El lamentable suceso ocurrió ayer por la mañana en la ciudad de Rafaela (Santa fe), en una vivienda del barrio Villa Podio, resultando muerta Marianela -quien justo ayer cumplía un año de vida-, tras ser atacada por el perro de un vecino.
Las dos mujeres que estaban en la casa a cargo del can fueron imputadas bajo el cargo de homicidio culposo. El dueño del animal, que no estaba en la vivienda, quedó imputado por infracción a la ley de crueldad con los animales, ya que llevó al mismo al campo y le efectuó un disparo en la boca, pero sin matarlo ya que cuando la policía se trasladó al lugar, estaba con vida, siendo trasladado a una veterinaria.

El ataque de un can Rottweiler, una raza muy agresiva que incluso no se adapta a vivir en la zona urbana, provocó ayer por la mañana -alrededor de las 10:30- la muerte de la pequeña Marianela Fernanda A. quien justamente ese mismo día cumplía su primer año de vida, en una tan trágica como lamentable coincidencia.
El grave episodio se produjo en una vivienda ubicada en calle Beltramino al 900, justo frente al Parque Villa Podio, cuando el Rottweiler que en ese momento estaba a cargo de Nora Graciela H. (48 años) y de su hija Mónica B. (también mayor de edad) se les escapó a la casa vecina donde atacó a la infortunada Marianela provocándole la muerte por las heridas causadas, siendo estériles la atenciones brindadas en una clínica privada a la cual fue trasladada.
Las dos mujeres quedaron en principio imputadas por el delito de homicidio culposo, ya que estaban a cargo de la guarda del perro en ese momento -aun cuando el grado de responsabilidad de cada una se establecerá cuando se realice la investigación correspondiente-, mientras que el dueño del mismo Isidoro Roberto B. (mayor de edad, quien sería remisero) se encontraba ausente de la casa en el momento del desenlace del suceso.
Una vez regresado a su casa Isidoro tomó al perro, lo subió en un automóvil y lo llevó al campo donde habría decidido eliminarlo disparándole un tiro en la boca.
Con posterioridad, luego de la intervención policial y ya con el juez Osvaldo Carlos a cargo de la actuación en la causa, el referido propietario del agresivo can habría contado lo sucedido, por lo cual se trasladó una comisión policial al lugar donde habría intentado matar al can, el cual si bien tenía un disparo en la boca se habría encontrado aún con vida. Por esa razón fue trasladado a la veterinaria donde era habitualmente atendido, recibiendo atención e ignorándose cuál fue el desenlace final.
De todos modos, a raíz de lo mencionado, Isidoro B. habría quedado imputado en la causa por violación a la ley 14.343 de crueldad contra los animales.
Según las versiones recogidas por LA OPINION entre vecinos del lugar donde ocurrió el lamentable episodio, la pequeña junto a una hermana transitaban por la vereda de la vivienda en la cual se encontraba el agresivo animal.
Aparentemente, siempre al decir de los vecinos del lugar, cuando la hija del dueño del perro habría abierto el portón de ingreso al patio de la finca, el animal habría aprovechado la oportunidad para escaparse, y con rápidos movimientos lanzar un feroz ataque contra la nena más pequeña que pasaba por el lugar, provocándole graves lesiones que poco después causaron su deceso.
Los llantos y gritos de desesperación de la nena y los de su hermana que la acompañaba, alertaron a algunas personas, quienes lograron que el animal cesara en su feroz ataque.
La conmoción por el hecho vivido fue muy grande, aun cuando en ese mismo momento todos dispusieron ayudar en lo posible. Así fue que un empleado de una industria plástica ubicada en las proximidades trasladó en un automóvil a la pequeña víctima junto a un familiar hasta la Clínica de Niños.
En dicha clínica, pese a los cuidados prodigados, la niña dejó de existir debido a las graves e irreparables lesiones sufridas.

Fuente: http://www.laopinion-rafaela.com.ar/opinion/2007/08/24/i782410.php