Experimentacion en humanos: de los nazis a los yankis



La experimentación medica en humanos

De los nazis a los norteamericanos



Contenido


- El reciente artículo del New York Times sobre el encubrimiento de científicos nazis oculta lo esencial.

- El juicio de Nuremberg contra los médicos nazis fue una hipocresía.

- La participación de respetables empresas farmacéuticas en los experimentos nazis fue ocultada.

- Miles de nazis fueron reciclados para seguir cometiendo sus crímenes en todo el mundo.

- Los médicos criminales japoneses nunca fueron juzgados.

- Las revelaciones del New York Times sobre el encubrimiento de científicos nazis es otra maniobra de distracción.

- Tienes obligación de violar las leyes nacionales para prevenir que se produzcan crímenes contra la paz y contra la humanidad.


Muerte


EEUU



El reciente artículo del New York Times sobre el encubrimiento de científicos nazis oculta lo esencial


Asistimos en los últimos meses a una epidemia de “revelaciones” en los medios de desinformación.

Primero, en el mes de octubre fueron los casos de cobayismo humano en Guatemala donde se provocó la sífilis en los nativos, y como corolario el experimento Tuskegee donde se dejó evolucionar la sífilis hasta la muerte en ciudadanos USA .


link: http://www.youtube.com/watch?v=ONqyBqM92jY

Y ahora tenemos la novela de las “revelaciones” de Wikileaks.
En el medio, el 13 de noviembre de 2010, el New York Times “revelaba” en primera plana que Estados Unidos habían acogido a científicos nazis, algunos de los cuales también estaban implicados en experimentación humana, aunque esto no se mencione, tras la segunda guerra mundial, durante la operación llamada «Operación Paperclip» (Operación clips).

Aparentemente los tres hechos no tienen nada que ver pero si los examinas atentamente verás que si, los tres cumplen funciones comunes.


Pero antes de analizar esta nueva operación desinformativa te propongo que veamos qué pasó en el juicio de Nuremberg, especialmente en el campo de la experimentación médica nazi.

Nazis



El juicio de Nuremberg contra los médicos nazis fue una hipocresía


A principio de los 70 aparecio en París un libro del Dr. Mazouki sobre la experimentación humana en medicina. En España, bajo el título “La experimentación en el hombre, la otra cara de la medicina.”, la editorial Júcar lo publicó años después.
En su prólogo se afirmaba que en España se han realizado y se realizan gran número de experiencias clínicas que en otros países costarían 20 veces más, que estos experimentos peligrosos en muchos casos se practican sin el consentimiento de los enfermos con la complicidad del Colegio de Médicos y fuera de cualquier control.

En el libro figuraban parte de las actas del tribunal de Nuremberg especialmente sobre los crímenes que perpetraron los nazis, experimentando con humanos. A estos crímenes se les ha dado bastante publicidad por supuesto sin contrastarlos con otras experimentaciones graves perpetradas por sus acusadores.

Dejémoslo claro. Los crímenes nazis son incuestionables. Pero los nazis podrían perfectamente haber acusado a los aliados de haber perpetrado los mismos crímenes si hubieran ganado la guerra.

Los abogados de los médicos nazis en el juicio de Nuremberg citaron algunos casos norteamericanos de experimentación criminal para defender las acciones de sus clientes.
Hoy sabemos que algunos experimentos norteamericanos incluso fueron precursores de los de los nazis.

Por ejemplo, en 1915, a fin de encontrar el tratamiento de la pelagra - caracterizada por diarrea, demencia y lesiones cutáneas, Goldberger provocó previamente la enfermedad a quince reclusos de una prisión de Mississippi.
En 1931 los médicos del Instituto Rockefeller de Investigaciones Médicas inoculaban células de cáncer a seres humanos. Este mismo Instituto financiaría posteriormente otros experimentos criminales con cobayas humanos en Latinoamérica. El director de los mismos fue el Dr. Cornelius Rhoads, que luego realizaría los aireados estudios en Guatemala infectando con sífilis a prisioneros, y también en Panamá como ya documentamos en la primera parte. Tras trabajar en las instalaciones de Guerras Biológicas de EE.UU. en Maryland, Utah, pasó a hacerlo para la Comisión de Energía Atómica Americana donde realizó experimentos de exposición a la radiación en soldados americanos y pacientes de hospitales civiles que detallaremos en un próximo boletín.
El experimento de Tuskegee comenzó en 1932 donde cientos de negros durante 40 años no fueron tratados de sífilis. .
En 1942 se hicieron experimentos con gas mostaza en 4.000 soldados y también en la comunidad nanonita (amish) a cambio de librar a sus miembros del servicio militar.
En 1944 la Marina probo máscaras y ropa antigás sobre “cobayos humanos” que eran encerrados en una cámara y rociados con gases tóxicos utilizados en la guerra química como el gas mostaza y la lewisita.

Serviatus el abogado de Karl Brandt recordó los experimentos norteamericanos sobre el paludismo en cobayos humanos habían comenzado en 1940- 42 pero experimentos similares seguían teniendo lugar en 1945, en las prisiones de Chicago, Illinois y de Nueva Jersey y Atlanta. Cada año había más de un millar de experimentos de este tipo.
Es decir, los norteamericanos los hacían en el mismo momento en que los nazis llevaban a cabo estos mismos experimentos en los campos de concentración.

El argumento que los acusadores norteamericanos repitieron como loros era que en todos estos casos los pacientes eran “voluntarios.” Esto es falso en muchos casos como está absolutamente demostrado hoy en los experimentos de Guatemala y Atlanta sobre la sífilis, bastante discutible en otros y mucho más el que los cobayas estuvieran realmente informados de los riesgos que corrían.
Un buen ejemplo son los experimentos de Strong sobre el Beri Beri y la peste en Manila, Filipinas.
En 1905 el norteamericano Strong utilizaba para sus experimentos sobre el beriberi y la peste a 900 personas que eran, al mismo tiempo, filipinos, voluntarios y condenados a muerte. Escribió ingenuamente en su informe que se hallaba muy sorprendido de ver cómo la inyección de fuertes dosis de bacilos de la peste vivos, podía desencadenar tan pocas perturbaciones sobre el organismo.

El abogado de la defensa se extrañó, con una cierta perfidia, de que "en una ciudad tan pequeña como Manila en aquella época se pudiesen encontrar 900 condenados a muerte, todos voluntarios".

En muchos casos, aparte de los citados, documentados por los alemanes durante el juicio de Nuremberg el consentimiento informado de los sujetos era bastante dudosos.
- En la prisión federal de Atlanta, en la prisión federal de lllinois y en los establecimientos correccionales de Nueva Jersey, ochocientos prisioneros aparecen como voluntarios para que se les inocule el paludismo. No reciben a cambio ninguna ventaja ni reducción de la pena aparte de una retribución de cien dólares”.
- El tifus fue inoculado en un gran número de condenados a muerte en Turquía. No se menciona en el informe si eran voluntarios.
- Goldberger produjo la pelagra en once detenidos norteamericanos, a cambio de la promesa de libertad.
- Los primeros ensayos con cultivos de la peste fueron realizados por la American Strong en Manila, en novecientos criminales condenados a muerte (!); no se menciona si eran voluntarios.
- El instituto Worcester en Manila es conocido por sus continuos ensayos en la prisión de Bilibid, a cambio de una recompensa;
- En Hawai, el criminal condenado a muerte, Keanu, fue infectado con lepra. Estaba de acuerdo, y la pena de muerte debía anularse. Keanu murió de lepra.
- Inyecciones de estreptococos fueron practicadas a veinticinco detenidos americanos, voluntarios.
- Los experimentadores norteamericanos, en particular, realizaron cierto número de experiencias sobre indígenas de las islas del Pacífico y sobre coolies (trabajadores esclavos chinos), a cambio de una retribución.

La defensa demostró, del mismo modo, ciento cincuenta casos de experimentos en seres humanos. Probó que no todas fueron practicadas en detenidos que se prestaran como voluntarios, y que, en los casos en que los sujetos eran voluntarios, habían sido empujados a ello mediante promesas de recompensas en dinero y certificados de participación que podían serles de utilidad.

El Dr. Mazouki concluye en su libro que “si los vencedores hubiesen sido alemanes habrían podido a su vez condenar a Strong, a los Crowell, a los Yersin y a todos los que fabricaron las bombas de canicas, invisibles a los rayos X a través de una delicada preparación y por lo tanto indetectables e inoperables”. Posteriormente estas bombas fueron ampliamente empleadas contra la población vietnamita.

El juicio de Nuremberg llevó a establecer el Código de Nuremberg para la protección de los seres humanos como sujetos de la experimentación médica. Uno de sus principios fue el consentimiento informado: las personas deben acceder voluntariamente a formar parte de un experimento y deben tener plena conciencia de los riesgos del mismo. Como vimos en el artículo anterior, no se ha respetado en numerosas ocasiones.

yankis



La participación de respetables empresas farmacéuticas en los experimentos fue ocultada


Este es un hecho importante que implica a empresas como Bayer y Hoechst (ahora Aventis) que formaban parte del complejo químico farmacéutico industrial nazi: la IGFARBEN. IG (Interessengemeinschaft) significa "Asociación de intereses comunes": es decir los de las empresas que la formaban que incluían a BASF, Bayer, Hoechst y otras de la química alemana y compañías farmacéuticas.

Bayer comercializó drogas como la cocaína y la heroína incluso recomendándolas para niños, pero además su participación en el genocidio nazi esta ampliamente demostrada y documentada por numerosos autores modernos. Incluso existe una organización de vigilancia alemana, la Red GBG, que mantiene abundantes documentos y pistas sobre Bayer y sus actividades farmacéuticas.

pacientes
Foto: localizaciones y tamaño de la planta industrial de IG Farben y del campo de concentración de Auschwitz.


IG Farben construyó su nueva planta gigante en Auschwitz, la fuerza de trabajo que utilizó (en total unas 300.000 personas) eran esclavos. El gas Zyklon B, que mató a millones de judíos, rusos, gitanos y otras personas fue producido por la empresa Degesch subsidiaria de IGFarben .


pruebas
Libro sobre la IG Farben de J. Borkin


Los empleados de las SS más importantes como el Dr. Helmuth Vetter, en varios campos de concentración, participaron en estos experimentos por orden de la empresa Bayer Leverkusen.

Al mismo tiempo el siniestro doctor Joseph Mengele, experimentó en Auschwitz con medicamentos que fueron designados como "B-1012", B-1034 "," 3382 "o" Rutenol ". Los experimentos no se aplicaron sólo a los presos enfermos, sino también a las personas sanas. Estas personas fueron infectadas deliberadamente con enfermedades que no tenían para probar píldoras, sustancias en polvo, inyecciones o enemas. Es decir el mismo protocolo que los médicos norteamericanos utilizaron años más tarde en Guatemala.
Muchos de estos “medicamentos” causaron a las víctimas vómitos o diarrea con sangre y en la mayoría de los casos los presos murieron como consecuencia de la experimentos.

El departamento de química-farmacéutica y bacteriológica de la empresa farmacéutica Hoechst (ahora Aventis) también experimentó sobre los prisioneros de Auschwitz provocándoles el tifus para testar su nueva preparación contra fiebre tifoidea "3582". De nuevo exactamente el mismo protocolo que los médicos norteamericanos utilizaron años más tarde en Guatemala.
La primera serie de pruebas dio resultados poco satisfactorios, la droga produjo vómitos y agotamiento y muchas personas de la prueba murieron. Parte del campo de concentración de Auschwitz tuvo que ser puesto en cuarentena, y las pruebas tuvieron que continuarse en el campo de concentración de Buchenwald.

Algunos de los médicos que trabajaron para Bayer fueron condenados: Friedrich Karl Entress, Helmuth Vetter y Eduard Wirths Freitodt: que experimentaron infectando a prisioneros con enfermedades contagiosas para luego probar los nuevos productos farmacéuticos de Bayer.

Experimentacion en humanos: de los nazis a los yankis


Es curioso que Wikipedia no menciona a Bayer sino a “Bayern”, ¿se trata solo de un error ortográfico?

Después de la guerra a las empresas que formaban IGFarben se les permitió mantener sus propiedades, pero los trabajadores esclavos sobrevivientes no recibieron nada.
En 1995, se creó la coalición "¡Nunca más!" el Comité Alemán de Auschwitz, formado por varias organizaciones de trabajadores ex esclavos. La coalición exige que tiene que haber una compensación adecuada por parte de las empresas descendientes de IG Farben para los trabajadores esclavos y sus descendientes.
Contacto: Coalición contra los peligros de BAYER (Alemania)
www.CBGnetwork.org www.CBGnetwork.org

Muerte
foto portada de “el Cartel del Infierno”


Diarmuid Jeffreys, periodista británico y productor de televisión, documenta en su libro “el Cartel del Infierno” ', basado en los documentos de tribunal de Nuremberg, y del Estado archivos corporativos, memorias y sus propias entrevistas con los sobrevivientes, como la IG FArben financió el ascenso del nazismo al poder y los experimentos de Menguele en Auschwitz.

No fue el nacismo quien creó la IG Farben sino al revés. La IG Farben se creó cuando los banqueros y los principales fabricantes de química alemana se fusionaron en 1925. Fueron ellos los que impulsaron el nacionalismo alemán - y sus ganancias – colocándolo por delante del interés del pueblo alemán y de la humanidad.

Como ya denunciamos hace años, de la IGFARBEN salieron no solo la multinacional Bayer, acusada con motivos sólidos de ser responsable del síndrome tóxico mal llamado de la colza en España por su pesticida nemacur, sino también otras “prestigiosas” empresas multinacionales actuales como la farmacéutica Hoechst (ahora Aventis) y la química Basf.
Todas han engordado considerablemente. Hoy en día cada una de las tres hijas de la IG Farben es 20 veces más grande que su madre aun cuando estaba en su apogeo en 1944, último año de la Segunda Guerra Mundial. Varios libros recuerdan su pasado nazi.

La prosperidad de la industria farmacéutica y química alemana hizo de ella el principal exportador mundial de productos químicos, con filiales en más de 150 países.
Sus directivos han sido personajes importantes y respetables de la industria químico - farmacéutica a pesar de su pasado nazi y de que muchos de ellos fueron condenados en Nuremberg.

Las hijas de IG Farben, BASF, Bayer y Hoechst, han apoyando a los políticos que representan sus intereses y sus directivos han llegado incluso al gobierno de la nación.
Durante los años 50 y 60 invirtieron en la carrera política de un representante de los jóvenes de un suburbio de la ciudad de BASF de Ludwigshafen que es bien conocido: Helmut Kohl.
De 1957 a 1967, el joven Helmut Kohl fue un cabildero pagado de la "Industria Verband Chemischer," la organización central del cartel farmacéutico y químico alemán.

Luego Helmut Kohl fue nombrado canciller de Alemania.
Es un ejemplo más de que los políticos no gobiernan.


EEUU
Foto: Helmut Kohl con sus amiguitos anglos. Bonn, 1985 .

Nazis
Foto: Helmut Kohl, un poco más cebado, con un aborigen hispano.


Las hijas de IG Farben, son parte de las grandes multinacionales y del capital financiero. Son las corporaciones multinacionales, las que controlaron el flujo de financiación que llevó a los nazis al poder. Siguen siendo en última instancia, las que controlan la política hoy en día y los medios de desinformación para que la gente lo siga ignorando.

Un excelente ejemplo de su espíritu industrial moderno es que incluso se han asegurado el monopolio de su explotación en ciertas prisiones manteniendo instalaciones de experimentación permanentes dentro de ellas como Parke Davis y Upjohn en Michigan.

yankis
Foto: Edificio central de la IGFarben


El ejemplo de IG Farben demuestra una vez más la estrecha relación entre el complejo industrial militar y médico ya que eran los mismos capitales y las mismas empresas quienes financiaban la producción de armamentos o medicinas. Demuestra que los criterios para producir medicamentos o gases de guerra son los mismos. Básicamente obtener el máximo beneficio y poder.

Pero no sólo los industriales alemanes, sino también las empresas estadounidenses y británicas y los financieros de Wall Street jugaron un papel importante en el ascenso del nazismo al poder.

Los magnates financieros norteamericanos y británicos consiguieron ser nombrados para ocupar puestos clave en la investigación post-guerra para desviar, frenar y amortiguar la investigación de los industriales nazis y así mantener oculta su propia participación en los orígenes financieros del nacionalsocialismo.

Miles de nazis fueron reciclados para seguir cometiendo sus crímenes
El juicio de Nueremberg fue también una hipocresía por otros motivos.
Sólo 23 médicos relacionados con el régimen nazi fueron sentenciados y seis de ellos, entre los que se encontraba Karl Brandt, condenados a muerte y posteriormente ahorcados entre 1946 y 1947
.

Es absolutamente imposible que solo hubiera 23 responsables de los crímenes médicos nazis.
La siguiente pregunta es evidentemente ¿donde está el resto?


pacientes



Los Estados Unidos protegieron a miles de nazis incluso alguno condenado en el juicio de Nuremberg


Por ejemplo protegieron y reciclaron a Otto Ambros director de la gran industria química IG Farben una de cuyas filiales durante la guerra fabricaba el Zyklon B para las cámaras de gas. El gas era producido en el campo de exterminio de Auschwitz, elaborado con mano de obra esclava y probado allí mismo con prisioneros antes de extender su uso a los demás campos.

Con sólo un cuarto de litro se podía matar a dos mil personas y a un coste mínimo, ¡toda una ganga! Así que no te extrañes de que los industriales occidentales recuperaran a semejante joya del mundo de los negocios.

Declarado en Nuremberg culpable de esclavización y asesinatos en serie, no es por casualidad que se le otorgó la clemencia del tribunal y sólo fue condenado a ocho años de prisión que no llegó a cumplir. Desde su liberación anticipada gracias a Jornal Mezclo, alto comisionado de los Estados Unidos para Alemania, se convirtió en «consejero» del US Army Chemical Corps y de las empresas norteamericanas de W.R. Grace Company de Dow Chemical.

Recuerda que esta última fue una de las responsables con Monsanto de la fabricación del agente naranja que aún sigue produciendo malformaciones en los niños vietnamitas.

Otto Ambros director de IGFarben fue solo uno de los que se benefició de la operación llamada “Interés nacional “ («National Interest») lanzada en el verano de 1947, por la Joint Intelligence Objectives Agency (JIOA).
Interés Nacional permitió reclutar a toda la gama de científicos nazis, incluso a los que habían sido condenados por crímenes de guerra. Los puso a trabajar para el ejército o para grandes empresas privadas, especialmente para Lockheed, W.R. Grace and Company, CBS Laboratories y Martin Marietta.

pruebas
Foto: Los “temporalmente” condenados miembros de la IGFarben.


No fue solo Otto Ambros director de IGFarben el liberado. En el Tribunal Penal de Nuremberg fueron condenados 24 miembros de la junta IG Farben y ejecutivos de la empresa por asesinatos en masa, esclavitud y otros crímenes contra la humanidad, pero la sentencia más dura fué ocho años de prisión. No es sorprendente que en 1951 todos hubieran sido ya liberados, volvieran a salas de juntas de BASF AG, Bayer AG y Hoechst AG y siguieran con su trabajo en las empresas alemanas.Está disponible una lista de ellos con seguimiento hasta fechas recientes.

¡Los negocios son los negocios! Y la única ética que existe es el crecimiento implacable del beneficio que se burla de las leyes internacionales.
Los científicos alemanes que habían trabajado para el IGFarben eran muy cotizados, como Walter Reppe, su ex químico jefe, a quien los Estados Unidos trataron de captar en vano en 1948 porque los británicos se les habían adelantado y ya trabajaba para ellos.

Pero los empresarios alemanes no solo fueron protegidos por motivos de interés económico, también lo fueron porque podrían haber revelado una gran cantidad de hechos incómodos: Por ejemplo los papeles de American IG Farben, General Electric, la Standard Oil, Ford y otras empresas de EE.UU. en el ascenso y financiación del nazismo a través de Hjalmar Horace Greeley Schacht y el Banco de Pagos Internacionales.

En realidad lo que el New York Times ha publicado es un informe oficial del Departamento de Justicia estadounidense de la fiscal Judy Feigin cuya versión desclasificada después de haber sido expurgada está fechada en 2006.
El informe solo habla de varias decenas de casos, ampliamente conocidos ya, añadiendo algunos toques de morbo como la conservación de un fragmento del cuero cabelludo en el cajón de un funcionario del Departamento de Justicia del médico apodado justamente “el ángel de la muerte” Joseph Mengele.
Lo publicado por el New York Times en Internet, a pesar de su extensión de 600 páginas, es solo un informe oficial del Departamento de Justicia estadounidense, que además se mantuvo en secreto durante 4 años después de haber sido compilado inicialmente en 2006.

Pregúntate porqué.
De hecho, a pesar de la desclasificación del informe actual, gran parte de la información sobre esta operación sigue estando clasificada como secreto y además la operación “paper clip” no fue la única, por ejemplo existió la Operación Alsos centrada sobre secretos nucleares.
Todos las agencias y los medios de desinformación se apresuraron a mencionar la desclasificación del actual informe y al NYTimes presentándolo como si se tratara de unos pocos casos individuales cuando en realidad la recuperación de científicos nazis fue una política sistemática. Al Igual que los experimentos sobre la sífilis en Guatemala “revelados” el mes antes NO eran un hecho aislado.
“Debido a su carácter sistemático, la presencia de nazis en el dispositivo imperial de Estados Unidos se prolongó durante generaciones. George H. Bush (Bush padre) y Ronald Reagan se rodearon de consejeros políticos nazis convertidos en miembros del Republican Heritage Groups Council.
Más recientemente, las administraciones de Bill Clinton y de George W. Bush (el hijo) recurrieron a los hijos de aquellos consejeros para orientar a varios gobiernos de Europa central y oriental. Por ejemplo, el nazi ucraniano Lev Dobriansky fue consejero de Reagan y, posteriormente, embajador en Bahamas, mientras que su hija Paula Dobriansky –notoriamente vinculada a la CIA– se encargó, por orden del Departamento de Estado, de representar a la segunda generación de nazis en los gobiernos de la Europa Oriental post-soviética. Son estos individuos quienes instalaron las prisiones secretas de la CIA, cuya existencia ha revelado el Consejo Europeo, prisiones en las que se practica la tortura”.

La CIA reconoce en uno de sus documentos disponible en su página web que “patrocinó el nuevo servicio de inteligencia de Alemania Occidental, una organización bajo el control de los oficiales del Estado Mayor alemán desaparecido”.
Del mismo modo la CIA también encubrió a otros nazis situados en puestos políticos europeos, por ejemplo el pasado nazi de Hans Globke, cuando era asesor de seguridad nacional clave para la canciller Konrad Adenauer, fue ocultado por la CIA que presionó a la revista Life, que había comprado las memorias de Eichmann a su familia, para eliminar la referencia a Globke antes de su publicación.

Otros nazis fueron sacados de Alemania y acogidos secretamente en Estados Unidos desde 1945. Miles de criminales nazis fueron salvados y acogidos en EEUU. El Departamento de Estado, los servicios de inteligencia del Ejército, la CIA, y las organizaciones que la precedieron, como la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS, 1942-45), la Unidad de Servicios Estratégicos (SSU, 1945-1946), y la Central Intelligence Group (CIG, 1946-47), se encargaron de que fueran reciclados discretamente. Las cifras exactas son desconocidas pero se habla de 4.000 nazis y de 1 500 científicos nazis. Christopher Simpson, va mas lejos afirmando en su libro que entre 1948 y 1952 se hizo entrar en Estados Unidos a unos 10,000 criminales de guerra nazis.

Las autoridades estadounidenses les ofrecieron inmunidad e identidades secretas a cambio de trabajar en proyectos gubernamentales de alto secreto en los Estados Unidos.
El el proyecto "Overcast", posteriormente rebautizado como, «Operación Paperclip» (Operación clips), se le confió a la Joint Intelligence Objectives Agency (JIOA), que entonces agrupaba a todos los servicios de inteligencia militar de los Estados Unidos.

Experimentacion en humanos: de los nazis a los yankis
Nota desclasificada del jefe del Estado Mayor de la US Air Force, del 2 de junio de 1953, en la que hace constar que 820 científicos nazis han sido ya reclutados en el marco del proyecto Paperclip.


Estos científicos nazis fueron colocados en puestos de dirección de programas que realizaron investigaciones principalmente sobre armas químicas y biológicas, el uso de psicotrópicos en la tortura, etc.

Hubertus Strughold fue uno de los nazis reclutado para el proyecto Paper clip y con otros científicos nazis trabajó en la Escuela de Medicina Aérea de Randolph Field, en Texas.
Este científico experimentó la resistencia al frío del cuerpo humano con cobayos humanos, generalmente prisioneros de guerra, en miles de deportados en el campo de concentración de Dachau. Hubertus Strughold, era el responsable en Berlín del Instituto de la Luftwaffe para la medicina aérea donde realizaban experimentos especialmente atroces con detenidos de los campos de concentración a fin de determinar la resistencia al hielo, a la absorción de agua salada y a la falta de oxígeno. Escribió un libro sobre salud aérea con Siegfried Ruff, responsable de los experimentos de simulación de gran altitud que enloquecían a los detenidos por la falta de oxígeno.

Algunos continuaron con los mismos experimentos médicos que ya se habían practicado en los campos de concentración nazis como los de Vernet, un médico danés ya había intentado “curar” a los homosexuales con implantes de hormonas masculinas. Uno de los exiliados, Carl Vaernet, que logró escapar con ayuda de los gobiernos danés y británico vivió en Argentina desde 1950 hasta su muerte en 1965 donde siguió practicando este despropósito. El psiquiatra y especialista en medicina legal Daniel Navarro cuenta que “Vaernet instaló una clínica en la calle Uriarte, del barrio porteño de Palermo, dedicada a la “curación de homosexuales”. Allí realizó tratamientos a numerosos adolescentes cuyos padres no admitían sus inclinaciones sexuales: les insertaba en la ingle una glándula artificial metálica, que segregaba dosis constantes de testosterona, con la expectativa de cambiar la orientación sexual del sujeto”.
Con tan creativo tratamiento este matasanos ignoró que la testosterona puede producir policitemia, aterosclerosis, ictericia, hipotrofia testicular, supresión de la espermatogénesis, cáncer de próstata, adenocarcinoma hepático y un efecto secundario especialmente interesante en este caso: incremento de la conversión de andrógenos en estrógenos con aumento de su concentración plasmática. Esto último lleva a que este tratamiento paradójicamente tenga efectos secundarios feminizantes que es justamente lo que se intentaba evitar.

Muerte
Fotos: el Dr. Mengele


El más famoso de ellos fue el médico Mengele, capitán de las SS ,justamente apodado el Angel de la Muerte en Auschwitz. Entre otras atrocidades investigó métodos de esterilización masiva en mujeres a las que se les inyectaba diversas sustancias en la vagina, por lo que muchas de las cuales murieron.
Mengele huyó a a Italia, y de allí se trasladó a Buenos Aires protegido por ODESSA, una organización para antiguos oficiales de la SS. Luego a Paraguay y a Brasil donde murió en 1979 ahogado en el mar.

Mengele no fue el único que trabajó en el campo de la esterilización humana con los métodos más bárbaros. El campeón de los experimentos de esterilización fue su colega el ginecólogo Carl Clauberg, jefe de los médicos del Hospital Clínico Universitario de ginecología de Kiel, catedrático en la especialidad de ginecología en la Universidad de Königsberg y médico de las SS.
Igual que Mengele trabajó en Auschwitz en esterilizaciones masivas para su aplicación en razas clasificadas como subhumanas. En el Bloque 10 con su método esterilizó a más de 700 mujeres inyectándoles formalina, un líquido corrosivo, para taponar las trompas de Falopio. Las inyecciones se repetían varias veces durante una semana y el efecto se controlaba con rayos X y fecundación artificial. Otros experimentadores irradiaron los genitales con rayos X a altas dosis y luego quitaban los ovarios.
Amnistiado en 1955, regresó a la República Federal de Alemania, a Kiel, pero nunca mostró arrepentimiento; por el contrario siempre estuvo orgulloso de sus "resultados científicos".


EEUU
Foto: el Dr. Carl Clauberg[17]


Recuerda que muchos años después estos experimentos criminales fueron repetidos a una escala mucho mayor por la prestigiosa asociación norteamericana Salud Familiar Internacional (que es una de las que financia los congresos oficiales del SIDA), en colaboración con la agencia de ayuda estadounidense USAID en miles de mujeres del tercer mundo como hemos denunciado.

Nazis



Los criminales japoneses nunca fueron juzgados


Peor aún es lo que el gobierno de los Estados Unidos hizo con criminales de guerra japoneses de la Unidad 731 siniestramente célebre en China.

yankis
Fotos: restos del emplazamiento de la unidad 731.


La Unidad 731 tras la invasión de China creó una gigantesca base en Pingfang que ocupaba un área de 32 kilómetros cuadrados con más de 150 edificios en donde trabajaban 3.000 personas (entre científicos y técnicos). Esta unidad de investigación estuvo implicada en horrorosos experimentos con humanos, fundamentalmente presos chinos, y los norteamericanos al final de la guerra en 1945 lo sabían.

Ishii Shiro doctorado en microbiología por la Universidad Imperial de Medicina de Kyoto, durante la ocupación de China fue nombrado director del programa de guerra química y biológica y destinado a la base de pruebas de Pingfang en la ciudad de Harbin, Manchuria.
El Teniente-General del Ejército Imperial Japonés Ishii quedó impune y nunca fue juzgado como criminal de guerra porque cambió sus conocimientos sobre la guerra bacteriológica no sólo por su indulto y el de sus secuaces, sino también por que fuera borrado por completo su historial y pudiera llevar una vida normal. Ishii, tras su estancia en Estados Unidos, volvió a Japón recibiendo los máximos honores y llegando a ser gobernador de Tokio, presidente de la Asociación Médica y del Comité Olímpico de Japón en la posguerra. Murió en 1959 de un cáncer en la garganta sin haber pagado sus crímenes.

pacientes


La unidad que dirigía llevó a cabo el programa más grande y completo de armas biológicas conocido, asesinando a más de 10.000 prisioneros de guerra fundamentalmente chinos, pero también coreanos, rusos , mongoles, filipinos e incluso norteamericanos, en sus instalaciones.
Además la Unidad 731 era sólo una de las que disponían las Fuerzas Armadas japonesas para la investigación de la guerra química y bacteriológica.

Los prisioneros fueron utilizados como cobayos de laboratorio humanos, en investigación sobre la raza y para perfeccionar las armas biológicas y químicas.
Las armas biológicas productos de su investigación se probaron en los civiles chinos . Se estima que sólo las epidemias de cólera, ántrax y peste bubónica derivadas de esta guerra bacteriológica contra la población causaron la muerte de 300.000 - 400.000 chinos entre 1938-1945.

¿Crees que es propaganda china?

No
La fuente de este dato es un reportaje de la BBC británica y se calcula que 10 millones de chinos fueron utilizados en campos de trabajos forzados en Manchukuo.

Hubo que esperar a 1995 para que el Gobierno USA admitiera que ofreció a criminales de guerra japoneses y a científicos que llevaron a cabo experimentos médicos humanos salarios e inmunidad para obtener sus datos y que trabajaran en las investigaciones de guerra biológica norteamericanas. Pero a este caso no se le dio apenas publicidad.
Es comprensible, las víctimas no eran judíos, sino chinos.

Dirás que la escala a la que experimentaron los alemanes era muy superior.
Te equivocas.
Aunque hubo probablemente más número de víctimas de los nazis, muchos experimentos eran similares y especialmente en el campo de la guerra biológica la escala de los experimentos japoneses era mayor.

Muchos resultados de estos experimentos se aplicaron durante la guerra en China, donde se liberaron ratas infectadas y se diseminaron agentes biológicos mediante aviones, contaminación de pozos de agua, lanzamiento de ropas y comida contaminada, por ejemplo expandiendo pulgas contaminadas con peste sobre Changde.
Son incalculables los que murieron y siguieron muriendo tras acabar la guerra como consecuencia de la diseminación de agentes biológicos, ratas infestadas con pulgas portadoras de una agresiva variante de la peste bubónica. Aún hoy en día, existe un problema sanitario serio ya que se siguen dando casos de peste bubónica modificada, cólera, ántrax etc.

Se hicieron experimentos con hongos, fiebre amarilla, tularemia, hepatitis, gangrena gaseosa, tétanos, cólera, disentería, fiebre escarlata, ántrax, muermo, encefalitis de las garrapatas, fiebre hemorrágica, difteria, neumonía, meningitis cerebroespinal, enfermedades venéreas, peste bubónica, tifus, tuberculosis, botulismo, brucelosis, resistencia a los rayos X, pruebas con cianuro, arsénico, heroína, veneno de serpientes y de pez erizo, etc.

La lista de estos experimentos médicos resulta particularmente instructiva para comprender que sus autores nunca fueran condenados por estos crímenes y se convirtieran en maestros de los médicos norteamericanos. Estos utilizarían sus enseñanzas en la investigación de sus propios programas de guerra biológica algunos de cuyos resultados fueron aplicados mas tarde en Corea, Vietnam y Cuba.
Por ejemplo introduciendo en Cuba un virus probablemente modificado de la fiebre porcina que mató a más de medio millón de cerdos en 1971 o introduciendo el dengue hemorrágico en la isla como documenta Salvador Capote.

Recuerda que los norteamericanos se han negado siempre a firmar los acuerdos internacionales para la prohibición de armas biológicas y han boicoteado las reuniones que tenían este objetivo.

pruebas


El reciente artículo del New York Times sobre el encubrimiento de científicos nazis es otra maniobra de distracción
Un documento de la propia agencia disponible en su página web titulado “Apoyo de la CIA a los criminales de guerra nazis” considera que se trata de "Un problema emocional persistente". En él, además de sugerir que el tema es importante para la imagen de Estados Unidos a pesar del tiempo transcurrido, reconoce las acusaciones aunque por supuesto intenta presentarlas como infundadas, o minimizarlas de forma ridícula.

¿Y de quién es la culpa? Naturalmente no de la CIA ni del gobierno sino de las leyes de inmigración estadounidenses, que en opinión de Ryan, “sufren de normas imprecisas y su débil aplicación, permite a un número mucho mayor de los criminales de guerra nazis y colaboradores entrar a Estados Unidos que cualquier proyecto de inteligencia encubierta EE.UU.

Así que de paso se justifica la actual campaña de antiinmigración y xenofobia, y se matan dos pájaros de un tiro, ¡estupendo!.


El artículo, al presentarlos como casos aislados, oculta que el reciclaje de asesinos nazis fue una política generalizada. Demostradamente extendida a los no científicos, miembros de las SS y simples criminales. El objetivo era reprimir, por todos los medios, a los disidentes del orden financiero y político impuesto por el capital multinacional y los Estados Unidos en todo el mundo.

Tenemos ejemplos abundantes de ello como la red Gladio en Europa o la operación Cóndor en América Latina.

Un artículo de la red Voltaire sobre las “revelaciones” del New York Times señalaba acertadamente que se trata de una técnica de desinformación clásica:
“Se trata de una técnica cuyo funcionamiento está ya más que demostrado: la publicación de un informe confidencial sirve para esconder la verdad que supuestamente debería revelar... Una vez más, aquello que la prensa dominante nos presenta como una acción de relativa transparencia sobre un hecho del pasado forma en realidad parte integrante de la manipulación de hoy en día”.
Tiene toda la razón, es lo que se hizo en octubre al “revelar “ los experimentos inoculando sífilis en Guatemala como vimos y tienes actualmente en curso un buen ejemplo de ella con el caso de las “revelaciones” hechas por Wikileaks que ya hemos denunciado.

Todas estas “revelaciones” tienen además la inestimable ventaja de alimentar el mito de que los Estados Unidos siguen siendo los paladines de la defensa de los derechos humanos y son capaces de entonar variados “mea culpa” gracias a sus “valores democráticos”.


Experimentacion en humanos: de los nazis a los yankis



Tienes obligación de violar las leyes nacionales para prevenir que se produzcan crímenes contra la paz y contra la humanidad


Las experimentaciones humanas no son excepcionales, han continuado impunemente en Occidente y te aseguro que las mencionadas no son las únicas.

Es interesante recordar aquí que tras la Segunda Guerra Mundial en el juicio por crímenes de Guerra de Nuremberg, a pesar de haber resultado un fraude para juzgar a los criminales de guerra nazis, determinar su culpabilidad y su castigo, el Fiscal General dijo varias cosas importantes:

"Estos criminales de IG Farben, no los fanáticos nazis locos, son los principales criminales de guerra. Si la culpa de estos criminales no se expone a la luz del día y si no son castigados, representarán una amenaza mucho mayor para la paz futura del mundo que Hitler si estuviera vivo".
Tribunal de Nuremberg

Una declaración curiosamente muy parecida a la que hizo el presidente Eisenhower en su discurso de despedida unos años después:
“Debemos de tener cuidado ante el crecimiento desastroso de un poder de influencia ilimitada, visible o invisible, del complejo militar-industrial"[35].

Es decir que el fiscal jefe del tribunal de Nuremberg señaló claramente el principal peligro: el crecimiento del complejo militar industrial (incluyendo a la industria médica) que se burla de las leyes internacionales, de los crímenes contra la humanidad y por supuesto de tu salud.

Su recomendación a la población alemana también merece que la citemos:

"Los individuos tienen responsabilidades internacionales que trascienden las obligaciones nacionales de obediencia... por lo tanto tienen la obligación de violar las leyes nacionales para prevenir que se produzcan crímenes contra la paz y contra la humanidad".
Tribunal de Nuremberg.

Esta es una llamada a la responsabilidad que se puede aplicar directamente a los norteamericanos de hoy en día y a sus aliados de Israel y de la OTAN.

Es también una llamada a la desobediencia civil y, en el caso de los militares, a la deserción para evitar los crímenes de guerra y contra la humanidad que se están cometiendo ahora mismo entre los que ocupa el primer lugar el aumento de la contaminación radiactiva.



FUENTE:

- Andreu Martí. Como los nazis, el gobierno de los EEUU lleva 80 años experimentando con su propia población. Rebelión. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=77061

- Experimentos médicos nazis. Enciclopedia del Holocausto. http://es.wikipedia.org/wiki/Experimentos_m%C3%A9dicos_nazis

- http://www.prensalibre.com/noticias/EE-UUenjuicio-experimentos-practicaba-Guatemala_0_347365472.html

- Webster G. Tarpley, Anton Chatkin Cómo miles de criminales de guerra nazis trabajaron para el gobierno de los Estados Unidos. La familia Bush y la Alemania nazi. Red Voltaire 1ro de noviembre de 2002. http://www.voltairenet.org/article120080.html

- L’alliance du Pentagone avec les nazis. « Operation Paperclip »
versión española en : http://www.voltairenet.org/article123315.html

- Versión desclasificada después de haber sido expurgada, entregada al Institut National Security Archives (Universidad de Georgetown)http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB331/index.htm

- Seudo revelaciones del New York Times: nazis refugiados en Estados Unidos.
http://www.voltairenet.org/article167528.html

- Boletín nº 203 1ª Parte Lo que no te cuentan sobre Bolivia
http://ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol2031parte.htm
Boletín nº 203 2ª Parte Lo que no te cuentan sobre Bolivia.
http://ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol2032parte.htm

- Daniel Navarro. Relaciones entre psiquiatría y nazismo. Clínicas de concentración. Psiquiatría y nazismo: historia de un encuentro, de reciente aparición (Ed. Madres de Plaza de Mayo).
http://psiquiatrianet.wordpress.com/2010/07/13/relaciones-entre-psiquiatria-y-nazismo/

- M A Alarcón Nivia. Los gemelos, una curiosidad histórica. http://www.jano.es/revistas/ctl_servlet?_f=7264&articuloid=13027873&revistaid=133

- http://www.segunda-guerra-mundial.com/2gm-carl-clauberg.html

- A. Embid. Del control de la natalidad al eugenismo. 1ª Parte (PDF) Revista 59
http://www.amcmh.org/PagAMC/medicina/articulospdf/59ControlNatalidad.pdf

- Shiro Ishii, el angel de la muerte del Sol Naciente Redaccion en Conflictos armados el Domingo 27 de Junio de 2010 http://www.piratasyemperadores.net/shiro-ishii-el-angel-de-la-muerte-del-sol-naciente/

- Robert-James Parsons. Armas Biológicas. Los Estados Unidos sabotean el Protocolo de Control. 22 de noviembre de 2002. http://www.voltairenet.org/article123315.html

- “Operación Cóndor, Pacto criminal” 16 de febrero de 2006. http://www.voltairenet.org/article135707.html

- Seudo revelaciones del New York Times: nazis refugiados en Estados Unidos.
http://www.voltairenet.org/article167528.html

- ¿A quién beneficia la información que difunde Wikileaks?
Alfredo Embid.
http://ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol334.htm



Muerte


EEUU


Nazis