En la mañana de ayer, falleció Ricardo Vilca, compositor e intérprete humahuaqueño


En la mañana de ayer, falleció Ricardo Vilca, compositor e intérprete humahuaqueño. El músico tan capaz de describir desde el alma un misachico en el cerro como de acercarse a la música barroca para recrearla en la propia imagen. El pastor de sueños, al que la crítica siempre ponderó calidad, magia, para hacer música con todo lo que veía y con lo que atesoraba: sus recuerdos.
En la noche del lunes, estuvimos en el sanatorio donde lo atendieron, y supimos que se iba. En el alma grabamos, los rostros acongojados, el asombro doloroso de familiares y amigos y, con la mirada, seguimos el trazado de palabras y palabras sobre las blancas hojas de un libro llamado a puntualizar la despedida.
Escuchamos sikus y campanas mientras le hacíamos esa compañía entrañable de los amigos que van detrás del que se va e iluminan el camino por el que, Ricardo, avanza despacito, cuesta arriba, para encontrarse con el Señor de los Consuelos.
Hoy, Humahuaca abrirá la tierra de los ancestros para cuidar eternamente del cuerpo de Ricardo Vilca. Allí, y para siempre también, estará el sonido de sikus y campanas y los que tanto serpentean entre piedras y agua como se elevan siguiendo al cóndor al que el hombre siente su líder libertario.
Hoy, en Humahuaca, la Amistad será invitada de lujo. Estarán los amigos de siempre y los nuevos amigos que hizo este hombre bueno, invalorable. Los amigos de Humahuaca, Tilcara, Cangrejillos, Iturbe... de esos lugares de la quebrada y la puna que fueron de gran inspiración para Ricardo. Estará también la fuerte amistad sellada, en el verano de 1992, con sus compadres de la Patagonia: Hugo Canseco, de Río Negro, que se fue hace dos años dejando un vacío en el corazón de Ricardo, y Abraham Dip, de Neuquén, quien suaviza distancias con sus lágrimas.
Respeto, admiración y mucho amor han acompañado los últimos días de Ricardo Vilca.



Fuente : http://www.pregon.com.ar/vernoticia.asp?