epespad

El Opio

El Opio


El opio es una droga analgésica narcótica que se extrae de las cabezas verdes de la adormidera (Papaver somníferum). La adormidera (parecida a una amapola), es una planta que puede llegar a crecer un metro y medio y con flores blancas, violetas o fucsia.

Opio


Para la extracción de los principios activos se utiliza el método Gregory, recogiendo toda la planta, excluyendo raíces y hojas (paja de adormidera), triturándola y diluyéndola en ácidos, tratándola después con un proceso ácido/base, este método fue creado en el Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

El opio se extrae realizando incisiones superficiales en el opecarpo de las cabezas de la adormidera todavía verdes y unos días después de caerse los pétalos de las flores.

Los cortes exudan un látex blanco y lechoso, que al secarse se convierte en una resina pegajosa marrón. Esta resina se raspa de las cabezas obteniéndose así el opio en bruto, al dejar secar este durante más tiempo se convierte en una piedra más oscura y cristalina a la vez que pierde agua y gana en potencia, debido a la concentración de alcaloides.

Opio en Bruto
el opio

La flor de la pereza:


Una vez seca la planta, las cabezas contienen miles de pequeñas semillas redondas de un tamaño un poco menor que huevas de esturión, estas si se cuecen en infusión proporcionan un estado de relajación similar al del opio en látex.


Algunos testimonios

Para Jean-Louis Brau la iniciación al opio no fue muy agradable:

Obtuve los mismos resultados en mis dos primeras experiencias: náuseas, vómitos, dolor de cabeza seguido de sueño pesado, y al día siguiente un despertar desagradable... Según opinión de los grandes fumadores, hay que saber superar el estado preliminar, acostumbrar el organismo a la droga a fin de poder saborear los beneficios del "ídolo negro"... Jean Cocteau aconsejaba acercarse al opio como "conviene acercarse a las fieras: sin miedo", y sostenía que el mayor peligro estaba en fumar "contra un desequilibrio". En verdad el opio es una de las drogas menos peligrosas.

En la obra “The secrets of the mind-altering plants of Mexico”, un consumidor anónimo relata:

Si voy a transmitir la sensación producida por el opio, la describiré en términos de una experiencia con la que otros estén familiarizados. Imagínate a ti mismo en el campo o en los pastizales en una tarde calurosa y relajada de verano. Por el momento, estás descansando a la sombra, y te concentras en nada que no sea el zumbido de un avión, lejos, arriba lejos de ti. Ocasionalmente, este sonido es interrumpido por el sonido distante de pájaros e insectos. Tú estás relajado y complacido, y los monótonos sonidos y el clima caliente te producen efectos hipnóticos.

No deseas moverte de donde estás; ni siquiera deseas pensar. Así es el opio. La sensación es bastante similar. Si tienes hambre, olvidas que tienes hambre. Si estás deprimido, tu depresión se transforma en una complacencia tranquila. Después de tomar opio entras y sales de un ensueño. No te duermes, pero de ninguna manera estás cabalmente despierto. Es como si estuvieras suspendido en una suerte de "zona intermedia" ["twilight zone"] entre el sueño y la vigilia. Nada importa, y todo está bien. (13)Estas experiencias coinciden bastante con el estereotipo del consumidor pasivo de los fumaderos cinematográficos, sin embargo, en sus célebres Confesiones de un opiómano inglés, Thomas de Quincey dice que el opio (que consumía en forma de tintura) no lo llevaba a buscar la soledad "y mucho menos la inactividad, o el estado de torpeza y autoinvolución atribuido a los turcos." Al comparar al alcohol con el opio, sostiene que:


El placer causado por el vino va siempre en asenso y tiende a una crisis, tras la cual desciende; el del opio, una vez generado, se mantiene estacionario durante ocho o diez horas [...]

Pero la distinción fundamental radica en que mientras el vino desordena las facultades mentales, el opio, por el contrario -si se toma en forma adecuada-, introduce en ellas el más exquisito orden, legislación y armonía. El vino le roba al hombre la autoposesión; el opio la refuerza enormemente. El vino turba y nubla el juicio y da un brillo preternatural y una exaltación vívida a las admiraciones y los desprecios, los amores y los odios del bebedor; el opio, por el contrario, los aquieta y restablece el juicio [...] la expansión de sentimientos más benignos propia del opio no es ningún efecto febril, sino una sana restauración de ese estado que la mente debería recobrar naturalmente con la eliminación de cualquier irritación profunda y del dolor que la hubiese turbado enfrentándose a los impulsos de un corazón originalmente justo y bueno [...] En suma, por decirlo en una palabra, el hombre ebrio está y siente estar en una condición que da la supremacía a la parte meramente humana, y con frecuencia a la parte brutal, de su naturaleza, mientras que el que toma opio siente que la parte más divina de su naturaleza es la que manda; es decir, que los efectos morales se encuentran en un estado de serenidad sin nubes, y la gran luz del intelecto majestuoso domina todo."


A nivel físico, el opio provoca una disminución de la temperatura y el ritmo de funcionamiento corporal, contracción de las pupilas y estreñimiento. El consumo inmoderado ocasiona mala asimilación de los alimentos, trastornos digestivos e insuficiencia hepática; y en casos graves de abuso reiterado: insuficiencia respiratoria, congestión pulmonar, asma o angina de pecho. No existe ningún reporte sobre posibles daños genéticos en bebés cuyos padres consumen opio habitualmente.

¿Qué hacer en caso de emergencia?

Un connotado usuario de drogas afirma que para combatir la depresión del sistema respiratorio provocada por una dosis excesiva de cualquier opiáceo, la cafeína, la anfetamina y la cocaína son buenos remedios inmediatos (9). De acuerdo a fuentes médicas, el mejor tratamiento de la sobredosificación o sospecha de sobredosificación es la naloxona (Narcan®) que funciona como antagonista de los opiáceos, en dosis de 0.4 mg por vía intravenosa. Si se ha tomado una sobredosis los resultados son espectaculares y ocurren a los dos minutos. (16)

La Experiencia de una tipa que probó…

“Probé el opio quizá con bastante expectativas en mente respecto a sus efectos. Me atraía mucho lo que escribió en Opio: el diario de un adicto Jean Coacteau:

El decir a un fumador en estado continuo de euforia que se está degradando equivale a decirle a un pedazo de mármol que está siendo deteriorado por Miguel Ángel, a un pedazo de tela que está siendo manchado por Rafael, a una hoja de papel que está siendo emborronada por Shakespere o al silencio que está siendo interrumpido por Bach.

La verdad es que con tan altas expectativas el opio no pudo más que defraudarme. Después de un breve periodo de náusea, simplemente me sentía demasiado tranquila, demasiado relajada, tanto que no tenía ganas de hacer o de pensar nada, sino simplemente yacer quieta allí donde estaba. Lo cual está bien para una tarde o dos, pero encuentro altamente aburrido pasar el tiempo así.

Me gusta que una droga altere mis percepciones para tener sensaciones, imágenes, ideas y/o estados qué explorar, o sea, que me aporte materia prima para pasármela bien y sobre la cual crear una aventura vivencial o de reflexión. Definitivamente el opio no me dejó nada, no me pareció ni bueno ni malo, simplemente no me dejó nada que encontrase interesante. Mi idea de diversión no tiene nada qué ver con echarme cómodamente en un diván a ver pasar la vida. La simple idea me da pereza. Tla vez en la vejez, como recomendaba Avicena...”

Fuente

“La Religión es el Opio de los Pueblos” Karl Marx



El Opio

Heroes del Silencio – Opio

Es el opio la flor de la pereza
Hasta que llego a ser sólo existencia
El humo de leche muge lento
Extendiendo el sabor del universo
El que nada hace nada teme
Y de terrenal sabrás lo celeste
Un oscuro derecho a la delicia
Será un sueño o será mentira

ESTRIBILLO
Las cosas más triviales se
Vuelven fundamentales
Eliminando los moldes del azar
Como se agita el viento
Sin alimento
Escucha mi canto abierto
De par en par

Es el opio la flor de la pereza
Hasta que llego a ser sólo existencia
El humo de leche muge lento
Extendiendo el sabor del universo
Replegado en la madriguera
Como un animal acosado
Bajo el efecto de la adormidera
Y el peso de mis pestañas

ESTRIBILLO
Las cosas más triviales se
Vuelven fundamentales
Eliminando los moldes del azar
Como se agita el viento
Sin alimento
Escucha mi canto abierto
De par en par

Esquirlas de aire
Arcano indescifrable
En el jardín de mis delicias
Pertenezco a la brisa
Inhalo la niebla
Que flota en el Ganges
Es aceite de incienso
Nos servirá de consuelo

ESTRIBILLO
Las cosas más triviales se
Vuelven fundamentales
Eliminando los moldes del azar
Como se agita el viento
Sin alimento
Escucha mi canto abierto
De par en par


Es una lástima no haber encontrado Opio cantado por Heroes del Silencio:


¡a youtube por favor!

Guerras del opio

El mercadeo de opio por parte de Inglaterra y de Estados Unidos a China genero un conflicto de proporciones. Los Chinos consideraban que Occidente no tenia nada de valor con lo que comerciar. Pero los comerciantes ingleses y estadounidenses, fuertemente enraizados con la Corona inglesa, vieron en el opio la posibilidad de tener intercambio.

El opio y sus derivados (morfina, heroína, etc.) constituyen unas de las drogas más adictivas. Un obrero chino que se volvía adicto, gastaba 2/3 de su sueldo en opio y dejaba a su familia en la miseria. Para 1839 el opio ya estaba al alcance de los obreros y campesinos.

Se generó con esto una epidemia de adictos en China por lo que el emperador debió tomar cartas en el asunto, nombrando a Lin Tse Hsu para que frenara el tráfico de opio, éste les quemó los cajones y se arriesgó una guerra (1839).

Opio

Cuando los chinos entraron en Hong Kong en 1999, lo primero que hicieron fue poner una estatua de Lin, que es considerado por ellos como un héroe nacional.

Lin Hse Tsu mandó una carta a la Reina Victoria I del Reino Unido pidiéndole que no traficara más opio. La Reina Victoria respondió mandándole la Armada Británica.

Esto provocó las Guerras del opio, que generaron un estímulo para que más mercaderes fueran a China desde Estados Unidos e Inglaterra. Muchas de las grandes fortunas de Estados Unidos fueron basadas en este narcotráfico, que era encubierto, pues decían que se comerciaba con té o tabaco. Se le llamaba China Trade o Far East Trade.

Modo de Empleo
Puede ser utilizado directamente fumado con pipas, bebido en cocción o ingerido envuelto en papel de fumar.

Si se ingiere se suele envolver en papel de fumar para proteger del desagradable sabor que tiene al tragarlo, tarda entre media y una hora en comenzar a notarse sus efectos, que pueden durar hasta seis u ocho horas de este modo, que suele ir acompañado de vómitos. Para proteger de las náuseas muchas personas optan por introducirse la bolita de opio con papel de fumar por el recto, cosa que produce el mismo efecto pero se reduce los efectos negativos sobre el estómago.

Fumado puede ser a modo de un porro de marihuana, con un poco de tabaco, aunque se quema sin llegar a la ebullición suficiente para ser asimilado en pipa o cachimba metálica; por ello lo más normal es fumarlo en papel de plata, dejando que el opio al quemarse se convierta en gota y fluya por el papel, y absorbiendo el humo con más papel a modo de pajita para no quemarse. De este modo sus efectos son instantáneos y no demasiado duraderos, y además se puede vomitar.

También se pueden coger las cabezas de adormidera machacadas y realizar una infusión durante más de media hora con agua caliente, sin llegar a hervir, las mismas cabezas pueden servir para más de una ronda. El sabor es desagradable, por lo que se acostumbra a añadir miel, si bien hay ciertas referencias a una infusión deliciosa.

Se dan casos en que el opio es preparado en una cuchara como si fuera heroína y se inyecta directamente en vena, produciendo dolor e inflamación posterior.
La Fuente
el opio

38 comentarios - El Opio

ravergarab +3
la mejor cancion de heroes del silencio!
hernan18 +2
basicamente,,,,quien de los traingeros vende opio??
enanofeo2
tremendo este post, +10 (no puedo votar 2 veces asi q no te puedo dar +12)
Shansho
aca tenes a la Hermana

El Opio
madoxnqn
yo quiero una plantita de estas en casa
maurofc84
Con razon House le da al Vicodine...
DannyBoy
yo con este tipo de drogas me di por vencido, jamas supe de un argentino q tuviera para vender...
Irani +1
Que buen tema el de héroes, uno de los mejores!. Muy informativo y muy buen post!.
QuienSoy +1
Al que le gusta leer sobre estas drogas y algunas mas heavy.

Flash de Charles Duchaussois.
match3
muy buena la info y........me olvidè
PABE
es jodido prenderse a esto...

de todas formas me quedo con el paraguayito.
pablobahamonde
Che, mi vieja tiene amapolas en casa, por ahi tambien funkan
la-chini
amapolas?? y las calas?? que onda??? jaja



esto se llama REVIVIR UN POST..
Aress2k7 +1
Al que le gusta leer sobre estas drogas y algunas mas heavy.

Flash de Charles Duchaussois.





yo lo lei,es increible ese libro. muy recomendado
criscuolo_95
yo probe y al principio... es un bajon terrible
fedejord666
yo tengo semillas y se como cosecharlo.pero hay que ser pacientes en la cosecha.para una buena cantidad es necesario tener al menos unas 50 floress.por lo gral en mi terreno salen unas 10 y solo cultivo de 5 o 6.pero la verdad es muy trabajoso.solo una vez lo he fumado y unas pocas por via oral, tiene un gusto muy fuerte y amargo.mas feo q la cera de oreja. el efecto que te produce es de tranquilidad, no esperen sentirse euforicos ni nada por el estilo, no van a flashear nada. es solo un calmante y relajante para la mente.
RubenSpartan +1
Gracias!! tenía dudas de los efectos del opio y aquí los describen muy bien con palabras de quienes lo han probado, +10!