Cuando se tortura a alguien que no puede denunciar

Cuando se tortura a alguien que no puede denunciar

Torturar a un ser vivo inocente es una de las más desgarradoras escenas que un ojo pueda contemplar. Este caso lo vivió en carne propia una perrita llamada Mandy, quien en la noche de Año Nuevo fue víctima de unos delincuentes que explotaron fuegos de artificio dentro de su boca. Muchas personas se solidarizaron con Mandy, quien se está recuperando de a poco.

Graficando la escena, Mandy era una perrita que circulaba por el barrio Mundo Aparte de Asunción, cuando unos mal llamados seres humanos se acercaron a ella y no tuvieron mejor idea que reventarle la mandíbula -literalmente- a fuerza de bombas de estruendo.

La pobre animalita deambuló con la quijada quebrada sin poder consumir líquido ni alimento alguno durante dos días, mimetizándose entre los demás canes olvidados por la sociedad que vagan por las calles.

Cuando se tortura a alguien que no puede denunciar
A la derecha se observa a Mandy con la mandíbula fracturada y a la izquierda ya se la puede ver con el implante. El antes y después de lo que pudo haber sido una tragedia.

Una serie de eventos surgidos a partir de la denuncia de un alma samaritana, pusieron la situación de Mandy a conocimiento de los voluntarios de la organización Adoptame, abocada en proveer de una vivienda digna a los animales que no la tienen.

Luego de tres días de búsqueda, Mandy fue hallada en las cercanías del Sanatorio Migone.

mascotas
Así llegó Mandy a la clínica del Dr. Ferrer, con la boca totalmente destrozada.

Mandy fue atendida en la Clínica Ferrer por el mismo Dr. Pedro Ferrer, quien -hasta el momento- hace todo lo posible para normalizar el cuadro de la perrita. Según la Dra. Cinthia Garabano, quien trabaja con el Dr. Ferrer, Mandy llegó a la clínica con una fractura bilateral de mandíbula, en otras palabras, la parte inferior de su boca estaba literalmente colgada.

El Dr. Ferrer informó que la operación de Mandy fue riesgosa y en un principio -por la gravedad del caso- había sugerido la eutanasia. Había llegado al centro médico con una lesión grave, con laceraciones en toda la boca.

Luego de dos horas de esfuerzo de los profesionales veterinarios, lograron salvarle la vida.

El alimento que consume Mandy es un paté ante su imposibilidad de masticar sólidos y no hubo necesidad de que se nutra a través de la sonda esofágica que le habían instalado.

Luego del aval del médico, Mandy fue sometida quirúrgicamente y la operación resultó un éxito. Actualmente ya se alimenta por vía oral y ya no utiliza un tubo para alimentarse. El animal cuenta con 12 clavos -seis en cada lado de su mandíbula- para que las estructuras óseas estén sujetas. Este artefacto estará sujeto a su quijada por los próximos dos meses.

Una gran cantidad de personas han conocido la historia de Mandy vía Facebook y los voluntarios del grupo "Adoptame" han destinado puntos estratégicos donde se pueden realizar aportes para colaborar con la recuperación de la perrita que, gracias al esfuerzo desinteresado, va en progreso.

perros
Luego de la operación, Mandy muestra un aspecto mucho más alentador.

Ahora bien, ¿qué pasa con los responsables? Dar con los agresores de Mandy es una tarea muy difícil, principalmente porque no hay un organismo estatal que se dedique a la búsqueda de personas que hayan cometido atentados contra animales. ¿El motivo? No existe legislación alguna que castigue a estos inadaptados.

Organización Adoptame

La presidenta de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas del Paraguay, Francesca Crosa, realiza “lobby” en forma periódica en los pasillos del Congreso Nacional buscando una respuesta a un proyecto de Ley que plantea reconocer al animal como una persona para que los delitos que se cometan en su contra sean penados, tal y cual se establezcan.

Al desinterés de las autoridades se suma la desidia de las personas que maltratan a sus mascotas. En Paraguay tenemos la costumbre de adquirir un animal cuando tiene nada más que meses de vida y, cuando crecen, ya se vuelven una carga y no les prestamos atención. En otros casos, como en el de Mandy, la experimentación con seres vivos y juegos pirotécnicos supera los límites del raciocinio para irrumpir en el campo de la barbarie y la enfermedad.

Al igual que Mandy, de seguro existen varios animales que sufren la inconsciencia de sus dueños -o de quienes los encuentren en las calles- y por la necesidad de una ley que los ampare.

FUENTE

10 comentarios - Cuando se tortura a alguien que no puede denunciar

@gelal1001
Ijos de Puta me caguo seguro fueron pendejitos de 9 o 8 años no tienen Sentido por dios D: espero que se recupere la perrita
@sergio670
hay cada pelotudo en este mundo
@juanii000
a bue como estamos con esto de las mascotas y animales eeh
ya cansan todos postean lo mismo
@BONI207
me encantaría hacerle lo mismo... a los hijos de los que hicieron esto
@necrorabirs
juanii000 dijo:a bue como estamos con esto de las mascotas y animales eeh
ya cansan todos postean lo mismo

TARADO