fimosis

La fimosis (del griego phimos φῑμός) es una condición de los anexos cutáneos del pene que altera la mecánica de este órgano. La fimosis se debe a la estenosis del orificio prepucial que impide la retracción completa del prepucio para dejar el glande descubierto, activamente durante la flacidez del pene, o pasivamente durante la erección.

La fimosis es bastante frecuente, sobre todo en niños, antes de la adolescencia. Se estima que sólo menos del 2% de los adolescentes de 17 años padecen fimosis. En el 95% de los recién nacidos es difícil la retracción prepucial. A los 6 meses sólo el 20% de los prepucios son retráctiles, al año el 50% son retráctiles y a los 3 años el 90% son retráctiles.
Fimosis. Dificil de pelar

Suele tener varios grados, desde una estrechez dolorosa durante la erección que deja descubrir el glande, hasta una estenosis puntiforme que dificulta hasta la micción.

Se cree que la causa de la fimosis es congénita, pero también puede ser debida a retracciones forzadas del prepucio de los bebés durante su higiene por los padres, que crea anillos fibrosos en el prepucio y adherencias balanoprepuciales.

En los adultos las causas de fimosis suelen ser variadas, la balanopostitis crónica o recidivante, sobre todo en diabéticos, balanitis xerótica obliterante y traumatismos (directos, actos sexuales violentos, manipulaciones urológicas).

Hay que diferenciar la fimosis de la parafimosis urgencia urológica producida por la inflamación o edema del prepucio, que impide el recubrimiento del glande tras su retracción forzada y que produce una constricción o estrangulamiento del glande por un anillo del prepucio que se ha retraído, con riesgo de necrosis del glande, que puede ocasionar su pérdida. Es relativamente frecuente en adultos con sondaje urinario y en niños tras sus primeras manipulaciones peneanas

Complicaciones de la fimosis
Coito doloroso: debido a la falta de deslizamiento del prepucio sobre el glande y el pene.
Balanitis: es la infección del pene, debido a la acumulación de esmegma en el espacio balanoprepucial.
Infecciones de orina: si la infección del esmegma asciende por la uretra.
Problemas en la micción: que oscilan desde disuria, hasta retenciones agudas de orina de repetición y que requieren sondaje urinario.
Adherencias balanoprepuciales: es la unión del prepucio con el glande, que complica más la fimosis y que pueden estar presentes en ausencia de fimosis.
Cáncer de pene: es una complicación rarísima, con una incidencia menor de 1/100.000 varones al año, que puede ser debida a la persistencia de fimosis después de la pubertad.

Tratamiento de la fimosis
Generalmente la fimosis se trata con la circuncisión médica, realizada por un urólogo en condiciones de asepsia y con el material quirúrgico necesario.

Se suele realizar a partir de los tres años de edad, pues antes, la mayoría de las estrecheces prepuciales son reversibles. Después de los tres años, el propio niño en su higiene diaria y más tarde con la masturbación, permite la solución de la mayoría de las supuestas fimosis.

Antes de recurrir a la circuncisión, el tratamiento con corticoides tópicos indicados por el pediatra a partir de los tres años durante unos dos o tres meses y con la ayuda de retracciones suaves puede solucionar la fimosis.

El 2% o menos de los varones adultos que padecen fimosis, podría reducirse aún más, ya que el tratamiento carece de riesgos en la mayoría de los casos, porque no siempre es necesaria la circuncisión.

Otra forma de tratar la fimosis es la plastia del prepucio, que evita la circuncisión y conserva el prepucio.

Fimosis en la historia
Maria Antonieta tenía 24 años y Luis XVI, el futuro rey de Francia tenía 15 años cuando contrajeron matrimonio en 1770. Luis padecía una anomalía genital, evidentemente era fimosis, fue corregida con una pequeña cirugía al cabo de los 7 años de la boda. María Antonieta pudo dar por fin a luz a su primer hijo al año sigu

El presidente de los Estados Unidos de América, James Garfield, fue asesinado en 1881 por Charles Guiteau. Después de muerto el asesino, el informe de su autopsia indicaba que padecía de fimosis. Esto llevó a la conclusión de que el comportamiento de Charles Guiteau se debió a la locura producida por esta anomalía genital.

http://es.wikipedia.org/wiki/Fimosis