¿Te masturbas de forma compulsiva y rápida? ¿Es el objetivo de tu masturbación la expulsión de semen para "desahogarte"? ¿Te masturbas incluso con el pene flácido con el único fin de eyacular?

Si es así, la masturbación quizá pueda servirte como un medio para calmar tu instinto sexual, pero es posible que no sepas que de este modo no estás educando bien tu cuerpo-mente y además, estás perdiendo energía sexual, por lo que te estás condicionando a ti mismo a sufrir en un futuro disfunciones como la eyaculación precoz y/o la disfunción eréctil, o... ¿las estás padeciendo ya?
Masturbarse bien es todo un arte que no sólo potencia el placer y lo desarrolla, sino que capacita al hombre para conseguir cotas más altas de potencia sexual (más dureza, mantenimiento de la erección y velocidad de respuesta eréctil). Masturbarse bien ayuda a controlar y retardar la eyaculación, permitiendo así una mejor adaptación a la respuesta orgásmica de la pareja y a prolongar el coito, si se desea. Masturbarse bien predispone a que se mantenga el deseo y la pasión, y es uno de los caminos para la satisfacción sexual continuada del hombre y de su pareja.

¿Pistas para masturbarse correctamente?
1.- Sin prisas, con lentitud y suavidad.
2.- Objetivo: el placer, y no la eyaculación. Se puede eyacular, pero puede dejarse la opción de no eyacular (para lograr masturbarse sin eyacular son beneficiosos los ejercicios de Kegel de forma continuada).
3.- Si se eyacula: eyacular bien. Si se detecta que el placer no se acompaña de erección, es mejor dejar la eyaculación para otro día (orgasmo masculino no es lo mismo que eyaculación).
4.- Un secreto taoísta: estimula sobre todo la base y el cuerpo del pene, masajea el glande (la cabeza) lo menos posible.

Ventajas de masturbarse de esta manera:
1.- Puede aumentar en cierta medida el tamaño del pene en erección, sobre todo su anchura.
2.- El pene va tomando forma de hongo: aumento del tamaño del glande, lo que dota al varón para proporcionar más placer a su pareja, al poder estimular mejor las paredes vaginales.
3.- Se ahorra energía sexual, lo que supone una respuesta eréctil más rápida y más rígida, y el mantenimiento del deseo sexual.
4.- Se aprende a retardar la eyaculación, para así aspirar a conseguir coitos prolongados y multiorgásmicos

como masturbarse bien

Como

pajeros

severos juegueticos