil. La generación eléctrica se encuentra al borde del colapso.
Ahí esta Enarsa S.A., esa empresa no ha empezado a mostrar lo que realmente es. Si bien hay datos secretos, pasa a tener áreas no concesionadas en ese momento en la Plataforma submarina argentina en acuerdo con Repsol, Sipetrol (una empresa chilena) y PDVSA (venezolana), nadie conoce el alcance de los contratos hechos. En la “Ley corta” que comenté, por la cual se desgrava impositivamente, se premia la exploración y explotación de pozos nuevos, o viejas que cada monopolio decida acoger a este nuevo proyecto, son pocas las diferencias al accionar practico de Enarsa. Se plantea que si Enarsa lo desea podrá asociarse con cualquiera de las empresas que reclame acogerse al beneficio impositivo. O sea que Enarsa es administrativo. Y en la negociación con Bolivia, que es muy importante, porque si se sigue aceptando que en forma irrestricta las petroleras exporten, aparece un papel confuso de Enarsa que sería quien aparecería comprando y distribuyendo una parte del gas boliviano a cuenta de que alguno de los monopolios compre gas.

Hay que tener en cuenta el carácter de Enarsa, pues la creación de una empresa del Estado crea determinadas exigencias, de transparencia, de publicación de los actos, del carácter administrativo, estas son limitaciones que una sociedad anónima como Enarsa no tiene porque cumplir. Por ejemplo Aysa que ha reemplazado a Aguas Argentinas, en cada situación Aysa no tiene porque explicar nada, es una Sociedad Anónima más.

Por otro lado debemos tener en cuenta que anteriormente se establecía que ninguna empresa privada podía tener más de 5 áreas petroleras en explotación. Repsol tiene 42, Petrobras tiene 36.

También se dice, para no hacer nada, que si cae la privatización puede surgir de las cenizas YPF, pero es una YPF destruida, no la YPF que tuvimos, o sea que el proceso de reconformación de YPF va a ser todo un período, pero no hay alternativa a esto, vamos a tener que hacerlo.

Debemos tener en cuenta que vienen con afán de depredación, vaya como ejemplo que el CEO de Perez Companc hasta que se vendió la empresa a Petrobrás, y la vendió con el presidente (Vicente) adentro, llegó a decir con total franqueza en una revista especializada (Energía y Negocios), que la concesión es hasta el agotamiento del pozo!!. O sea que no piensan dejar nada, van a explotarlo hasta la última gota. Si en Loma de La Lata el gobernador Sobish le extiende hasta el 2025 la concesión, la transforma en un hecho virtual, porque el día que termine la concesión habrá que buscarlos para que devuelvan la llave, porque se van a ir antes, cuando ya no quede ni una sola gota de petróleo en suelo argentino.

Esto significa que hay que transformar a YPF en estatal lo antes posible. Porque una política petrolera de carácter nacional es ir extrayendo lo menos posible, solo acompañando el consumo, es ir explorando nuevos pozos, es lograr hacer que lo que se tiene alcance el mayor tiempo posible para cubrir las necesidades, es hacer una política petrolera para sí, para la Nación. Es necesario hacer inversiones para descubrir nuevos pozos, que en general pueden encontrarse aunque geológicamente se dice que la Argentina, y también en el mundo las reservas (las no explotadas) están en franco retroceso. Se puede morigerar el problema, aunque el problema sigue existiendo.
La Argentina como tal no tiene ni una sola refinería. Refinerías tienen REPSOL, Esso, Shell, Petrobrás, pero la Argentina tuvo refinerías, las naftas de YPF eran las más consumidas, e incluso una gran cantidad de subproductos. Ahora es de Repsol. Los países de América Latina tienen sus empresas petroleras del estado, Petrobras en Brasil, YPF boliviano en Bolvia, PDVSA en Venezuela, o sea no venden la explotación del petróleo, a veces como acá lo hicimos, se daban pequeñas áreas y parte de la refinación.
Acá Repsol está diciendo que va a invertir en cinco años 5 mil millones de dólares, va a explorar, va a ser inversiones de riesgo. Pero si en un año en blanco, en sus balances dice que gana 2.500 millones de dolares anuales!!! Tengamos en cuenta por ejemplo que lo destinado para exploración y explotación general para los próximos 8 años de Petrobras en Brasil, son 100 mil millones de dólares. Esa es la inversión que debe hacer una empresa petrolera.
Y en 5 años dice Repsol que va a invertir algo más de 5 mil millones de dólares!, está claro que la renta que obtiene en la Argentina va a parar a otros países del mundo. Estamos subsidiando con nuestro petróleo, el que se extrae de las entrañas de nuestra Nación, su inversión en otros países, así cuando no haya más petróleo acá tenga otras explotaciones en el mundo.
Se hace imprescindible que nos transformemos en defensores de lo que es nuestro, nada más, ni nada menos.

Fuente: extractos de charla a cargo de un integrante de la COCEPA – Comisión Conmemoración Centenario del Descubrimiento del Petróleo Argentino. (FCE-UBA)